Babiš_ES

Traduc­ción revi­sada al español por Álvaro Peñas
 

¡COMPÁRTELO ANTES DE QUE SE PROHÍBA!

CONTENIDO
INTRODUCCIÓN

PRIMERA PARTE
Diré la verdad sobre los cuatro años
CUATRO AÑOS
PETR
NIÑOS
ESCUELA
MIS MUJERES Y YO
EN EL GOBIERNO
LO QUE HEMOS HECHO POR LA GENTE
BAJO LA BANDERA DE LA REPÚBLICA CHECA
EL AÑO MÁS DURO DE MI VIDA

SEGUNDA PARTE
Lo que todavía quiero hacer por nuestro país
SALVAREMOS MILES DE VIDAS
UNA REVOLUCIÓN EN LA SANIDAD CHECA
NUEVA YORK Y PARÍS
ESTAMOS SALVANDO EL PATRIMONIO CULTURAL
NUEVAS COSAS Y CÓMO LAS HAREMOS
EMPRESAS CHECAS DE PRIMERA CLASE
SOMOS LA SUPERPOTENCIA MUNDIAL DEL JUEGO

TERCERA PARTE
Estad orgullosos. Y escuchad cómo podemos ayudar a nuestro país
LA CONSTITUCIÓN Y LO QUE PIENSO DE ELLA
SEENTIDO COMÚN
UN ESTADO EN EL QUE SE PUEDE CONFIAR
INSOLVENCIA, EJECUCIONES HIPOTECARIAS Y CONSUMIDORES
LO QUE SIGNIFICA SER CHECO

INTRODUCCIÓN
¡Compár­telo antes de que se prohíba!
Y sobre todo, lee. Lee, porque este libro lo tiene todo. Una visita a la Casa Blanca. La migra­ción. Proyectos nuevos y hasta ahora secretos de nuestros mili­tares. Hay muchas cosas que aún no le he contado a nadie. Todo lo que hemos hecho por la gente está aquí. Hay reuniones con presi­dentes, primeros ministros y el empe­rador, pero también con muchos de ustedes, abuelas y abuelos. Muchas personas mayores y sabias que me han inspi­rado con su expe­ri­encia de vida. Enfer­meras, médicos, alcaldes. Los atletas. Los mejores cien­tí­ficos. Y también hay algo en la gente con la que trabajo cada día. No son muy visi­bles, así que quiero que vean lo terri­ble­mente import­antes que son.
En este libro también está nuestro Plan Nacional contra el Cáncer y un montón de nuevas ideas que voy a mostrar por primera vez. Volverán a decir que soy un populista.
También descu­brirá que nuestro país es una super­po­tencia en la fabri­cación de juegos de ordenador y que los checos dirigen empresas tecnoló­gicas de cate­goría mundial. Y que hemos repa­rado muchos edifi­cios import­antes y hermosos, y construido muchos más desde cero. Apren­derá cómo la Repú­b­lica Checa puede ser uno de los países más exitosos del mundo.
Pero lo más importante son los niños. Apren­derás por qué, como primer mini­stro y patriota, quiero que tengamos el mayor número posible de ellos y cómo queremos educarlos. Cómo ayudar a las personas que tienen una vida muy difícil. Lo que signi­fica ser checo y que debe­rí­amos estar orgullosos de nuestro país. Y aún hay más. Mucho más. Te está espe­r­ando en este libro.
Un libro sobre todo lo que he vivido en la polí­tica. No sólo lo que he hecho y lo que he luchado, sino lo que he sentido. Por lo que he pasado. Lo que he vivido. En lo que creo. Lo más difícil para mí. Y lo que me atrevo a decir que he logrado.
Es la última vez que me presento a la Cámara. Y creo que mi época es la más exitosa de la historia post­sovié­tica de la Repú­b­lica Checa. Y en caso de que no lo creas, quiero decirte que ya te lo he devu­elto. Perso­nalm­ente, me traje de Bruselas 42.000 millones de coronas extra para la Repú­b­lica Checa. En total, fueron 978.000 millones. Así que creo que las cosas eran buenas bajo Babis, ¿verdad?
Todo está en este libro. Es un pequeño libro. Para todos. Elegí el formato de bols­illo más pequeño que pude encon­trar. En el bols­illo de mi chaqueta, en mi bolso. Quiero que vaya de mano en mano. Y tiene un par de fotos que me encantan y que me recuerdan a esos años quizás más.
Cuando termines este libro, dáselo a quien creas que debe leerlo y dile lo que piensas. Es importante y te pido perso­nalm­ente que lo hagas. Y luego, si te lo pierdes, pide otro. Y otro. Gratis. Lo tiene en la red de Libros Baratos, o pídalo en www.sdilejteneztozakazou.cz, donde también puede encon­trarlo como ebook o audiolibro.
Empieza a leer ahora y lee rápido. No hay tiempo. Como todos sabemos, todo es ahora.
Andrej Babiš (www.facebook.com/AndrejBabis)
PRIMERA PARTE
Diré la verdad sobre los cuatro años
CUATRO AÑOS
Cuatro de la mañana. 29 de junio de 2018. Bruselas. Consejo Europeo. Miré mi reloj. Yo llevaba un Vacheron en ese momento. Vacheron Constantin. Una marca cara. Pero es la única moda que he tenido. Una moda mascu­lina. No tengo un yate, ni una isla privada, ni un avión. Ni siquiera un Ferrari. Nada de eso. Todo lo que tenía era ese reloj y ya no lo llevo. Era dema­siado elegante para mí. Ahora tengo un reloj inte­li­gente que cuenta los pasos. Pero me gust­aban los Vacherons.
Así que lo miro y, realm­ente, son las cuatro de la mañana.
Cono­céis la sala de juntas de Europa por las fotos de mi página de Face­book. Es grande y colo­rida. Vein­tiocho jefes de estado y de gobierno de los Estados miem­bros de la Unión Europea. En aquel entonces todavía con Gran Bretaña. Primeros ministros y presi­dentes. Todos, desde Angela Merkel hasta Emma­nuel Macron. No hay asistentes.
La tensión podía cort­arse con un cuchillo.
¿El tema?
Cuotas.
Cuotas de inmi­grantes. Casi todos las querían. La gran mayoría. Fueron empu­jados por Alemania, Francia, Italia, España, Suecia y Grecia. Eso signi­fica que la Repú­b­lica Checa tendrá que aceptar a los inmi­grantes de forma obli­ga­toria. Obli­ga­toria, ¿lo entendéis?
Claro, ahora todos diréis que lo enten­déis, pero supongo que no os lo imagináis. Yo tampoco pude. Ahora puedo. Os lo diré en un minuto.
Ya en junio de 2015, cuando Bruselas lo planteó por primera vez, los Cuatro de Visegrado, es decir, la Repú­b­lica Checa, Eslo­va­quia, Polonia y Hungría, se lo echaron en cara. Entonces querían envi­arnos 1.863 inmi­grantes proce­dentes de Italia y Grecia, y de los campos de refu­gi­ados de Jordania e Irak. Dos meses más tarde se habían reforzado.
El 21 de septiembre de 2015, los demás Estados nos super­aron en la vota­ción y sacaron adel­ante que los países de la UE se repar­tieran los 120.000 migrantes de Oriente Medio y África en la primera oleada. En ese momento, no podí­amos hacer nada porque Milan Chovanec nos repre­sen­taba. El “Señor Reforma Poli­cial”. No hablaba una palabra de inglés y tenía una nula capa­cidad para luchar por nuestro país. Así que cuando llegó la vota­ción sobre la acept­a­ción “volun­taria” de los inmi­grantes, sólo pudo observar cómo los demás levan­taban la mano a favor. ¿Y sabéis cuál era la cuota de la Repú­b­lica Checa? 2.978 inmi­grantes en dos años proce­dentes de países con los que casi no tenemos rela­ción histó­rica, como Paki­stán, Siria o Afga­nistán. Personas cuya menta­lidad y cultura están muy alejadas de las nuestras.
Incluso antes, los euro­di­pu­tados Stanislav Polčák, de STAN, y Luděk Nieder­meyer y Jaromír Štětina, de TOP 09, votaron en contra de su propio país por la peti­ción de intro­ducir un “sistema de reubi­cación perma­nente y automá­tico” en la UE. Más tarde, los dos primeros llegaron a exigir a Bruselas que nos impu­siera sanciones por no cumplir las cuotas.
Y eso era sólo el principio, todos en Bruselas contaban con más y más redis­tri­bu­ción. Las cuotas fueron impo­pu­lares en la mayoría de los países, Eslo­va­quia y Hungría incluso deci­dieron llevarlas al tribunal de la UE. La Repú­b­lica Checa del primer mini­stro Bohuslav Sobotka no se sumó a la demanda. Se dice que el motivo era evitar quedar aislado en la UE. En su momento, Sobotka afirmó que la reubi­cación puntual de 3.000 inmi­grantes en la Repú­b­lica Checa no era crucial.
Es bueno que haya fraca­sado el intento de redis­tri­buir 120.000 inmi­grantes entre todos los países de la UE. La Repú­b­lica Checa emprendió un breve expe­ri­mento con los cris­tianos iraquíes que no funcionó muy bien. Pero Bruselas ha seguido inten­tando imponer la redis­tri­bu­ción obli­ga­toria. En septiembre de 2016, por ejemplo, la Comi­sión Europea apostó por el método del palo y la zanahoria propu­esto por Alemania. Se le ocurrió la idea de que por cada refu­giado admitido, el país de acogida reci­biría 10.000 euros. Y si se negaban, una multa de 250.000 euros. Fracasaron.
Luego, en septiembre de 2017, el Tribunal de Justicia de la UE echó por tierra la demanda contra las cuotas. Y se produjo una reac­ción violenta. En enero de 2018, la Comi­sión Europea demandó a la Repú­b­lica Checa, Polonia y Hungría por no aceptar refugiados.
Luego, en septiembre de 2020, Alemania modi­ficó la propu­esta. Sólo quedaba el subs­idio a los refu­gi­ados, pero si no se podía redis­tri­buir el 70% de los migrantes de Grecia, Italia y España, entraría en juego la “soli­da­ridad obli­ga­toria”. Es decir, otra vez las cuotas. Bruselas no las deja en paz.
Pero volvamos al Salón Europa para el Consejo Europeo.
¡No!
¡¡No!!
¡No!
No a las cuotas. No a la redis­tri­bu­ción obli­ga­toria. Ni un solo inmi­grante. Simple­mente NO.
Junto con el primer mini­stro húngaro, Viktor Orbán, y otros países del V4, nos enfren­tamos a los mayores actores euro­peos. E incluso cuando nos enga­tus­aron o nos atacaron sin piedad, cuando jugaron con nuestras emociones o nos amen­azaron, no retro­ce­dimos ni un milí­metro. NO. No es no. Simple­mente no.
Desde ese momento, Viktor Orbán y yo tenemos una verdadera amistad. Por eso le pedí que me dedi­cara sus recuerdos de ese momento en este libro:
Tras la crisis migra­toria de 2015, Europa se dividió en dos bandos. Por un lado, tenemos a los polí­ticos para los que la redis­tri­bu­ción de los inmi­grantes se ha convertido en un obje­tivo principal, en una obse­sión, y por otro lado, los centro­eur­o­peos que queremos mantener nuestro país tal y como lo queremos.
Nuestra tarea, por tanto, es unirnos, atacar y derrotar repeti­da­mente las propu­estas que intro­duzcan abierta o encu­bier­ta­mente inmi­grantes en nuestros países.
Recuerdo muy bien a Andrej en primera línea, en aquella larga tarde de lucha contra la migra­ción y sus defen­sores. Nuestra rela­ción de trabajo, si se me permite decirlo, se convirtió ese día en una verdadera amistad de armas. Mien­tras tanto, la maqui­naria del V4 también estaba a plena máquina y pudimos trabajar juntos para traducir la propu­esta en una situ­ación bene­fi­ciosa para los centroeuropeos.
Esta reunión del Consejo Europeo fue también una buena lección sobre el efecto refre­scante de la polí­tica inusual en Europa. De hecho, en la dicción de Andrej Babiš siempre queda claro que es un hombre que ha llegado a la polí­tica desde un mundo en el que no hay tiempo para dudar, sino que las decisiones audaces y equi­libradas, y el trabajo duro son aún más necesa­rios. De todas sus frases se desprende que es de los que, en lugar de perse­guir ideo­lo­gías que salvarán el mundo, prefiere creer en cosas sencillas como la nación y la familia.
La polí­tica europea actual se carac­te­riza, sobre todo, por la fusión con la corri­ente principal, la corrección polí­tica, el zigza­gueo y diversas formas de sumi­sión. Las expre­siones de valor son tan raras como un cuervo blanco. Hungría y el V4 tienen mucha suerte de contar con un hombre vali­ente al frente de la Repú­b­lica Checa.
Viktor Orbán
Viktor, gracias.
Estoy seguro de que sabéis que la ventaja del Consejo Europeo es que todos tienen que estar de acuerdo. He utilizado esta ventaja tanto en las nego­cia­ciones sobre la migra­ción como en las nego­cia­ciones sobre el dinero. Me imagino lo que pasaba por la cabeza de algunos de los líderes de los anti­guos países de la UE. “¿Qué hacen los centro­eur­o­peos? ¿Realm­ente creen que pueden opon­erse con éxito a los países que fundaron la Europa común? ¿A qué juegan? Somos Europa…”
¡Hecho!
¡CERRADO!
Lo hemos conse­guido. Estamos atascados.
Tal como dije. “No quiero que se asigne ni un solo migrante desde Bruselas. Deci­di­remos por noso­tros mismos quién vive y trabaja aquí”. Eso es lo que escribí en mis carteles antes de las elecciones regio­nales de 2016.
Pero lo dije mucho antes.
Ya en 2015, hice una cosa. Y creo que entonces era el único. Miré un mapa de Europa. Estaba claro. Los migrantes se preci­pi­tarán a través del Medi­ter­ráneo hacia Europa. Acti­vidad orga­nizada. Contra­ban­di­stas. Un negocio de mil millones de euros. Sin embargo, nunca se trató de los más pobres, sino de los que tienen el dinero para pagar a los contrabandistas.
A todos los polí­ticos euro­peos les vendría bien una lección de geografía. Entonces, lógi­ca­mente, verían que hay que proteger a Europa a lo largo de toda la costa sur, pero también en tierra a lo largo de la fron­tera húngara. Ahí es donde comi­enza nuestro espacio común. Se llama Schengen, por supu­esto, pero yo se lo explico a la gente como la aldea de Astérix, la de los cómics y las pelí­culas fran­cesas. Simple­mente es nuestra vivi­enda que prote­gemos juntos. Por eso, el 25 de agosto de 2015, pedí a la Unión Europea que cerrara Schengen.
Encontrad el vídeo:
Unas pala­bras de Andrej Babiš sobre la situ­ación de los refugiados
Y el 9 de septiembre de 2015, pedí al secre­tario general de la OTAN que la Alianza del Atlán­tico Norte utili­zara su poder militar contra los trafi­cantes de personas en el Medi­ter­ráneo. Al fin y al cabo, ya lo había prac­ti­cado en la lucha contra los piratas somalíes seis años antes. Y los contra­ban­di­stas de personas son el mismo grupo. Crimi­nales orga­niz­ados. Y violentos.
Encontrad el vídeo:
Llama­mi­ento de Andrej Babiš al secre­tario general de la OTAN
He dejado claro que Europa debe actuar. En casa, pero sobre todo en los países de los refu­gi­ados, algo que también dejé claro en la CNN estado­un­idense en noviembre de 2017.
Debemos abordar la migra­ción fuera de Europa. Debemos abor­d­arla en Siria, en Libia y en los países donde nacieron estas personas. Debe­rí­amos ayudarles a quedarse en casa.
Y un año después, escribí esto.
Me atrevo a decir que esta es la idea que subyace en mí, lo que yo llamo diplo­macia anti­in­mi­gra­ción. Educar a la gente, ayudarla en su lugar de origen. Ense­ñarles a preo­cup­arse por su país. Llevo años inten­tando decir y promover estas cosas.
Ayudar justo donde más se nece­sita la ayuda. Lo he hecho en Italia, Malta, Hungría, Alemania y Austria.
He dicho desde el principio que debemos ayudar a los niños en el lugar de naci­mi­ento. Dónde viven. Están trau­ma­tiz­ados, hay que tratarlos de forma inte­gral, y desde luego no se trata de reedu­carles para que se conviertan en checos. No creo que el Estado deba acoger a estos niños, meterlos en nuestros orfa­natos o ponerlos en régimen de acogida.
Quizás he demos­t­rado que hablo en serio al ayudar perso­nalm­ente a los niños sirios cuando doné 435.000 coronas checas a la Cruz Roja checa en 2016 para comprar una unidad de diálisis y otros equipos necesa­rios. La unidad estaba desti­nada al rescate de niños sirios. Y envié un millón de coronas a los orfa­natos cris­tianos de Siria. Encon­trarás fotos un poco más abajo en este libro.
También he dicho que no luch­amos contra personas que huyen de la guerra. Esta es una guerra contra los contra­ban­di­stas. Detener la inmi­gra­ción ilegal es la única manera de proteger a Europa. Y también el modo de proteger a los propios refu­gi­ados, a los que los contra­ban­di­stas extraen los ahorros de toda una vida para luego empu­jarlos en medio del mar en un bote de goma y aban­don­arlos cuando hacen un trato con una ONG.
Me compro­meto a luchar en Bruselas para detener la inmi­gra­ción ilegal y resolver la crisis migra­toria fuera de Europa. Nunca permi­ti­remos la entrada de inmi­grantes ilegales en nuestro terri­torio y nunca acep­ta­remos el reparto de inmi­grantes según cuotas obligatorias.
Eso es lo que escribí en mi cont­rato con los votantes en 2017.
Y eso es lo que hice.
El 29 de junio de 2018, Viktor Orbán y yo paramos las cuotas a las cuatro de la mañana.
¿Se ha preg­un­tado alguna vez qué habría pasado si no lo hubié­ramos hecho?
UN ESCENARIO CATASTRÓFICO
Déjenme decirles. ¿Estáis sentados? Si no, hacedlo ahora. Tal vez tenga algo más picante. Lo que queráis.
Si no hubié­ramos alcanzado las cuotas, 2.978 habrían llegado primero a la Repú­b­lica Checa.
Sí, 2.978 inmigrantes.
Dicen que es algo único.
Sí, claro.
Pero en el momento en que asin­tié­ramos a la decisión del Consejo Europeo y cumplié­ramos la cuota, nada impe­diría que se repi­tiera el mismo principio una y otra vez. De nuevo y de nuevo.
Tendrí­amos que acoger abso­lutamente a todos los que los funcio­na­rios de Grecia e Italia o de Bruselas nos dijeran que acogié­ramos. Y no, no vamos a parar. Eso no es todo. En el caso de los inmi­grantes ilegales, no cono­ce­rí­amos su verdadero país de origen, ni su verdadero nombre, ni su edad, ni sus inten­ciones. De hecho, sus docu­mentos no nos dicen nada en abso­luto, porque o bien conti­enen sólo lo que ellos mismos informan en los centros de deten­ción, o bien son falsos. Muchos inmi­grantes han llegado a Grecia e Italia sin docu­mentos, por lo que no sabemos nada de ellos. Por no hablar de que ha habido casos en los que un mismo inmi­grante ha tenido varios docu­mentos con nombres diferentes.
Todo el mundo lo sabía. Incluso los euro­di­pu­tados checos.
Sin embargo, tres de ellos votaron a favor de las cuotas.
Votaron a favor de algo llamado en Bruselas “redis­tri­bu­ción automática”.
¿Os lo imagináis? ¿No podéis?
LO PEOR DE LA MIGRACIÓN
Corta. Nochevieja 2015. Colonia. Este es el esce­n­ario de un pequeño tráiler sobre la migra­ción. Record­arán que un millón de inmi­grantes llegaron a Alemania. ¿Y qué aspecto tenía la noche de fin de año?
Esto es lo que escri­bieron las noticias:
Colonia sufrió una oleada de agre­siones sexuales y robos a inmi­grantes en Nochevieja
La policía de Colonia está trat­ando un importante caso de agre­siones sexuales y robos durante la Nochevieja, con al menos ochenta víctimas. Los atentados fueron perpe­trados por grandes grupos de hombres de apari­encia árabe y norteaf­ri­cana. Alre­dedor de un millar de jóvenes de apari­encia árabe, según testigos y agentes de policía. De esta multitud, grupos de entre 20 y 100 personas se separ­aron y rode­aron, robaron y acosaron a las mujeres. Delitos sexuales a gran escala y viola­ciones. A conti­nu­ación, los asalt­antes despo­jaban a sus víctimas de sus telé­fonos móviles, bolsos o carteras. Al menos 15 mujeres fueron acos­adas sexu­alm­ente. Algunas de las mujeres citadas por Die Welt dijeron que los hombres las mano­seaban por todo el cuerpo. “De repente sentí una mano en las nalgas, luego en los pechos, y finalm­ente me mano­seaban por todas partes”, dijo una mujer.
Es posible que hayáis expe­ri­mentado un trato agre­sivo o un robo en la calle. La sensa­ción de estar sucio y deshon­rado se pega y no se puede lavar. No importa la raza o el credo de la persona que lo haya causado. La psique tarda en sacu­dirse. Ahora imaginad que alguien te agrede sexu­alm­ente. Un montón de viola­dores. Sin la opor­tu­nidad de defen­derse o pedir ayuda. Esa noche, en toda Alemania, le ocurrió a más de 1.200 mujeres en al menos 12 ciudades.
Se llama “sentirlo por ti mismo”. ¿Qué? El “sistema” de acept­a­ción de inmi­grantes, totalm­ente mal pensado y sin sentido.
En los medios de comu­ni­cación han apare­cido muchos casos en los que, por ejemplo, un hombre de 30 años proce­dente de Afga­nistán se deshizo de sus docu­mentos y se hizo pasar por un menor sirio que huía de la guerra.
¿Alguien lo ha revisado?
No, ¿por qué?
Acaban de expedirle nuevos papeles “de buena tinta”.
Con un nombre inventado por él.
Con un país sobre el que había mentido.
Con una edad cambió a voluntad.
De repente, en lugar de un hombre en plena forma, tenemos un refu­giado menor huido de la guerra. Es cierto. Los funcio­na­rios de algún lugar de Grecia o Sicilia escriben casi todo lo que oyen en los papeles de la gente y los dejan entrar en el país. No se sienten respons­ables de lo que esa persona pueda hacer a unos cientos de kiló­me­tros. Están bien.
Todas estas acciones tienen conse­cuen­cias trágicas. Se ha hablado y escrito mucho sobre el terro­rismo en Europa Occi­dental, donde se sorbe el brebaje navi­deño entre barri­cadas de hormigón. Pero también tenemos una historia muy triste que no tenía por qué ocurrir.
ESTÁN AQUÍ
Abdallah Ibrahim Diallo, un inmi­grante de origen poco claro, proba­ble­mente un loco y segura­mente un abusador sexual, llegó en tren desde Alemania. Violó a una chica de 16 años cerca de Litoměřice. Todo esto ha ocur­rido porque Europa no vigila sus fron­teras. Nadie le dará a esa chica una vida normal. ¿Lo entiendeis ahora? Una vez que cedemos, no hay vuelta atrás, y cada vez habrá más casos como éste. Que nadie intente decirme que “los checos también violan” y que soy un emigrante. Me refiero a la niña y a su sufri­mi­ento, que no habría tenido que produ­cirse en abso­luto si hubiera exis­tido la protección de Schengen.
En Grecia y Turquía se siguen expi­di­endo papeles falsos a los inmi­grantes. Prefieren cambiar su país de origen por encima de todo. A los que llegaron a través de Grecia, por ejemplo, les gustaba hacerse pasar por sirios, supo­niendo que eso les faci­li­taría la obten­ción de asilo. Pero, de hecho, muchos de ellos venían de Afga­nistán, por ejemplo. ¿Y el cambio de edad? Esto vuelve a ser venta­joso en el sentido de que los niños y los menores son tratados como personas vulnerables que deben ser tratadas de forma prioritaria.
Entonces, ¿por qué a los funcio­na­rios de allí no les importa nada? ¿Sobornos? ¿Puro desin­terés? Turquía tiene 2 millones de inmi­grantes en su terri­torio, al menos según las esti­maciones oficiales. Lo que no tenía era la voluntad de manten­erlos en su terri­torio. Sólo mejoró tras el acuerdo con la Unión Europea. Y espe­cialm­ente después de los miles de millones de euros promet­idos y pagados a Turquía por la Unión Europea.
Sigo dici­endo que queremos tener el control de la migra­ción a nuestro país. NO vamos a permitir que entren personas cuyos papeles no digan nada. No sabemos su verdadero nombre, edad y origen, pero tampoco cono­cemos sus verdaderas inten­ciones. Reci­birlos con los brazos abiertos como otros países sería un desastre absoluto.
La migra­ción masiva no sólo conlleva el peligro del terro­rismo. Crimen, tensiones sociales, costes finan­cieros. A todo esto se sumó el año pasado el coro­na­virus. Una ola migra­toria sólo empeo­r­aría la pandemia. Natu­ralm­ente, los países euro­peos se cerr­aron durante la peor fase de la pandemia, al igual que las fron­teras exte­riores de la Unión Europea. La protección de la pobla­ción debe seguir siendo una prio­ridad. El tras­lado arti­fi­cial de miles, o incluso decenas de miles, de personas a través de Europa como parte de la redis­tri­bu­ción exacer­baría la sigu­i­ente ola de la pandemia.
Si es posible cerrar las fron­teras a causa de una pandemia, ¿por qué no cerr­arlas contra una ola migra­toria incontrolable?
La migra­ción a Europa está rela­cio­nada con los distur­bios que han estal­lado en Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania y otros países. Demu­es­tran que la inte­gra­ción en los países occi­den­tales ha fraca­sado. Quien diga que la inte­gra­ción solu­cio­nará la migra­ción masiva es un tonto de remate.
En Bruselas está el barrio de Molen­beek, donde viven 95.000 personas en 6 kiló­me­tros cuadrados. A Molen­beek estaban vincu­lados los nueve atacantes de París cono­cidos desde noviembre de 2015. Juntos, mataron a 130 personas.
Marzo de 2016, ¿bombas en el aero­pu­erto de Bruselas y en la estación de metro de Maelbeek?
Todo esto, incluida la masacre del club Bata­clan de París, fue planeado por Salah Abdeslam, que creció en Molenbeek.
El atentado contra Charlie Hebdo se llevó a cabo con armas obtenidas en Molen­beek. Y, como dijo Charles Michel, entonces primer mini­stro belga y ahora presi­dente del Consejo Europeo: “Casi siempre que hay un ataque terro­rista, hay una conexión con Molenbeek”.
Proba­ble­mente sepa que uno de los nombres más comunes para los niños recién nacidos en Ingla­terra es Mohammed. Por no hablar de la tole­rancia del matri­monio infantil en Alemania, la poli­gamia en Francia o el funcio­na­mi­ento de tribu­nales islá­micos paralelos en Gran Bretaña.
¿Y sobre los ataques terroristas?
Noviembre de 2015. Una serie de atentados en París. 138 muertos, 413 heridos.
Julio de 2016. Atentado con camión en el paseo marí­timo de Niza. 87 muertos y 434 heridos.
Diciembre de 2016. Ataque con camión a los mercados navi­deños de Berlín. 12 muertos y 56 heridos. Fue entonces cuando murió Nadia Cizmar. Checa. Nuestra ciuda­dana. Le sobre­vive su hijo de cinco años.
Mayo de 2017. Atentado suicida en Manchester. 23 muertos, 250 heridos.
Diciembre de 2018. Un extre­mista islá­mico al grito de “Allahu akbar” dispara a la gente en los mercados navi­deños de Estras­burgo y también ataca con un cuchillo. 5 muertos. Un hombre checo también estaba cerca, pero afor­tu­n­a­da­mente resultó ileso.
Octubre de 2019. Un policía radi­ca­lizado apuñala a seis de sus compa­ñeros de servicio en el centro de París. Cuatro de ellos mueren.
Octubre de 2020. Tres muertos y varios heridos en Niza. Una mujer es deca­pi­tada por su atacante.
De nuevo en octubre de 2020, un joven checheno de 18 años corta la cabeza a un profesor en París que estaba dando clases a los alumnos sobre la libertad de expre­sión y mostrán­doles cari­ca­turas del profeta Mahoma.
Esta es sólo una lista de los últimos años. Por eso las barreras de hormigón alre­dedor de los puestos navi­deños. Por eso las patrullas con amen­azantes cañones de ametral­la­dora en las calles de las ciudades anti­guas. Por eso hay controles de segu­ridad en todas partes. Por eso las mujeres de Occi­dente no se sienten seguras en las calles de algunas ciudades europeas.
A veces escucho que el descon­tento de las comu­ni­dades de inmi­grantes se debe a que la pobla­ción mayo­ri­taria de Occi­dente es racista con ellos.
Mentira.
El descon­tento se debe más bien a la pobreza en la que viven inevi­ta­ble­mente los inmi­grantes sin formación ni cuali­fi­cación. Además, ¿cómo vas a inte­grar a toda esa gente de forma cohe­rente? ¿Ense­ñarles el idioma y educarles durante años a nuestra costa? Eso no es posible, sólo esta­blece futuros problemas entre las comu­ni­dades de extran­jeros y la sociedad que los ha acogido.
LA MIGRACIÓN NO SE DETIENE
Enero de 2021. Este enero se descu­brió que los contra­ban­di­stas habían encon­t­rado una nueva puerta de entrada a Europa. Chipre. Incluso en propor­ción a su pobla­ción nativa, Chipre es el país de la Unión Europea con más inmi­grantes. Las auto­ridades de segu­ridad inter­cep­t­aron una embar­cación con 55 refu­gi­ados a bordo frente a la zona sureste de la isla. Después de que se les hiciera la prueba del coro­na­virus, se les llevó a un centro de recep­ción. Pero están a punto de estallar.
Marzo 2021. La policía encontró a los migrantes en coches nuevos carg­ados en camiones en la D1. La pareja no tenía ningún docu­mento de viaje ni auto­ri­za­ción para despla­zarse, pero ambos presen­taron otro docu­mento. Eran un hombre de 23 años y un joven de 16 años de Afganistán.
Mayo de 2021. 6.000 inmi­grantes proce­dentes de Marruecos llegaron a la ciudad espa­ñola de Ceuta en un solo día. Escalan una valla de 10 metros e intentan circun­navegar la fron­tera en botes inflables. El presi­dente del gobierno español, Pedro Sánchez, lo ha cali­fi­cado de “grave crisis para España y Europa”.
De nuevo en mayo de 2021. Dos emigrantes de Marruecos, nacidos en 1997 y 1992, que llegaron a la Repú­b­lica Checa en un camión, tocaron la campana por la noche para los habi­tantes de Soutice, en la región de Benešov. Indo­cu­mentados, por supuesto.
Junio de 2021. La policía llegó al campa­mento de Calais, la lucha de los migrantes fue la gota que colmó el vaso. La policía fran­cesa, tras una decisión de las auto­ridades, desa­lojó el viernes un campa­mento impro­vi­sado de tiendas de campaña en Calais donde vivían 500 inmi­grantes. “Esta ocup­a­ción ha provo­cado una grave pertur­ba­ción del orden y la paz públicos, en parti­cular para 50 fami­lias de los alre­de­dores”, explicó la prefec­tura, citando también el aumento de los problemas de salud pública.
Sólo hay que recordar algunos casos. Y estos son sólo los que conocemos.
Ya el pasado mes de septiembre, el Insti­tuto para la Economía y la Paz publicó un estudio en el que afirmaba que Europa se enfren­taba a otra ola migra­toria mucho mayor. Lo que vivimos en 2015 y 2016 no fue nada compa­rado con lo que el Insti­tuto cree que está por venir. Mil millones de personas estarán en movi­mi­ento. Huirán de la sequía, el hambre y la inesta­bi­lidad polí­tica, espe­cialm­ente en el África subsa­ha­riana. ¿Para acomo­darlos a todos en Europa? Ni siquiera un loco podría hablar en serio de algo así. La única solu­ción es defender las fron­teras y, al mismo tiempo, ayudar direc­ta­mente en África, en Oriente Medio, en Asia. Justo donde nacen los problemas.
Como dijo el Dalai Lama: “Europa perte­nece a los euro­peos. Inmi­grantes, volved a casa y recon­struid vuestros hogares”.
Tenía razón, por supuesto.
Europa acoge a miles de inmi­grantes. Pero a la gente que quiere trabajar aquí hone­s­ta­mente, pagar sus impu­estos, ganar dinero y volver a casa de nuevo, los buró­cratas les tiran los palos bajo los pies. No se trata sólo de traba­ja­dores de la construc­ción, sino también de personas alta­mente cuali­fi­cadas, como enfer­meras y médicos.
Por otro lado, no podemos deportar a quienes vienen ilegalm­ente, sin permiso, sin docu­mentos, y piden asilo, por lo que los funcio­na­rios euro­peos acaban cedi­endo y lega­liz­ando su estancia. Alemania ha intro­du­cido la insti­tu­ción de la tole­rancia, los Países Bajos declaran una amni­stía de residencia.
Absurdo.
Dina­marca tiene una solu­ción inte­res­ante. Está prepa­rando una ley contra la inmi­gra­ción. Funciona deri­v­ando a los soli­ci­tantes de asilo a otro país fuera de Europa. El acuerdo más prome­tedor es con Ruanda, pero hay conver­sa­ciones con Túnez y Etiopía. Seguro que las ONG de derechos humanos se quejan, pero la primera ministra Mette Frede­riksen lo tiene claro. Quiere reducir el número de soli­ci­tudes de asilo a cero.
Francia también está deci­dida. El presi­dente Emma­nuel Macron quiere hacer frente a la sombría situ­ación. A finales del año pasado, declaró la lucha contra el “sepa­ra­tismo” islá­mico. No tiene inten­ción de seguir sufriendo que el isla­mismo radical esté creando una sociedad para­lela en terri­torio francés que no comparte los valores fran­ceses. Crucemos los dedos.
Pero somos más inte­li­gentes que eso. Sabemos lo que hacemos. La supu­esta moral de brazos abiertos a la inmi­gra­ción ilegal hoy signi­fica luchar contra el sepa­ra­tismo islá­mico dentro de 10 años.
El único país que ha mantenido la calma y ha seguido las normas de Schengen, las que todos acor­d­amos, desde el comi­enzo de la ola migra­toria ha sido Hungría.
Hemos recha­zado las cuotas, pero ¿será sufi­ci­ente para sentirnos seguros? A salvo de las ideas que vienen de Bruselas, como las cuotas migra­to­rias o la soli­da­ridad obli­ga­toria, pero también a salvo de lo que se les ocurra a esos partidos de la izquierda progre­sista de nuestro país. Como las “solu­ciones de migra­ción responsable”.
Además, por supu­esto, se cierne sobre noso­tros la amenaza de que Alemania cierre sus fron­teras. Por eso he empe­zado a encargar a nuestros agentes de inte­li­gencia que se concen­tren en la reco­pil­a­ción de infor­mación útil para los proce­di­mi­entos de asilo y que nuestros servicios de inte­li­gencia y las fuerzas poli­ciales se centren más inten­sa­mente en esta amenaza y trabajen juntos, sin recelar unos de otros. Utili­za­remos esta infor­mación en la UE en la lucha contra las cuotas y contra la redis­tri­bu­ción de inmi­grantes ilegales.
¿Sabe cuál es la forma más fiable de distin­guir a un inmi­grante ilegal de uno realm­ente perse­guido? Los que están realm­ente en peligro suelen huir a zonas más seguras de su propio país o a un país vecino. Y hay que ayudarles para que puedan volver a casa sanos y salvos. Los que vienen a Europa no huyen de algo, van detrás de algo. Bien, por algo mejor.
Además de una protección más eficaz de las fron­teras exte­riores, sobre la que ya le he escrito, Europa debe lanzar una campaña de infor­mación masiva en los países de los que nos llegan los inmi­grantes. Tenemos que explicar a la gente de allí que la vida en Europa no será tan fácil como creen. Que cuando los fami­liares que vinieron a Europa hace seis meses les envían fotos junto a coches de lujo, es mentira. Simple­mente, cuando el emba­jador de la UE dice en la tele­vi­sión egipcia que los soli­ci­tantes de asilo serán exami­n­ados rigu­ro­sa­mente, la mayoría serán recha­zados y devu­e­ltos siste­má­ti­ca­mente, a nuestras arcas euro­peas les costará menos de lo que ahora damos a Turquía para que retenga a los inmi­grantes. Estaremos disua­di­endo a muchas personas del peli­groso viaje hacia un falso sueño.
Si otros países euro­peos quieren acoger a los inmi­grantes, que lo hagan. Pero si creen que los inmi­grantes son realm­ente perse­guidos, ¿por qué no les dan protección inter­na­cional, es decir, asilo temporal, hasta que la situ­ación en su país de origen mejore y puedan regresar?
Los programas de inte­gra­ción para inmi­grantes deben ser obli­ga­to­rios, no volun­ta­rios como hasta ahora. Todos podemos ver que esto no funciona. Quien no aprenda el idioma, entienda los valores básicos y los respete no podrá tener un hogar perma­nente en Europa.
Claro, somos soli­da­rios, ayuda­remos en los lugares de los que huyen con nuestro dinero, nuestros cono­ci­mi­entos. Tal vez nuestra gente. Pero si tengo algo que decir al respecto, no queremos ni acep­ta­remos a ningún inmi­grante ilegal. Nunca. Deci­di­remos por noso­tros mismos quién vivirá con noso­tros. Tenemos que cuidar de nuestra gente. No podemos salvar el mundo. Lo siento.
Rechazamos las cuotas, la próxima vez tenemos que ser aún más cuid­adosos y estar más prepa­rados. ¿Y si Bruselas y otros polí­ticos euro­peos se quedan de brazos cruz­ados cuando las cosas vuelvan a ponerse difíciles?
¿Estás preocupado?
Lo estoy. Espe­cialm­ente sobre los Piratas que se apoderan de nuestro país.
Está claro que no tienen ningún problema con los inmi­grantes, como confirma el propio Ivan Bartos, que dijo en 2009: “Ojalá el mundo no tuviera fron­teras. La migra­ción es algo natural. Si, como ya estamos viendo en Francia y Alemania, Europa va a estar llena de musul­manes en diez o quince años, no tengo ningún problema”.
Claro, hoy la excusa es que fue una indis­creción juvenil. En ese momento tenía 29 años. Uno podría haberle creído. Pero el hecho es que en 2016 parti­cipó en una mani­fes­ta­ción de bien­ve­nida a los refu­gi­ados en la Repú­b­lica Checa.
Y mucho menos los dipu­tados piratas. En 2019, votaron a favor de una reso­lu­ción sobre las opera­ciones de rescate en el mar Medi­ter­ráneo, que no solo consistía en apoyar a las ONG que cazan migrantes frente a las costas afri­canas, sino también en empezar a trans­portarlos por aire desde los campa­mentos de Libia direc­ta­mente a los países de la Unión Europea. ¿Quién estaba a favor? Los Piratas Markéta Grego­rová, Marcel Kolaja y Mikuláš Peksa.
¿No es de extrañar entonces que los piratas pidan la adop­ción del Pacto Mundial sobre Migra­ción de la ONU? Mi gobierno lo rechazó porque sabemos muy bien que el pacto difu­mina la distin­ción entre migra­ción ilegal y legal, eleva el deseo de esta­ble­cerse en otro país a un derecho humano, e incluso concede a los migrantes la misma segu­ridad social y presta­ciones que a los ciudadanos.
El hecho de que los Piratas cuenten con la admi­sión volun­taria de inmi­grantes puede verse en su “Opinión sobre la Migra­ción 2020” del pasado mes de noviembre, que ahora quieren borrar, al igual que su discurso sobre el poli­amor. “El gobierno checo debería tener la valentía de mostrar su soli­da­ridad no sólo de palabra, sino también en la prác­tica, por ejemplo reubi­cando volun­ta­ria­mente a un número adecuado de soli­ci­tantes de asilo o reasen­tando a los soli­ci­tantes de asilo direc­ta­mente desde las zonas de guerra”.
Cuando oigo la palabra “propor­cio­nalm­ente”, pienso inme­dia­ta­mente en el cuento ‘Érase una vez’, en el que Jan Werich y Vlasta Burian echan leva­dura a la masa. Todos los checos saben lo que puede salir de ese “propor­cio­nalm­ente“.
Los Piratas no hablan deli­be­r­adamente de la acept­a­ción volun­taria de inmi­grantes e intentan desviar la aten­ción afir­mando que rechazan las cuotas obli­ga­to­rias. Ojalá no lo hubieran hecho cuando los detuve con Viktor Orbán.
Y por último, quizá lo más grave de todo. Los Piratas presionan para que la migra­ción no la decida el gobierno checo, sino los buró­cratas de Bruselas. En su posi­ción sobre la migra­ción, piden que se amplíen los poderes de la Agencia de Asilo de la UE, una solu­ción europea única y soli­da­ridad mutua, o un meca­nismo de redis­tri­bu­ción, e incluso apoyan un “incen­tivo posi­tivo” para acoger volun­ta­ria­mente a algunos soli­ci­tantes de asilo, o dinero para los refugiados.
Además, los Piratas consi­deran que habrá que educar a la gente. “No debe dejarse de lado el trabajo con la sociedad mayo­ri­taria y la promo­ción de su aper­tura a las dife­ren­cias, que es la preven­ción del discurso de odio y la discri­mi­nación no sólo contra los extran­jeros”, escriben.
Junto con STAN, los Piratas cali­fican todo esto de “solu­ción respons­able a la migra­ción”. En realidad, sin embargo, se trata de una polí­tica que podría reescribir el paisaje cultural de todo nuestro país de forma irre­co­no­cible y podría dejar a nuestros hijos y nietos en minoría en su propio país. Y, por supu­esto, en peligro.
Es obvio a dónde lleva­rían los Piratas a este país si, Dios no lo quiera, lo dirigieran.
Creo que está claro.
Tenemos que defen­dernos. Duro e inflexible.
Estoy seguro de que todos se están preg­un­tando ahora.
¿Qué pasa después de las elecciones?
¿Cómo vamos a asegurar nuestro país?
Incluso mis mayores críticos reco­nocen que no he aflo­jado en estos cuatro años como primer mini­stro. Pero hay muchas cosas que no he podido contar. Acaban de saber por mí que somos el octavo país más seguro del mundo. Pero eso no es sufi­ci­ente para mí, creo que debemos ser aún más ambiciosos.
Empe­za­remos con el ejército y sus nuevos proyectos. He guardado silencio sobre ellos hasta ahora, así que puedo presen­tárlos ahora.
PETR
Quiero presen­tarles a un joven. Tiene 33 años y se llama Peter. Peter Matthew.
Es un soldado del ejército checo. Y si se me permite, me gustaría citar lo que el Weekly Spike escribió sobre él:
Durante sus estu­dios en un colegio militar, completó un curso de super­vi­vencia de la Legión Extran­jera muy exigente en la Guayana Fran­cesa, luego se incor­poró a las Fuerzas Espe­ciales del Ejército Checo (entonces bajo el Servicio de Inte­li­gencia Militar) y durante diez años completó cuatro misiones en Afga­nistán y otras dos opera­ciones en África, donde sirvió en diversas capa­cidades, desde operador de base hasta coor­di­nador de opera­ciones en el Cuartel General Supremo de las Fuerzas Espe­ciales Aliadas NSOCC‑A. Ha comple­tado dos pres­ti­giosos programas de formación en Estu­dios de Segu­ridad Apli­cada y Estu­dios de Ciber­se­gu­ridad en George C. Centro Europeo Marshall en Alemania.
Según los rumores que circulan en la comu­nidad militar, dirigió la opera­ción que detuvo o eliminó a los autores mate­riales e intelec­tuales del ataque mortal contra nuestros sold­ados en 2018. Peter Matouš se niega a responder a las preg­untas sobre este tema, los detalles especí­ficos de las opera­ciones en las misiones son clasificados.
Cuando se le preg­untó qué premios aprecia más, respondió que su familia es su mayor premio. Está espe­r­ando su cuarto hijo. Después, puede ser la Cruz del Mérito de Defensa por salvar una vida o por opera­ciones de combate en Afganistán.
Pavel Páral, Hrot Weekly
Petr es uno de los mejores movi­mi­entos de personal que he hecho en polí­tica. De hecho, lo nombré mi agre­gado militar para la inter­ac­ción inme­diata con los mili­tares. Obtener infor­mación cruda e impar­cial de los sold­ados de todos los niveles con su comen­tario totalm­ente interno es esen­cial para mí, estoy seguro de que lo entendéis.
Nuestro ejército es vital para noso­tros y lo valor­amos. No quiero ponerle en un aprieto, pero antes de contarle los nuevos proyectos que se están gestando, una pequeña prueba de lo que nuestros sold­ados hacen por nosotros.
El Ejército de la Repú­b­lica Checa. Díganlo en voz alta. Con orgullo.
Honro y admiro a nuestros mili­tares. El tremendo trabajo y la ayuda de nuestros sold­ados durante la epidemia de covid-19 ha aumentado aún más su credi­bi­lidad ante nuestro pueblo. En septiembre de 2020, el 75% de los ciuda­danos confiaba en nuestros mili­tares, la cifra más alta desde 1994. Simple­mente no hay nada de qué preocuparse.
EL EJÉRCITO ES FIABLE
No deje de seguir al Ejército en Face­book y Twitter. Como se dice entre los jóvenes de hoy, es un “rompe­co­ra­zones”. El ejército siempre nos ha ayudado. Cuando sea. Con la segu­ridad fron­te­riza. Sin ella, no habría un sistema de cuaren­tena inte­li­gente. Inund­a­ciones. Todo el mundo lo sabe. Nuestros grandes sold­ados están ayudando en hospi­tales, centros de servicios sociales y hogares infan­tiles de todo el país.
¿Y en el extran­jero? Estamos cumpli­endo los comprom­isos de los aliados. Y nuestros aliados nos respetan. Por el trabajo que realiz­amos en las misiones de larga dura­ción. En Afga­nistán. En Irak. En Malí. También hemos apro­bado un mandato para las misiones en el extran­jero de 2021 a 2022. Estamos envi­ando una señal a nuestros aliados de que se puede contar con nosotros.
Estamos luchando contra el terro­rismo. La Repú­b­lica Checa ha most­rado su compromiso en Malí, Níger y Chad, donde se unió al grupo de combate Takuba. Nos acom­pañan Alemania, Bélgica, Dina­marca, Estonia, Francia, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y Suecia.
Fue en Malí donde nuestros aliados nos pusieron al frente de una misión en el extran­jero por primera vez en la historia.
Y así, mien­tras noso­tros dormimos a pierna suelta aquí en la Repú­b­lica Checa, nuestros sold­ados se juegan la vida. En todo el mundo. Los propios sold­ados no hablan mucho de ello. Simple­mente lo hacen.
CUIDAMOS DE NUESTROS SOLDADOS
Y ahora quiero contarles cómo cuidamos a nuestros sold­ados. Es una decla­ra­ción de la labor de nuestro gobierno. Sí, sé que lo digo todos los domingos en Face­book. Veinte minutos de cháchara seguidos. Pero este informe sólo lleva unos minutos. Lo prometo.
Apre­ciamos a las tropas. Por eso les dimos un aumento de presu­pu­esto como nadie antes de noso­tros. La mayor cantidad en la historia.
2018. En junio llegó el mini­stro de Defensa, Lubomír Metnar, y adju­di­camos 30.000 cont­ratos por valor de 100.000 millones de coronas checas a nuestros mili­tares. Para que nuestros sold­ados puedan comprar todo lo que nece­sitan. Espe­cialm­ente el equi­pa­mi­ento. Hemos pensado perfec­ta­mente los cont­ratos para que estas compras también ayuden a la economía checa. Sólo para mantener la mayor cantidad de dinero posible en casa. ¿El resul­tado? La gran mayoría, el 97% de los cont­ratos por valor de 70.000 millones, se firmaron con nuestras propias empresas checas. Y cuando el prove­edor es extran­jero, siempre insi­s­timos en una cuota mínima del 30% de la indus­tria checa.
2019. Hemos celeb­rado cont­ratos de arma­mento y equi­pa­mi­ento por valor de 43.000 millones de coronas checas. ¿Los más import­antes? 12 heli­cóp­teros Venom y Viper, 8 radares móviles 3D MADR, 2 nuevos aviones CASA y 62 vehí­culos blind­ados de ruedas TITUS.
2020. Cont­ratos firm­ados por más de 12.000 millones de coronas. ¿Lo más importante? 39.000 armas pequeñas de Czech Arma­ments, 47.000 chalecos balí­sticos de STV, 2 sistemas de vigi­lancia pasiva Vera-NG de Retia, 1.200 vehí­culos todo­ter­reno Toyota Hilux de Glomex, la mejora de 33 tanques T‑72M4CZ de VOP y la mejora de 15 heli­cóp­teros Mi-171 de LOM.
¿Este año? Tres grandes compras estra­té­gicas por un valor esti­mado de 68.000 millones de coronas. 52 cañones de 155 mm y 4 bate­rías del complejo antiaéreo SHORAD.
Y lo que aprecio, todos los años conse­guimos cumplir los obje­tivos de cont­rat­a­ción a pesar del bajo desem­pleo en nuestro país. Sí, eso es. Cuantos menos parados haya, más difícil será cubrir los puestos de trabajo import­antes con gente de calidad. Los mili­tares pueden hacerlo.
Ahora vayamos a los datos concretos.
Hemos comp­rado más para nuestras tropas en los últimos cuatro años que cual­quier gobierno desde la revo­lu­ción. Más de 1.200 sold­ados al año se incor­poran al Ejército, inclu­idos los estu­di­antes de la Univer­sidad de Defensa. Hay 3.400 hombres y mujeres en las Reservas Activas, y es un gran número. Están reci­bi­endo nuevos equipos.
Así que, lleguemos a esos proyectos de alta tecno­logía previa­mente secretos. ¿Todavía se acuerdan de los mil millones de migrantes que, según los estu­dios cien­tí­ficos, se despla­zarán a Europa?
No van a venir aquí. Si tengo alguna influencia.
El nuevo sistema de imágenes estra­to­s­fé­ricas de nuestro ejército nos ayudará a hacerlo.
STRATOM
Lo llaman STRATOM. Será mejor que recuerdes esa palabra, porque la vas a escuchar cada vez más.
¿Alguien quiere tras­pasar las fron­teras de la Repú­b­lica Checa? ¿Hay acti­vidad militar hostil en algún lugar? ¿Tenemos que buscar y encon­trar a la persona? ¿Ha habido una catá­strofe natural o un acci­dente industrial?
STRATOM. Saté­lite checo. En realidad, es un globo gigante de 32 x 12 metros, con un peso de 100 kg. Lo colo­ca­remos a 25 km por encima de la super­ficie de la Tierra. Se utiliza para observar obje­tivos terres­tres y ver más de lo que se puede imaginar.
Este saté­lite propio, técni­ca­mente un pseudo-saté­lite, es una tecno­logía nueva y totalm­ente única, sin parangón en el mundo. Nos dará una enorme ventaja opera­tiva en el área de la inte­li­gencia de imágenes. Ni que decir tiene que ayudará a las empresas checas de la indus­tria espacial.
¿Qué puede hacer? Por fin tendremos una fuente de infor­mación propia y continua sobre el terri­torio que elijamos. Tal vez sobre la Repú­b­lica Checa, o la zona de opera­ciones de nuestras unidades del ejército en opera­ciones extran­jeras. Puede hacer fotos y vídeo. ¿Alguien quiere emigrar aquí ilegalm­ente? Olví­dalo. Además, puede cumplir cual­quier misión desde unos meses hasta un año sin inter­rup­ción. Esta cámara es tan rápida que puede trasladar una toma entre Ostrava y Pilsen en sólo 5 segundos. También puede servir como centro de comu­ni­caciones en caso de fallo de los servicios de comu­ni­cación normales y como estación de traduc­ción de los datos de los sistemas de saté­lite reci­bidos en la Tierra.
Y eso no es todo. Además de la protección de las fron­teras nacio­nales, el pseudo-saté­lite puede utili­z­arse para vigilar zonas donde se han produ­cido catá­strofes natu­rales, en la búsqueda de personas o en apoyo de unidades de fuerzas espe­ciales del Ejército o la Policía de la Repú­b­lica Checa o de contin­gentes mili­tares en el extran­jero. STRATOM puede hacer todo esto.
Estos pseudo-saté­lites son un tema comple­ta­mente nuevo en todo el mundo y la Repú­b­lica Checa puede ganar una posi­ción importante en este ámbito. Dentro de la OTAN, nuestro país puede propor­cionar apoyo central, produc­ción y venta de estos pseudo-saté­lites a los socios de la alianza a través de la indus­tria espa­cial checa. Así ayuda­remos a las empresas checas.
¿Lanz­a­mi­ento de STRATOM? Bril­lan­te­mente simple. Desde un recinto militar, desde una plata­forma de lanz­a­mi­ento móvil, donde se preparará para el vuelo. Dentro de unas horas, alcanzará la estratosfera.
Esta inge­niosa tecno­logía, inde­pen­diente y dispo­nible en todo momento, estará pronto lista para la acción.
¿Cuándo? En dos años.
LA BANDERA CHECA EN EL ESPACIO
Y eso no es todo. Ahora voy a llevaros al espacio. No es que no estemos ya ahí. La bandera checa y la tecno­logía espa­cial checa están presentes desde hace 40 años. Y hemos estado en la cima desde el principio. El 24 de octubre de 1978 lanz­amos nuestro primer saté­lite, Magion 1, y con el tiempo fueron cinco.
El trabajo de nuestras manos checas está en órbita. Todos los chicos están orgullosos de ello. Cada uno de noso­tros, los más mayores, hemos engul­lido las Ventanas del Universo de par en par. Todos los niños de hoy en día observan con gran expect­a­ción los emocio­n­antes lanz­a­mi­entos de cohetes de Elon Musk. Y pronto verá otro proyecto con bandera checa.
Cuando termi­namos STRATOM, hicimos muchos análisis y se nos ocurrió que la indus­tria espa­cial en general es un sector de gran valor añadido que aumen­tará en los próximos años. Ya se calcula que las inver­siones en ella se multi­pli­carán por ocho. Y ya estamos apro­vechando la gran tradi­ción de nuestra indus­tria y su sólida base cien­tí­fica, que está atray­endo a inver­sores checos y extran­jeros a la indus­tria espa­cial. Así, la Repú­b­lica Checa produce compo­nentes para saté­lites y vehí­culos de lanz­a­mi­ento, instru­mentos completos y apli­caciones para satélites.
Y estaremos entre los pocos países que prosper­arán en el espacio. Estados Unidos, China, Rusia, India, Francia, Israel, Italia, Gran Bretaña, España, Corea del Sur, Canadá, Japón… y la Repú­b­lica Checa. Nos pondrá en una cate­goría de países en los que nunca hemos estado.
Primero los hechos.
Consi­dero que la región de las órbitas bajas, hasta 1000 kiló­me­tros por encima de la super­ficie de la Tierra, es un nuevo conti­nente a la espera de ser descu­bierto, si se me permite decirlo. En la actu­alidad, prác­ti­ca­mente no tenemos leyes que espe­ci­fi­quen en detalle cómo deben comport­arse los estados indi­vi­duales en el espacio. Por eso es muy importante que ganemos influ­encia allí lo antes posible.
Sólo unos pocos Estados del planeta son técni­ca­mente capaces de desar­rollar y producir tecno­logía espa­cial. Es una cues­tión de menta­lidad nacional, del nivel del sistema educa­tivo, de la expe­ri­encia y del nivel de la indus­tria. Podemos contar con orgullo a la Repú­b­lica Checa entre estos países.
UNA POTENCIA ESPACIAL EMERGENTE
En Europa ya se nos describe como una potencia espa­cial emer­gente. Princi­palm­ente porque llevamos 10 años parti­ci­pando en la Agencia Espa­cial Europea y sus proyectos, en los que parti­cipan decenas de empresas e insti­tutos de inves­ti­ga­ción checos de primera línea. La Agencia Espa­cial de la UE tiene su sede en Praga. Los programas Galileo, EGNOS, Copérnico y GOVSATCOM se gestionan desde la Repú­b­lica Checa.
Un ejemplo reci­ente. La empresa checa Advacam ayudará a un proyecto de la NASA y se unirá a una misión a la Luna. Los detec­tores de imágenes de esta empresa de Holešo­vice (Praga) medirán la radia­ción en la Luna.
Puede que ni siquiera te hayas dado cuenta. No se trata de volver a donde estáb­amos en la primera repú­b­lica. Estamos llegando mucho más alto. Literalmente.
SATELITY
Con los saté­lites en órbita, la capa­cidad de obtener imágenes autó­nomas y no obser­vadas de diversas zonas de la Tierra, sus instal­a­ciones e infra­e­s­t­ruc­turas es, por supu­esto, una ventaja compe­ti­tiva y aporta garan­tías de segu­ridad. Los saté­lites pueden ayudar a controlar la migra­ción, vigilar el impacto del trans­porte en el medio ambi­ente y carto­gra­fiar con precisión las tierras cultivadas. Tendremos un ojo muy preciso y potente en el espacio que nos permi­tirá analizar nuestro país desde arriba. Mejor que nunca.
Los saté­lites que pueden hacer todo esto, y que son de fabri­cación checa, se llaman GOLEM. Para desar­rol­larlas, fabri­carlas y trans­portarlas a la órbita, nece­sit­amos unos 4.000 millones de coronas checas, la gran mayoría de las cuales se destinan a empresas e insti­tutos de inves­ti­ga­ción checos.
Sí, habéis leído bien. Produ­ci­remos y vende­remos satélites.
¿Plan de nego­cios? Tiene muchas posibilidades.
Claro, vendi­endo saté­lites o toda la solu­ción llave en mano a otros países compa­ra­bles en tamaño, economía e inte­reses de segu­ridad a la Repú­b­lica Checa. Hay sufi­ci­entes para conver­tirnos en una potencia satel­ital con el tiempo.
Enlaces por saté­lite, alqui­leres por saté­lite, todo lo que se te ocurra. Además de sistemas de manio­bra­bi­lidad orbital. Porque ahora mismo, los saté­lites sólo se alimentan para las manio­bras anti­co­li­sión o el control de altitud. Pero si dispu­sieran de un sistema de propul­sión mejor, como el produ­cido por nuestro Insti­tuto de Inves­ti­ga­ción y Pruebas Aero­náu­ticas, signi­fi­caría un sinfín de posi­bi­li­dades para las manio­bras orbi­tales. El motor iónico, ese es el nombre del sistema de propul­sión, y nuestro fabri­cante checo tiene la opor­tu­nidad de obtener una ventaja tecnoló­gica y comercial sobre cual­quier compet­idor. Los saté­lites con este motor podrían eliminar la basura espa­cial o reparar saté­lites direc­ta­mente en órbita.
Hasta ahora, hemos utilizado lo que nos han propor­cio­nado nuestros socios de la alianza. Imagi­naos que fuéramos noso­tros los que les propor­ci­oná­ramos la tecno­logía espa­cial. Invertir en el programa espa­cial confir­mará la posi­ción de nuestras empresas en la indus­tria espa­cial, aportará pres­tigio y permi­tirá el creci­mi­ento en los próximos años.
El Depar­ta­mento de Trans­porte ya tiene un plan para impulsar aún más nuestra indus­tria espa­cial. La trans­fe­rencia del actual Insti­tuto de Inves­ti­ga­ción y Ensayos Aeroespa­ciales al Depar­ta­mento de Trans­portes será esen­cial. Es la insti­tu­ción de inves­ti­ga­ción más importante que parti­cipa en los programas espa­ciales. Ahora depende del Tesoro, pero Trans­portes lo haría mejor. Tendrí­amos nuestra propia Agencia Aeroespa­cial Checa. No se trata de una nueva insti­tu­ción, sino de reforzar el papel de un depar­ta­mento ya exis­tente. Son los únicos que saben de tecno­lo­gías aeroespa­ciales, ener­gé­ticas, de construc­ción y de seguridad.
Así que estos son nuestros proyectos espaciales.
Tendrí­amos un país seguro.
Lo hacemos.
Y lo haremos.
CON RESPETO
Y tendremos un país seguro gracias a nuestros sold­ados. Y gracias a los que han muerto en combate. No puedo cerrar este capí­tulo sin recor­d­arlos. Permí­t­anme mencionar breve­mente los nombres de los que tris­temente han caído durante mi mandato como primer ministro.
Sargento Mayor i. m. Martin Marcin (†36)
Sargento Mayor i. m. Kamil Benes (†28)
Sargento Mayor i. m. Patrik Step­anek (†24)
Murieron el 5 de agosto de 2018 durante la opera­ción Reso­lute Support en Afga­nistán, cerca de la base de Bagram tras un atentado suicida. El subo­fi­cial Martin Marcin era un vete­rano tanto de Kosovo como de Afga­nistán, y en su última misión estuvo al mando de la 2ª Compañía de Guardia, 10ª Compañía de Guardia, BAF (Campo Aéreo de Bagram). Para el subo­fi­cial Kamil Benes y el subo­fi­cial Patrik Step­anek fue su primera y, por desgracia, última misión en el extran­jero. La muerte no elige.
Le pedí a mi agre­gado militar, Peter Matthew, que nos hablara de ellos.
Petr: “Kamil y Patrik querían ser sold­ados desde la infancia y, por desgracia, su primera misión fue fatal. Martin, en cambio, tenía varios desplie­gues en su haber y se le consi­deraba un soldado expe­ri­mentado en la unidad. Fue una pérdida muy tangible y una tragedia para la propia unidad”.
Sargento Mayor i. m. Tomas Procházka (†41)
Murió el 22 de octubre de 2018 en un ataque de un soldado afgano en la base de Shindand, en la provincia afgana de Herat. Era un soldado expe­ri­mentado que había visto Irak, Kosovo y Afga­nistán. En su última misión, trabajó como contro­lador de la Fuerza Opera­tiva del Ejército Checo Reso­lute Support. No sobre­vivió al ataque de un soldado con uniforme afgano que se suponía era su aliado.
Petr: “Prochy era un gran tipo. Amable, honesto, formaba parte de nuestro grupo y de nuestras compa­ñías de combate. Todo el equipo tiene anéc­dotas difí­ciles de creer y divertidas de los entren­a­mi­entos con él, lo cual es terri­ble­mente bueno porque nunca lo olvidaremos”.
Sargento de personal i. m. Michaela Tichá (†27)
Murió en un acci­dente de heli­cóp­tero en el Sinaí el 12/11/2020. Es la primera mujer que pierde la vida durante una misión militar en el extran­jero. Estuvo en el Sinaí como miembro de la Fuerza Multi­n­acional y de Obser­va­dores (MFO) super­vi­sando el acuerdo de paz entre Egipto e Israel. Cinco estado­un­idenses y un francés murieron con ella.
Petr: “Michaela no llevaba mucho tiempo en el ejército, pero era una rompe­co­ra­zones, una atleta y una ávida bombera volun­taria. Para los que la rodeaban, no sólo era una soldado, sino, sobre todo, una compañera”.
Y voy a terminar este capí­tulo en silencio. Con respecto a todos ellos.
NIÑOS
Es el 1 de enero de 2021. Un nuevo año. Y veo que nuestro colega de la Secretaría del primer mini­stro acaba de colgar una foto en Face­book. Está feliz en la sala de maternidad con el bebé. La pequeña Dianka nació en Praga en el Apoli­nario. Sólo en el último año se han celeb­rado tres bodas entre mis colegas más cercanos. Y dos bebés.
Tenemos muchos bebés, porque en el grupo con el que trabajo desde 2013 en el movi­mi­ento ANO y desde 2018 con otro grupo de personas en la Oficina del Gobierno, todos han tenido hijos. Incluso dos o tres. Quizá tengan que hacerlo, porque es lo único que les ayuda a sobre­vivir traba­jando con Babiš. Formar una familia para no tener que seguir aten­di­endo el teléfono.
Sí, estoy brome­ando. Pero sólo un poco. Sí, a veces soy un jefe duro. Y la tasa de nata­lidad que me rodea me recuerda un poco a la increíble tasa de nata­lidad de Israel. 3,11. Es decir, 3,11 naci­mi­entos por mujer. Volver­emos a Israel, pero este libro trata de nuestra Repú­b­lica Checa.
Quiero decir ahora que vivimos en un país increíble. Excep­cional. Elegido. Lleno de gente con un gran corazón. Sé que sigo dici­endo eso, pero lo digo en serio. Para que todo funcione como debe, nece­sit­amos más de noso­tros. Muchos de noso­tros. Tener el mayor número posible de hijos nacidos en la Repú­b­lica Checa. Quiero que su llegada aquí sea cómoda, suave, segura, pero también íntima y lo más natural posible. Tanto para los niños como para sus madres.
Los niños que nacen hoy son dife­rentes a los nuestros. Más libres, más abiertos. Los seres humanos son cria­turas sorpren­dentes. Amamos a alguien antes de que nazca. Y cuando amas a alguien, quieres lo mejor para él. Y en este país, podemos realm­ente dar a nuestros hijos lo mejor. Somos uno de los países más seguros y pací­ficos del mundo. Un país con una de las tasas de morta­lidad infantil más bajas del mundo. El permiso de maternidad es el más largo. El subs­idio parental es uno de los más altos. Repú­b­lica Checa. La opción más clara.
Pero todo lo que he enume­rado no es sufi­ci­ente para mí. Quiero hacer mucho más para que los niños tengan un buen naci­mi­ento y una buena vida. Y que sus madres y padres puedan disfrutar realm­ente del tiempo que pasan con ellos. Los niños sólo son pequeños una vez. Cuando crezcan, será un bonito recuerdo.
Así que…
Un gran emba­razo. Un gran naci­mi­ento. Y cuidar de las fami­lias. Vivi­enda. Trabaja. Y lo más importante, el mayor número posible de niños.
Y tengo buenas razones para ello.
Lo dije una vez en mi último libro y lo volveré a decir.
Dos números.
2,1
Ese es el número medio de hijos que toda mujer debería tener para no extin­guirse. Para evitar que nuestra nación se extinga.
1,7
Ese es el número medio de hijos de una mujer en la Repú­b­lica Checa.
Es evidente que debemos tener más hijos. Si no los tenemos, está claro que la edad media aumen­tará hasta, por ejemplo, los 50 o 60 años. ¿Lo entiendes? La edad media sería justo antes de la jubil­a­ción. Como nación, enveje­ce­rí­amos de manera que la mitad de toda la riqueza que ganamos con nuestro trabajo se desti­n­aría a las pensiones. La mitad de las personas estarían jubiladas y la otra mitad las cuidaría.
¿La edad media ahora? 42,5 años. Si enveje­cemos más, tendremos que ocup­arnos de un gran número de personas mayores. Perso­nalm­ente, creo que los hombres, sobre todo, no lo lograrí­amos. Eso no quiere decir que muchos hombres no hagan un trabajo social abso­lutamente estu­pendo, en abso­luto. Lo hacen. Pero el resto de los chicos no lo hacen. Ya lo creo. La mayoría de los hombres nece­sitan el trabajo de los hombres.
Así que una vez más. Nece­sit­amos más niños.
Según los cien­tí­ficos, la edad ideal para que una mujer forme una familia es apro­xi­ma­damente entre los 25 y los 35 años. Y creo que lo mejor es tener hermanos. Siento que el hijo único de la familia siempre está solo, además de que toda la aten­ción de los padres se concentra en él, lo que quizá sea dema­siado cuando se trata de toda la infancia. Incluso la expe­ri­encia de la infancia es dife­rente, con los hermanos se forma un vínculo para toda la vida.
Si lo tomo a través de los números y el sentido común, cada hermano de tres hijos siempre tiene un tercio de un padre, es más inde­pen­diente. He leído algunos estu­dios y parece que los niños que crecen con al menos un hermano mues­tran mejores habi­li­dades sociales.
De acuerdo. Tengo entendido que si queremos una mayor tasa de nata­lidad, lo ideal es una familia con tres hijos. Lógi­ca­mente. El número entero más cercano después del 2 es el 3. Una familia con tres hijos es ideal no sólo por el futuro empleo de los niños, ya que son más inde­pen­dientes, sino también por la demografía.
Lo ideal es una familia con tres hijos.
Ahora, tengo que decir un nombre.
Viktor Orbán.
ORBÁN
¿Se han vuelto locos todos los haters? Bien.
Sí, Viktor Orbán.
Proba­ble­mente haya leído estos artículos:
Contra la migra­ción a través de una mayor tasa de nata­lidad. Orbán renun­ciará al impu­esto a las madres de cuatro o más hijos
Orbán quiere aumentar la nata­lidad con la inse­mi­nación arti­fi­cial gratuita
Orbán tiene un plan para impulsar la nata­lidad: un préstamo favor­able a las mujeres húngaras que den a luz en cual­quier parte del mundo
La ley húngara para impulsar la nata­lidad permite un gran préstamo sin inte­reses. Nuevos húngaros en lugar de inmi­grantes, dice Orbán
Así que este es Viktor. Y como él dice:
“Cada vez nacen menos bebés en Europa. La respu­esta de Occi­dente es la inmi­gra­ción. Por cada niño desa­pa­re­cido, vendrá uno nuevo y los números volverán a ser correctos. Pero no nos importan los números, nece­sit­amos niños húngaros”.
Hungría también ofrece generosos préstamos para la vivi­enda a las fami­lias con hijos, exen­ciones fiscales y otras ayudas. Las fami­lias con tres o más hijos tienen una subven­ción de 2,5 millones de forints, o sea, unas 200.000 coronas, para comprar un coche de siete o más plazas. Todas las mujeres menores de 40 años que se casen por primera vez tendrán derecho a un préstamo de 10 millones de forints, es decir, 800 000 coronas, a un tipo de interés bajo. Y, como ya he dicho, las mujeres que tengan al menos cuatro hijos estarán exentas del impu­esto sobre la renta en Hungría. Debe­rí­amos inspi­rarnos en Hungría.
Permí­t­anme resumirlo.
La tasa de nata­lidad en nuestro país debe ser de al menos 2,1. Lo sabemos.
Israel tiene una tasa de nata­lidad supe­rior a 3, noso­tros tenemos una tasa de nata­lidad infe­rior a 2. Si no la aumen­tamos, enveje­ce­remos y no queremos imaginar lo que pasaría después.
El número entero más cercano después del dos es el tres. Eso también lo sabemos.
Queremos empezar por eliminar todas las barreras que impiden formar una familia.
¿Finan­ciero? Víctor ya se dio cuenta de eso.
Tercer hijo, una deduc­ción del impu­esto sobre la renta de por vida para las madres trabajadoras.
Simple, lógico.
Por supu­esto, está claro que las mujeres quieren tener sus propias vidas y carreras. Mantener su propio mundo. Su profe­sión. Si tienen tres hijos, corren el riesgo de perder el contacto con el sector. Tienen que volver a trabajar antes, y el trabajo de niñera cuesta hoy en día la mayor parte de lo que ganan en trabajos a tiempo parcial, acuerdos de trabajo por encargo y similares.
Así que pienso, ¿por qué no invo­lu­crar a los mayores? Tienen una expe­ri­encia vital excep­cional y han criado a varias gener­a­ciones. Estoy seguro de que les encan­t­aría estar rode­ados de niños. El Estado podría crear una agencia de guar­dería. El Depar­ta­mento de Comercio e Indus­tria tiene un concepto similar y funciona muy bien. Ya hablaré de ello.
Queremos más niños felices y contentos. Más niños que miran a sus hermanos mayores con esa mirada única, sonri­ente y admi­ra­tiva. Más madres felices y contentas. Más padres. Las fami­lias. Más es simple­mente más.
¿Y qué quiero hacer por ellos?
FELIZ NACIMIENTO
El parto debería ser la mejor expe­ri­encia de la vida de toda mujer.
No es su mayor temor.
Porque dar a luz, y me refiero a un parto salu­dable, es el acon­te­ci­mi­ento más importante de la vida. Por eso creo que es abso­lutamente esen­cial que cada madre pueda elegir si quiere dar a luz en un hospital de maternidad, o en un centro de partos, o quizás algún día en una casa de partos. Como ella quiera. Con un médico, o tal vez en un ambi­ente íntimo sólo con la comadrona que ha elegido, que se ajusta a ella como profe­sional y como persona, y con la que quiere compartir no sólo el momento del naci­mi­ento de una nueva vida, sino también parte del emba­razo. Poder elegir entre un médico y una matrona es esen­cial para muchas madres. El papel de la comadrona, que conoce a la mujer durante todo el emba­razo y la guía durante el mismo, es cada vez más importante, por lo que, por ejemplo, en Apolinar, las comadronas se forman.
Hoy en día, se espera que el padre quiera estar en el naci­mi­ento. Es un hecho, pero me encan­t­aría que abso­lutamente todas las fami­lias tuvieran la opor­tu­nidad de estar juntas en la habit­a­ción justo después del parto. Para que desde el momento en que la mamá tenga al bebé en sus brazos, el papá pueda estar ahí para ayudar. Seguro que costará miles de millones de dólares, pero realm­ente creo que debe­rí­amos construir salas de parto por todo el país donde toda la familia pueda pasar esos primeros momentos con el bebé juntos y volver a casa juntos.
Sólo para que no haya nada más que lo que ahora llamamos super­e­s­tándar. Y nada peor. Esa es otra cosa en la que quiero centrarme en el futuro. Para que los padres puedan llevarse al bebé a casa en cuanto esté bien y no se pierda nada. Para que no tengan que esperar en las salas de maternidad durante días, sino que se tras­laden a la como­didad de su propia casa y la matrona pueda acudir a ayudarlas allí si es necesario. Creo que todos enten­demos que esos primeros momentos con mamá y papá son terri­ble­mente import­antes para el bebé.
PADRE DE FAMILIA
Es genial que tengamos un tiempo de crianza tan largo. Mira cómo las mujeres fran­cesas dejan a sus bebés de dos meses en la guar­dería y vuelven corri­endo al trabajo. Aquí puede estar en casa con su hijo hasta cuatro años. Es una rareza mundial.
Pero, ¿quién dice que hay que ser un ama de casa? ¿Lavar el culito y cambiar el pañal? ¿Preparar el agua para la leche para que no esté ni fría ni cali­ente? ¿Mezclar los cereales? Estos no son secretos de mujeres. Se trata de una prác­tica que dominan quienes han adqui­rido expe­ri­encia en ella a través de la repe­ti­ción. Y bien podría ser papá. Si los padres están de acuerdo, ¿por qué no puede ir mamá a trabajar y papá a tiempo completo con el bebé? Nuestras mujeres son estu­pendas, traba­ja­doras y educadas. Incluso tenemos más mujeres univer­si­ta­rias que hombres univer­si­ta­rios. Y estoy seguro de que sabéis que hemos aumentado el subs­idio parental de 80.000 a 300.000 coronas.
Creo que muchas mujeres retrasan la maternidad o tienen menos hijos porque están preo­cup­adas por sus carreras. No quieren perder el tren en el trabajo, aunque su empleador tenga que mantener su empleo durante tres años.
Piensa en esas mujeres fran­cesas. No creo que esté bien poner a un bebé en la guar­dería de inme­diato. Debe­rí­amos centrarnos, en cambio, en el cuidado de los niños y de la familia. Ya hemos olvidado cómo era cuando todas las gener­a­ciones vivían juntas, pero estoy seguro de que estarás de acuerdo en que la familia exten­dida es muy agrad­able. Los niños adoran a sus abuelas, abuelos, tías y tíos. Creo que el servicio de niñera de los abuelos es una forma que podría ayudar mucho a nuestros jóvenes padres. Si lo apoyamos sistemáticamente.
VISIONARIOS
Y para asegur­arnos de que contamos con el mayor número posible de personas para construir todo lo necesario, he elegido a dos de los mejores expertos que conozco para que me asesoren.
Dos visio­na­rios. Un hombre y una mujer.
De campos dife­rentes, de mundos dife­rentes. Me gustan los dos, los respeto.
Y quiero que esta época postelec­toral sea para que personas de alto nivel de dife­rentes mundos trabajen juntas.
El primero es el profesor Antonín Pařízek, que trajo al mundo a miles de niños en el Apol­li­na­rium de Praga. Un visio­nario de la obstetricia checa. Una leyenda. Profesor univer­si­tario, divul­gador de la ciencia, sus libros sobre el emba­razo, el parto y el niño figuran entre los títulos más vendidos de su género en nuestro país. Dio a luz a los hijos de muchos checos famosos.
Apol­li­naris. Un hermoso edificio de ladrillo construido por el visio­nario arqui­tecto Josef Hlávka. No sólo es una joya artí­stica de primer orden, sino también una de las materni­dades más anti­guas del mundo. Pueden tratar incluso los casos más compli­cados y son expertos en partos prema­turos, por ejemplo, la llamada zona gris, es decir, el naci­mi­ento entre las 22 y las 24 semanas, que en muchas otras materni­dades se consi­dera un aborto espon­táneo porque el bebé sólo pesa medio kilo. Sus resul­tados son realm­ente impre­sio­nantes. Incluso después de muchos años, reciben cartas de agra­de­ci­mi­ento de madres y padres que les envían fotos de bebés felices y sanos.
Así que Apolinar es el lugar adecuado para construir un centro de vanguardia para los recién nacidos y sus padres. Tiene un aspecto abso­lutamente precioso. Fue dise­ñado por nuestra famosa arqui­tecta Eva Jiřičná. Hará que las madres y los bebés, los médicos y las enfer­meras se sientan cómodos. Ahora se apiñan en un edificio histó­rico. El pabellón contará con decenas de habit­a­ciones fami­liares donde podrán alojarse los padres y sus bebés, y si el bebé nace prema­turo, estarán con él hasta que alcance el peso necesario. La presencia de los padres es terri­ble­mente importante para todos los bebés, y en el caso de los nacidos prema­tura­mente tiene un efecto directo en la rapidez con que se recup­eran y ganan fuerza.
Aquí están sus palabras.
Prof. MUDr. Antonín Pařízek, CSc.
La medi­cina llama a una mujer después de los 35 años “mujer de edad avanzada”. Pido disculpas a todo el mundo. Por “edad avanzada” se entiende el emba­razo después de los 35 años. Es un problema que afecta a todos los países econó­mi­ca­mente desar­roll­ados del mundo. La medi­cina actual puede hacer frente a todos los escollos que conlleva la edad gesta­cional avanzada, pero el problema es que si una mujer de edad avanzada tiene su primer hijo, suele quedarse con uno solo. La tasa de nata­lidad es muy baja en este país: la media actual es de 1,7 hijos. Para mantener el equi­li­brio demo­grá­fico en la Repú­b­lica Checa, debe­rían nacer 2,1 hijos por mujer. Las mujeres de hoy en día esperan a estar econó­mi­ca­mente estables antes de plan­te­arse la maternidad. Pero, como he dicho.
Estas mujeres suelen tener un solo hijo.
Y nece­sit­amos tres.
Tres.
Ya veo.
Así que hagamos una última preg­unta. Cómo conven­cemos a los jóvenes que quizá estu­dian y trabajan mien­tras estu­dian y quieren viajar y quieren ese famoso equi­li­brio entre trabajo y vida privada de que deben tener una familia. Casi impo­sible, ¿no?
Sabéis, lo entiendo perfec­ta­mente. Sus padres a menudo han traba­jado duro para que sus hijos crezcan prósperos y se han acos­tumb­rado a ello, y tal vez, por otro lado, no quieren cansarse del todo como mi padre y mi madre, que llegaban a casa tarde del trabajo y traba­jaban los fines de semana. Pero cuantas más fami­lias tengan su primer hijo cuando tengan, digamos, 30 años, más lejos estaremos de alcanzar esa cifra de 2,1.
Tal vez Natalie Sedlicka pueda conven­cerlos ahora.
Proba­ble­mente sea la comadrona más prepa­rada de este país y una pionera de los centros de naci­mi­ento y las casas de partos. La partería se estudia en las univer­sidades de todo el mundo, al igual que la medi­cina. Y Natalie se graduó en la Univer­sidad de Ámsterdam y en la Univer­sidad Cale­do­nian de Glasgow y tiene expe­ri­encia en centros de parto priv­ados de los Países Bajos.
En su trabajo, consi­dera que lo más importante es el respeto, la confi­anza, la cola­bo­r­a­ción, el amor y el desar­rollo, además de la verdadera escucha, que las pala­bras no pueden expresar. Le encanta la danza, la música, la espon­ta­n­eidad, la alegría y la vida.
Escribió su visión de la Repú­b­lica Checa, que me impre­sionó mucho. A voso­tros también os impre­sio­nará, ya lo veréis.
Mgr. Natálie Sedlická, MSc.
¿Mi visión? Quiero que un día la Repú­b­lica Checa esté cubierta por una densa red de casas y centros de partos, con dife­rentes opciones, cada una especí­fica y única en cierto modo, para que se cubran las nece­sidades de todas las mujeres que dan a luz en todas las regiones del país. Veo, por ejemplo, 50 nuevas casas y centros de parto, algunas afiliadas a hospi­tales, otras inde­pen­dientes, algunas casas de parto cercanas a materni­dades, otras comple­ta­mente inde­pen­dientes, con conti­nuidad asis­ten­cial externa si es necesario. La variedad de opciones ofrece a las mujeres la posi­bi­lidad real de elegir lo que realm­ente quieren, nece­sitan y, por tanto, será importante para el desar­rollo satis­fac­torio de su parto.
La percep­ción del naci­mi­ento cambiará, el naci­mi­ento se verá como un acto salu­dable en el que se respeta y protege el naci­mi­ento como un precioso regalo que se honra de forma natural. Así es como se sienten la mujer y su bebé y los cuid­ados se construyen en torno a ellos.
Cuando cierro los ojos, veo a una mujer en plena forma, soste­ni­endo a su hijo en brazos con alegría y plenitud. El niño está contento y sonríe porque está seguro en los brazos de su madre, y el hombre los abraza a ambos.
En rela­ción con esto, el reco­no­ci­mi­ento de la profe­sión de matrona por parte de toda la sociedad. Las comadronas son compe­tentes y atienden a la mujer de forma conti­nuada durante todo el emba­razo, el parto y el alum­bra­mi­ento, si la mujer está sana. La partería se está convir­tiendo en una profe­sión preven­tiva reconocida.
Cuanto mejor y con más cariño y ternura se atienda a una mujer durante el emba­razo, el parto y el período de naci­mi­ento, más sana estará física y mentalm­ente, lo que reper­cute en todo el desar­rollo futuro no sólo de ella, de su hijo, sino de toda la familia y la sociedad.
¿Y mi deseo en conclu­sión? El mundo será un lugar más feliz porque en lugar de dolor y odio, estaremos rode­ados de respeto, ternura y bondad. Y una consi­der­a­ción que se exti­ende a lo largo y ancho.
Así que, esa era Natalie Sedlicka.
Sólo quiero añadir que queremos ampliar el centro de partos de Bulovka, donde las dos salas de partos que ya tienen allí han demos­t­rado ser excel­entes. También hay un proyecto sobre la mesa para recon­struir todo el hospital y construir un nuevo pabellón por 4.500 millones. Sin duda, se trata de una gran noticia para todos los habi­tantes de Praga, para quienes este hospital es crucial. Al igual que fue crucial en la lucha contra el coronavirus.
Y lo siento, ahora el hombre habla de nuevo. Un viejo prac­ti­cante. Un pragmático.
¿Dónde vamos a alojar a todas estas nuevas fami­lias con tantos niños?
PISOS
Estoy seguro de que sabéis que fue nuestro gobierno el que intro­dujo el Préstamo Nacional de Vivi­enda para Jóvenes. Mejor que una hipo­teca. Y no, no nos dete­nemos ahí. Quiero hacerlo aún mejor. En el caso de dos hijos, el interés sería aún menor, y con un tercer vástago, se elimi­n­aría por completo. Un préstamo sin inte­reses. ¿Qué os parece?
Sí, no se trata sólo del tipo de interés del préstamo, sino de cuánto vale tu casa o apar­ta­mento en total. Los precios pueden ser terri­bles. En las grandes ciudades, sólo la gente realm­ente rica puede comprar un lugar lo sufi­ci­en­te­mente grande para tres niños. Esa es una de las razones por las que hemos intro­du­cido el Programa de Construc­ción. Gracias a este programa, los muni­ci­pios están reno­vando las casas anti­guas y construy­endo otras nuevas. Hay una nueva oferta para las personas socialm­ente vulnerables, las personas mayores, las fami­lias jóvenes. Pero queremos más, ofrecer pisos baratos espe­cialm­ente para fami­lias con dos o más hijos. Construido sólo para ellos.
La gente tiene miedo de tener más hijos porque no quiere que su nivel de vida dismi­nuya. Puede sonar feo, pero es un hecho. ¿Qué tal si compensan el coste de sus hijos con una asigna­ción para un coche en el que quepan más asientos y quizá incluso unas vacaciones fami­liares que antes temían no poder permi­tirse con más hijos? De nuevo, estoy hablando de dos o más niños.
Eso va a requerir algunas solu­ciones revolucionarias.
Tendré algo aquí.
MICROALOJAMIENTO
Un colega que es faná­tico de Apple me está most­rando la gran serie Dream Houses en su ordenador Apple. Una serie de Apple, por supu­esto. Sobre las casas más imagi­na­tivas de todo el mundo. No sólo de casas cuestan decenas de millones. En abso­luto. Apple decidió hacer un docu­mental sobre casas que tienen una idea fuerte y mues­tran que vivir puede ser realm­ente nuevo, inespe­rado, sorpren­dente y sostenible. Y, sin embargo, sigue siendo un hogar. Ni siquiera sabía que esta empresa que fabrica telé­fonos móviles también hace pelí­culas y programas de tele­vi­sión. Este es increíble y, si tenéis la opor­tu­nidad, míradlo. Un pequeño truco. La suscrip­ción a su servicio Apple TV+ es gratuita durante la primera semana, luego hay que pagar, pero te garan­tizo que verás esta serie en una noche.
El episodio de Hong Kong me intrigó. Un joven arqui­tecto vive allí en un apar­ta­mento de sólo 32 metros cuadrados. Lo llaman micro­vi­vi­enda. Ha dise­ñado su apar­ta­mento de manera que sea modular y pueda reor­ga­ni­z­arse y confi­gur­arse para hacer todas las funciones de todos los tipos de habit­a­ciones normales que tienes en tu casa. Para ello, utilizó bloques desliz­antes suspendidos de raíles en el techo. Y en ellos está todo, el dormi­torio, la cocina, el comedor, el estudio o el armario. Todo en uno. Diseño complejo, fácil de manejar. Eligió el metal y el vidrio como mate­riales, el suelo está pulido, por lo que todo refleja la luz a la perfección, de modo que el espacio no se siente estrecho.
A conti­nu­ación, utilizó este concepto con un promotor local de Hong Kong en el proyecto de rascacielos Rednaxela. Construyeron un rascacielos típi­ca­mente estrecho de Hong Kong, lo llaman torre lápiz, con 19 plantas y una unidad de 24 metros cuadrados por planta. Sólo un apar­ta­mento en cada planta. En el futuro, Hong Kong prevé unidades de unos 18 metros cuadrados, que serán sufi­ci­entes gracias a un concepto similar.
Todavía estoy viendo el sigu­i­ente episodio. Hay una idea genial de Icon, una empresa de impre­sión 3D de hormigón de Austin, Texas. Han desar­rollado una impre­sora 3D gigante llamada Vulcan II. Es posible que hayáis visto algunas impre­s­oras 3D de sobre­mesa. Como el del inventor checo Josef Průša, del que habla­remos más adel­ante. Este es el más grande que he visto. Es del tamaño de una casa pequeña. Y puede construir una casa en 24 horas. Han desar­rollado su propia mezcla de hormigón y mortero. Las distintas capas de mate­rial tienen que poder fluir a través de las mangueras de la impre­sora y secarse a tiempo para llevar las sigu­i­entes capas.
En México así es como se construyó la primera vivi­enda comu­ni­taria del mundo para 50 fami­lias sin hogar. Icon también ha reci­bido ya finan­cia­ción de la NASA para estu­diar las posi­bi­li­dades de construir edifi­cios impresos en 3D en el espacio. En el futuro, la impre­sión de casas en 3D podría ser la forma más barata y rápida de propor­cionar vivi­endas a los más vulnerables. Me parece una gran idea.
NUEVOS APARTAMENTOS FUNKY
Volvi­endo a pensar en todo esto, se me ocurrió: ¿qué pasaría si produ­jé­ramos apar­ta­mentos ya hechos? Normalm­ente en una fábrica. Se acabaron las construc­ciones exce­siva­mente caras que se eternizan.
Imagí­nese una comu­nidad que nece­sita urgen­te­mente nuevas vivi­endas. Lo más rápido y barato posible, por supu­esto. Todo lo que tienen que hacer es verter una losa de hormigón en la propiedad. Y luego el Estado se encar­gará de todo.
El Estado tendrá una fábrica para los apar­ta­mentos. Produ­cirá los módulos termi­n­ados. Cocina, sala de estar, baño, dormi­torio. En la cocina, direc­ta­mente de fábrica, hay un hermoso armario de madera clara, una isla de cocina, un horno de calidad, una placa de gas o de induc­ción, una súper campana extrac­tora y una ilumi­nación que hará brillar toda la cocina. No sólo tendrá ilumi­nación central, sino que la enci­mera y la zona por encima de la mesa del comedor también estarán ilumi­nadas. Ya está en la cocina. Una mesa de comedor para seis personas.
En el salón, un cómodo sofá con un tabu­rete y una mesa de centro baja sobre un suelo de madera de calidad o una elegante alfombra. Un tele­visor, por supu­esto, colgado en la pared. ¡Todo de fábrica! En el lumi­noso baño, dos lavabos bajo un gigan­tesco espejo rect­an­gular y, por supu­esto, una lujosa bañera de grandes dimen­siones. El apar­ta­mento modular también incluye una logia con suelo de madera oscura. Y puede acomodar fácilm­ente dos tumbonas y un montón de macetas. Ah, y el aire acon­di­cio­nado, por supu­esto. Creo que es bastante decente.
La fábrica utiliza los mate­riales más modernos y las unidades están dise­ñadas por grandes arqui­tectos y dise­ña­dores. No hay holo­bytes, pero sí vivi­endas bonitas, acoge­doras y seguras, aptas para el siglo XXI. Ah, y la cale­fac­ción está en las paredes. También tienen un aisla­mi­ento perfecto.
Así que la losa de hormigón se está secando y los camiones vienen con todos estos módulos. Uno a uno, la grúa los descarga en la obra y arma todo el edificio de apar­ta­mentos como si fuera un lego. Un módulo a la vez.
¿Han construido o reno­vado alguna vez? Incluso si no lo han hecho, estoy seguro de que podéis imaginar los problemas que conlleva. Pasas meses o años traba­jando en una casa fami­liar, dedicán­dole todo tu tiempo libre, tu dinero y tus nervios. Tratas con comerci­antes indi­vi­duales, si es que acuden a ti, y todo es más caro de lo que habías previsto. Se cometen todo tipo de errores con una regu­la­ridad de hierro.
Así que, una vez más, estos apar­ta­mentos no se construyen. Se los entre­ga­remos. Llave en mano. Sobre todo para los que nece­sitan una vivi­enda barata.
No es una loca fantasía mía, ya se están construy­endo apar­ta­mentos así en muchos países. ¿Precio? Unas 16.000 coronas por metro cuadrado. Si usted conoce el terreno, sabrá que el precio medio en nuestro país es bastante dife­rente. Y en Praga supera amplia­mente las 100.000 coronas.
Por eso creo que este es uno de los caminos a seguir. Apar­ta­mentos prefa­b­ri­cados. Hermoso, aireado, moderno. El muni­cipio encarga el edificio de apar­ta­mentos, el Estado lo fabrica y lo monta. Todo es muy rápido. Y toda la familia puede entrar en pantuflas y encender la tele­vi­sión ense­guida en el cómodo sofá.
¿Y una hipo­teca del 95% o quizás del 100%? Que vivan los jóvenes, para quienes la vivi­enda es ahora abso­lutamente inase­quible y el banco quiere el 20% del precio del piso, para el que nunca pudieron ahorrar. Y todos gana­remos dinero.
Y tú qué quieres, ¿construir o renovar? Para voso­tros, hemos desem­pa­cado y apro­bado la ley más importante de nuestra era.
CONSTRUCTOR
La Ley de la Construcción.
Sí, quieres construir. Ser dueño de su propia casa. Como quieras. O renovar.
El nuevo código de construc­ción afecta a millones de personas. Todos los que queráis construir o renovar.
¿Su principio básico?
Una oficina.
Un sello.
Una decisión.
Nuestra legis­la­ción en materia de construc­ción estaba a la altura de los países afri­canos en desar­rollo. No estoy brome­ando. En la clasi­fi­cación del Banco Mundial sobre la difi­cultad de obtener un permiso de construc­ción, la Repú­b­lica Checa ocupaba el puesto 76 hace 10 años. Hoy ocup­amos el vergon­zoso puesto 157 de 190 países. Y no podemos culpar a los inver­sores extran­jeros por preferir invertir su dinero en otra parte.
La ley de construc­ción estaba terri­ble­mente sobrerre­gulada. Sin embargo, afecta a millones de personas que quieren construir o renovar. Todo bloqueado por la buro­cracia. La Repú­b­lica Checa estaba asfi­xiada, nece­si­táb­amos dese­spe­radamente una ley de construc­ción rápida y diná­mica del siglo XXI para construir carre­teras y auto­pistas mucho más rápido. Sin cambiar la ley, nunca habrí­amos conse­guido que se hicieran las partes que faltan.
Por no hablar de la vivi­enda. Pero ninguno de los gobiernos ante­riores tuvo el valor de dar el paso necesario y radical. Cuando se soli­cita un permiso de construc­ción, hay cientos de inte­res­ados y a veces se puede llegar a un acuerdo, mien­tras que en otros lugares hay que forzar la situ­ación. De lo contrario, no habrá nada. Nunca.
La actual Ley de la Construc­ción se ha modi­fi­cado exac­ta­mente 26 veces desde 2006. El proce­di­mi­ento de construc­ción es cada vez más compli­cado. Incluso antes de la pandemia, cuando la economía estaba en auge, se construía muy poco.
La nueva Ley de la Construc­ción es un completo avance. Redu­cirá radi­calm­ente la insana buro­cracia que acom­paña a los permisos de construc­ción. Es la razón por la que no se construyeron pisos. Fue la razón por la que los precios subieron y por la que la gente sólo podía soñar con tener su propia casa.
Como he dicho, un metro cuadrado de nueva construc­ción en Praga ya ha subido a más de 100.000 coronas checas. El piso medio allí cuesta hoy 7,5 millones de coronas checas y eso es realm­ente absurdo. Y no sólo se enca­recen los pisos nuevos, sino también los de segunda mano e incluso los de alquiler. Es un desastre.
Ya no queremos esperar 13 años para obtener un permiso de auto­pista. No queremos esperar 5 años para obtener un permiso para un edificio de apar­ta­mentos ordi­nario o una resi­dencia escolar.
Pero sobre todo para los apartamentos.
La nueva ley de construc­ción que impulsamos ayudará a resolver todo esto. Una ley que permi­tirá a todos los construc­tores saber si pueden empezar a construir en un año.
Una ley que permi­tirá a todos opinar sobre un proyecto de construc­ción, pero sólo una vez, en un único proce­di­mi­ento. Y las construc­ciones complejas, como aero­pu­ertos, auto­pistas, redes de alta velo­cidad, redes de energía, deben ser tratadas por expertos espe­cia­liz­ados. Y se concen­trarán dentro de la Admi­nis­tra­ción Estatal de la Construc­ción en una oficina espe­cia­lizada. Al fin y al cabo, no es posible que un funcio­nario que hasta ahora sólo ha evaluado vivi­endas unifa­mi­liares se ocupe de proyectos de inver­sión tan grandes. E incluso para las construc­ciones lineales, debemos estar seguros de que obten­drán el permiso de construc­ción en el plazo de un año. Como prometimos.
CONSTRUCTOR EN LA REPÚBLICA CHECA
Hasta ahora, el constructor de la Repú­b­lica Checa lo ha tenido muy difícil. Tenía que conse­guir él solo los sellos de más de 40 auto­ridades inte­resadas. Sus opiniones vincu­lantes a menudo se contra­de­cían. Entonces, las auto­ridades de la construc­ción no podían resolverlos.
Hasta ahora, los permisos de construcción:
714 auto­ridades muni­ci­pales de construcción
606 auto­ridades de construc­ción especiales
4 auto­ridades mili­tares de construcción
9 auto­ridades mineras y otros 4 espe­ciales o ministerios.
El constructor tenía que cumplir 85 leyes.
¿Que en el siglo XXI no había posi­bi­lidad de presentar una soli­citud por vía elec­tró­nica? Ya hay tanta docu­men­ta­ción que se lleva a las auto­ridades en furgo­neta para los edifi­cios más grandes.
Algunas auto­ridades incumplen habi­tu­alm­ente los plazos de emisión de dictá­menes y decla­ra­ciones. El constructor espera hasta un año para algunos sellos. Si un ciuda­dano del Estado hiciera esto reci­biría críticas. Pero no pasa nada con las auto­ridades. Hasta ahora, no había susti­tui­bi­lidad en las auto­ridades de la construc­ción. Si un empleado se ponía enfermo o estaba de vacaciones, colgaba un cartel en la puerta, cerraba la oficina del edificio y listo.
Tenemos que rein­vertir para salir de la crisis post-coro­na­virus. Suce­derá, pero nunca habría suce­dido sin una auto­ridad construc­tora que funcione. No queremos perder casi un billón de coronas en subven­ciones de la UE.
Y así escribimos, consultamos, revi­samos, reescribimos, docenas de versiones del plan de construc­ción. El Minis­terio de Desar­rollo Regional ha traba­jado en él en cola­bo­r­a­ción con decenas de expertos de muchos ámbitos, entre ellos expertos en medio ambi­ente, monu­mentos cultu­rales y muchos otros.
Nadie debe preo­cup­arse de que ahora se acabe la protección de los monu­mentos o la provi­sión de normas contra incen­dios para los edifi­cios. Los que protegen los inte­reses públicos seguirán prote­giendo esos inte­reses según sus leyes. Simple­mente agili­za­remos el proceso de conce­sión de permisos, simpli­fi­ca­remos el exce­sivo papeleo que lo acom­paña y nos asegura­remos de que los plazos se cumplan. Un permiso de construc­ción sencillo, clara­mente defi­nido en el tiempo, trans­pa­rente, justo y, sobre todo, predecible.
¿Qué signi­fica esto para el ciudadano?
Mucho.
Una oficina.
Un sello.
Una decisión.
Y lo que es más importante, la obten­ción de permisos de construc­ción rápidos y prede­ci­bles para que todos puedan plani­ficar la vida en su nueva casa. Finan­ciar, construir, mudarse, formar una familia. Siempre que todo esté en orden y no surjan compli­caciones, pueden tener en sus manos el permiso de construc­ción de una casa por la vía rápida en tan solo 30 días. Los ciuda­danos y los grandes inver­sores, como la Dirección de Carre­teras y Auto­pistas, tendrán que saber en el plazo de un año si pueden construir o no.
Soli­citud de permisos de construc­ción y toda la comu­ni­cación con las auto­ridades por vía elec­tró­nica. Desde el sofá, como prome­timos en 2017 en el libro “Lo que sueño”. Un expe­diente elec­tró­nico garan­tizará la trans­pa­rencia en la toma de decisiones y un rastro elec­tró­nico en el que se pueda rast­rear cada acción en la docu­men­ta­ción. Un ciuda­dano podrá seguir en línea el progreso del proceso de construc­ción de su casa.
Se acabaron las mara­tones a decenas de oficinas. Ya no hay que mendigar sellos para poder ir a la oficina del edificio. La mayor parte de las auto­ridades impli­cadas, como las de sane­a­m­i­ento, medio ambi­ente o tráfico, se inte­grarán en la oficina del edificio. El funcio­nario de la construc­ción resol­verá por sí mismo cual­quier conflicto. El ciuda­dano obtendrá toda la infor­mación en un solo lugar.
El Estado finalm­ente cumplirá los plazos en rela­ción con el ciuda­dano. Siempre. La nueva Ley de la Construc­ción intro­duce plazos donde hoy no los hay y contiene meca­nismos para su cumpli­mi­ento. Y cuando las auto­ridades impli­cadas no estén inte­gradas, que será lo mínimo, la ficción del consen­ti­mi­ento garan­tizará el cumpli­mi­ento de los plazos. Si las auto­ridades afec­tadas no cumplen los plazos, se consi­derará que han dado su consen­ti­mi­ento y no tienen obje­ciones. Si no comentan, por así decirlo. Una revo­lu­ción total que obli­gará al Estado a reaccionar.
No más ping-pong loco entre auto­ridades como hemos tenido durante 26 años. La ley esta­blece el principio de apela­ción, lo que signi­fica que el órgano de apela­ción tendrá que pronun­ci­arse al respecto. Simple­mente tendrá que hacerlo.
Sólo un proce­di­mi­ento más. El constructor ya no nece­si­tará la licencia de obras y el permiso de urba­nismo, sólo la licencia de obras.
Y una cosa importante. El ciuda­dano no tendrá que preo­cup­arse de discutir con el alcalde. La ley viene con un nuevo modelo de admi­nis­tra­ción de la construc­ción pura­mente estatal, que garan­tizará por fin la inde­pen­dencia de los funcio­na­rios de la dirección polí­tica de los muni­ci­pios. Así podrán tomar decisiones de forma inde­pen­diente y sin temer por su carrera o sus recompensas.
Por lo tanto, debemos acomodar a las fami­lias con niños.
¡Y ahora a la escuela!
ESCUELA
Mi hija mayor, Adika, estudió en Estados Unidos. Me trajo una historia que quiero contarles ahora. Así que un día su profesor entró en la clase y anunció que iban a hacer galletas de choco­late. Los estu­di­antes le miraron con la boca abierta, pero se pusieron a ello. Primero tuvieron que calcular cuánto les costa­rían los ingre­dientes para hornear, cuánto les costaría la mano de obra y otras cosas sobre este nuevo negocio. Luego fueron a pedir a sus padres y amigos que invir­tieran en su proyecto. Si lo consi­guen, recup­er­arán el dinero invertido más un 10% adicional. Cuando las galletas estaban horneadas y envu­e­ltas, les ponían etiquetas con el precio y salían a venderlas. Amigos, profe­sores, vecinos. Utili­zaron el dinero para pagar a los inver­sores y repartir los bene­fi­cios. Una lección que no tiene precio.
Eso es muy dife­rente a la escuela a la que fui. Admito que no recuerdo realm­ente mi primer día de clase. Pero lo que sí recuerdo muy bien son las lecciones de Foglar. Los chicos de la escuela primaria y yo tení­amos una pandilla secreta en la que jugáb­amos a los chicos del río Beaver. Solía leer a Foglar bajo mi escri­torio. Así como muchos otros libros. Karl May, Julio Verne, mitos y leyendas griegas, como todos los niños, supongo. Todavía me acuerdo de la pasta. Y fumar en los baños e ir a la dirección. Nos pegáb­amos con los libros de texto, nos peleáb­amos y hací­amos el tonto. Realm­ente no seguí lo que sucedía frente a la pizarra. Me gustaba la historia, la geografía, sí, y la química cuando hacían los expe­ri­mentos, pero eso es todo lo que recuerdo de las clases. Era aburrido.
¿Qué recuerdas del colegio? Sí, muchas histo­rias de los pasillos, con los chicos, con las chicas, muchas notas. Bien, ¿y el mate­rial? Pequeñas tablas de multi­plicar, pala­bras con nombre, termi­naciones. ‑ny, ‑ny, ‑ity, ‑ity… ¿Y alguna expe­ri­encia en clase?
No mucho.
Me preo­cupa un poco que los niños de hoy en día sean prác­ti­ca­mente iguales. Al menos la mayoría. Antes del covid seguían sentados en los pupi­tres aline­ados frente a la pizarra. Se llama “ense­ñanza frontal”. Las hileras de pupi­tres se exten­dían una detrás de otra hasta algún lugar en la distancia, contra la pared, donde dormían y, posi­ble­mente, lanzaban bolas de papel a través de un bolí­grafo arru­gado o una verzilla, el llamado “flush”.
Ese sistema nunca funcionó muy bien. Un sistema en el que a todos los niños se les enseña lo mismo, atibor­rado de enormes cantidades de infor­mación y datos, y quien más atiborra es el mejor de la clase y obtiene las mejores calificaciones.
¿Qué más?
Nada.
Así que digo, ¿qué pasaría si dejamos de querer que los niños sean enci­clo­pe­dias andantes?
¿Y si nos centramos más en lo que quieren los propios niños?
Lo que disfrutan. Lo que les inte­resa. Lo que se ajusta a ellos exactamente.
Sé que no soy la primera persona que se hace estas import­antes preg­untas. Sé que tenemos muchos profe­sores modernos, direc­tores y personas que dirigen grandes escuelas.
YO Y LA ESCUELA
No fui a una escuela tan buena. No lo eran. Y no la disfruté mucho. No me gustaba la música porque cantaba en falso y a veces el profesor me abofeteaba por ello. Si por mí fuera, me pasaría la clase de cien­cias en el prado o el bosque y la de historia envu­elto en una manta junto a la estufa.
Siempre he dicho que lo principal es aprender idiomas y la vida te ense­ñará el resto. Pero tal vez soy dema­siado viejo y no puedo imaginar cómo sería si las escuelas ense­ñaran docenas de mate­rias dife­rentes y los alumnos y estu­di­antes eligieran lo que quieren estu­diar. O podrían probarlas todas y podrían cambiarlas y combi­n­arlas a voluntad.
El año pasado, el covid demo­stró, aunque de forma bastante brutal, que hay otra forma de enseñar. A través de un vídeo. Claro, es un reto si es la única opción. Al principio no nos gustaba, era comple­ta­mente dife­rente a lo que estáb­amos acos­tumb­rados, pero al final nos abrió nuevos hori­zontes casi infi­nitos. Al menos a mí me lo parece. Ya no es necesario estar físi­ca­mente en la escuela todos los días, pasar mucho tiempo en los desplaza­mi­entos y estar en un mismo lugar todo el tiempo sólo porque la escuela vuelve mañana.
Además, ya no hay razón para que las clases o confe­ren­cias de los mejores profe­sores sean sólo para alumnos selectos. ¿Por qué debe­rían limitarse a los pocos que están físi­ca­mente presentes en esa clase en parti­cular? Después de todo, pueden estar en línea. Para todos.
MÉTODOS ALTERNATIVOS
Hay más métodos alter­na­tivos. Educación en casa. Las escuelas comu­ni­ta­rias, o incluso la educación mundial. ¿Sacar a tus hijos del colegio y viajar con ellos por el mundo? Un poco loco, ¿no? Sí, es una alter­na­tiva total. La mayoría de noso­tros desprecia estos métodos y no confía mucho en ellos. Pero creo que es hora de que empe­cemos a trabajar todos juntos. Cada uno de estos métodos tiene muchos bene­fi­cios, cada uno tiene su lugar. Y cada niño debe elegir lo que más le convenga. ¡Y en general! Todo debe basarse en los inte­reses, talentos, capa­cidades y deseos de cada niño.
Los padres no.
Los profe­sores no.
Los polí­ticos no.
El niño.
ESCUELA POR EL NIÑO
De acuerdo. Si trato de imagi­n­arlo a través de los ojos de un niño, ¿cómo sería la escuela del futuro? Proba­ble­mente muy a su manera. Sí, en función de cada niño. Única.
Quiero algo que me llame la aten­ción, que me haga disfrutar. Algo que es justo para mí. También para ser un poco adulto y probar algo de su mundo. Quiero algo en lo que pueda ser bueno y que los demás lo vean. Quiero desar­rollar mi talento. Quiero muchas cosas y quiero elegir entre ellas.
Creo que cada niño debería tener su propio plan educa­tivo indi­vi­dual. Un plan en el que haya un equi­li­brio de acti­vidad grupal, en el que aprendan de los demás y estén con los demás, y sobre todo en el que desar­rollen sus habi­li­dades sociales y sus rela­ciones, porque esas son las cosas más import­antes en la vida. Y, por supu­esto, también debe tener un programa indi­vi­dual en el que se examinen perió­di­ca­mente sus capa­cidades, talentos e inte­reses y se apoye y revise todo con regu­la­ridad. Hay cosas que le gustan, pero preci­samente hechas para desar­rollar sus habi­li­dades. A medida.
Cada seis meses, tal vez, se ajusta su plan. Tanto el plan educa­tivo como, por supu­esto, el plan de desar­rollo personal. Si el niño cambia de inte­reses, el contenido se adapta. Todos sabemos que los niños cambian a menudo de inte­reses, pero pueden volver a ellos. Si pudié­ramos evaluar lo que un niño debe hacer a largo plazo e incor­por­arlo de forma no violenta para que no surjan bloqueos, tendrí­amos toda una nación de las personas con más talento del mundo.
Cuando descu­brimos que un niño tiene apti­tudes para el fútbol, le suge­rimos que añada algunos entren­a­mi­entos, incluso si el niño dice actu­alm­ente que ya no le gusta el fútbol. Sabemos lo rápido que cambia eso en los niños. Tal vez lo consiga. Y si no lo coge ahora, lo inten­ta­remos el próximo semestre. Todo es comple­ta­mente no inva­sivo, orgá­nico y natural. Sólo para él.
Y ya que me estoy imagi­n­ando cómo podría ser, también en cada curso o proyecto, el niño tendría una orien­ta­ción indi­vi­dual o grupal, en realidad un semi­nario en el que consulta online con los mejores expertos del país.
ORIENTACIÓN DE LOS MEJORES
La nación checa tiene un poten­cial increíble, si sólo tenemos en cuenta qué checos han triun­fado en el extran­jero o dirigen grandes empresas allí. Sigo a muchos de ellos. Robert Kyncl dirige YouTube. Josef Průša fabrica la impre­sora 3D más utilizada del mundo. Vít Horky vendió Brand Embassy a la empresa israelí NICE. Lubo Šmíd fundó STRV, una empresa que sumi­nistra apli­caciones móviles a Estados Unidos, y apro­vechó la crisis para regis­trar bene­fi­cios. Habla­remos más de todos ellos, porque hay más de los que crees.
Cien­tí­ficos y expertos podrían enseñar y conec­tarse, ya sea en consultas indi­vi­duales o en semi­na­rios. Sencil­la­mente, cual­quier persona que quiera ayudar puede conec­tarse al sistema y ofrecer su tiempo y expe­ri­encia a la clase o clases que desee.
¿Conoce Masterclass.com? Un increíble sitio web educa­tivo donde puedes comprar lecciones de los mejores en todos los campos: diseño, moda, nego­cios, deportes, incluso escri­tores como Dan Brown. Compo­si­tores como Hans Zimmer, Herbie Hancock. El arqui­tecto Frank Gehry. El chef Gordon Ramsay. El visio­nario Malcolm Glad­well, el director Martin Scor­sese y la tenista Serena Williams.
Y quiero hacer este gran concepto con nuestros cien­tí­ficos, médicos, expertos, arqui­tectos, físicos, empre­sa­rios y artistas para nuestros esco­lares. Expe­ri­en­cias compar­tidas para todos los cole­gios de forma gratuita, adap­tadas tanto a los últimos avances cien­tí­ficos como a lo que nece­sita esa clase en parti­cular. También podrí­amos coor­dinar esto, y en un momento se hablará de ello.
Simple­mente, una educación adap­tada a la perso­nalidad del niño.
Así que se acabó el plan de estu­dios uniforme.
LO QUE ES REALMENTE IMPORTANTE
Bueno, sí. Realm­ente es hora de cambiar. Ya no hay nece­sidad de las constantes tonte­rías. Y no lo hará. Mucho mejor será un sistema educa­tivo que ayude a los estu­di­antes a desar­rollar las habi­li­dades y capa­cidades necesa­rias y requeridas en el siglo XXI.
Comu­ni­cación, auto­pre­sen­ta­ción, crea­ti­vidad, trabajo en equipo, lide­razgo, trabajo en equipo en línea, responsa­bi­lidad personal, idiomas extran­jeros o cono­ci­mi­entos finan­cieros. Y no tener miedo. No te aver­güences. La hones­tidad. Y la decencia. Nego­cia­ción. Ofré­cete a ti mismo. Conoce tu valor. Saber pedir dinero. Saber qué puedo pagar, cuánto puedo ganar y si tiene sentido ahorrar. Invertir. Saber cómo preparar una entre­vista. Incluso para un trabajo a tiempo parcial durante las vacaciones.
Tenemos que despe­dirnos de una vez de la idea de que vamos a convertir a los alumnos en enci­clo­pe­dias andantes y aceptar que todo alumno debe tener una base, pero lo principal está en la super­e­st­ruc­tura. Y en la mayor parte del mundo, eso empieza en la escuela secundaria. Allí, los estu­di­antes debe­rían tener la opor­tu­nidad de probar dife­rentes cursos y proyectos para descu­brir la dirección que quieren tomar o, si ya lo saben, debe­rían tener la opor­tu­nidad de seguir su dirección al máximo.
En Estados Unidos, los estu­di­antes de secundaria eligen entre muchas asigna­turas, según su criterio e interés, y las clases no se dividen por edad, sino por capa­cidad y cono­ci­mi­entos en la materia. Para que no ocurra que haya treinta alumnos en una clase con enormes dife­ren­cias de cono­ci­mi­entos en una materia y que se estén fren­ando unos a otros y el profesor no sepa qué hacer con ellos. Clásica escuela primaria checa del siglo pasado.
El sistema educa­tivo checo debe educar a los estu­di­antes para que descu­bran su lugar en el mundo y en el mercado laboral y ofre­cerles dife­rentes formas de desar­rollar su poten­cial. Las escuelas tienen que enseñar más el apren­di­zaje basado en proyectos e implicar a los estu­di­antes tanto como sea posible.
Algunas escuelas ni siquiera exigen a los estu­di­antes que asistan a clase uno o dos días a la semana, sino que les permiten estu­diar por su cuenta, depen­di­endo de su situ­ación parti­cular. Por ejemplo, para una asigna­tura en la que es posible aprender solo, en un grupo de amigos o compa­ñeros de clase. Alter­na­tiva­mente, durante un mes del año, los jueves y viernes, los estu­di­antes trabajan virtu­alm­ente a distancia en un proyecto importante, en lugar de asistir a clase.
En los centros de secundaria, pero también en los de segundo nivel de primaria, debe ser normal que algunas asigna­turas se impartan en inglés y también existe la posi­bi­lidad de que los alumnos cursen algunas asigna­turas de forma inde­pen­diente dentro de un programa cerrado. Esta es la norma, sobre todo en Estados Unidos, donde un alumno excep­cio­nalm­ente dotado puede cursar dos o tres años de una deter­mi­nada asigna­tura en un año a través de cursos. No hay nada que lo detenga.
Me gustaría ver todo esto en nuestro país.
¿El resul­tado? Saldrán de la escuela personas que han tenido la opor­tu­nidad de probarlo todo, han descu­bierto lo que se les da mejor y se han convertido en los mejores porque su escuela ha creado un entorno de apren­di­zaje a medida para ellos.
Eso es lo que sueño y lo que quiero conse­guir para nuestros hijos.
ONDŘEJ KANIA
Una de las personas que realm­ente reco­nozco es Ondrej Kania. Tiene 28 años y la visión de construir el mayor grupo educa­tivo de Europa Central. Es de Brno, donde vivía sin su padre en un apar­ta­mento prefa­b­ri­cado en una habit­a­ción compar­tida con su abuelo. Cuando aún estaba en el insti­tuto, consi­guió una beca para ir a un insti­tuto de Estados Unidos. Luego montó su propio negocio y orga­nizó viajes de estu­dios para otros jóvenes de todo el mundo.
Fundó la red de insti­tutos American Academy, tiene dos escuelas ameri­canas en la Repú­b­lica Checa y una en Eslo­va­quia. Ahora ha iniciado otra en Zagreb. Está en camino. Y al igual que yo, quiere que las escuelas sean impar­tidas por gente experta.
EXPERTOS EN ESCUELAS
No sólo los que se han graduado en la Facultad de Educación. Hemos impulsado en el Parla­mento que aquellos que no se han graduado en la Facultad de Educación, pero que defi­ni­tiv­a­mente tienen algo que ofrecer a los niños, puedan enseñar.
Las personas que vienen de la prác­tica han adqui­rido una expe­ri­encia que los profe­sores titu­lados simple­mente no pueden tener. Durante toda su vida se han enfrentado a problemas reales y han tenido que idear solu­ciones una y otra vez. Han visto lo que funciona y lo que no. Así que tienen la prác­tica y la teoría muy claras.
Enseñar no es sólo impartir hechos e infor­mación. Se trata de la orien­ta­ción, la inspi­ra­ción, la moti­va­ción, la psico­logía, el reco­no­ci­mi­ento del talento y el despertar del interés de los niños. Es una profe­sión muy dura y compleja, y tenemos que abor­d­arla aquí y ahora, invir­tiendo en programas de ense­ñanza modernos para nuestros profe­sores, pero también para los que quieren enseñar pero no tienen un título en educación.
¿Sabe cómo se está abord­ando el déficit de calidad del profe­s­o­rado en Shanghai? Las mejores escuelas se asocian con las que nece­sitan ayuda y trans­miten sus prác­ticas. Los direc­tores, los profe­sores y los alumnos hacen prác­ticas entre ellos, aprenden unos de otros, aprenden a hacer las cosas mejor.
Imagí­nese lo bien que podría apli­carse aquí. Tenemos un enorme poten­cial en educación, pero nadie lo conoce bien. ¿Qué escuelas son las mejores? ¿De cuáles se habla más en malos términos? Podrí­amos hacer un sistema de escuelas empa­re­jadas. Los fuertes ayudan a los débiles. En Shanghai han añadido un sistema de rota­ción de los mejores profe­sores para ayudar a las zonas desfa­vor­e­cidas y excluidas a conse­guir profe­sores de calidad. Los que deciden compartir su expe­ri­encia y sus cuali­dades con los profe­sores, sobre todo de las escuelas rurales, obti­enen un gran reco­no­ci­mi­ento y pres­tigio social. Sé que no somos China, pero es simple­mente un hecho que nuestras regiones de Karlovy Vary, Ústí nad Moravs­kos­lezsky y Moravia-Silesia, por ejemplo, están luchando contra la escasez de profe­sores cuali­fi­cados y los luga­reños agra­de­ce­rían sin duda la ayuda. No tiene que ser masivo, unos pocos profe­sores enérgicos y expe­ri­mentados pueden marcar una gran dife­rencia. Por supu­esto, les apoy­a­rí­amos econó­mi­ca­mente. En Shanghái, por ejemplo, estos profe­sores rota­tivos pueden jubi­larse anticipadamente.
De acuerdo. De nuevo a la tierra. De vuelta a la Repú­b­lica Checa. ¿Dónde estamos ahora?
LA EDUCACIÓN CHECA EN 2021
Si tomamos un poco de perspec­tiva, el sistema educa­tivo checo está, por un lado, plagado de diversas pruebas centra­lizadas orga­nizadas y controladas por el Estado. Pruebas de acceso estatales. Exámenes estatales de matriculación.
Por otro lado, todo el sistema escolar está muy descen­tra­lizado. No existe una estruc­tura direc­tiva, coor­di­na­dora y profe­sional de apoyo a las escuelas en las unidades regio­nales infe­riores; las escuelas son esen­cialm­ente polí­ticas, ya que sus fund­adores son los municipios.
Por un lado, el Estado se inmis­cuye en todo, por otro, no gestiona nada adecua­da­mente. Clásico.
¿Tiene sentido?
Todas las escuelas tienen que preparar a los alumnos para los mismos exámenes, pero en realidad depende de las escuelas cómo funcionen si preparan o no a los alumnos para esos exámenes. En resumen, las escuelas que tienen un lide­razgo ilus­t­rado y de calidad van muy bien, y las que no lo tienen van mal.
A los que tienen buenos direc­tores y profe­sores les va bien. Los que no lo hacen no tienen suerte. Durante la coro­nacrisis, cuando se cerr­aron las escuelas y cada uno tuvo que hacer frente a la ense­ñanza a distancia a su manera, estas enormes dife­ren­cias se hicieron aún más evidentes.
Estas dife­ren­cias, es decir, la exis­tencia de escuelas excel­entes y escuelas medi­o­cres, pueden ser compren­si­bles en Estados Unidos, por ejemplo, o en el conjunto de Europa, donde viven cientos de millones de personas de distintos niveles socio­econó­micos y contextos, pero no tienen ningún sentido en la Repú­b­lica Checa, un país homo­géneo y rico de diez millones de habitantes.
¿Qué hacer al respecto?
Ondřej Kania tiene una buena idea. Lo llama superintendentes.
SUPERINTENDENTES
Nece­sita una nueva estruc­tura de gestión. En nuestro sistema educa­tivo, al igual que en los países anglosa­jones o en Finlandia, por ejemplo, debería crearse una estruc­tura profe­sional que fuera el elemento inter­medio de todo el sistema, es decir, el elemento entre las escuelas indi­vi­duales y el Minis­terio de Educación.
En Finlandia, todo el sistema educa­tivo está divi­dido en regiones, con un número deter­mi­nado de centros de primaria y secundaria en cada región, y cada región tiene su propio director de educación, simple­mente un super­in­ten­dente. Suelen ser direc­tores de gran éxito de la escuela o escuelas locales que, después de haber gestio­nado con éxito una escuela o escuelas concretas durante mucho tiempo, han sido ascendidos a direc­tores de todo el sistema educa­tivo de esa región, y a menudo hay hasta veinte escuelas a su cargo. Es lógico. Si alguien puede gestionar una escuela de forma bril­lante, puede gestionar más.
Los super­in­ten­dentes son respons­ables de su funcio­na­mi­ento, les ayudan, les apoyan y tienen un equipo de personas a su alre­dedor que son expertos en el uso de la tecno­logía en la ense­ñanza o espe­cia­listas en niños con problemas de apren­di­zaje. Estos expertos ayudan a las escuelas individuales.
Bien, ¿y ahora qué?
MADURACIÓN
También aquí debe­rí­amos aprender de los finlan­deses. En mi opinión, no tiene sentido que un alumno de la mejor escuela de gram­á­tica del país y un graduado de una escuela de formación profe­sional obtengan exac­ta­mente el mismo certi­fi­cado de fin de estu­dios. Si queremos mantener el examen estatal de fin de estu­dios, entonces como mínimo, sigu­i­endo de nuevo el modelo finlandés, podría haber una elección de varias asigna­turas y al menos dos niveles de difi­cultad para cada una o la mayoría de ellas.
Al superar el nivel de difi­cultad más alto, los estu­di­antes podrían acceder a la univer­sidad sin tener que hacer los exámenes de acceso, que de todas formas hoy en día son un mono­polio de una o unas pocas empresas privadas. No se debe impedir que los estu­di­antes de las escuelas de formación profe­sional y de apren­di­zaje vayan a la univer­sidad por adel­an­tado. En Finlandia, los graduados de las escuelas de formación profe­sional pueden estu­diar en univer­sidades de orien­ta­ción poli­té­c­nica, pero defi­ni­tiv­a­mente no debe­rían hacer el mismo examen que sus compa­ñeros de las escuelas de gram­á­tica. Se les podría permitir hacerlo si están seguros, pero no debería ser la norma, como lo es ahora aquí.
PRUEBAS DE ACCESO ESTATALES
¿Qué pasa con la Prueba de Acceso Estatal Unifi­cada para los centros de ense­ñanza primaria y secundaria de ocho años? ¿Para qué sirven? Al fin y al cabo, cada escuela puede deter­minar por sí misma los crite­rios que deben cumplir los futuros estu­di­antes. Pueden utilizar las pruebas de acceso estatales, pero no debería ser un requisito.
Si no somos capaces de dar toda la responsa­bi­lidad a las escuelas, debe­rí­amos crear la estruc­tura de gestión en la educación de la que os hablé hace un momento. Los super­in­ten­dentes, con sus equipos, super­vi­s­arían sistemas esco­lares regio­nales de un par de docenas de escuelas, y debe­rían ser lo sufi­ci­en­te­mente compe­tentes para decir si los crite­rios esta­ble­cidos indi­vi­dualm­ente de esta o aquella escuela son correctos. Pero no tienen que utilizar un solo examen para todos los estu­di­antes y todo el país.
De acuerdo. ¿Qué pasa con el plan de estu­dios marco o el plan de estudios?
EL CURRICULO
Debe­rían elimi­narse por principio. Espe­cialm­ente en los insti­tutos. Debe­rí­amos liberar a las escuelas para que sean más prác­ticas a la hora de deter­minar el tiempo que dedican a deter­mi­nadas mate­rias. Si un centro de ense­ñanza secundaria se da cuenta de que hay mucho interés por parte de las empresas de su zona en la infor­má­tica y la tecno­logía, debería poder seguir adel­ante equi­li­brando la distri­bu­ción del tiempo entre las asignaturas.
Nuestros super­in­ten­dentes y sus equipos podrían ser excel­entes en esto. Ellos serían los que mejor conocen su región y sus condi­ciones y podrían deter­minar si la orien­ta­ción elegida es apro­piada para la escuela, si hay dema­siadas escuelas de este tipo en la región o si hay una falta de escuelas.
¿El resul­tado? Los mejores del sistema educa­tivo checo se encar­ga­rían de gestionar sistemas esco­lares regio­nales más amplios. Por supu­esto, serían socios para las nego­cia­ciones con el Minis­terio de Educación y el gobierno. Ellos serían los que pondrían en prác­tica diversos cambios o nuevas tenden­cias, como el apren­di­zaje basado en proyectos o el temá­tico. Ellos serían los que medi­a­rían la comu­ni­cación y la acción desde arriba. Que esto no es lo que funciona se vio, por ejemplo, el año pasado durante la crisis del covid, cuando cada escuela fue por su cuenta.
Dentro de cada región, los super­in­ten­dentes permi­ti­rían abordar los problemas locales, coor­di­nando la puesta en común de las mejores prác­ticas o de las mejores prác­ticas entre las escuelas que van bien y las que van menos bien. La creación de equipos de expertos en torno a los super­in­ten­dentes también aumen­taría sustancialm­ente el apoyo a las escuelas individuales.
Si creamos esta estruc­tura regional, experta y de gestión, ya no nece­si­taremos como Estado controlar y dictar de forma centra­lizada y universal a las escuelas qué alumnos deben admitir. Nuestras escuelas contarán con sufi­ci­ente apoyo profe­sional y podrán así esta­blecer sus propios crite­rios de admisión.
Nuestros centros de secundaria tendrán flexi­bi­lidad no sólo en cuanto a las asigna­turas y el tiempo que se les asigna, sino también en cuanto a la ense­ñanza de los conten­idos del plan de estu­dios. Si una escuela quiere enseñar princi­palm­ente historia moderna, no debería ser empu­jada por el plan de estu­dios a una regur­gita­ción inter­min­able del Neolí­tico. Al fin y al cabo, hablar con detalle de la Gran Revo­lu­ción Fran­cesa, por ejemplo, aportará a los niños mucho más que empezar constan­te­mente con la prehistoria.
UN SISTEMA SENCILLO
¿Cómo debería ser idealm­ente el sistema educa­tivo regional? Bien, tratemos de modelarlo.
Supon­gamos que estamos en 2030 y que hablamos de una región en la que hay 20 escuelas, 10 de primaria, 3 de secundaria y 7 de bachillerato.
En esta región, el super­in­ten­dente es una persona que dirigió una escuela muy exitosa durante diez años aquí, o en otro lugar, y luego salió a concurso y ganó. Su equipo incluye un experto en la implan­ta­ción de tecno­logía en las escuelas, un experto en problemas de apren­di­zaje de los alumnos, un experto en nuevos métodos de ense­ñanza, un psicó­logo, un estadí­stico, un director finan­ciero y un par de respons­ables finan­cieros más. Este equipo super­visa el funcio­na­mi­ento de todo el sistema regional y es respons­able de su finan­cia­ción y de la obten­ción de fondos para inversiones.
Perió­di­ca­mente, a través de cues­tio­na­rios estadí­sti­ca­mente estan­da­riz­ados y profe­sio­nalm­ente bien dise­ñados, se encuesta la satis­fac­ción en las escuelas locales de los profe­sores, los alumnos y los padres de cada escuela, y luego se hacen cambios a partir de la retro­ali­men­ta­ción que proviene de estas encuestas. En resumen, se escucha a los niños y a los adultos.
Gracias a los resul­tados de las encuestas, el equipo regional se entera de que en un tercio de las escuelas todo funciona de forma excel­ente, en un tercio de las escuelas todo funciona de forma media o supe­rior a la media y en un tercio de las escuelas la situ­ación es mala. A partir de los cues­tio­na­rios, averi­guarán cuáles son los problemas de las escuelas y empe­zarán a abor­d­arlos con la dirección de las mismas. El super­in­ten­dente es respons­able del funcio­na­mi­ento de los centros educa­tivos indi­vi­duales y del sistema regional.
Esto funcio­naría, créeme. Desde el punto de vista de la gestión he hecho bastante.
Ahora, hay una cosa más que no debemos olvidar.
La segu­ridad de nuestros hijos. Para mantener la segu­ridad de nuestros hijos y profe­sores, tenemos que crear un entorno online seguro para ellos que también sea fácil y cómodo de navegar. Cientos de miles de ellos han inva­dido el desco­no­cido mundo digital. Cuentas completas, contra­señas débiles, ordena­dores compar­tidos entre hermanos y padres, videoll­amadas sin protección. Los expertos dicen que esto es un desastre para la seguridad.
Y este es el momento en que me gustaría presen­tarles a otro joven.
THOMAS
Thomas Hamberger, mi asesor educativo.
Me alegro de que hayamos acordado trabajar juntos y admiro su proyecto Emer­gencia Digital 4.0. Durante la pandemia, llamó la aten­ción cuando ayudó a cientos de profe­sores checos a esta­blecer y dirigir una ense­ñanza a distancia de alta calidad, que fue apre­ciada por sus alumnos y padres. Thomas también ha ayudado a las escuelas a luchar contra los cibe­ra­ta­ques y el acoso. Su Emer­gencia Digital es cada vez más popular y me recuerda mucho al modelo de Shanghai de rota­ción de profe­sores, que ya funciona en muchos países y es la clave de la educación de calidad.
Realm­ente puedo conse­guir gente que tenga ese tipo de energía. Y tengo a Thomas para voso­tros. Se presenta por noso­tros en la región de Hradec Králové y no lo voy a dejar escapar.
HOPE
Así que estoy pensando que sería bueno tener inglés obli­ga­torio desde el primer grado. Y también para los preescolares.
CONTIGO
Sí, he cono­cido a las personas más import­antes de nuestro tiempo. Y los líderes de los tres países más pode­rosos del mundo.
Me he reunido cinco veces con el presi­dente estado­un­idense Donald J. Trump. Una vez en la cumbre de la OTAN, en las cele­bra­ciones del desem­barco de Normandía en Ports­mouth y en las cele­bra­ciones del centen­ario del final de la Primera Guerra Mundial en París. Luego, en una recep­ción ofre­cida por la Asam­blea General de la ONU y, por supu­esto, en mi visita a Estados Unidos y la recep­ción en la Casa Blanca.
Por supu­esto, conocí a Vladimir Putin y a Xi Jinping. Hubo muchas reuniones con polí­ticos. En mi carrera polí­tica he visto a cuatro primeros ministros eslo­vacos. Robert Fico, Peter Pelle­grini, Igor Matovic y ahora Eduard Heger.
Conozco bien a la canciller alemana Angela Merkel y al presi­dente francés Emma­nuel Macron. Y consi­dero al primer mini­stro húngaro Viktor Orbán un verdadero amigo.
He cono­cido al Empe­rador Naru­hito de Japón, a la Reina Isabel II de Gran Bretaña y a su hijo el Prín­cipe Carlos. He cono­cido al Rey Felipe VI de España, al Duque Enrique I de Luxem­burgo y al Rey Salman bin Abd al-Aziz al-Saud de Arabia Saudí.
El número de presi­dentes y primeros ministros a los que he tenido la opor­tu­nidad de estrechar la mano es dema­siado grande para que quepa aquí. El presi­dente serbio Alek­sandar Vucic, a quien consi­dero un amigo, nos dio 100.000 vacunas de Pfizer/BioNTech. El presi­dente ucra­niano Volo­dymyr Zelensky, el presi­dente viet­na­mita Nguyên Xuân Phúc. La primera ministra noruega Erna Solberg, el primer mini­stro croata Andrej Plenković, el primer mini­stro armenio Nikol Pashinyan y el primer mini­stro indio Naréndra Modi. Por cierto, el primer mini­stro del Lander de Baviera, Markus Söder, es el mayor mercado de export­a­ción de la Repú­b­lica Checa. El primer mini­stro sajón, Michael Kret­schmer. Conozco al primer mini­stro de Sajonia-Anhalt, Reiner Haseloff, por sus nego­cios. Y he estado siete veces con el canciller Sebas­tian Kurz en Austria.
Pero no siempre fueron polí­ticos, sino también los empre­sa­rios de éxito que a menudo tienen más influ­encia que algunos polí­ticos. El humilde Bill Gates, fund­ador de Micro­soft y de la gran Fund­a­ción Bill y Melinda Gates. El jefe de Apple, Tim Cook. Y también he cono­cido a muchos famosos de verdad.
Tuve la opor­tu­nidad de hablar con Daniel Radcliffe. Sí, Harry Potter. Y cuando rodaron aquí “Los visi­tantes”, invité a Jean Reno y a Chris­tian Clavier a nuestro restau­rante, el Falcon Room. Siempre he apoyado a la indus­tria cine­ma­to­grá­fica desde que entré en el gobierno. Y almorcé con Bernard Arnault, el dueño de LVMH. Moët Hennessy Louis Vuitton. Uno de los hombres más ricos del planeta con una fortuna de 200.000 millones de dólares. Tuvimos una gran charla en el bosque de Boulogne sobre su Fund­a­ción Louis Vuitton, que construyó la joya arqui­tec­tó­nica en forma de barco que alberga el Museo de Arte Moderno. El edificio fue dise­ñado por el famoso arqui­tecto Frank Gehry, que construyó el Museo Guggen­heim de Bilbao (España). Y, por cierto, también parti­cipó en la Casa Danz­ante de Praga. También tuve la opor­tu­nidad de hablar con él por Skype. Tenía un gran proyecto de galería en Praga en el que quería que expu­sié­ramos la Epopeya Eslava. No quiero decir quién lo ha estropeado.
Había mucha gente famosa.
Pero tengo que decir que recuerdo mucho más esos encuen­tros ordi­na­rios contigo, con voso­tros. Gente que he cono­cido, a veces por casu­alidad, a veces me han invi­tado a pasar. Personas que a menudo aparecían de la nada y decían algunas frases que todavía recuerdo.
Por ejemplo, mi antigua vecina de Pruho­nice, la señora Ruženka. Recuerdo su centenario.
Compré cien rosas por primera vez en mi vida en aquel entonces, en agosto de 2019. Y mermeladas. Preg­unté por ahí y descubrí que a la señora Ruženka le encan­taban. Así que le traje sus sabores favo­ritos. Lo máximo que consi­guió Rosie fue un brindis cuando dijo: “¡Por los próximos cien!”.
Y por si te preg­untas cómo me casé en Pruho­nice, mi historia en Pruho­nice comenzó en julio de 1992. Después de que Mečiar y Klaus acord­aran la divi­sión de Checoslo­va­quia, decidí crear una empresa en la Repú­b­lica Checa. A las afueras de Praga, por la noche, empecé a buscar un hotel y vi un desvío hacia Pruho­nice. Tal vez fue el destino. Pasé la noche en el Park­hotel, al día sigu­i­ente paseé por el pueblo y vi el Parque de Pruho­nice, que está bajo los auspi­cios de la UNESCO. Y me gustó mucho. Me instalé aquí y he vivido aquí con mi familia durante 23 años.
MIS MUJERES Y YO
Sabéis, cada historia en este mundo comi­enza con una mujer.
Y el mío empezó con una gran mujer.
Mi madre, Adriana. Estoy viendo una foto de ella ahora. Estoy leyendo la historia fami­liar que escribió. Quizá todas las madres debe­rían escribir una para sus hijos. Cuando nací, empezó a hacer un álbum de recortes llamado Our Baby (Nuestro bebé), en el que ponía fotos y siempre añadía algo. Por supu­esto, tenía un coch­ecito de punto, típico de los años 50. Hace poco lo vi en casa de una familia durante una visita al Canal de Bata y es increíble que lo pasen de gener­a­ción en generación.
MAMÁ
El éxito que he logrado en mi vida nunca podría haber ocur­rido sin mi madre. De ella heredé mi capa­cidad de orga­ni­za­ción. Ella fue la persona que me inspiró. El centro alre­dedor del cual giraba toda la familia.
Mi madre siempre me empujó hacia adel­ante. Me apuntó a piano, tenis y alemán. El piano terminó siendo la forma en que descu­brieron que no tenía oído para la música, pero aprendí idiomas. Francés, por supu­esto, pero también alemán e inglés. Tampoco he olvidado el ruso. Y he jugado al tenis toda mi vida.
Podía manejar cual­quier cosa. Cuando tenía dos años y medio, viví­amos en Etiopía, en Addis Abeba. Vendían unas manda­rinas increí­ble­mente dulces y yo quería más y más, no tenía sufi­ci­ente. Así que todo el mundo empezó a llamarme “Ander­inka-mander­inka”. Y siempre estaba lleno de pulgas. Mi madre no se preo­cupaba por ello, cada noche sacudía toda mi ropa, la lavaba, me daba un buen baño, me vestía por la mañana y yo iba a buscar una nueva “dosis de pulgas”. No se enfadó, no prohibió nada, simple­mente lo solu­cionó y ya está.
Y luego vivimos en París durante cinco años. Y mi madre se convirtió inme­dia­ta­mente en una pari­sina. Rápi­da­mente aprendió francés, compró en el mercado, se cortó el pelo largo, empezó a llevar un peinado pari­sino “chic” y me enseñó todas las gale­rías, museos, igle­sias y parques. Así que defi­ni­tiv­a­mente no hubo abur­ri­mi­ento con ella.
Pero no impor­taba dónde vivié­ramos, la Navidad siempre era tradi­cional. Con un árbol y una carpa.
Mamá era muy buena coci­nera. Todavía recuerdo el sabor de sus galletas, las llamáb­amos galletas bicolor. Y la leche de ave, que son ñoquis hechos con claras de huevo batidas que flotan en crema de vainilla. Un sabor de mi infancia.
Y también recuerdo con cariño estar sentada tran­qui­la­mente en la casa viendo cómo se creaabn las hermosas tazas de cerá­mica bajo sus manos.
Y al igual que me impulsó a mí, se impulsó a sí misma. Salió socialm­ente, e incluso fue a la Univer­sidad de la Tercera Edad.
Siento que ya no esté aquí. Si los médicos no hubieran metido la pata en la opera­ción de entonces, habría vivido muchos más años. Llevaré a mi madre conmigo para siempre y estoy muy orgulloso de ser su hijo.
Y ahora Adika. Mi primogénita.
ADIKA
Durante el antiguo régimen, por supu­esto, fui a estu­diar comercio exte­rior para poder salir del comu­nismo, cosa que hice. Traba­jaba en Marruecos, tenía un sueldo de 600 dólares, la mitad de los cuales desti­naba al pago de mi casa, y quería que mi hija fuera gana­dora de Wimbledon, así que en lugar de ir al club de tenis con un cubo de zapa­tillas para ahorrar dinero en el autocar, le lanzaba pelotas en lugar del almu­erzo. Adika se proclamó campeona de Marruecos en su categoría.
Una vez incluso jugó al tenis con el hermano del actual rey, que le regaló un perro llamado Zoulou. Con el perro, conse­guimos un certi­fi­cado vete­ri­nario que decía que el dueño era Su Alteza Real el Prín­cipe Moulay Rachid, y había una foto del perro. Llevaba esto conmigo y en mi mente pensaba que si tenía algún problema grande con la aduana o la policía, podría ayudarme.
Así que ganar Wimbledon no funcionó, pero de nuevo le vino bien a Adika cuando se fue a estu­diar a Estados Unidos. Tenía un gran título de la Univer­sidad de Boston e iba a trabajar en Nueva York. Así que después de que se graduara, hicimos un viaje a Nueva York. Estu­vimos en las Torres Gemelas sólo 10 días antes del 11 de septiembre de 2001. En un principio Adika iba a trabajar en un banco, pero las auto­ridades estado­un­idenses endu­re­cieron los permisos de trabajo y tuvo que regresar a su país. Tiene una gran educación, habla muy bien tres idiomas y le gusta cocinar y hornear y ayudar en la pastelería de Paloma. Y cuida de sus dos hijas, mis nietas Sofía y Mia.
Trato de verlas lo más posible, pero creo que saben que la mayor parte del tiempo que estoy despierto, estoy traba­jando. Así que las mujeres de las que estoy rodeado son en su mayoría profe­sio­nales, altas direc­tivas, expertas. Puede parecer triste, pero paso más tiempo con el jefe de la Oficina del Gabi­nete en una semana que con mi propia esposa. Pero primero, por supu­esto, quiero hablar de ella.
Monika.
MI MONIKA
Mi mujer. Me levanto de la cama tran­qui­la­mente a las 5:30 de la mañana para no despertarla, y a menudo vuelve a dormirse cuando vuelvo con ella. A veces consigo llegar a casa un poco antes, y es entonces cuando me gusta sentarme en el sofá con ella, ver la tele­vi­sión o hablar, cogerla de la mano y disfrutar del momento juntos. Ella sabe que no tiene sentido hablar del trabajo. Suelo estar dema­siado cansado para eso.
La Nochebuena es el único día del año en el que no miro el telé­fono cada 10 minutos. Me siento a la mesa y escucho a mi mujer y a mis hijos hablar. Siempre cenamos a las 6:00 para poder ver los regalos y las pelí­culas. Por supu­esto, mis favo­ritas Pretty Woman, Ceni­ci­enta y Cinde­rella. La comida es la misma todos los años. Sopa de lentejas, salchicha de uva y schnitzel con ensalada de patatas. Es lo que más espera Monika. Estoy guar­d­ando mi schnitzel para más tarde. Cuando el virus no estaba en todas partes y nos fuimos a esquiar a Penken, en Austria, Monika metió mis schnit­zels en el coche para que tuviera algo que comer durante las seis horas de viaje. Me encanta conducir, la combi­n­ación de conduc­ción y schnit­zels es simple­mente insu­perable. Ojalá vuelva pronto y pueda volver a probar mi comida austriaca favo­rita. Kaiser­schmarrn, o puré de ciruelas. Siempre lo pido para comer cuando estoy en una visita oficial al canciller Sebas­tian Kurz.
KAISERSCHMARRN
Para 2–4 raciones necesitas:
– 4 huevos
– 30 g de harina de azúcar
– una pizca de sal
– 100 ml de leche o crema dulce
– cáscara de 1 limón
– 1 azúcar de vainilla
– 80 g de harina común
– 40 g de pasas empa­padas en ron
– 80 g de mantequilla
Y para servirlas
– compota de ciruelas guisadas
Es muy sencillo. Empapar un puñado grande de pasas en ron y dejarlas en remojo durante una hora apro­xi­ma­damente. Dividir los cuatro huevos en yemas y claras. Batir las yemas de huevo con 30 g de azúcar glas y un azúcar de vainilla hasta que estén ligeras y espon­josas. Añadir una pizca de sal, 100 ml de leche entera, la ralla­dura fina de un limón y mezclar. Tamizar 80 g de harina común en la mezcla y mezclar bien. A conti­nu­ación, añadir las pasas de manera uniforme. Por último, incor­porar suave­mente la clara de huevo batida. Hornear en una sartén grande con mante­quilla hasta que se doren por ambos lados. Hacia el final de la cocción, romper la torta espon­josa con dos tene­dores y espol­vorear con azúcar glas. Servir con puré de ciruelas.
Gracias a la pandemia, he podido pasar mucho más tiempo con mi familia los fines de semana que antes y me he alegrado mucho de haberlo hecho.
La gente piensa automá­ti­ca­mente que una persona como yo debe haber viajado mucho en su vida. Y en realidad tienen razón, viajé mucho con mis padres cuando era niño. Pero ahora, cuando viajo a algún sitio, lo hago sobre todo por trabajo. Creo que el checo medio ha estado en más sitios que yo cuando se trata de vacaciones. Proba­ble­mente habría sido dife­rente si no hubiera hecho la estu­pidez de entrar en polí­tica. Monika y yo plane­amos vivir en el sur de Francia, viajar, ver el mundo. Pero sigo crey­endo que algún día la compensaré y disfru­ta­remos juntos del otoño de nuestras vidas. Quiero decir, mi otoño de la vida, es todavía una chica joven. Pero ese momento aún no ha llegado.
Pero cuidado. No quiero que tengáis la impre­sión de que mi mujer es una niña pequeña que se sienta en casa mien­tras su marido trabaja en el gran mundo. Monika hizo un gran trabajo repre­sen­tando a nuestro país en la Casa Blanca durante su visita con el presi­dente Donald Trump. Fue ella quien me acom­pañó en Tokio durante la entro­ni­za­ción del nuevo empe­rador y estuvo a mi lado en la cancil­lería de Viena, durante la confe­rencia de paz de París y en muchas visitas oficiales de Estado.
En todas partes demo­stró ser una verdadera dama y diplomá­tica, incluso cuando la presión era enorme. De la prensa, del pueblo. Espe­cialm­ente durante la visita a la Casa Blanca, todo el mundo se preg­un­taba qué iba a llevar, qué aspecto iba a tener, cómo iba a ir peinada, si iba a cometer algún paso en falso, porque ella y yo tení­amos una agenda brutalm­ente apre­tada. ¿Y sabéis qué? Dejadme decir que estoy muy orgulloso de ella. Manejó todo el asunto de manera increíble. Quiero decir que hubo algunas críticas, lógi­ca­mente, sobre que el abrigo parecía dema­siado caro o lo que fuera, pero nunca se puede complacer a todo el mundo. Creo que soy el que mejor lo sabe.
Monika es mi arma secreta. Sobre todo en las visitas al extran­jero, me ayuda a romper el hielo. No sólo es una mujer atrac­tiva y hermosa, sino que también sabe comport­arse en la alta sociedad y repre­sentar bien a nuestro país. Puede encantar a la gente. Si quiere, cono­cerá a cual­quiera. No tiene ningún problema en pasar tiempo con los niños del orfa­nato de Estambul o en charlar con el Prín­cipe Carlos en la toma de pose­sión del Empe­rador de Japón.
Pero volvamos a la Casa Blanca y al presi­dente Trump. Tengo una gran rela­ción con el primer mini­stro de Luxem­burgo, Xavier Bettel. Siempre es genial estar con él. Una vez que vino a Praga en visita privada con su marido Gaut­hier y unos amigos, los llevamos por toda Praga y les mostré la Stra­kovka, la Kramářka y el Hrzán. Y luego a la Paloma para cenar. Fue una velada estu­penda y nos llevamos muy bien.
Gaut­hier conoce a todas las esposas de los estadistas del mundo que acuden a las reuniones de la OTAN porque orga­nizan un programa espe­cial para ellas. Utilicé sus conta­ctos para conocer a Melania Trump.
Fue en las cele­bra­ciones del centen­ario del final de la Primera Guerra Mundial en París, donde los Trump cenaron con noso­tros, pero en una mesa dife­rente. Durante la cena, envié un mensaje a Xavier para pedirle a Gaut­hier que nos presen­tara a Melania. Funcionó.
Al día sigu­i­ente asis­timos a la cere­monia bajo el Arco del Triunfo, donde todos los estadistas recor­rieron los Campos Elíseos. Estaba lloviz­n­ando, con viento frío y lluvia. Junto a Monika, los orga­niz­adores nos sentaron dos filas por encima de Trump y Melania. Cuando terminó la parte oficial, Monika y yo nos acer­camos a Melania para salu­darla. Estaba, por supu­esto, junto a Trump, a quien conocía de la reunión de la OTAN. Así que pude diri­girme a él y decirle: “Sr. presi­dente, permí­tame presen­tarle a mi señora”.
Y cuando llegamos a la Casa Blanca, seis meses después, ya sabía quién era.
Monika ayudó incluso durante el confina­mi­ento. Y mucho. Ayudó a orga­nizar la costura de cortinas para Vesna, el insti­tuto para niños con cáncer, y para otras insti­tu­ciones. Creó un fondo de crisis del covid en la fund­a­ción para poder ayudar inme­dia­ta­mente a las personas que no podían pagar el alquiler y los gastos de manu­ten­ción. El fondo sigue funcio­n­ando y ayuda a las personas que han perdido su trabajo; pagamos cosas como cursos de reci­c­laje, alqui­leres y cosas así. Monika también ha comp­rado ordena­dores portá­tiles para las escuelas, de modo que todos los niños puedan tenerlos para la educación en casa. Y la fund­a­ción compró muchos equipos de protección y otras cosas por las que la gente escribió.
De hecho, fue Monika quien nos animó a crear la fund­a­ción. Y cuando no está haci­endo obras de caridad o viajando conmigo, no está sentada en casa, sino que trabaja en una empresa haci­endo inte­riores para nuevas inver­siones. Como el reci­ente hotel boutique y pastelería Paloma.
Simple­mente, como ella dice, quiere que la gente sepa que normalm­ente va a trabajar y algo queda.
Y a eso me apunto.
LOS TRUMP
Me gustó mucho ver a Monika entablar sin miedo una conver­sa­ción con Donald Trump en la Casa Blanca, rién­dose sobre todo de sus chistes, hablando de nuestras fami­lias y de la historia de nuestro país. Nos pasamos quince minutos de la agenda, y eso es mucho decir con el presi­dente de los Estados Unidos, que lo tiene todo planeado al minuto.
Monika le trajo un regalo a Melania. Pero no cual­quier regalo. Pendientes de granate checo. Un dise­ñador checo se los hizo perso­nalm­ente y consultó con él cada detalle para asegur­arse de que a Melania le gustaran. Quería algo típi­ca­mente checo para ella, pero al mismo tiempo quería que fuera único. Un original que se reco­noce a simple vista. Cuando los pendientes estaban termi­n­ados, insistió en pagarlos de su propio bols­illo. No quería que saliera del presu­pu­esto de la Oficina del Gobierno, porque era dinero de los contribuyentes.
Casi inme­dia­ta­mente después de nuestro encuentro, Melania publicó en Twitter e Insta­gram lo agrad­able que fue para ella charlar con Monika. Era obvio a primera vista que las dos damas no sólo se veían muy bien, sino que encon­traron la manera de llevarse bien. Hablaron como dos niñas y les fue muy bien. Cuando se separ­aron de noso­tros, Melania llevó a Monika por toda la Casa Blanca. Le enseñó todas las salas, hablaron de los inte­riores, pero también de la caridad y de los problemas de los niños en el mundo. Pero Monika también se enteró de cómo es la jornada laboral de Melania. Y por último, hablaron de cosas corri­entes, de la familia, de las rela­ciones y, por supu­esto, de la moda. Cuando Monika se subió a mi coche al salir, estaba encan­tada con lo rela­jado y amis­toso que fue todo.
Ella y Melania pasaron casi una hora a solas en la Casa Blanca. Ya se habían visto dos veces, primero en una confe­rencia de paz en París y luego en Washington, durante una cere­monia de entrega de premios a mujeres que han demos­t­rado un valor y una capa­cidad extra­or­di­na­rios en la promo­ción de la paz, la justicia y la igualdad.
Pero esa no era toda su agenda en Estados Unidos. En su primer día, conoció a vete­ranos de guerra que habían perdido una pierna o un brazo en la guerra. Puede que hayas visto la foto de Monika que publiqué en Face­book. Estaba con un vete­rano de Afga­nistán que acababa de recibir una prótesis en la pierna para poder hacer snow­board. Lamen­ta­ble­mente, no pude estar allí, pero mi colega Tünde la acom­pañó y me dijo que los sold­ados estaban por todas partes con Monika. Uno de ellos incluso dijo que iba a tirar las muletas ense­guida por lo guapa que era.
Monika también estaba en una orga­ni­za­ción bené­fica llamada Boys & Girls Clubs of America. que a su vez ayuda a los niños y jóvenes de fami­lias desfa­vor­e­cidas. Uno de sus exalumnos más famosos es el actor ganador del Oscar Denzel Washington. Después me contó lo abrum­ado­ra­mente cari­ñosos y emocio­nados que estaban los niños de allí con los lápices de colores Koh-i-noor que Monika y yo les comp­ramos en Praga. Dijo que una niña la abrazó todo el tiempo y le acarició el pelo. He visto fotos después. No es de extrañar que Monika estu­viera tan conmovida.
Cuando se trata de repre­sentar a nuestro país, se lo toma muy en serio. Se prepara a conci­encia para cada visita, es capaz de entablar una conver­sa­ción inme­dia­ta­mente, tiene ese don espe­cial de meterse en las histo­rias de la gente y escuch­arlas. En Estados Unidos y en otras partes del mundo, estaban encan­tados con ella no sólo porque es hermosa, sino sobre todo porque es humana, una chica comple­ta­mente normal con un gran corazón.
Pero lo fuerte que es Monika también signi­fica que no siempre es fácil llevarse bien con ella. Puede ser bastante testaruda. Creo que a todo hombre le gusta poder conquistar a una mujer. Y a una mujer le gusta ver que vale la pena. Tuve que convencer a Monika para que se casara conmigo. Finalm­ente nos enten­dimos cuando nuestros dos hijos estaban casi en la pubertad. Eso es lo más jugoso que vais a saber de Babiš.
MUJERES PROFESIONALES
La gran mayoría de las mujeres que conocí estaban en el trabajo. He compro­bado que a menudo son más profe­sio­nales que los hombres. Se comu­nican mejor, no nece­sitan empujar sus egos todo el tiempo.
Intenta pensar en cual­quier foto de los gobiernos frente a noso­tros, con diez o doce tipos mayores de pie. ¿Alguna mujer? Aquí y allá.
Fundé el SÍ como un movi­mi­ento para todos, y eso incluye a las mujeres. Y nadie antes de noso­tros ha llevado a tantas mujeres a la política.
Desde el nivel muni­cipal más bajo en los pueblos pequeños hasta las provin­cias. De los gober­nantes al gobierno. Ministra de Desar­rollo Regional, ministra de Justicia, ministra de Defensa. Las mujeres enca­be­zarán nuestras candi­da­turas en al menos tres regiones en las elecciones de este año. ¿Y quién se hará cargo del minis­terio de Finanzas en el nuevo gobierno? Sí. Alena Schiller.
En el tiempo que llevo en polí­tica, las mujeres han reci­bido los minis­te­rios más pode­rosos y siempre han tenido que demo­strar su valía. Algunas lo han conse­guido, otras no. Pero así es la vida.
Věra Jourová, polí­tica y abogada, tiene una historia comple­ta­mente ficticia detrás. Encar­celada injus­ta­mente por cargos inventados en el caso Budišov, fabri­cados por Janek Kroupa. Estoy seguro de que la cono­céis. Medias verdades, mani­pu­la­ciones, artí­culos sin funda­mento. Věra Jourová pasó por un infierno en aquel entonces. Seis meses de cárcel, pensa­mi­entos de suic­idio, aban­dono por parte de su marido que, en lugar de apoy­arla en sus momentos más difí­ciles, la abandonó.
Otra mujer, la peri­odista Radka Burke­tová, ayudó a dar a conocer su caso y fue decisiva para que Vera fuera libe­rada y tuvieran que discul­parse con ella años después. Por supu­esto, ninguna disculpa le devol­verá los nervios y el tiempo perdido en la cárcel. Pero fue la prueba de su vida, y Vera volvió aún más fuerte. Se unió a nuestro movi­mi­ento, se convirtió en nuestra vice­pre­si­denta y Radka estuvo a mi lado como portavoz. Juntos hicimos una campaña elec­toral brutalm­ente difícil, y ambas señoras estu­vieron presentes en el milagro de que el movi­mi­ento del que todo el mundo se reía se convir­tiera en la segunda fuerza polí­tica del país en 2013. Věra se convirtió en nuestra primera ministra de Desar­rollo Regional y, al cabo de un tiempo, la nombramos comisaria europea de la Repú­b­lica Checa. Es uno de los cargos más altos de toda la Unión Europea y Věra cumple su segundo mandato.
Tenemos otras grandes mujeres en Europa. Dita Char­an­zová y Martina Dlaba­jová. Desde el momento en que apare­cieron en el Parla­mento Europeo, quedó claro que se trataba de un trabajo comple­ta­mente dife­rente al de los jubi­lados, los trafi­cantes de los partidos tradi­cio­nales, que sólo iban allí por un sueldo. Dita y Martina se opusieron a las cuotas de migra­ción ilegal, se opusieron a la doble calidad de los alimentos, junto con Věra Jourová presio­naron para que los productos con el mismo nombre tuvieran la misma compo­si­ción en toda Europa, también impuls­aron la supre­sión del roaming, con lo que las llamadas y los mensajes de texto fueron funda­men­talm­ente más baratos para cada checo, y también faci­li­taron el cambio de operador. Dita y Martina han traba­jado desde el primer día de tal manera que han ido cosechando un premio inter­na­cional tras otro. Dita ha llegado a ser incluso vice­pre­si­denta del Parla­mento Europeo, y la reput­a­ción que se ha ganado se refleja en el hecho de que los euro­di­pu­tados la eligieron en la primera ronda.
MILENA HRDINKOVÁ
Hablando de Europa, no debo olvidar a mi mano derecha para la UE, Milena Hrdin­ková. Curio­sa­mente, a pesar de que a menudo le digo que no respire ni tome aire, sigue viva. También suelo gritar que la voy a estran­gular cuando me habla en su lengua de Bruselas. Desde hace seis años. Cual­quier cosa que invente, ella siempre hace que funcione. Ya sea tocando mi grupo favo­rito, Roxette, a todo volumen en Bruselas, o cuatro días y noches juntos en el Consejo Europeo de Bruselas. Y al final, siempre es una buena expe­ri­encia para todos. Lucha con ahínco por los inte­reses checos y, durante la pandemia, por una distri­bu­ción justa de las vacunas según la pobla­ción. Juntos, también ganamos 42.000 millones de coronas más para la Repú­b­lica Checa. Menos mal que no la estrangulé.
JANA POSTLEROVÁ
Nací en Checoslo­va­quia, como la mayoría de noso­tros, pero sé que no hablo un checo perfecto. A veces no me expreso con claridad o digo un vocablo incor­recto, pero quiero hablar bien en checo.
Tengo clases con Jana Post­lerová, mi profe­sora checa, todos los domingos, cuando grabo mi programa Čau lidi. A partir del 1 de agosto de 2021, son 200 episo­dios. Los publiqué origi­nalm­ente en Face­book en abril de 2017, pero era un texto terri­ble­mente largo, y he estado haci­endo vídeos desde la pandemia. Así que espero que los veáis, y si no los cono­céis, podéis seguirlos adicio­nalm­ente en mi página de Face­book. La señora Postler siempre es dura conmigo y me grita cada vez que digo una tontería. Terrible. Pero me gusta de todos modos.
TÜNDE
El que pasa más tiempo conmigo. También es la que más se come mi ritmo de trabajo. El jefe de la Oficina del Gobierno, Tünde Bartha. Es de nacio­nalidad húngara, pero una orgullosa checa que lloró de emoción cuando obtuvo la nacio­nalidad checa. Tünde ha estado conmigo durante seis años seguidos. Todos los días. Y no creo exagerar si digo que ésta es quizá la más alta cuali­fi­cación direc­tiva de nuestro país. Todos los días. Ella es la que sigue reci­bi­endo los primeros mensajes míos en la oscu­ridad. Su jornada laboral comi­enza, como la mía, muchas horas antes de que el dipu­tado medio salga de la ducha y se ponga a preparar el café, y termina cada día después de más de 12 horas.
Tünde, además de ser la adjunta de toda la sección de mi gabi­nete, incluido el proto­colo, los asesores y la prensa, gestiona todo el aparato que me rodea y garan­tiza que las reuniones y nego­cia­ciones, incluidas las que se cele­bran con los princi­pales estadistas del mundo, como con Trump en la Casa Blanca, o con Angela Merkel y Emma­nuel Macron durante el centen­ario de Checoslo­va­quia en 2018, se desar­rollen sin problemas.
El hecho de que pueda seguir mi ritmo y que aún le queden ener­gías para discutir conmigo, dice lo aguda y deci­dida que es a veces, y que nada la hará desistir. Incluso la revista Forbes se dio cuenta de que es de facto una de las mujeres más influy­entes del país y le dedicó una mere­cida doble página. Estaba allí entre las más grandes empre­sa­rias y gestoras, sólo que, a dife­rencia de otras, no se sienta en un lujoso despacho y colecciona bolsos y joyas, sino que trabaja en bene­ficio de nuestro país en un pequeño despacho junto al mío, o corre de reunión en reunión con su agenda y su telé­fono móvil. Lo que me fascina de ella es que siempre está de buen humor, que nunca pierde las ganas de seguir adel­ante. Es decir, cuando la familia importa y es su propó­sito en la vida, su hija Lily. Es entonces cuando el trabajo tiene que pasar a un segundo plano. Y Babiš.
Fue Tünde quien me hizo cambiar un poco mi loco horario de trabajo. Y las circun­stancias no fueron bonitas. Fue una noche después de una semana muy ocupada. Me miro en el espejo y uno de mis ojos está comple­ta­mente rojo. Una vena se había reventado, no me sentía bien. Tünde me hizo ir inme­dia­ta­mente al hospital, donde descu­brieron que tenía una presión arte­rial peli­gro­sa­mente alta. Los medios de comu­ni­cación estaban todos allí. La oposi­ción temblaba de alegría por la renuncia de Babiš. Al día sigu­i­ente tenía un tensió­metro y un té de hierbas Baikal en mi mesa. Dos mil años de anti­güedad para el estrés, la presión arte­rial alta y el colesterol.
Desde entonces, las dulces chicas de nuestro gabi­nete me preparan cada mañana pan de centeno, yogur de oveja y manzanas verdes, y han incluido en mi dieta ensaladas y más verduras. Durante un tiempo incluso me hicieron dejar el café por completo, pero les dije que lo dejaran, que eso no es posible en este trabajo. Pero reduje radi­calm­ente. En lugar de diez, desde entonces me tomo tres al día como mucho, y cuando estoy en crisis y me apetece un dulce, me tomo un capu­chino con miel, pero es más bien una excep­ción. También he acordado una nueva hora de inicio. En lugar de las 6:00 horas habi­tuales, que intro­duje cuando era mini­stro de Finanzas, por segundo año empe­zamos en la Oficina del Gobierno a las 7:00 horas. Hasta entonces, algo inima­gin­able para mí. Qué puedo decirte, estas mujeres pueden haberme salvado la vida.
Pero volvamos a Tünde. No creas que sólo cuenta cafés y calo­rías y ende­reza papeles. Además de orga­nizar mis visitas nacio­nales o inter­na­cio­nales, ha ideado y orga­nizado una expo­si­ción en el Palacio de Liech­ten­stein de todos los regalos que he reci­bido de estadistas, jornadas de puertas abiertas, o una colecta bené­fica para un hijo disca­pa­ci­tado de nuestro empleado, o una colecta para un colega cuya casa se quemó. Cuando surge alguna tarea o situ­ación desa­fi­ante a mi alre­dedor que no tengo la capa­cidad de manejar, sé que no hay nadie mejor para ocup­arse de ella y resol­verla que Tünde.
Y quiero destacar un mérito más para ella. Nunca olvi­daré ese día, el 1 de octubre de 2019. La noticia se extendió por todo el país de que el maestro Karel Gott había muerto. Inme­dia­ta­mente ofrecí a su familia que darí­amos al artista un funeral de Estado con todos los honores. Una despe­dida pública en el Palacio de Žofín y una misa en la Cate­dral del Castillo de Praga. Era un evento increí­ble­mente exigente, sólo tení­amos siete días para prepar­arlo, y sabía que si alguien podía hacerlo, sería Tünde. No me decep­cionó ni a mí ni a la familia del Sr. Gott. Coor­dinó todos los lugares, las orga­ni­za­ciones, la policía, los bomberos, el ayun­ta­mi­ento. Decenas de miles de personas pudieron despe­dirse de Karel Gott como es debido. Todavía recuerdo el elogio de Jiřinka Bohdalová en la cate­dral. Y no soy el único.
LAS CHICAS DE LA SECRETARÍA
Y está siendo ayudada por un grupo de mujeres jóvenes y extre­ma­damente capaces. Y un hombre. Les pedí que escri­bieran sobre sí mismos.
TE VOY A DECIR LO QUE PIENSO DE PETRA
¿Petra? Defi­ni­tiv­a­mente, la conci­encia y la amabi­lidad. No se rinde. Nunca lo hace. Con un ciuda­dano al telé­fono, puede orga­nizar una reunión de 20 personas, hacer que se reciba a un emba­jador mien­tras tanto y, al final, desear al ciuda­dano que sigue al telé­fono un magní­fico descanso del día.
Sacri­fi­caría su tiempo libre para estar a dispo­si­ción del país que ama, todo ello con una sonrisa. Ella nunca pondrá su propia como­didad en primer lugar. Siempre es la primera en levan­t­arse y ser la primera en ir a ayudar y dar ejemplo.
Y por eso la eligió el primer mini­stro. Le impre­sionó lo apasio­nada, posi­tiva y motivada que está Petra con su trabajo y los asuntos públicos.
PETRA SOBRE EL PÁJARO
Por encima de todo, Petra es humilde e irradia energía posi­tiva. Disfruta de las pequeñas cosas y nos traslada esa gratitud por la vida, por cada día. Una persona así, que hace brillar el sol en tu vida cuando llueve en tu casa, es una parte necesaria del equipo.
De alguna manera, siempre percibe cuando el ambi­ente en la oficina no es preci­samente ligero y trae al trabajo un pastel increíble. Al igual que el de manzana, al primer mini­stro le encanta y siempre se le escapa una sonrisa cuando ve una tarta.
Nos escribe mucha gente a la oficina, de todas las edades. A menudo piden ayuda y comparten sus tristes histo­rias de vida. Petra tiene un gran corazón y le encan­t­aría tender la mano a todo el mundo.
ELIŠKA SOBRE DARJA
Darja es la que más tiempo lleva al lado del primer mini­stro, es la principal impul­sora de nuestro equipo. Cuando empe­zamos, siempre fue increí­ble­mente paci­ente con todos noso­tros. Conoce toda la Oficina del Gobierno y su funcio­na­mi­ento. Puedes recurrir a Darja para cual­quier cosa y estar seguro de que realm­ente hará todo lo posible por ti.
Es increí­ble­mente recep­tiva y empá­tica. Basta con que el primer mini­stro pase por el most­rador dici­endo que le duele el oído para que en un santi­amén tenga en el most­rador gotas con la dosis prescrita por el médico. Y lo mismo ocurre con cual­quier cosa que mencio­nemos. Darja lo capta y empieza a trabajar en él antes de terminar la frase. Es dedi­cada, cari­ñosa, y da su energía posi­tiva por todas partes.
En su tiempo libre y con nuestro exigente ritmo de trabajo, Darja ha supe­rado dos exámenes estatales de la univer­sidad y ahora se enfrenta a la época más mara­vil­losa de su vida y te dese­amos a ti, Darja, y a ese pequeño milagro, todo lo mejor.
DARJA SOBRE ELIŠKA
Eliska lleva unos meses con noso­tros y estáb­amos un poco nerviosos por ver cómo sería profe­sio­nalm­ente. Nos sorp­rendió muy grata­mente lo inte­li­gente y dedi­cada que era cuando empezó con 21 años. Cómo no tiene problemas para hacer nada más allá de su horario o descrip­ción de trabajo, cómo maneja las exigen­cias de la univer­sidad mien­tras sigue traba­jando para noso­tros y cómo aprecia la oportunidad.
Buen humor, cariño y lealtad infa­li­bles. Consi­dero un pequeño milagro el gran equipo que tenemos, porque sólo en un ambi­ente tan estu­pendo, en el que expe­ri­men­tamos juntos nuestras pequeñas alegrías y penas compar­tidas y privadas, podemos prestar el mejor apoyo posible al primer ministro.
Y ahora la excep­ción, el único hombre en el capí­tulo feme­nino. Este puesto privi­le­giado lo ocupa mi jefe de gabi­nete, Honza.
PETRA SOBRE HONZA
Aunque este capí­tulo está dedi­cado princi­palm­ente a las mujeres, debemos mencionar a Honza, que faci­lita un poco la gestión de nuestra secretaría, que por lo demás es exclu­siva­mente femenina.
Hace poco que ha formado una familia, y aunque nos dice muchas veces que las cosas no son del todo fáciles con su hijo pequeño y los arreglos para dormir, nunca se olvida de ninguna pequeña cosa y es un perfeccio­nista. Su trabajo y los docu­mentos que prepara y comprueba para el primer mini­stro son realm­ente meti­cu­losos. Honza lo super­visa todo. No lo tiene fácil entre tantas mujeres, por eso a él y al primer mini­stro les gusta a veces hacerse un guiño.
Chicas y Honza, ¡gracias!
MUJERES QUE DEBES CONOCER
He cono­cido a miles de mujeres con capa­cidad de orga­ni­za­ción, gran inte­li­gencia social y gran corazón que manti­enen y reúnen a la gente a su alre­dedor. Fui el primer mini­stro de Finanzas y luego primer mini­stro que empezó a recorrer siste­má­ti­ca­mente nuestro país para saber qué nece­si­taba la gente y dónde. En el proceso, descubrí que tenemos un montón de grandes alcal­desas. No puedo nombrar ni siquiera una frac­ción de ellos aquí, así que por favor, perdó­nenme, señoras, estos serán sólo ejemplos.
Petra Ďura­nová, alcal­desa de Drahelčice y madre de seis hijos, se me quedó grabada. La recuerdo princi­palm­ente porque luchó por la construc­ción de un nuevo jardín de infancia. Como madre, expe­ri­mentó de primera mano la falta de plazas en las guar­de­rías. A su hija mayor le prome­tieron una plaza allí durante tanto tiempo que la niña está ahora en el 7º curso de la escuela primaria… Así que la alcal­desa presentó un proyecto para una nueva guar­dería para 70 niños y me escribió una carta al respecto. Y me escribió ideas sobre qué hacer para que las fami­lias tengan 3 hijos, que es uno de los princi­pales obje­tivos de nuestro gobierno. Me alegré mucho de visi­tarla en Drahelci, tuvimos una gran charla y la ayudé con una subven­ción de 47 millones para una guar­dería que nece­si­taban todos los padres de la zona.
Al igual que en Drahelčice, nuestro programa de ampli­a­ción de guar­de­rías y escuelas prima­rias también ha ayudado en Chýně u Prahy, donde hay una gran alcal­desa joven, Anna Chvo­j­ková. Ha construido una escuela super­mo­derna por 280 millones, con un gran pabellón depor­tivo, una cantina y 23 aulas. Aport­amos el 70% de su presu­pu­esto. Mien­tras nos sentáb­amos juntos en los bancos durante la cere­monia de aper­tura, recor­d­amos nuestros propios años esco­lares. Decía que era la mejor lectora de su clase. Yo también. Así que nos tomamos el pelo durante un tiempo sobre quién sería el mejor si estu­vié­ramos juntos en clase.
No puedo olvidar a la alcal­desa de Třinec, Vera Palkovská. La ayudé a construir la circun­val­a­ción, por la que luchó durante 10 años. La alcal­desa ama su ciudad, intro­dujo los auto­buses eléctricos, la ciudad prospera bajo su mandato, e incluso fue nomb­rada Gestora del Cuarto de Siglo de la Repú­b­lica Checa.
Deter­mi­nación. Eso es lo que debe tener todo polí­tico que quiera conse­guir cosas para el pueblo. Todas estas señoras que he enume­rado lo tienen, y lo han demos­t­rado acudi­endo direc­ta­mente a mí cuando han sido recha­zadas antes en las oficinas. Por ejemplo, la alcal­desa de Šlapa­nice, Michaela Trněná, que, por cierto, es madre de cuatro hijos. Me llamó la aten­ción perso­nalm­ente cuando estuve en un evento en Brno y allí me contó lo que quería cambiar en su ciudad. Fui a verla para ver cómo nuestro minis­terio de Medio Ambi­ente le ayudaba a eliminar el alqui­trán y otras sustancias cance­rí­genas que dejó la indus­tria pesada durante la época comunista.
También me lo pidió perso­nalm­ente la joven y bril­lante alcal­desa de Bílina, Zuzana Schwarz Bařti­pá­nová, que está traba­jando duro para resolver el problema del acoso y la violencia entre los alumnos. Vine a verla y me llevé a nuestro mini­stro de Educación, Robert Plaga, y a la ministra de Desar­rollo Regional, Klára Dostálová.
Y hablando de alcal­desas, por supu­esto no puedo olvidar a nuestra Irena Blaž­ková, la exitosa alcal­desa de Vrano­vice-Kelčice, que se presentó al Senado en nuestro nombre.
MUJERES CON UN GRAN CORAZÓN
Todos los días conozco a mujeres que repre­sentan import­antes profe­siones, inte­reses y luchan por los más desfa­vor­e­cidos. Siento un gran respeto por Vera Doušová, del Banco de Alimentos, que reparte comida a los nece­si­tados. Lo que no se vende en los super­mer­cados y que de otro modo iría a parar a los verte­deros, su banco lo regala a alber­gues, canguros, madres solteras con hijos, ancianos, enfermos o gente de la calle. Acudió a mí cuando tenían problemas econó­micos, así que llamé al mini­stro de Agri­cul­tura, Miroslav Toman, y encon­tramos una solu­ción. También me gusta parti­cipar en los eventos del Banco de Alimentos como ciuda­dano. Frederik y yo siempre vamos al centro comercial de nuestra ciudad natal, Čest­lice, y comp­ramos unos cuantos carros de comida y otros artí­culos de primera nece­sidad en función de lo que más nece­site la gente.
Asis­tencia social y sani­taria. Son dos áreas que se derrum­ba­rían en un minuto sin las mujeres. Hablo todo el tiempo con la señora Dagmar Zitni­kova, enfer­mera y presi­denta del Sindi­cato de Salud y Asis­tencia Social. Pero también recibo muchos mensajes de enfer­meras sobre el terreno. Una de ellas me invitó a reunirme con ella en el hospital de Znojmo y fui allí a la primera opor­tu­nidad. Durante dos horas y media debatí con ella y con otras enfer­meras y médicos, y también hice de secre­taria, llamando en directo con mi telé­fono móvil a nuestra ministra de Sanidad con las preg­untas de los sindi­ca­listas que no podía responder.
Por favor, que las mujeres de otras profe­siones no se lo tomen a mal, pero debo subrayar lo mucho que respeto a las enfer­meras. Trabajan en tres turnos, tienen una responsa­bi­lidad increíble y, además, el trabajo es al menos tan exigente como el del obrero más duro. Al fin y al cabo, las enfer­meras también cuidan de paci­entes que no pueden moverse y que a menudo pesan más de 45 kilos.
Incluso en el extran­jero he cono­cido a muchas grandes mujeres que hacen honor a nuestra repú­b­lica o, al menos, llevan con orgullo las raíces checas. Recuerdo que en Londres recibí un libro con una dedi­ca­toria de la hija de Sir Nicholas Winton, la señora Barbara Winton. Esa fue una expe­ri­encia parti­cularmente pode­rosa. La Sra. Winton ha dedi­cado su vida a vincular la Repú­b­lica Checa y Gran Bretaña y es presi­denta de la mayor asocia­ción de expa­triados, la British Czech and Slovak Asso­cia­tion. Y puede imagi­narse que fue gracias a ella que los ingleses descu­brieron la magia de la remoska checa. Ahora es un producto básico en todas las cocinas británicas.
LAS HERMANAS PEQUEÑAS DE LOS YELLOWJACKETS
Ahí deben estar mis dos enfer­meras favo­ritas del Insti­tuto del Cáncer de Masaryk. De Žlut’ák, como llaman a la Colina Amarilla en Brno. Petra y Míša.
Petra Abso­lo­nová supo desde muy joven que su trayec­toria profe­sional estaría defi­nida por el cuidado de los paci­entes. El profesor que tenía en Enfer­mería le dijo que si tenía que elegir a alguien para que la cuidara cuando estu­viera enferma, sería Petra. Y como Petra está orientada a la acción, ella y Misha Prikryl escri­bieron su capí­tulo enseguida.
PETRA
Cuando empecé, se estaba poniendo en prác­tica el Proceso de Enfer­mería y lo imple­menté a mi manera. Se trataba de un niño con un defecto congénito combi­nado. El profesor me dijo: “Petra, estás escri­bi­endo una historia humana, no un proceso”. Sí, vi al niño y el impacto en su salud, ¡no el proceso!
Los paci­entes no son números para mí, ni uno de tantos, sino algo muy concreto, tienen mi número de móvil personal y pueden llamar en cual­quier momento. Ahora trabajo como enfer­mera jefe del depar­ta­mento de gastro­en­te­ro­logía, me gusta gestionar, orga­nizar, plani­ficar y controlar el funcio­na­mi­ento del depar­ta­mento. Gracias al apoyo de la dirección del hospital, nuestro depar­ta­mento está al más alto nivel.
Y Míša Přikrylová es mi otra mitad en todos los eventos educa­tivos. Somos una pareja comple­men­taria sin acuerdo previo. Estoy muy contenta de trabajar con ella y es un eslabón importante en la confi­gu­ra­ción y apli­cación de la Aten­ción Preven­tiva. Nos sentamos, nos miramos y sabemos lo que pasa.
MISA
Es casi gracioso que el hecho de conver­tirse en enfer­mera con uniforme blanco haya sido ayudado por mi propia suegra. Incluso en mi primer año estaba feliz y agra­de­cida, sobre todo deci­dida a ayudar a la gente, que era mi obje­tivo de por vida. Ahora trabajo como enfer­mera de estación y coor­di­na­dora del Centro de Preven­ción del Insti­tuto del Cáncer de Masaryk.
Y Petra, ¿qué te parece la palabra “cáncer”? Estamos en contacto con ella todos los días, char­lamos con ella, pero sigue siendo una invi­tada no deseada… No queremos que nos visite a ti, a mí, a ella, a él, y por eso luch­amos por cada uno de noso­tros, porque sabemos que vale la pena.
Sabemos que estas bestias agre­sivas son, como decimos, preve­ni­bles, lo que signi­fica que tenemos un arma en nuestras manos y podemos atacarlas, y no dejar que entren en nuestras vidas para estro­pear nuestros planes. Sólo estamos trabajando.
PETRA
Misha, eso me recuerda a nuestro primer mini­stro Andrej Babis. Nunca olvi­daré nuestro primer encuentro y descu­bri­mi­ento: ¡la risa! El primer mini­stro de este país no es un ser insti­tu­cional, todavía no he cono­cido a una persona de tan alto rango que se mantu­viera en un nivel humano, que no haya perdido lo que hace que una persona sea humana, y eso es su interés y su corazón abierto.
En nuestro caso, se trata de ayudar a las personas que han sido visi­tadas por un huésped no invi­tado y que luchan en el mismo barco. Es bueno que hayamos podido cono­cerlo e inter­conectar los mundos de la polí­tica y la salud. Sabemos que su ayuda es concreta, otro descu­bri­mi­ento es que lo vemos a un nivel que los medios de comu­ni­cación no propor­cionan. Siento que sólo tiran de la nega­ción y no entiendo muy bien por qué. ¿Qué intentan demostrar?
Quién puede ser más nega­tivo que noso­tros, cuando vemos dolor, sufri­mi­ento y caídas a diario, y en este marasmo de nega­ción llega este hombre con su típica sonrisa de chico joven y alegre… Sí, sabe alegrarse, espon­tá­nea­mente, sabe conta­giar a los demás con su risa… Y también con sus pala­bras ¿debo solu­cio­narlo? ¿Por qué no funciona?
En el caso de compartir el éxito y salvar un día más de vida, feli­cita y da un pulgar arriba… Así es él, así le cono­cemos y podemos dar gracias por él. Tal vez haya que dar las gracias, porque defi­ni­tiv­a­mente esto no es sólo una cara polí­tica y cier­ta­mente no es la norma. Tendrí­amos un deseo para él, ya que es alguien que quiere ayudar y luchar para que las cosas funcionen como deben, y eso no es algo fácil de hacer, espe­cialm­ente en las circun­stancias de estos tiempos. Ahora recuerdo la velo­cidad de sus acciones. Siempre de inme­diato, no pospone nada y golpea la puerta igual que noso­tros. Tenemos eso en común, tal vez por eso nuestros caminos se han cruzado. ¿Qué le gustaría a nuestro primer mini­stro? Estoy seguro de que no pensará en sí mismo en esa respu­esta… Y así es él.
Sí, y nuestro deseo para él es que la sonrisa de su cara no se borre nunca y que siga pata­le­ando por todos nosotros…
¡Chicas, gracias!
NUESTROS GRANDES ATLETAS
Todavía recuerdo los golpes de Petra Kvitova, con la que jugamos en dobles en Znojmo. Su regreso a la cima del tenis mundial después de que un matón le lesio­nara la mano es simple­mente increíble. Merece un trata­mi­ento cine­ma­to­grá­fico. Petra irradia energía posi­tiva, como supongo que hacen todas las atletas. Mi compa­ñera de equipo de dobles era entonces Bára Strý­cová, que de vez en cuando soltaba algunas de sus pala­bras más duras, y era muy divertida.
Y, por supu­esto, Ester Ledecká y Martina Sáblí­ková, otros dos iconos del deporte checo que hicieron famoso a nuestro país en todo el planeta. Recuerdo estar sentado con Ester y Martina en un bar de Staromák. Lo que realm­ente me hizo gracia fue que un editor escribió sobre Ester, que había ganado dos medallas de oro olím­picas, que era arro­gante. Dijo que no quería hablar con los peri­odi­stas. Oh, esos tipos. El padre de Janek Ledecky vino a vernos al pub y les regalé a las niñas unos lémures de peluche.
Y no puedo olvidar a nuestra depor­tista más famosa, Vera Čáslavská, a la que quería mucho. Mis admi­ra­dores deben conocer el libro About Babiš without Babiš, que recibí por mi 60º cumple­años. Allí dio una entre­vista sobre mí. Se lo reco­miendo a todo el mundo.
Las mujeres que me rodean. Empecé este capí­tulo con mi madre y quiero termi­n­arlo con alguien que me es igualm­ente querido. Es mi hija Vivien. No voy a escribir mucho sobre ella. Sabe lo importante que es para mí y no quiero ni hablar de su vida así delante de la gente.
VIVIEN
Vivien. Antes de darme cuenta ya era mayor. Está fuera del nido y estudia en España, ahora a distancia. Cuando está en casa en Průho­nice, aprecio los momentos que podemos estar juntos. Siempre estoy muy contento de tenerla a mi lado.
Tal vez sólo vayamos al cine. Cuando estoy prepa­rando un discurso inter­na­cional suelo preg­un­tarle qué le parece. Siempre encuentra un error y corrige mi inglés. También compar­timos el amor por los animales. Y es Vivi la que siempre está más preo­cupada por mí.
Todos los que crean una empresa quieren que dure y que pueda ser trans­mitida a sus hijos. Me alegro de que Vivien se inte­rese por los nego­cios. Es muy respons­able, seria, a veces dema­siado. Tiene la espe­r­anza de que un día traba­jará en la empresa que yo construí. Y me alegro por ella.
Mis mujeres. Mis fuertes y hermosas mujeres. Y todas las mujeres de este país. Gracias por ser tú.
SUGERENCIA:
Así que se me ocurre que no sería mala idea declarar un Día de las Madres y Abuelas Checas.
Sí, sé que tenemos el Día de la Madre. Sé que tenemos el Día Inter­na­cional de la Mujer.
Pero ninguno de esos días es festivo. Y no son nuestros. No son checas. Son inter­na­cio­nales, todo el mundo las tiene y es algo a lo que nos acabamos de unir. Nada que sólo noso­tros hayamos inventado y tenido.
Por eso lo quiero.
Día de las madres y abuelas checas. Un día en el que las mujeres tienen el día libre y sólo trabajen los hombres. Y cuando pienso en ello también quiero dar algo a las mujeres. Como un verdadero popu­lista, os daré una oportunidad.
Una semana gratis en el balneario para cada mujer que cumpla 70 años.
Y quiero dar a todas las mujeres jubiladas una recom­pensa en el Día de la Madre y de la Abuela. Mil dólares estarían bien, ¿no creéis?
CONTIGO
Y debe haber una mujer de nuevo. Ahora quiero recordar a la señora Maria Matúšová Máchová con su nieto Vojtěch, que tiene 12 años y bajo el árbol de Navidad deseaba poder cono­cerme y estrechar mi mano.
Nos encon­tramos justo en la villa de los Kramář. Llevé a Vojta allí, donde sólo recibo a los visi­tantes inter­na­cio­nales más import­antes. Para que pudiera disfru­tarla. La señora Matúšová Máchová me regaló unas salchichas caseras estu­pendas, que olían increí­ble­mente y que nunca he comido mejor.
¡Gracias, Sra. Marie! Me acuerdo de ti hasta ahora. Vuelve de nuevo.
EN EL GOBIERNO
6 de diciembre de 2017. Miloš Zeman acaba de nombrarme primer mini­stro en el Castillo de Praga y me ha encargado la formación de un nuevo gobierno.
Como todos los primeros ministros, he prometido lealtad a la Repú­b­lica Checa. Que defen­deré su Consti­tu­ción y sus leyes y las pondré en prác­tica. Y me he compro­metido por mi honor a ejercer mi cargo a conci­encia y a no abusar de mi posición.
Y fui uno de los pocos que lo hizo.
Tras la firma, el presi­dente dijo algunas cosas que aún recuerdo. En aquel momento no me di cuenta de la razón que tenía: “Los rayos caen sobre los árboles altos y debe­rías tomar tierra de nuevo. No te enojes con los enanos por patear tus tobillos, no pueden llegar más alto”.
Los medios de comu­ni­cación publi­caron esto y estoy pensando que si hay alguien más aquí que no sepa esto de mí, lo lea:
Biografía del recién nomb­rado primer mini­stro Andrej Babis
Miembro del Parla­mento de la Repú­b­lica Checa desde el 26 de octubre de 2013.
Datos personales
Ing. Andrej Babiš nació el 2 de septiembre de 1954 en Bratis­lava. Está casado y tiene cuatro hijos.
Educación
Se graduó en la Univer­sidad de Economía de Bratislava.
Acti­vidad profesional
En 1993 fundó Agro­fert, actu­alm­ente el mayor holding agrí­cola, alimen­tario y químico checo. En 2016, a pesar de un veto presi­den­cial, se aprobó una enmi­enda a la Ley de Conflicto de Inte­reses, también cono­cida como Lex Babiš, que prohíbe a los funcio­na­rios del gobierno poseer medios de comu­ni­cación y recibir subven­ciones estatales a través de sus empresas. Así, en 2017, Andrej Babiš trans­firió todos los activos de sus empresas a dos fondos fiduciarios.
Acti­vidades públicas
En otoño de 2011, Andrej Babiš habló en los medios de comu­ni­cación sobre la corrup­ción sisté­mica que impreg­naba la admi­nis­tra­ción pública. Su discurso provocó la respu­esta de miles de ciuda­danos y se creó espon­tá­nea­mente la inicia­tiva Acción de Ciuda­danos Descon­tentos. A partir de sus reivin­di­caciones, se elaboró un “llama­mi­ento” que resumía las ideas básicas que también dieron contenido a la asocia­ción ANO, que se fundó poste­riormente en noviembre de 2011. A medida que crecía el número de parti­da­rios, se oían voces que reco­mendaban la parti­ci­pa­ción directa en la polí­tica. En mayo se registró como movi­mi­ento polí­tico para poder parti­cipar en las elecciones parla­men­ta­rias demo­crá­ticas. En las elecciones anti­ci­padas de 2013, obtuvo casi un millón de votos, la cifra más alta para una nueva entidad polí­tica en la historia de la Repú­b­lica Checa. ANO ganó las sigu­i­entes elecciones ordi­na­rias a la cámara baja en 2017 con más de 1,5 millones de votos.
En 2016, Andrej Babiš ganó el premio al mini­stro de Finanzas del Año de las Economías Euro­peas Emergentes.
Cono­ci­mi­entos de idiomas
Habla inglés, francés, alemán y ruso.
Así que.
¿Cómo fue?
PRIMER MINISTRO DE LA REPÚBLICA CHECA
Mañana del 6 de diciembre de 2017. Afuera está a cero, nublado, y estoy condu­ci­endo desde Průho­nice hasta el Castillo. Sin duda, el día más importante de mi vida en la polí­tica. Un día único.
En el camino, pienso en lo que realm­ente signi­fica para mí. ¿Cómo me siento? Porque nadie puede prepar­arte para esto. Nadie puede estar prepa­rado para esto.
Creo que es el puesto más respons­able del estado. Todas las miradas están puestas en ti, aunque en realidad sólo eres el cuarto funcio­nario consti­tu­cional. Aunque la Cámara, el presi­dente y muchos otros funcio­na­rios consti­tu­cio­nales toman las decisiones. Pero todos te están mirando.
Es un gran compromiso y un honor. 1.500.113 ciuda­danos de la Repú­b­lica Checa me querían allí, pero yo respondo ante cada uno de ellos. Cual­quiera de ellos puede criti­carte. Y lo hará. Y no me malin­ter­preten, me alegro por ello, todo ciuda­dano tiene la prer­ro­ga­tiva de hacerlo y, si la crítica tiene sentido, lo agra­dezco. Nunca he respe­tado a la gente que está de acuerdo conmigo en todo. Al contrario. Quiero gente a mi alre­dedor que sepa de lo que habla y que sea capaz de discutir conmigo. Cuando llegamos a lo esen­cial puedo ser muy duro. Los que puedan soportarlo, pueden soportarlo conmigo. Tal vez algunos años. O más.
Agra­decí que, como nuevo primer mini­stro, tuviera una gran expe­ri­encia en la dirección de empresas y también en la gestión de personas, por lo que sabía cómo poner en orden el país lo antes posible.
¿Creéis que estoy siendo dema­siado crítico con mis predecesores?
Pero preg­un­taos cuál de los anti­guos primeros ministros era realm­ente un gestor.
¿Y de dónde se supone que van a sacar esa expe­ri­encia de gestión? Apenas en la política.
Claro que al principio fue duro en el gobierno, a veces realm­ente brutal, pero cuanto más tiempo trabajé en la oficina y llegué a conocer mi camino, más claro me quedó que este era mi lugar, que me sentía en mi elemento aquí y que era donde más podía ayudar a la gente.
Proba­ble­mente sepáis que una vez que te conviertes en primer mini­stro, eres automá­ti­ca­mente el polí­tico más seguido del país. Los peri­odi­stas vigilan todos tus movi­mi­entos, espe­r­ando encon­trar algo sobre ti. Todo es culpa tuya. Cual­quier paso en falso invol­un­tario del primer mini­stro es siempre más que un gran problema para los demás y por eso siempre van más a por él.
En cuanto a mi carrera polí­tica, nunca han encon­t­rado nada. Trabajo gratis. Lo pago todo yo. Así es como inven­taron el Nido de Cigüeña, los bonos, el conflicto de inte­reses. Asuntos de fabri­cación. Atacan a mi familia, a mis seres quer­idos. Todos los días de mi vida en la política.
Creo que podéis ver que esto sólo me ha motivado y motivado más. Para demo­strar a todo el mundo que no tiene por qué ser como antes.
Y me atrevo a decir que he hecho muchas cosas.
Os voy a llevar a recorrer lo principal que hicimos para la gente. Hemos redu­cido los cientos de páginas de texto a lo más importante, porque no quiero aburrir con las largas listas y tablas. Me rompe el corazón, pero espero que sea legible. Así que, brevemente.
¡Vamos!
LO QUE HEMOS HECHO POR LA GENTE
Os diré una cosa y, si lo sabes, me cono­cerás. Me encantan los números. Y los recuerdo a todos. Ya tengo 66 años y, hasta ahora, ninguno de mis colegas me ha supe­rado en la capa­cidad de calcular rápi­da­mente algo o descu­brir que un número no cuadra.
¿Y sabes por qué me gustan tanto los números? Porque no mienten. Son irre­con­ci­li­ables. Funcionan como un antí­doto contra las bravu­co­nadas y las tonte­rías vacías.
Una sola preg­unta revela la verdad.
“¿Cuántos?”
¿Cuánto has hecho, construido, arreglado?
¿Cuánto ha aumentado el valor de lo que se le ha confiado?
Este es un discurso en el que me siento como en casa y que he respaldado, me atrevo a decir, como ningún otro polí­tico en la historia de nuestro moderno estado independiente.
No os preo­cu­péis, este capí­tulo no va a ser una estadí­stica árida. Por el contrario, hay un thriller escon­dido en los números que quiero mostrarte. Hay una lucha por un país mejor, por una mayor feli­cidad y satis­fac­ción para todos nosotros.
¿Que la feli­cidad no se puede expresar en números?
¿Pero qué pasa cuando no tienes dinero para las medi­cinas y el alquiler y de repente lo tienes?
¿Y si por fin puede permi­tirse unas vacaciones fami­liares en el mar cuando antes sólo podía hacer un viaje?
¿No es ahí donde entra la feli­cidad? Segura­mente adivin­a­réis que me refiero a los sala­rios. Ahí es donde quiero mostrar de entrada el poder de los números, la verdad que no se puede endulzar.
Quizá no lo recuerden, pero antes de que yo fuera mini­stro de Economía, el salario mínimo rondaba los ocho mil. Seis largos años seguidos. Los precios sigu­ieron subi­endo. Cada año los más pobres son más pobres. En 2014, me hice cargo de las finanzas, seguido por mi colega Alena Schil­lerová. Juntos, elevamos el salario mínimo de 8.500 a 15.200 coronas checas en seis años.
Ahora toma el salario medio. Bajo nuestros prede­ce­sores, que no expe­ri­men­taron el coro­na­virus, no tuvieron que lidiar con ninguna catá­strofe global, el salario medio no creció mucho, e incluso cayó en 2013. Para noso­tros, pasó de 25.768 a 36.57 coronas al mes.
Enfer­meras, médicos, profe­sores, poli­cías, bomberos, sold­ados. ¿En qué piensas cuando enumero estas profe­siones? Claro, ellos son los que nos protegen y cuidan de noso­tros y de nuestros hijos. Y un buen Estado debe ocup­arse de ellos. Y los polí­ticos que nos han prece­dido sí que se han “ocupado” de estas profesiones.
¿ODS, TOP 09 y STAN?
Se llevaron el dinero de todos, y me refiero a abso­lutamente todos.
Recor­t­aron el salario de las enfer­meras en 500 coronas checas al mes, el de los médicos en casi 700 coronas checas, el de los profe­sores en casi 900 coronas checas y el de otros traba­ja­dores de la educación en 150 coronas checas, el de los poli­cías en casi 2.000 coronas checas, el de los bomberos en tres ocasiones hasta llegar a 2.840 coronas checas menos y el de los sold­ados en 1.700 coronas checas al mes.
AUMENTAMOS LOS SALARIOS
No voy a impo­nerles una evalu­ación de estos polí­ticos. Los números lo hicieron por mí. Tampoco voy a hacer que os guste mi clasi­fi­cación, porque los números también lo harán de forma fiable. Hemos subido los sueldos medios de las profe­siones en las que los gobiernos ante­riores han sido brutales, por lo que subieron así:
Enfer­meras: de 28.963 a 58.200 coronas.
Médicos: de 59.556 a 101.000 coronas.
Profe­sores: de 26.535 a 46.000 coronas.
Otras profe­siones de la educación: de 15.480 a 26.050 coronas.
Agentes de policía: de 32.646 a 50.530 coronas.
Bomberos: de 33.904 a 51.100 coronas.
Sold­ados: de 36.961 a 51.700 coronas.
Un buen Estado también se reco­noce por la forma en que cuida a sus ancianos, porque fueron ellos quienes construyeron nuestro Estado y nos criaron. Durante cinco largos años, la pensión media fue de unas 10.000 coronas, la subimos de 11.065 a 15.351 coronas. Y el año que viene superará las 16.000.
De acuerdo. Ahora os he conven­cido de que la feli­cidad se expresa, al menos en parte, en números. Tomar un poco de dinero decente es simple­mente una razón para ser más feliz.
HAY QUE PAGAR LOS IMPUESTOS
¿Y la atmós­fera? Me refiero al ambi­ente social. ¿No puedes ponerle un número a eso? Tratemos de verlo.
Antes de llegar a la polí­tica, era bastante normal en este país eludir los impu­estos. ¿Cuántas veces un comerci­ante o empre­sario honrado ha sido ridi­cu­lizado por sus amigos por declarar sus ventas a Haci­enda? ¿Cuántas veces ha sido decla­rado idiota? Me da vergüenza recordarlo.
Efec­tivo en mano sin factura, cobrando a los invi­tados sin recibo, obli­gando a la gente a trabajar en negro sin segu­ridad social y, por tanto, con la perspec­tiva de una mísera pensión. La economía sumer­gida. Un agujero negro en el que desa­pa­reció todo nuestro dinero. Cuando el Fondo Mone­tario Inter­na­cional trató de sumar todas las pequeñas y grandes estafas, descu­brió que entre 1991 y 2015 se perdió una media del 14,83% del PIB en la economía sumer­gida cada año.
Para decirlo sin rodeos, el 15% de toda la riqueza que se suponía que era común y útil para todos noso­tros en este país se la embols­aron un montón de ladrones cada año.
Una cantidad increíble. En 2015, la economía sumer­gida movía el doble de dinero del que el Estado pagaba entonces en concepto de pensiones.
Entonces ocurrió una cosa. Un tal Babiš intro­dujo el regi­stro elec­tró­nico de ventas, EET. Y los informes de control contra el fraude del IVA.
Nuestra Cobra Fiscal entró en acción, y se inició una campaña siste­má­tica contra el fraude del IVA a gran escala y el mercado negro de la bebida. Y después de Babiš, Schiller tomó el relevo y va igual de fuerte.
¿El resul­tado? Según el Fondo Mone­tario Inter­na­cional, ¡hemos redu­cido la economía gris al 9,2%! Esa es una cifra de 2017. Gracias a nuestras medidas, cientos de miles de millones se han volcado en la economía oficial y en los impuestos.
Pues mirad cómo ha afec­tado todo esto a nuestra hacienda.
El año pasado recau­damos 264.500 millones más que en 2013. Si tomamos lo que recau­damos en total en impu­estos y gravá­menes, es decir, segu­ridad social y seguro médico, son 718.000 millones más en el mismo periodo.
DINERO PARA EL PUEBLO
Estamos devol­vi­endo este dinero al pueblo. A los traba­ja­dores. Desde que llegué a la polí­tica, hemos aliviado a los padres traba­ja­dores, a los pensio­nistas traba­ja­dores y a las empresas de 140.000 millones en impu­estos. Hemos incre­mentado las segundas y adicio­nales desgra­va­ciones fiscales por hijos, hemos intro­du­cido las tarifas de las guar­de­rías, hemos redu­cido el IVA de los medi­ca­mentos, de los alimentos para bebés, de los alimentos para personas con una dieta sin gluten, de los libros, periód­icos y revistas, de la música, del trans­porte público y de los sumi­nistros de cale­fac­ción. Hemos redu­cido el IVA de los alimentos, la cerveza de barril y los refrescos para los esta­ble­ci­mi­entos públicos. También hemos redu­cido el IVA para pelu­queros y barberos, repa­ra­dores de bici­cletas, zapatos y para­guas, y sastres. Hemos eximido de impu­estos las presta­ciones de jubil­a­ción de los sold­ados y hemos devu­elto a los pensio­nistas traba­ja­dores la rebaja fiscal que los ante­riores gobiernos de derechas se empe­ñaron en quitarles. Y hemos redu­cido el impu­esto espe­cial sobre el gasóleo para los conductores.
No nos hemos olvidado de los autó­nomos. Evit­amos que nuestro socio de coali­ción, el CSSD, aumen­tara la tributa­ción de los traba­ja­dores autó­nomos al 19%, deján­dola en el 15% como para los asala­riados. Además, hemos faci­litado la vida a muchos autó­nomos intro­du­ci­endo una tarifa plana de impu­estos a partir del 1 de enero de 2021, lo que signi­fica que muchos de ellos pagan 5.469 coronas checas al mes en concepto de sanidad y segu­ridad social y no tienen que preo­cup­arse de nada más. Porque ya tienen sufi­ci­entes preocupaciones.
Me metí en polí­tica pensando que la gente sabe mejor cómo gastar su propio dinero. Por eso recor­t­amos los impu­estos siempre que pudimos. Las únicas excep­ciones para mí siempre han sido las bebidas alcohó­licas, el tabaco y el juego. ¿Por qué hemos de tener en cuenta a los que ganan dinero con ello cuando no tienen en cuenta a los que lo consumen? En 2014, nuestro país estaba infestado de 7.542 esta­ble­ci­mi­entos de juego. Ahora ha bajado a 702. Todavía es mucho, pero siguen desa­pa­re­ci­endo y, lo que es más importante, hemos dado a los alcaldes la capa­cidad de decidir si los permiten en su zona.
Y lo más importante. Suprimimos el salario súper-bruto o “súper-estafa” a los traba­ja­dores, que fue inventado “JUNTOS” en 2008 por los polí­ticos de SAD y TOP 09. Esto se aplica a los 4,5 millones de personas de este país que van a trabajar. Eso deja a casi la mitad de la nación con miles de coronas extra en sus carteras cada mes, sin que ninguno de ellos tenga que suplicar a su jefe un aumento.
Para ello, hemos puesto en marcha la revo­lu­ción de los vales de comida, que permite a cada empleado elegir si quiere un vale de comida en papel, comidas de empresa o un “caché”. Dinero para los traba­ja­dores, no para las empresas de vales de comida.
Dimos a los pensio­nistas y a los estu­di­antes menores de 26 años un descuento del 75% en las tarifas. Algunos me criti­caron mucho por ello, por ejemplo los que utili­zaron el descuento para ir a Praga a la mani­fes­ta­ción contra mí en Letná. Sin embargo, cuando una abuela me escribe que podrá visitar a sus nietos en Šumava no una vez al año, sino cuatro gracias al descuento, me siento simple­mente feliz. Y lo mismo ocurre con los estu­di­antes, que ahora tienen la opor­tu­nidad de viajar más.
CALIFICACIONES Y AGENCIAS
En los 7 años que llevo en polí­tica, la Repú­b­lica Checa se ha convertido en uno de los países más exitosos del mundo. Incluso Moody’s y ACRA Europe, las agen­cias cuyos vere­dictos son seguidos por gobiernos, bancos y empresas, han elevado nuestra cali­fi­cación, el llamado rating, al nivel de países como Bélgica y el Reino Unido. Especí­fi­ca­mente escri­bieron que esto se debía a las reformas de nuestro gobierno y a las finanzas públicas. Esta excel­ente cali­fi­cación también ha sido confirmada por S&P, la Agencia de Cali­fi­cación Credi­ticia de Japón y Fitch. Y se ha mantenido en pie a pesar de la austeridad y la rece­sión econó­mica debida a la epidemia.
En 2019, super­amos a Portugal, Grecia y España en producto inte­rior bruto per cápita. Un año después, Italia. Hemos pasado a ocupar el puesto 27 en la clasi­fi­cación de las economías más avanzadas del mundo y todavía espero que super­emos a Japón y Nueva Zelanda en 2025. Ya tenemos la menor brecha de ingresos entre ricos y pobres de todos los países de Europa, el menor riesgo de pobreza y exclu­sión social, y el menor desem­pleo, que no hace mucho era del 2,1%. Según una clasi­fi­cación de Deloitte, que evalúa la calidad de vida, nuestra Repú­b­lica Checa no sólo supera a Estados Unidos, sino también a Singapur o Israel, por ejemplo. Y sober­ana­mente es el mejor de todos los países del V4.
AYUDA PARA EL CORONAVIRUS
Todos sabemos lo que vino después. El coro­na­virus invadió nuestras vidas y en pocos meses se convirtió en una catá­strofe plane­taria. Si no hubié­ramos estado traba­jando todos esos años antes, redu­ci­endo nuestra deuda y poniendo a nuestro país en buena forma, nuestra economía simple­mente no habría tenido ninguna opor­tu­nidad. Las empresas habrían queb­rado sin ayuda, cientos de miles de personas se habrían encon­t­rado en la acera. Pero deci­dimos salvar nuestra economía. Desde una pelu­quería y un fonta­nero en un pequeño pueblo hasta una gigan­tesca fábrica. Apro­vech­amos la gran reput­a­ción que habí­amos construido para nuestro país y tomamos dinero prestado en los mercados inter­na­cio­nales, que volcamos en personas y empresas. Sin duda, una solu­ción mejor que matar de hambre a nuestra gente, dejar que las empresas fracasen y luego recon­struir dese­spe­radamente la economía durante décadas.
¿Las cifras?
La primera cifra es 466.600 millones. Esta es la ayuda que hemos prestado a comerci­antes, empleados, empresas y orga­ni­za­ciones hasta finales de febrero de este año. Hemos repar­tido 41.500 millones sólo en boni­fi­caciones por compen­sa­ción a los autó­nomos, las pequeñas empresas y las personas que trabajan con acuerdos de trabajo y actividad.
Aliviamos a los empre­sa­rios renun­ci­ando a sus cotiza­ciones a la Segu­ridad Social, lo que nos costó 13.300 millones, y a los empleados pagando 12.700 millones en concepto de subs­idio de enfer­medad, así como a los traba­ja­dores autó­nomos, lo que supuso 2.900 millones. Para los pensio­nistas, enviamos 15.000 millones en cotiza­ciones. Hemos ayudado a las empresas a pagar sus alqui­leres por valor de 9.800 millones, y hemos enviado dinero a los bares por tener que cerrar, un total de 3.200 millones. Y la compen­sa­ción de costes y las subven­ciones espe­ciales a los empleados para los empre­sa­rios asci­enden a otros 15.000 millones.
La segunda cifra es de 1.480.300 millones. Esto demu­estra la cantidad que entra en la economía checa gracias a los instru­mentos de ayuda directa, el aplaza­mi­ento de impu­estos y las garan­tías estatales para los préstamos.
CONECTANDO LA TIERRA
Pero ahora voy a dejar el tema del coro­na­virus, porque no quiero que esta catá­strofe ahogue todo el trabajo que empe­zamos antes y que aún conti­nu­amos. Quiero darles sólo una pequeña muestra de lo que hemos empe­zado y construido. Para demo­strarles que somos el primer gobierno que se preo­cupa por todo el país, no sólo por las ciudades y los cond­ados donde hay gente de nuestro movimiento.
Uno de los princi­pales obje­tivos que he tenido desde que entré en polí­tica es unir por fin nuestro país y sacar a los cond­ados más pobres del aisla­mi­ento. Eso signi­fica llevarles auto­pistas y carre­teras que sean seguras, rápidas y sin las cuales estas zonas nunca se moverán. Los polí­ticos los han igno­rado durante un cuarto de siglo, los terro­ristas medi­o­am­bi­en­tales los han bloqueado. Son la razón por la que estos cond­ados no empe­zaron a desar­rol­larse, la razón por la que millones de personas pasaron inne­cesa­ria­mente largos peri­odos de tiempo en peli­grosas y estrechas carre­teras. Un conductor de mi antigua empresa se suicidó en uno de ellos. Estaba entre Lovo­sice y Usti. Nunca lo olvi­daré y me acordé de él cuando inau­gur­amos la auto­pista D8 el 17 de diciembre de 2016, que le habría salvado la vida en ese momento. La gente llevaba 32 años esperándolo.
Pero volvamos al principio. En 2014, tomamos el Minis­terio de Trans­porte bajo nuestra tutela y empe­zamos… no, no empe­zamos a construir porque nuestros prede­ce­sores no nos dejaron ningún proyecto y no había ninguna estruc­tura que pudiera comple­tarse. Si quieres ponerlo en números exactos, aquí tienes el número de kiló­me­tros de construc­ción de nuevas carre­teras iniciados:
2011: 0 kilómetros.
Año 2012: 0 kilómetros.
Año 2013: 0,8 kilómetros.
Año 2014: 0 kilómetros.
Así que tuvimos que recorrer todo el camino desde el principio antes de llegar al suelo. Diseñar, librar batallas con los terro­ristas medi­o­am­bi­en­tales y cambiar las leyes para que una construc­ción no lleve 13 años. Hemos estado reco­giendo los frutos de esa lucha durante los últimos años. Y ahí lo tienes en números.
Hemos construido 117,9 millas de nuevas autopistas.
D1 de Prerov a Lipnik.
D3 de Veselí a Úsilný.
D6 de Nové Strašecí a Řevničov y de Lubenec a Bošov.
D8 de Lovo­sice a Řehlovice.
D11 de Osice a Hradec Králové.
D48 de Rybí a Rychaltice.
Construimos 151,7 kiló­me­tros de carre­teras de primera clase, la mayoría de las cuales eran circun­val­a­ciones de ciudades y no voy a enumerarlas todas.
Y ahora, el mini­stro de Trans­porte, Karel Havlicek, puede pres­umir. Ha conse­guido hacer lo que, por diversas y extrañas razones, era impo­sible durante 20 años. Preparó, negoció y finalm­ente impulsó un proyecto de APP en la Cámara de los Comunes. En concreto, el D4 de Stra­ko­nice. Havlíček consi­guió incluso convencer a los comu­nistas, que al principio se oponían de forma radical.
Un gran éxito. El Stra­ko­nice D4 en forma de APP. Esto signi­fica que un inversor privado construirá la auto­pista, la arren­dará al Estado durante 25 años y luego nos la entre­gará. Esta auto­pista en concreto será un modelo para otros proyectos de APP, que suelen ser más efici­entes y baratos que los cont­ratos públicos conven­cio­nales. El tan espe­rado tramo de 32 kiló­me­tros comenzará a construirse en prima­vera. Este método también puede utili­z­arse para construir nuevos hospi­tales o edifi­cios de oficinas.
Este año también hemos esta­ble­cido un récord abso­luto en la historia moderna de la Repú­b­lica Checa. En este momento, estamos construy­endo 106,4 kiló­me­tros de auto­pistas totalm­ente nuevas, como se dice „green­field“, y 59,9 kiló­me­tros de carre­teras de primera clase. Además, a finales de año habremos puesto en marcha 100,8 kiló­me­tros de nuevas auto­pistas y 64,9 kiló­me­tros de carre­teras de primer orden, princi­palm­ente circun­val­a­ciones. ¿Por qué? Cuando Karel Havlicek se hizo cargo de los trans­portes, el presu­pu­esto para toda la construc­ción de trans­portes era de 83.000 millones al año. Y al final de su primer año de mandato, había construido 120.000 millones.
Tal vez seas tú quien sostenga este libro. Hradec Králové, Jaroměř, Opato­vice, Časy, Otro­ko­vice, Lubenec, Panenský Týnec, Písek, Příbram, Říko­vice, Přerov, Třebotín, Kaplice, Krupá, Chlu­mčany, Bělotín, Rybí, Hulín, Fryšták, Staré Město, Moravský Písek, Chrudim, Rádels­kýmlýn, Plzeň, Třemošenský rybník, Orlík, Olbra­mo­vice, Mělník, Doudleb nad Orlicí, Nové Paky, Klatovy, Žiže­lice. Y más.
Escribí sobre el horror del D8. ¿Creéis que fue el único caso que se prolongó durante décadas? Bueno, aquí hay otra vergüenza que tuvimos que resolver.
D11 de Praga a Trutnov. En 1938, se proyectó una auto­pista a Polonia. En 2006, las máquinas de construc­ción llegaron a la vista de Hradec Králové, a falta de cuatro kiló­me­tros. Pero la auto­pista no era el deseo de la señora Havran­kova. Demandó al Estado durante 20 años. Sí, ese es el tiempo que una agri­cul­tora bloqueó una construc­ción de impor­t­ancia inter­na­cional, no local, ni regional, ni nacional. Termi­namos el D11 en 2017. Finalm­ente, podemos llegar a Polonia por auto­pista. Y para que ninguna señora Havran­kova pueda repe­tirse en el futuro, hemos impulsado una ley lineal en el Parlamento.
Hace 20 años que se habla de la Ley Lineal y sólo noso­tros la impulsamos.
¿Recor­dáis que todo el mundo nos recordaba que Polonia puede comprar y expro­piar? Pero nadie se atrevió a trasladar el modelo polaco a nuestras leyes. Karel lo hizo tras cinco meses como mini­stro de Transportes.
¿Qué sentido tiene la Ley Lineal?
Nadie va a retrasar inne­cesa­ria­mente los edifi­cios que deben servir a toda la región o a todo el país. Un único proce­di­mi­ento de construc­ción con una única revi­sión, plazos claros para los funcio­na­rios. Si un propie­tario no quiere llegar a un acuerdo con el Estado, obtendrá una compen­sa­ción justa de éste, pero simple­mente tiene que some­terse al interés público. Estas cosas acelerarán la prepa­ra­ción de la construc­ción en cinco años.
Y ahora tenemos el D1.
D1
Si tuviera que escribir todo lo que quiero y merezco saber sobre ella, tendría que ser un libro en sí mismo. Los comu­nistas la comple­taron el 8 de noviembre de 1980. Diez años antes de la revo­lu­ción y durante los veinte años sigu­i­entes, los coches y los camiones pasaron por encima de las vías, ensan­chando las grietas de las losas de hormigón. En el año 2000, todo el mundo tenía claro que había que solu­cio­narlo. Pero no pasó nada.
Cuando nos hicimos cargo de la D1 en 2014, no tenía arreglo. Todo tuvo que desa­pa­recer, se arrancó y se extrajo la tierra y empe­zamos a construir una nueva auto­pista en la huella de la original. Con el tráfico lleno. Ahora, mien­tras escribo este libro, la mayoría de los 161 kiló­me­tros han sido repa­rados. Termi­na­remos en octubre. Si los ecoter­ro­ristas de Children of the Earth no hubieran estado impug­n­ando cada permiso de construc­ción en los tribu­nales todo este tiempo, podría haber sido un año o dos más rápido.
Pero no crean que sólo hacemos auto­pistas y carre­teras de clase I. Sabemos que las carre­teras comar­cales son import­antes para todos los habi­tantes de las pequeñas ciudades y pueblos. He visto por mí mismo su estado en todos los cond­ados durante mis viajes con los ministros. Oí y sentí los golpes de los ejes de nuestro autobús. Así que hemos empe­zado a dar a los cond­ados dinero extra para reparar las carre­teras de clase II y clase III de las que se supone que deben ocup­arse. Hasta ahora, han sido 28.000 millones de coronas y los cond­ados han repa­rado miles de kiló­me­tros con ese dinero.
La oposi­ción nunca lo admi­tirá, pero la verdad es clara. Nadie ha dado este dinero a las regiones antes que noso­tros. Los gobiernos ante­riores lo han igno­rado o se lo han pasado a sus amigos polí­ticos. Nuestro movi­mi­ento empezó a hacerlo en la primera legis­la­tura y cada año ayudamos a las comarcas. No importa de qué partido sea el gober­nador. Las carre­teras no son de izquierdas ni de derechas. Las carre­teras son de todos y sirven a todos, incluso a los que viven en los pueblos más atrasados.
AYUDA
Cuando por fin podamos circular por la nueva D1, que estará termi­nada en octubre, podrí­amos pasar la ITV gratis a todos los auto­mo­vi­listas checos. Por supu­esto, sólo los que manti­enen sus puntos completos. Sólo para un coche y tiene que ser el propie­tario, por supu­esto. Recom­pensa para los conduc­tores decentes.
Porque defi­ni­tiv­a­mente no estamos en contra de los coches en las ciudades. O en cual­quier otro lugar.
EN EL TREN
Ahora salgamos del coche y subamos juntos al tren. Pero no lo espera­remos en una estación rota y pintada con spray. Ya hemos gastado 6.400 millones de coronas en la reno­va­ción de los edifi­cios de la estación desde entonces. Seguro que lo veis, todos los que estáis en Šten­berk, Bohuňo­vice, Stra­ko­nice, České Budě­jo­vice, Beroun, Havířov, Stra­ko­nice, la Estación Central de Praga, Havířov, todos los que pasáis por Ledeček, Kácov y Zruč nad Sázavou en la línea Posá­zava Pacific.
Lo siento, me he dejado llevar por el roman­ti­cismo de los trenes. Simple­mente quiero decirles que cada año realiz­amos repa­ra­ciones en 60 edifi­cios de estaciones y también moder­niz­amos 150 pasos a nivel.
Y hablando de trenes. ¿Han oído hablar del tren de alta velo­cidad? Seguro que sí. Otra cosa de la que los polí­ticos de aquí llevan años hablando pero no han hecho nada. ¿Y hoy? En marzo de 2017, nuestros dipu­tados impuls­aron una inno­va­dora reso­lu­ción de la Cámara que encar­gaba al Gobierno trabajar en los trenes de alta velo­cidad. Empe­zamos de inme­diato. Hoy en día, inver­timos decenas de millones al año en la prepa­ra­ción de trenes de alta velo­cidad, tenemos un cont­rato con Alemania y otro cont­rato con Francia para proyectos de última gener­a­ción. Los trabajos de diseño ya están en marcha en todo el país y comen­za­remos a construir el primer tramo piloto de alta velo­cidad en 2025. Es algo que me hace mucha ilusión para los jóvenes. Y no sólo para ellos. Imaginad que estaremos en Dresde en una hora. Praga-Brno también estará a una hora de distancia, por lo que los moravos podrán despla­zarse a la capital todos los días. O vice­versa. Conec­ta­remos con Viena, Varsovia y Berlín, en defi­ni­tiva, seremos el corazón palpi­tante de Europa.
SIN OLVIDAR LAS REGIONES MÁS NECESITADAS
Pero ahora volvamos a las regiones. Las carre­teras, auto­pistas y ferro­car­riles no son lo único que hacemos para mejorar nuestras regiones. Nos hemos cent­rado especí­fi­ca­mente en las regiones más pobres. Los que bajo el comu­nismo, y hasta hace poco, sólo servían para extraer riquezas mine­rales, para hacer funcionar la indus­tria pesada, pero siempre se igno­raba al pueblo. Me metí en polí­tica gracias a esta gente.
Lanz­amos planes de acción estra­té­gicos para las regiones. Adap­tamos la ayuda a cada uno de ellos en función de lo que nece­si­taban exactamente.
En la región de Ústí hay muchas masas de agua que se han creado en los pozos tras la extrac­ción de carbón. Así, en Most, por ejemplo, ayudamos a construir un restau­rante e instal­a­ciones de playa durante todo el año. Estamos liber­ando gradualm­ente 1.900 millones de euros para mejorar la calidad de la asis­tencia sani­taria, princi­palm­ente para moder­nizar los hospi­tales de Děčín y Chomutov, y también para aumentar la dispo­ni­bi­lidad de la asis­tencia sani­taria en toda la región. También estamos destin­ando más de 500 millones a la construc­ción del Centro Tecnoló­gico, que traerá nuevas tecno­lo­gías y opor­tu­ni­dades de empleo a la región de Ústí. El trabajo de alto valor añadido es espe­cialm­ente valioso en Ústí nad Labem.
Estamos construy­endo una red de datos de fibra óptica de alta velo­cidad en la región de Moravia-Silesia. Conec­tará hospi­tales, salas de control de tráfico, unidades del Sistema Inte­grado de Rescate, escuelas secunda­rias o incluso instal­a­ciones sociales. Gracias a ella, los ciuda­danos dispon­drán de Internet rápido en edifi­cios públicos, auto­buses y tran­vías. Conec­ta­remos gradualm­ente 625 loca­li­dades y 225 orga­ni­za­ciones de toda la región. Nos concen­tra­remos en desar­rollar la zona entre Karvina, Havířov y Orlova. Después de la indus­tria pesada, quedan aquí edifi­cios abso­lutamente singu­lares, que queremos utilizar como atrac­ción turí­stica y atraer también a más turistas a las montañas de Beskydy y Jeseníky, aport­ando así más dinero a toda la región. Gracias a nuestra contri­bu­ción, Ostrava y toda la zona de Havířov reci­birán también nuevos auto­buses de gas natural acce­si­bles a las sillas de ruedas, y también estamos finan­ci­ando nuevos tran­vías en Ostrava. Gracias a nuestra contri­bu­ción, el Hospital Univer­si­tario de Ostrava construirá un nuevo edificio de aten­ción psiquiátrica.
Región de Karlovy Vary. El poten­cial es evidente. Nuestro plan de acción está ayudando a desar­rollar el Insti­tuto de Balneario y Balneo­logía de Karlovy Vary. Médicos, biólogos y geólogos estu­dian allí los efectos del trata­mi­ento balneario en el cuerpo humano y también inves­tigan los recursos medi­ci­nales natu­rales. Les ayudamos a cont­ratar a otros expertos de alto nivel de la Repú­b­lica Checa y del extran­jero, a construir aulas y labo­ra­to­rios y a comprar equipos. En total, se trata de 500 millones. Karlovy Vary es ya un concepto inter­na­cional. Y estamos traba­jando para ser reco­no­cidos como los mejores del mundo en el sector de los balnearios.
Al igual que otras regiones que han sido descuidadas en el pasado, Carlsbad nece­sita mejores instal­a­ciones para la inves­ti­ga­ción de vanguardia. Por eso desti­namos 750 millones a la construc­ción de un Parque Cien­tí­fico y Tecnoló­gico que será utilizado por una gran variedad de univer­sidades y orga­nismos de inves­ti­ga­ción. Otros casi 200 millones se destinan al Hospital de Cheb, princi­palm­ente para un acele­rador lineal en el depar­ta­mento de onco­logía, una nueva máquina de reso­nancia magné­tica y otros equipos. También damos dinero a la región de Karlovy Vary para la compra de auto­buses de bajas emisiones y acce­si­bles a las sillas de ruedas. Están susti­tuy­endo los viejos auto­buses diésel. ¿Dónde empezar con un trans­porte público super­mo­derno y respe­tuoso con el medio ambi­ente sino en cond­ados conta­mi­n­ados por la indus­tria durante dosci­entos años?
Las regiones más pobres no sólo reciben ayuda medi­ante planes de acción, sino que se bene­fi­cian enor­me­mente de nuestro Programa Opera­tivo Regional Inte­grado. Es posible que hayáis oído hablar de ella como IROP. Sólo en los últimos cuatro años hemos apro­bado 10.149 proyectos por valor de 116.700 millones de coronas checas. Sin ella, no exis­tiría la nueva carre­tera que ha aliviado el centro de Chomutov, por el que hasta hace poco circu­laban los coches en dirección a Ústí. O la circun­val­a­ción de Roud­nice nad Labem. Los nuevos puentes de Ostrava entre el centro y Ostrava-Sur no se habrían repa­rado ni construido. Y no habría ni la circun­val­a­ción de Mariánské Lázně ni la de Pilsen. He elegido estas construc­ciones para ustedes porque las he tratado perso­nalm­ente y sé que la gente espe­raba cada una de ellas como si fuera una misericordia.
Ahora se puede decir que Babiš siempre escribe sobre las grandes ciudades. Pero eso es porque quería mostrarte primero los edifi­cios de impor­t­ancia nacional. Después de todo, una persona del otro lado del país condu­cirá por una ciudad como ésta al menos una vez en la vida. Quizás en un viaje a las montañas, a un castillo, a un balneario. Y entonces apre­ci­arán no tener que zigza­guear por la carre­tera del distrito o serpen­tear por el centro de la ciudad.
Pero si nos fijamos en las cifras, realiz­amos la mayoría de nuestros proyectos en pueblos de hasta 3.000 habi­tantes, y luego en ciudades de entre 3.000 y 10.000 habi­tantes. Nunca oirás hablar de estos proyectos en la tele­vi­sión, ni los verás a menudo, pero suponen una gran dife­rencia para los luga­reños. Por ejemplo, los ascen­sores de los edifi­cios de apar­ta­mentos, en los que hemos invertido más de 700 millones. ¿Se imaginan el alivio que supone para los pensio­nistas, los padres con niños pequeños y todos los que viven en un edificio así? No sólo signi­fica una mayor como­didad, sino que también signi­fica que su piso tiene de repente un valor comple­ta­mente diferente.
DINERO PARA LOS MUNICIPIOS MÁS PEQUEÑOS
Ahora os daré algunas cifras para que veáis cómo apoyamos a los muni­ci­pios más pequeños. Este será el dinero que hemos invertido en ellos durante los últimos 4 años. Voy a redon­dear un poco las cantidades para no mole­star con cifras complicadas.
Hemos invertido 500 millones en resi­den­cias de ancianos, hemos invertido casi 300 millones en vivi­endas comu­ni­ta­rias para personas mayores, hemos repa­rado biblio­tecas, oficinas muni­ci­pales y centros comu­ni­ta­rios con un coste de 1.300 millones. Gracias a noso­tros, miles de casas se deshi­cieron por fin de las viejas tube­rías de plomo. Nos ha costado casi 3.000 millones hasta ahora. Hemos gastado más de 2.600 millones en los parques infan­tiles, que son el centro de la vida de los pueblos en parti­cular, y en los campos depor­tivos de las escuelas. Y la lista sigue y sigue, desde la repa­ra­ción de puentes peato­nales, capillas, construc­ción de senderos y áreas de descanso, hasta la limpieza de polí­gonos indus­triales a los que estamos dando nueva vida y finan­ci­ando nuevas vivi­endas. Si lo sumamos todo, llegamos a los 10.000 millones de coronas que hemos invertido en pueblos y ciudades pequeñas durante 4 años. Por supu­esto, no estoy contando el dinero propio que les enviamos cada año de los impu­estos que recaudamos.
Sabéis, mien­tras me siento aquí mirando esta lista de subven­ciones, me siento normalm­ente feliz. Veo que por fin ha empe­zado a funcionar y que estamos envi­ando dinero donde se nece­sita, no donde podemos conse­guir votos para ello. Se trata de pueblos y ciudades de los que proba­ble­mente nunca haya oído hablar a menos que viva direc­ta­mente en esa comarca. Así que hola a Pozořice en el sur de Moravia, a Hořice en Šumava, a Skuhrov en las Tierras Altas, a Suchdol nad Odrou en el norte de Moravia, a Borová en Pardu­bice, a Břas en Plzeň, a Pičín en Bohemia central, a Vilémov en Ústí nad Labem, a Valašská Bystřice en la región de Zlín, a Lub en la región de Karlovy Vary, a Leština en la región de Olomouc, hola a todas las regiones y a todos los pueblos y ciudades en los que estu­vimos encan­tados de ayudar con un parque infantil, una guar­dería, una casa para ancianos, una carre­tera, una acera, un centro comu­ni­tario, un aseo público o una entrada sin barreras.
QUIERO HACER GRANDE A LA REPÚBLICA CHECA
¡Rozsportovat! ¿Puedes pronun­ci­arlo? Es exac­ta­mente la palabra que debemos aprender ahora. Todos noso­tros. Quiero SPORT para la Repú­b­lica Checa.
Espe­cialm­ente a nuestros hijos.
Quiero que todos los niños de nuestro país hagan sufi­ci­ente ejercicio.
Muévete. Es nuestra nece­sidad natural desde la infancia. Una forma de expre­sarse para cada uno de noso­tros. Y solía ser casi la única acti­vidad de ocio, como se dice ahora. Claro, no había nada más que hacer, así que los niños se movieron.
Pero ahora el deporte entre los niños riva­liza con decenas de otras acti­vidades que no son tan exte­nu­antes. El deporte no lo tiene fácil en la compe­tencia de todos esos iPads, redes sociales y video­con­solas. Los niños se sientan y miran una pantalla.
Lo más importante es que el deporte es una cues­tión de disfrute y diver­sión. No es sólo un simu­lacro. No es sólo una nece­sidad. No sólo la competencia.
Y cada entre­nador debe ser capaz de trabajar con sensi­bi­lidad con cada niño y construir su lugar en el equipo. Indi­vi­dualm­ente. Para que los niños se sientan como en casa. Que tienen su propio grupo. Y centrarse en la alegría del movi­mi­ento, por muy hábil que sea.
Ahora, un hecho clave que descu­brimos cuando hicimos meses de inves­ti­ga­ción consis­tente. La presión para rendir, la presión para ganar y el énfasis en quién es el mejor sólo desaniman a los niños.
Sí, eso es.
Orien­ta­ción al rendi­mi­ento. Sólo la orien­ta­ción al rendi­mi­ento. Para que todos los niños den lo mejor de sí en las carreras y compe­ti­ciones. Y yo te preg­unto, ¿por qué?
¿Obligar a todos los niños a pasar gran parte de su tiempo libre haci­endo deporte? ¿Y por qué debe­rían hacerlo?
La presión para rendir no hará más que enve­nenar a algunos de ellos y, a la larga, les hará aban­donar por completo el entorno depor­tivo y, lo que es más importante, definir su rela­ción con el ejer­cicio, con el deporte, como algo que no se les da muy bien.
En esto han crecido gener­a­ciones de niños que una vez hicieron una tontería en educación física y desde entonces no se han incor­po­rado. Un enorme bloque de gener­a­ciones enteras.
Muchos jóvenes tienen expe­ri­en­cias simi­lares. Nos dijeron en nuestra investigación:
“La gente de Educación Física se reía de mí por no ser capaz de saltar 3 metros y por no poder jugar al voleibol porque soy pequeño”.
“Tení­amos una chica en nuestro grupo que jugaba al voleibol de compe­ti­ción y cuando no lo hací­amos tan bien como ella, se enfadaba con noso­tros por perder. Llegó al punto en que me golpeaba en la cara. La profe­sora lo alentó porque pensó que estaba trat­ando de motivarnos”.
“Dejé el deporte en el colegio, no me gusta que me obli­guen a hacer algo si no se me da bien. Por ejemplo, el profesor de educación física me hizo hacer carreras de resis­tencia, no podía hacerlo pero tuve que hacerlo, llegué a la meta casi sin fuerzas, no nece­sito eso”.
A eso me refiero. ¡Salgan de aquí! ¡Cambié­moslo! ¡Hagamos deporte para todos los niños! Y hagamos que el ejer­cicio sea divertido. Divertirse.
Son los chicos que, por diversas razones, no quieren o no pueden dedicar todo su tiempo libre al deporte. Tal vez tengan otras aficiones, o sus padres quieran que tengan otros inte­reses, o que hagan más estudios.
Pero queremos que se muevan y hagan deporte. Todos ellos.
Sólo tenemos que cambiar la actual percep­ción exclu­siva del deporte como una acti­vidad „defi­ni­tiva“ a la que hay que acudir regularmente y darlo todo. Donde tienes que compar­arte constan­te­mente con otra persona. Donde todo es cues­tión de taladro. Donde todo es cues­tión de rendi­mi­ento indi­vi­dual y éxito del equipo.
¿EL ESTADO IDEAL?
Cuando cierro los ojos y sueño un rato, veo a niños que vienen a entrenar porque quieren.
No porque tengan que hacerlo.
Y el entre­nador siempre destaca los puntos fuertes indi­vi­duales de cada uno y se centra en la creación de equipos y en las amistades. De manera que atraiga a los niños y padres menos atléticos.
Por supu­esto, los premios al buen rendi­mi­ento y el énfasis en quién es el mejor son cosas estu­pendas. Pero también lo es el placer del ejer­cicio en sí, por muy bueno que sea uno. Las expe­ri­en­cias compar­tidas asociadas al deporte y al movi­mi­ento también son estu­pendas. La sensa­ción de formar parte de un grupo. La diver­sión, el juego, la creatividad.
El punto de infle­xión es alre­dedor de los 13–15 años, cuando muchos de los miem­bros del equipo depor­tivo aban­donan. Empiezan a disfrutar de otras cosas, buscan su propia inde­pen­dencia frente a las prefe­ren­cias de sus padres, y también se suman las responsa­bi­li­dades labo­rales y escolares.
A conti­nu­ación, les gustaría volver a prac­ticar deporte o empezar a hacerlo cuando tienen entre 20 y 30 años, y a menudo notan que su forma física y su estado físico se han dete­rio­rado. Sin embargo, luego es bastante difícil empezar a hacer deporte, sobre todo en equipo.
¿QUÉ AYUDA?
Siempre ayuda tener un grupo de amigos en el que el niño pueda confiar y un buen entre­nador con expe­ri­encia que tenga el control y pueda inspirar a los niños. Así, los niños no pasarán tanto tiempo en las redes sociales y jugando con el ordenador, sino que vivirán situ­aciones y expe­ri­en­cias reales.
Lo que realm­ente importa es la perso­nalidad del entre­nador. Un buen entre­nador puede despertar en los niños no sólo el rendi­mi­ento y la moti­va­ción, sino también la alegría del movi­mi­ento. Él mismo debe ser un entu­siasta, no lo hace sólo por el éxito, sino por la alegría. No se centra única­mente en los ejer­ci­cios, sino que intenta trabajar con los niños para desar­rollar sus habi­li­dades de forma compleja y lúdica. Sabe cómo orga­nizar eventos que les propor­cionen expe­ri­en­cias inolvidables.
Construye un grupo, un equipo, se centra en la cohesión.
Los entre­na­dores hacen un trabajo increí­ble­mente útil y quiero que cada uno de ellos tenga un fondo.
Y también quiero abrir todos los recintos depor­tivos a los grupos de niños y a los niños con padres para que puedan venir en cual­quier momento a hacer deporte, simple­mente a pasar el rato. Al fin y al cabo, todos pasamos por delante de los campos de deporte cerrados y los patios de recreo de todo tipo de cole­gios de las ciudades. Sólo están abiertos a veces. Están delante de nuestras narices. Así que vamos a dárselas a todos los padres y niños.
Simple.
Todo el mundo en este país sabe cómo utilizar los sistemas de reserva. Funcio­nará, estoy seguro.
CABINA
Una cosa parti­cular en mi corazón. Deportes de campo.
Así que lo tengo en marcha. He deci­dido enviar dinero a todas las ciudades y pueblos pequeños para renovar sus vestua­rios. Convencí a la ministra de Haci­enda, Alena Schiller, y ahora este dinero se destina a todos los que lo piden.
Los partidos tradi­cio­nalm­ente llamados demo­crá­ticos han devas­tado totalm­ente nuestro deporte en los últimos 30 años. Los que no sabían “pivotar”, los que no tenían “amigo” no sacaban tajada o sólo reci­bían migajas de lo que se quedaban otros. Cuando llegué al Gobierno en enero de 2014, se desti­naron algo más de 3.000 millones al deporte. Este año, estamos envi­ando 10.300 millones.
Hemos sacado el deporte del Depar­ta­mento de Educación y le hemos dado su propia dirección. La Agencia Nacional del Deporte. Desde el principio dije que no quería construir uno o dos pabel­lones e inyectar dinero en unos pocos equipos profe­sio­nales selectos. Quería dar dinero y opor­tu­ni­dades a abso­lutamente todos los que prac­tican deporte y cuidan de nuestros niños deportistas.
En cada pueblo que tiene un campo de fútbol, e incluso un campo de voleibol o un campo de nohec, hay un centro que propor­ciona instal­a­ciones para todos.
No hay repa­ra­ciones desde hace años. ¡Qué años! Décadas. Hicimos una encuesta y descu­brimos que los terrenos depor­tivos de la Repú­b­lica Checa tienen una media de 48 años.
Los vestua­rios son ruinosos, feos y malo­li­entes. ¿Y es donde se supone que nuestros hijos se cambian, se duchan y se abren paso antes del partido? ¿Van a seguir depen­di­endo en el siglo XXI de lo que los comu­nistas construyeron y de lo que todos los partidos demo­crá­ticos tradi­cio­nales han igno­rado por completo desde la revolución?
Así que dije que envi­a­rí­amos 800.000 coronas a cada una de las 5.800 ciudades y pueblos de hasta 3.000 habi­tantes si añadían 200.000 suyos. Que arre­glen sus instal­a­ciones depor­tivas. Pero no a través de una asocia­ción, no a través de unos “sabe­lo­todo”. Enviamos el dinero direc­ta­mente a los alcaldes porque son los que mejor controlan a la pobla­ción local y hablan direc­ta­mente con ella sobre lo que se necesita.
Ellos reciben el dinero. No hay que hacer presión, sólo hay que rellenar el formu­lario correc­ta­mente. Nunca ha habido nada pare­cido aquí.
Ya en 2016 lanz­amos el programa Mi Club. Ahora hemos pasado de los 308 millones origi­nales a 1.500 millones, que bombe­amos direc­ta­mente a los clubes depor­tivos sin inter­me­di­a­rios. Preg­un­tamos a los clubes una cosa: ¿Cuántos niños hacen deporte con usted y con qué frecuencia? Como resul­tado, ya hemos apoyado a más de 7.000 clubes. Grandes y pequeños. Tan pequeña que hemos suprimido el requi­sito de tener al menos 12 niños para poder optar a ella.
Sigu­i­ente. Pasemos a proyectos más grandes. Si nece­sitas renovar una piscina, una pista para correr, un campo de fútbol o una sala poli­va­lente, puedes soli­citar no 20 millones, sino 40. De este modo, ya hemos apoyado 470 instal­a­ciones depor­tivas solo en 2018–2020. Y este año damos la opor­tu­nidad de soli­citar hasta 50 millones. Y para los proyectos de mayor enver­gadura, como las modernas pistas de hielo o los súper estadios de atle­tismo, en los que la Repú­b­lica Checa puede acoger eventos gigan­tescos de impor­t­ancia inter­na­cional, también hemos anun­ciado un programa con un límite máximo de hasta 300 millones.
Escribo todo esto para que sepan que, por primera vez desde la revo­lu­ción, alguien aquí ha empe­zado a ocup­arse del deporte. Con seri­edad, siste­má­ti­ca­mente y con pasión. Hacemos todo lo posible para que el dinero que recibe la Agencia Nacional del Deporte llegue a ustedes lo antes posible. Y espe­cialm­ente a los niños. Sin jóvenes sanos, depor­tistas y orientados a la acción, la nación está en declive. Y si se me permite, estamos levan­tando esta nación después de 30 años. Cuerpo sano, espí­ritu sano. Ya sabéis lo que hay que hacer.
SUGERENCIA:
¿Qué tal si se hace obli­ga­toria la educación física cinco veces por semana en las escuelas prima­rias? ¿Con entre­na­dores profesionales?
CONTIGO
Puede que recuerdes esta historia de mi página de Face­book. Martina. Su padre, el Sr. Zdenek Majzlik. Escle­rosis múltiple. El cannabis medi­cinal. Vino a verme en marzo de 2017. Entonces escribí el primer post sobre el tema, donde, justo en la parte supe­rior, para que quedara claro, puse en letras mayús­culas la leyenda:
“ESTOY A FAVOR DE LA LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS MEDICINAL Y DEL REEMBOLSO DEL SEGURO”.
Han pasado muchas cosas desde entonces. Luch­amos para que Martina tuviera cannabis medi­cinal a buen precio, no decenas de miles de coronas al mes. También he estado en Israel, donde he consul­tado a expertos y les he invi­tado a venir. Con la parti­ci­pa­ción de médicos y expertos checos, cele­bramos una confe­rencia sobre el cannabis medi­cinal, a la que también asis­tieron colegas israe­líes del Minis­terio de Sanidad, la Agencia Israelí del Cannabis Medi­cinal, la Univer­sidad Hebrea de Jeru­salén, el Centro de Trata­mi­ento de Tel Aviv y el Centro del Dolor del Hospital Sheba Israel. Y entonces sucedió algo increíble.
El Sr. Majzlik me escribió.
“Hola, Sr. Primer mini­stro. Os prometí hace tiempo que cuando se comple­tara el viaje del cannabis medi­cinal para Martina, os lo haría saber. Así ha suce­dido. Hoy mi mujer y yo hemos reco­gido 180 gramos de cannabis medi­cinal de la empresa checa Elko­plast en la farmacia del hospital de Stra­ko­nice. Tardó un poco más porque hubo algunos problemas en alguna parte, pero no conozco su origen en detalle. Sencil­la­mente, desde mayo no había en las farmacias cannabis medi­cinal con una propor­ción equi­librada de THC/CBD. Pero ahora sí. Me gustaría darles las gracias. Proba­ble­mente me repita, pero usted fue el primer polí­tico de alto rango que defendió a una mujer totalm­ente disca­pa­ci­tada y a sus padres ancianos en un momento en que las cosas no eran fáciles. En su momento, varios Kalouskas podrían haberle acusado de ayudar a la difu­sión de las drogas y, por desgracia, todavía hay mucha gente que le haría caso. Aquí se dice que los que van detrás de lo que creen que es correcto sin importar sus problemas son unos mocosos. Eres un hombre y nunca lo olvi­daré. Gracias de nuevo y le deseo lo mejor en todo”.
Usted también, Sr. Majzlik. Se lo agra­dezco mucho. Y dele mis saludos a Martina.

Quiero que sepan que nuestro gobierno ha estado traba­jando durante cuatro años y ha cumplido sus promesas. Si no has reci­bido mi carta que llegó a todos los buzones de nuestro país en junio, aquí tienes lo más importante.
Pensiones récord. En 2017, la pensión media fue de 11.745 coronas checas, y este año, a finales de marzo, ya era de 15.351 coronas checas. Hemos añadido mil coronas más para los mayores de 85 años, y en diciembre de 2020 cada persona mayor reci­birá 5.000 coronas más. De media, hemos valo­rado las pensiones en casi mil cada año. Y el año que viene, los pensio­nistas reci­birán una media de 758 coronas más al mes. Para los mayores de 65 años, hemos intro­du­cido un descuento del 75% en las tarifas de tren y autobús.
Sueldos más altos. También hemos cumplido nuestra promesa a los profe­sores de que este año ganarán una media de más de 45.000 coronas checas. En realidad, será más. Los profe­sores ganarán más de 46.000 CZK. Los poli­cías, bomberos y sold­ados reci­birán una media de más de 50.000 coronas. El salario medio de los enfer­meros alcanzará este año las 58.200 coronas checas y el de los traba­ja­dores de los servicios sociales las 35.097 coronas. Ya hemos supe­rado a Portugal, España e Italia en PIB per cápita.
Impu­estos bajos. Hemos recor­tado los impu­estos. En 436.000 millones de coronas durante el período de mi gobierno. Hemos redu­cido el impu­esto sobre la renta para todos los empleados al 15%. Eso signi­fica una subida sala­rial del 7%. Hemos garan­tizado que los autó­nomos sigan teni­endo un tipo impo­si­tivo del 15% en el impu­esto sobre la renta. Hemos faci­litado la vida de los autó­nomos intro­du­ci­endo un impu­esto mensual de tarifa plana. Hemos trans­ferido muchos artí­culos al tipo de IVA redu­cido del 10%. Medi­ca­mentos, alimentos para bebés, libros, cerveza de barril, refrescos, sumi­ni­stro de cale­fac­ción, agua y alcan­t­a­ril­lado, trans­porte público, servicios de restau­ra­ción, pelu­que­rías, talleres de repa­ra­ción y asis­tencia a domic­ilio. Hemos suprimido el invento del SAD, el impu­esto sobre la propiedad.
Finanzas bajo control. No te dejes engañar por el alar­mismo de la oposi­ción. A pesar de la pandemia, seguimos siendo el cuarto país menos endeu­dado de la UE para 2020. Cuando llegué como mini­stro de Economía en enero de 2014, la deuda sobre el PIB era del 41,1%, a finales de 2019 la habí­amos bajado al 29%. La pandemia ha llegado. A finales de 2020, la deuda era del 36,9%, todavía más baja que cuando llegué al Gobierno. La deuda de Austria es del 84%, la de Alemania del 71% y la de Francia del 117%. Hemos esta­bi­lizado la deuda una vez y podemos volver a hacerlo.
Inver­sión masiva. Por primera vez en la historia de nuestro país, hemos trazado todos los proyectos de inver­sión en el Plan Nacional de Inver­siones de la Repú­b­lica Checa para 2020–2050. Se trata de 20.000 planes de proyectos por un valor total de 8.000 millones. Por el futuro de nuestro país.
Nuevas auto­pistas y carre­teras. En septiembre comple­ta­remos la recon­struc­ción completa de la D1, y por fin hemos extendido la D11 hasta Hradec Králové. Este año hemos empe­zado a construir la D4 hasta Stra­ko­nice, y en 2025 conec­ta­remos Praga con la D3 y Karlovy Vary con la D6. Estamos construy­endo un montón de nuevas circun­val­a­ciones. Česká Lípa, Třinec, Pardu­bice, Frýdek-Místek, Otro­ko­vice, Znojmo, Slaný, Jaroměř, Stra­ko­nice, Krnov, Řevničov. Gracias a la Ley de Construc­ción Lineal, los princi­pales proyectos de construc­ción se acelerarán en un tercio. Estamos construy­endo más y la mitad de barato que en la época de los ODS. Hemos construido 59,3 km de nuevas auto­pistas, y hemos construido otros 107,3 km. Hemos construido 66,8 km de carre­teras de clase 1 y hemos iniciado otros 74,3 km. También hemos apli­cado la viñeta electrónica.
Apoyo a las fami­lias con hijos. Aumen­tamos el subs­idio para los padres de 220.000 a 300.000 coronas y para los múlti­ples de 330.000 a 450.000 coronas. Para las fami­lias jóvenes, hemos desblo­queado los préstamos estatales al 1% de interés, que también pueden utilizar para comprar una acción de la cooperativa.
Una mejor aten­ción sani­taria. En 2017 se desti­naron 284.800 millones de coronas a la sanidad, este año son 391.600 millones. Reno­vamos varios hospi­tales y construimos nuevos pabel­lones. Comp­ramos equipos de última gener­a­ción, fármacos inno­va­dores y medi­ca­mentos para paci­entes con enfer­medades raras. Hemos aumentado la capa­cidad de las facul­tades de medi­cina y de las escuelas secunda­rias de medi­cina. Promo­vimos la prescrip­ción elec­tró­nica y la baja por enfer­medad electrónica.
Proteger la cultura. Hemos reno­vado varios monu­mentos. En Praga, el edificio histó­rico del Museo Nacional, la Ópera Estatal y el Viaducto Negrelli. En Karlovy Vary, la recon­struc­ción de los Baños Impe­riales se puso en marcha, y este mes de junio inau­gur­amos el Hotel Termal. Estamos reno­vando los castillos de Karlš­tejn y Telč.
Inver­siones en el deporte. El presu­pu­esto depor­tivo alcanzará este año los 10.300 millones de coronas checas, frente a los 5.900 millones de 2017. Hemos creado una Agencia Nacional del Deporte dedi­cada exclu­siva­mente al deporte. A través del programa Mi Club, apoya­remos 6.500 proyectos por valor de 1.600 millones y el programa Gabi­nete apoyará 1.500 proyectos por valor de 1.200 millones en los próximos dos años. Signi­fi­cará el fin de las viejas y malo­li­entes cabañas y de los terrenos depor­tivos en ruinas.
Un ejército moderno. Hemos aumentado el presu­pu­esto del Ejército y moder­nizado su equi­pa­mi­ento. Nuevos vehí­culos blind­ados de trans­porte de personal, radares, heli­cóp­teros y miles de nuevos fusiles de asalto y pistolas.
Protección del medio ambi­ente. Apoyamos la construc­ción de cientos de kiló­me­tros de sistemas de agua y alcan­t­a­ril­lado. Hemos susti­tuido más de 100.000 calderas y aislado millares de edifi­cios. Hemos apoyado a más de 3.500 comu­ni­dades en su lucha contra la sequía. Hemos deci­dido acabar con los verte­deros para 2030. En el Consejo Europeo, impulsé la energía nuclear y el gas natural como fuentes limpias para cumplir los obje­tivos climá­ticos de la UE. Y estamos plan­tando árboles. Desde 2017, hemos plan­tado más de 665 millones de plán­tulas en los bosques y un millón de árboles fuera del bosque, en calle­jones, en sotos y en cual­quier otro lugar.
Ayudar a los consum­i­dores. Hemos huma­nizado las ejecu­ciones hipo­te­ca­rias y los impagos. Hemos tomado medidas enérgicas contra la deuda de los niños, hemos aumentado la cantidad inco­brable y el umbral a partir del cual se deducen todos los sala­rios. Un agente judi­cial ya no puede vender su casa por menos de 100.000. Hemos suprimido las cláu­sulas de arbi­traje y limitado los hono­ra­rios de los agentes judi­ciales y los abogados. Hemos redu­cido a dos días el tiempo necesario para cambiar de prove­edor de tele­fonía móvil. Y hemos apli­cado una multa de hasta 500.000 por un velocí­metro sobrepasado.
Y, aunque no lo crean, eso es sólo una parte de lo que hemos conse­guido en los casi cuatro años que llevo de Premier.
HACER
9. 10. 2016. El mini­stro de Economía Andrej Babiš ha ganado el premio de la revista inter­na­cional Global Markets al mejor mini­stro de Economía de los países emer­gentes de Europa en 2016. El anuncio del premio tuvo lugar en Washington el domingo por la noche con motivo de la reunión del Fondo Mone­tario Inter­na­cional y el Banco Mundial.
Sí, puede que lo recor­déis. Fui mini­stro de finanzas antes de ser primer mini­stro. Era más joven, era más guapo y me movía más. Podría soportarlo. Aunque iba las 24 horas del día, el minis­terio era mucho más fácil de gestionar. Desde luego, mejor que el gobierno de coali­ción. Quizá por eso Global Markets me dio el premio. Tal vez se dieron cuenta de que había hecho algo.
Cuando me convertí en mini­stro de Economía el 29 de enero de 2014, me dije que me centraría en tres cosas ante todo en el depar­ta­mento: reducir la deuda, reducir los impu­estos y luchar contra el fraude fiscal.
1. reducir la deuda nacional: Para 2014, heredé un presu­pu­esto con un déficit de 77.800 millones; un año después, el presu­pu­esto ya era 15.000 millones infe­rior. Y en 2016, después de vein­tiún años, la Repú­b­lica Checa volvió a tener un super­ávit presu­pu­es­tario, un récord más 61.800 millones de coronas. Ningún mini­stro de finanzas, ni antes ni después, ha conse­guido hacer algo así.
De la mano del presu­pu­esto plus fue la reduc­ción de la deuda nacional. En 2013, la deuda nacional era de 1.683.000 millones de coronas checas, lo que repre­sen­taba el 41,1% del PIB. A finales de 2017, conseguí reducir la deuda en 70.000 millones de coronas checas hasta los 1.613.000 millones, es decir, el 32% del PIB. Por eso, la Repú­b­lica Checa sigue teni­endo la mejor cali­fi­cación credi­ticia de todos los países poscomunistas.

2. Bajar los impu­estos. Hemos intro­du­cido una boni­fi­cación fiscal para los empleados por la colo­cación en jardines de infancia o guar­de­rías, hemos impulsado un aumento de la boni­fi­cación fiscal para el segundo hijo y los sigu­i­entes, hemos eximido de impu­estos a las presta­ciones de jubil­a­ción militar y hemos devu­elto a los pensio­nistas traba­ja­dores la boni­fi­cación fiscal que los ante­riores gobiernos de derechas les quitaron con gusto.
En 2015, intro­du­jimos un segundo tipo de IVA redu­cido del 10%, al que se trasla­daron inicialm­ente, por ejemplo, los medi­ca­mentos y los alimentos para bebés. Hoy en día, ya hay muchos artí­culos en esta tasa.
3. Lucha contra el fraude fiscal: Como mini­stro de Finanzas cier­ta­mente no he aflo­jado. Durante la legis­la­tura 2014–2017, presenté 84 leyes, 31 tratados inter­na­cio­nales y 3 propu­estas legis­la­tivas como dipu­tado. Se trata de un número récord entre los ministros no sólo del gabi­nete de entonces, sino de todos los gobiernos desde la formación de la Repú­b­lica Checa.
Muchos de ellos estaban rela­cio­nados con la lucha contra la evasión fiscal. Si no hubiera sido por esta lucha siste­má­tica contra la evasión fiscal, nunca habrí­amos podido tener una reduc­ción de la deuda tan récord, tener un creci­mi­ento del PIB verti­gi­noso, reducir los impu­estos de los ciuda­danos y aumentar los sala­rios y las pensiones.
Me siento espe­cialm­ente orgulloso de ser el único mini­stro checo, desde su ingreso en la UE en 2004, que ha impulsado en la Comi­sión Europea la única propu­esta legis­la­tiva checa contra el fraude del carrusel del IVA, que quizá conozcan como inver­sión del sujeto pasivo.
Pero creo que la razón por la que la gente recuerda más a Babiš en el Minis­terio de Economía es por el EET. Todo el mundo conoce hoy ese acró­nimo. Gracias al regi­stro elec­tró­nico de ventas, el entorno empre­sa­rial se ha ende­re­zado y, solo en 2017–2018, aportó 20.200 millones de coronas checas a los presu­pu­estos públicos y el número de contri­buy­entes del IVA aumentó un 16%. Tras la intro­duc­ción de la primera oleada de EET, en 2017 se crearon 275 empresas más y también aumentó el número de empre­sa­rios indi­vi­duales, por lo que no se liqui­daron bares.
Podría seguir y seguir, pero mis colegas me han dicho que no abar­rote este lugar con números y nombres, así que sólo rápidamente.
De Eslo­va­quia traje la idea de crear una Cobra Fiscal, gracias a la cual hemos podido detectar y castigar a tiempo la evasión fiscal, espe­cialm­ente en lo que respecta al IVA y los impu­estos espe­ciales. Ha ahor­rado miles de millones de coronas desde que empezó a funcionar en 2014. También resolví el paraíso fiscal de Praga, donde muchos empre­sa­rios desho­nestos se trasladaban porque sabían que el control finan­ciero viene aquí una vez cada 200 años.
He tocado el tema de la opti­mi­za­ción fiscal ilegal, que se llevó a cabo en nuestro país, espe­cialm­ente por parte de las grandes empresas multi­n­acio­nales. En la lucha contra la evasión fiscal, también impulsé la presen­ta­ción de informes de audi­toría, la conta­bi­lidad centra­lizada o la prueba del origen de los activos. Imagí­nese que, antes, la admi­nis­tra­ción fiscal no tenía forma de comprobar que una persona con un patri­monio importante había llegado a él hone­s­ta­mente. Sin embargo, de repente, el desti­na­tario tenía que demo­strar sus ingresos, en lugar de que la admi­nis­tra­ción fiscal aportara pruebas, como ocurría antes.
De todos modos, será mejor que me vaya. Pero en retro­spec­tiva, el tal Babiš ha hecho mucho por las finanzas. ¿Cómo lo pusimos en 2013? “No somos como los polí­ticos. Traba­jamos”. Nuestra primera campaña.
Ya veis que íbamos muy en serio.
Y ahora os voy a llevar al mundo.
BAJO LA BANDERA DE LA REPÚBLICA CHECA
CUATRO OJOS CON ERDOĞAN
3 de septiembre de 2019. Nuestro avión guber­na­mental acaba de ater­rizar en el aero­pu­erto de Ankara. Estamos a punto de recibir la más alta recep­ción proto­co­laria del presi­dente turco. Y la cere­monia parece que será en conse­cuencia. Nos sorp­rendió bastante lo lujoso que era. Muchos jinetes a caballo delante del coche, sold­ados y voleas al aire. Frente al palacio presi­den­cial, una banda tocó el himno nacional checo y saludé a los sold­ados en turco.
Hablé con el presi­dente Erdoğan durante dos horas “a gatas”, como me gusta decir, aunque los peri­odi­stas me regañen por esa expre­sión y mi profesor de checo siempre se ría de él. Sé que la palabra correcta es “cara a cara”, pero no voy a ser dife­rente, lo he dicho durante años. De todos modos, según el proto­colo, es “tête-à-tête”, “cabeza a cabeza”. Que cada uno elija lo que más le guste.
Así, mien­tras yo hablaba por telé­fono con el presi­dente turco, el mini­stro de Indus­tria y Comercio, Karel Havlicek, estaba en conver­sa­ciones con el mini­stro de Energía turco, Fatih Dönmez. Juntos discu­timos mucho de esto. Desde la coope­r­a­ción en la OTAN, el comercio, las rela­ciones UE-Turquía hasta los refugiados.
LA LIBERACIÓN DE PRESOS Y LOS CAMIONES CHINOS DE TATRA
Mi visita también cambió la vida de dos checos. Markéta Všeli­chová y Miroslav Farkas se encon­traban entonces en una prisión turca porque habían sido condenados por cola­borar con las mili­cias kurdas y eran consi­de­rados terro­ristas por los turcos. Pedí al presi­dente Erdoğan su pronta libe­r­a­ción, y cuando empe­zamos a discutir su caso, tuve un buen presen­ti­mi­ento. Y efec­tiva­mente. Gracias a esta inter­ven­ción mía, la pareja checa fue finalm­ente libe­rada 3 años antes.
Como en todas partes, estoy trat­ando de poner en marcha el comercio mutuo. Con Turquía son 85.000 millones de coronas al año y ya he acordado con el presi­dente Erdoğan en Ankara que haremos todo lo posible para superar los 100.000 millones lo antes posible.
La parte turca me ha pedido que abra la gran feria alimen­taria CNR Food Istanbul. Diez de nuestros fabri­cantes de alimentos y suple­mentos alimen­ti­cios tenían allí un stand nacional conjunto, con contri­bu­ciones de los Minis­te­rios de Indus­tria y Comercio y de Agri­cul­tura. Además, Karel Havlicek discutió con los respons­ables de la indus­tria de defensa turca los cont­ratos de nuestras empresas para el ejército turco. También me reuní con el presi­dente del Parla­mento y el gober­nador de la provincia de Estambul.
También fue estu­pendo hablar con personas de grandes empresas turcas que venden productos checos. Por ejemplo, el grupo turco Anadolu, que emplea a 90.000 personas, vende Tatras, y Yüce Auto vende coches Škoda en Turquía.
También hablé de los coches Tatra con el presi­dente Erdoğan, que conoce mejor el kamazy ruso, pero le expliqué con firmeza que Tatra es el mejor del mundo. Y en un país enorme como Turquía, el poten­cial de pedidos es enorme.
Así que, ahora Japón.
JAPÓN IMPERIAL
En Tokio. La expe­ri­encia de toda una vida. Era octubre de 2019 cuando Monika y yo volamos para la gran entro­ni­za­ción del empe­rador Naruhito.
La rever­encia, la gracia y el orden del pueblo japonés es realm­ente algo dife­rente a lo que estamos acos­tumb­rados aquí. La dignidad, salvar la cara, es un valor humano muy profundo para ellos. Y el perfeccio­nismo. Son capaces de plani­ficar un programa para sí mismos y para otros con una precisión de diez segundos. Pero eso tiene una desven­taja. Donde­quiera que iba, tenía tres o cuatro personas que orga­nizaban mi vida. Tan pronto como salí de mi habit­a­ción por la mañana. Eso me puso un poco nervioso. Dicen que se llama choque cultural.
Lo inte­res­ante de los japo­neses es que supu­es­ta­mente llegan al trabajo media hora antes que el jefe y nunca salen del trabajo antes que él. Nunca piden más sueldo. El jefe da aumentos a su discreción. Supongo que Japón no tiene nuestra horrible ley de la función pública que impide que el Estado se gestione de forma efici­ente y funcione como una empresa privada.
Como los precios de los inmue­bles son terri­ble­mente altos, espe­cialm­ente en Tokio, a veces dos fami­lias viven en un solo apar­ta­mento. Las casas tienen paredes ligeras y finas debido al peligro de terre­motos. Así que hay “hoteles del amor” en Japón, donde la gente va cuando quiere un poco de intimidad. Están amue­blados de la forma más discreta posible, el recep­cio­nista entrega la llave para que no le veas y él no te vea. Debo señalar que todo esto sólo lo sé de oídas por personas que viven en Japón. Así que no hay pruebas.
Lo que hace únicos a los japo­neses es la longe­vidad. El 28% de la pobla­ción tiene más de 65 años e incluso tienen 70.000 personas con más de 100 años. Seguro que es por la dieta. Incluso Monika y yo nos alimen­tamos de pescado todo el tiempo esa semana. Y por eso tengo que decir que la verdadera comida japo­nesa no es la que cono­cemos de los restau­rantes japo­neses en Europa. También me intri­garon los inodoros japo­neses, totalm­ente automá­ticos y con cale­fac­ción, que también funcionan como bidés.
Durante mi visita, todo Japón vivía la entro­ni­za­ción del nuevo empe­rador. La última fue hace treinta años. Aquí, no podemos imaginar la impor­t­ancia que tiene un evento así para los japo­neses. Hace unas pocas gener­a­ciones, el Empe­rador era consi­de­rado un dios, y algunas personas de la vieja gener­a­ción todavía lo ven así. Un gran evento. Sobre todo, por supu­esto, afectó a la gente de Tokio y sus alre­de­dores. No es divertido orga­nizar las 180 columnas estatales que vinieron a la inau­gu­ra­ción. Ah, y por cierto, el empe­rador Naru­hito tiene una rela­ción espe­cial con nuestro país. Es violi­nista y violista, y de joven estuvo aquí en Praga para tocar.
La cere­monia de entro­ni­za­ción fue totalm­ente tradi­cional. Algunas de las dele­ga­ciones todavía estaban compro­bando en el último momento quién iba a llevar qué, porque el código de vesti­menta era realm­ente estricto. Espe­cialm­ente para las señoras, os reco­miendo que echéis un vistazo a la galería de fotos que tienen en la web del Daily Mail y de The Sun, donde estamos Monika y yo. Hay un comen­tario muy posi­tivo en el Daily Mail y en ambas gale­rías Monika y yo nos clasi­fi­camos bastante bien, algunas parejas no entraron en abso­luto. Es decir, cier­ta­mente no deshon­ramos a nuestro país.
Los asientos se ajus­taron estric­ta­mente al proto­colo. Primero los reyes y la realeza, seguidos de los presi­dentes y primeros ministros. Así, por ejemplo, para la dele­ga­ción alemana fue toda una novedad que estu­vieran detrás de Dina­marca, porque el prín­cipe here­dero simple­mente supera al presi­dente a los ojos de los japo­neses. Repre­senté a nuestro presi­dente Zeman en la cere­monia, por lo que fui uno de los pocos primeros ministros de todos esos 180 países.
La cere­monia se centró exclu­siva­mente en el trono y la pareja impe­rial. El Empe­rador y la Empe­ra­triz entraron lenta­mente en kimonos y sanda­lias con suelas de diez pulgadas. Ya no estamos acos­tumb­rados al carácter ritual, y yo diría que sagrado, de esto. Era algo fuera de este mundo. El discurso del empe­rador fue fran­ca­mente poético. Y finalm­ente, todos los japo­neses comen­zaron a vito­rear: ¡Banzai! ¡Hurra!
Pero volvamos al principio de mi viaje a Japón.
¡NO TE MOQUEES EN EL SHINKANSEN!
Las estaciones de tren son los centros más import­antes de Japón, con muchas tiendas y restau­rantes. Terrible concen­tra­ción de gente. Y estu­vimos aquí en un día festivo, no puedo imaginar cómo es en un día laborable.
La mayoría de los japo­neses toman el tren, el metro o la bici­cleta. En Tokio, por ejemplo, si quieres comprar un coche, tienes que comprar una plaza de apar­ca­mi­ento. Lo cual es un montón de dinero.
En la Repú­b­lica Checa nos quejamos de que todo el mundo en el metro o en el tren está mirando el móvil y nadie habla con nadie, pero en Japón es la norma. Silencio total. Hablar se consi­dera de mala educación. Si te resfrías, tienes un gran problema. Sólo se puede tropezar en silencio, sin sonarse la nariz.
En la estación de Tokio, nos subimos a un tren, el legen­dario shink­ansen japonés, y nos dirigimos a Kioto. Debo admitir que me decep­cionó bastante. Había imagi­nado algo super­mo­derno, pero estos son trenes más anti­guos. Ni siquiera mues­tran la velo­cidad en el inte­rior, así que mis compa­ñeros la midieron con sus telé­fonos móviles. La velo­cidad máxima era de 268 kiló­me­tros por hora.
Por lo demás, el tren de alta velo­cidad es algo increíble. Recor­rimos los 500 kiló­me­tros en unas 2 horas. Los retrasos, las impre­cisiones, son casi desco­no­cidos. Si eres dema­siado lento al bajar, también puedes acabar recor­ri­endo otros 200 kiló­me­tros. Así que fue bastante prác­tico para Monika y para mí no tener equi­paje y algunas personas en la dele­ga­ción. Al volar a Japón en avión y no en espe­cial, nos ahor­ramos 3 millones de coronas. Yo mismo pagué los vuelos.
También vimos el Templo de los Mil Budas en Sanjus­an­gendo. Es realm­ente impre­sio­nante. Los Budas están prote­gidos por amen­azantes esta­tuas de guer­reros. Creo que defi­ni­tiv­a­mente pueden asustar a los niños. Monika y yo encen­dimos dos velas y pedimos un deseo.
Ahora vayamos a las cosas por las que vine a Japón en primer lugar.
CON EMPRESARIOS JAPONESES Y EL PRIMER MINISTRO
La coope­r­a­ción empre­sa­rial y cien­tí­fica, eso es lo que más me inte­resa de Japón. Al fin y al cabo, Japón es la tercera economía del mundo, después de Estados Unidos y China, y cuenta con el mayor número de hogares ricos del mundo.
Compa­remos nuestros países.
El PIB de Japón en 2018 fue de unos 4.972 millones de dólares. El PIB de la Repú­b­lica Checa fue de unos 245.000 millones de dólares ese mismo año.
La pobla­ción de Japón era de unos 126,5 millones de habi­tantes. La pobla­ción de la Repú­b­lica Checa era de 10,6 millones de habi­tantes. En términos per cápita, el PIB de Japón es de 39.293 dólares. Ahora bien, el PIB per cápita de la Repú­b­lica Checa es de 23.113 dólares.
Así pues, aunque Japón tiene apro­xi­ma­damente 20 veces el PIB, en términos per cápita su PIB no es ni siquiera el doble que el de la Repú­b­lica Checa.
¿Por qué Japón es tan importante para noso­tros? En la Repú­b­lica Checa, los inver­sores japo­neses tienen 266 empresas que emplean a más de 51.000 personas. Coope­r­amos con Japón, por ejemplo, en la produc­ción de energía a partir del plasma en un reactor super­mo­derno, el llamado tokamak. Estamos incluso más adel­an­tados que los Estados Unidos en este aspecto. Tenemos un enorme poten­cial de coope­r­a­ción, que estoy inten­tando desar­rollar como primer mini­stro, y para eso he apro­vechado esta visita.
Me reuní con repre­sen­tantes de Toyota. Primero en la Future Expo de Tokio. Donde, por cierto, me rega­laron una preciosa berlina AA de 1936. Los entendidos saben lo que pasa. Lo expu­simos a la vista de todos en el Palacio de Liech­ten­stein. Pero sobre todo tuve una reunión con el vice­pre­si­dente de Toyota, el Sr. Shigeru Haya­kawa. Richard Schneider y la Sra. Sumire Tsutamune, de Czech­In­vest Tokyo, también estu­vieron presentes.
Toyota ya produce coches en Colonia en cola­bo­r­a­ción con fabri­cantes de automó­viles fran­ceses y este año se hace con la parte fran­cesa de la empresa. Aumen­tarán la produc­ción y fabri­carán coches híbridos a base de hidró­geno comprimido. Así pues, no se trata de coches eléctricos con una pesada batería de litio, sino de hidró­geno, que medi­ante una reac­ción química produce electri­cidad y vapor de agua. Creo que es la mejor manera de hacerlo. Cuando salgo a correr por Tokio por la mañana, de repente en un semá­foro en rojo hay silencio en todas partes. Estaría bien que Toyota fabri­cara coches como este aquí.
Tratar con el primer mini­stro Abe fue más rápido. Tuvo que asistir a unas 60 reuniones con otros estadistas que volaron para la inau­gu­ra­ción. Pero creo que le di todo lo esen­cial. No sólo queremos una ruta aérea directa, sino que hemos firmado un acuerdo de asocia­ción estra­té­gica que se lleva discu­ti­endo desde 2009. Tenemos el desem­pleo más bajo de Europa, pero también tenemos escasez de mano de obra.
Estamos traba­jando para trans­formar la indus­tria y toda la economía. Robo­tiza­ción, inte­li­gencia arti­fi­cial, alto valor añadido. Se llama Indus­tria 4.0. Escribo sobre ello en mi libro What I Dream About.
Japón era irre­pe­tible. Pero en Asia, como primer mini­stro, también recorrí otros países con los que nuestro país nece­sita esta­blecer rela­ciones diplomá­ticas y en los que existe un gran poten­cial de coope­r­a­ción. Tailandia, Singapur, India. Empe­zaré por el más pequeño, pero el más depredador.
EN SINGAPUR, ADORAN EL CRISTAL CHECO
Pasé 24 horas en esta increíble isla y pasaron tantas cosas durante ese tiempo que apenas tuve tiempo de dormir.
Singapur tiene una de las economías más prósperas del mundo y por fin he conse­guido que la Repú­b­lica Checa tenga un emba­jador aquí después de años. Prometí a la presi­denta de Singapur, Halimah Yacob, y al primer mini­stro, Lee Hsien Loong, que lo arre­gla­rí­amos, y esa noche se puso en contacto con nuestro mini­stro de Asuntos Exte­riores. Me alegró mucho que él también lo tomara como una buena idea.
La recep­ción en Singapur fue increíble. Conocen las marcas checas. Las reco­nocen. El primer mini­stro me contó que cuando era niño iba al colegio con zapatos de Bata, que tenía una tienda aquí. Les encanta el vidrio checo, conocen bien la indus­tria del automóvil o de las armas. Querí­amos presentar aún más, por lo que recluté una dele­ga­ción de unos cincuenta empre­sa­rios para que subieran al avión.
Al mismo tiempo, los checos tenemos mucho que aprender de los singa­purenses. Presen­tamos aquí a la Repú­b­lica Checa como un país para el futuro, como líder en inno­va­ción, y como Singapur es un actor fuerte en este sentido en Asia, ofre­cimos al primer mini­stro añadir un cien­tí­fico o experto a nuestro Consejo Inter­na­cional de Ciencia e Inves­ti­ga­ción. La idea le entusiasmó.
Hablamos de la nece­sidad de permitir un mayor inter­cambio de estu­di­antes, de pensar en un enlace directo Praga-Singapur. Invité a venir a Praga tanto al primer mini­stro como al presi­dente, ninguno de los cuales había estado aún en Praga. Me gustaría ense­ñarles nuestra hermosa capital, pero también me gustaría ir con ellos a las cris­ta­le­rías Preciosa o Lasvit, para que vean cómo se fabrican las mara­vil­losas piezas de las que hablan con tanto respeto.
Al día sigu­i­ente hablé con colegas y empre­sa­rios checos en un foro de nego­cios, conocí a otros polí­ticos y empre­sa­rios desta­cados. Sencil­la­mente, hice todo lo posible para abrir la puerta de la Repú­b­lica Checa a Singapur, esta puerta de entrada a toda Asia. Creo que lo logré, tuve un buen presentimiento.
Y le pusieron mi nombre a una orquídea en el Jardín Nacional de Orquí­deas de Singapur. Se supone que soy el tercero después de Václav Havel y Václav Klaus, así que lo consi­dero un honor del gobierno de Singapur.
En Singapur también inau­guré el Foro Empre­sa­rial Checo-Singapur, y desde allí asistí a una reunión increí­ble­mente inte­res­ante con los ministros locales de Finanzas y Asuntos Exteriores.
Aprendí los princi­pios en los que se basa el éxito de la economía de Singapur. Lo que les hizo ricos y lo que todavía les hace ganar más dinero. Me descri­bieron su sistema de pensiones, al que el Estado no contri­buye mucho, y me contaron por qué no quieren ninguna moneda común asiá­tica, ellos protegen la suya y entienden que yo haga lo mismo con nuestra corona.
Antes de irme, di otro paseo en un dron en el centro de inves­ti­ga­ción CETRAN para el desar­rollo de coches autó­nomos, donde firmamos un memo­rando de coope­r­a­ción entre nuestra univer­sidad y una univer­sidad local. Estaban prepa­rando auto­buses sin conductor. Lo inte­res­ante es que los propios singa­purenses no sabían cómo lo reci­biría el público, porque subir a un autobús sin conductor puede ser, compren­si­ble­mente, un problema psicoló­gico para la gente.
Debe­rí­amos aprender de los singa­purenses cómo manejan las finanzas del Estado o cuánto han invertido en la segu­ridad y defensa de su país. Es fasci­nante. Su presu­pu­esto es de 10.000 millones de dólares, casi 3,5 veces mayor que el nuestro. Y tienen un ejército más grande, aunque sólo tienen una décima parte del terri­torio y la mitad de la pobla­ción que nosotros.
Y he visto muchas cosas inte­res­antes en Tailandia.
BANGKOK
He dormido un poco en el rápido vuelo a Bangkok. Todavía no podía superar el jetlag y lo sentía en Tailandia. Pero nos reci­bieron lite­ralm­ente de mara­villa. Hemos venido a hacer nego­cios y las condi­ciones no podían ser mejores. Se trataba princi­palm­ente de la indus­tria de la defensa. He aprendido mucho. Estamos reco­giendo. Tenemos mucho que ofrecer.
Están inte­res­ados en comprar nuestros modernos cazas L‑39 NG. Los tailan­deses llevan usando el tipo ante­rior desde los años 90, pero claro, se están haci­endo viejos y quieren algo más moderno. Sería un acuerdo muy inte­res­ante para nuestro país. También le hablé al mini­stro de Defensa tailandés, Prawit Wong­suwan, de nuestros radares y de que nuestra fábrica de arma­mento checa ofrece rifles de asalto y pistolas. Hablé del simu­lador de caída libre, los vehí­culos blind­ados Perun, los Tatrov, los obuses, los radares activos y pasivos. Y luego repetí lo mismo al primer mini­stro Prayuth Chan-ocha.
Tailandia es nuestro principal socio comercial en el Sudeste Asiá­tico. El comercio entre noso­tros sigue creci­endo, alcan­z­ando casi 1.500 millones de dólares, según las estadí­sticas checas. Desde el punto de vista checo, es compa­rable a, por ejemplo, India.
Pero ellos mismos tenían una idea clara de lo que querían de noso­tros. Además de la indus­tria de defensa, tienen previsto comprar nuestros tran­vías. El primer mini­stro nos pidió que estu­diá­ramos por qué hemos estado tomando menos arroz de ellos en los últimos años, cosa que hice inme­dia­ta­mente después de la reunión y abordé con el mini­stro de Indus­tria y Comercio. Al igual que en Singapur, el primer mini­stro tailandés, Prayuth Chan-ocha, nos pidió coope­r­a­ción en materia de inves­ti­ga­ción, por ejemplo en el campo de la medi­cina mole­cular, para un mayor inter­cambio de estu­di­antes, pero también de profe­sores y científicos.
Por supu­esto, también estaba el turismo. Los checos vienen cada vez más a Tailandia. Y queremos aumentar el número de turistas de ambas partes. Por eso el primer mini­stro ha encargado a su mini­stro de Trans­portes que consiga una línea directa de Bangkok a Praga.
Nos reunimos con AirAsia al día sigu­i­ente y el mini­stro de Trans­porte tailandés también estuvo en la reunión. Me impre­sionó la dirección joven y enérgica de esta empresa. La reunión fue diri­gida por el copro­pie­tario. Su filo­sofía se basa en equipos jóvenes de auxi­li­ares de vuelo y azaf­atas. Nego­ciamos con su jefe un vuelo directo entre Praga y Bangkok. Parecía prome­tedor, pero había un problema.
Hablando de estos países asiá­ticos, tengo una muy buena rela­ción con el actual presi­dente de Vietnam, Nguyê˜n Xuân Phúc. Estuvo aquí de visita y nos hicimos amigos. Estudió en Praga y le gusta recor­d­arlo. También me he reunido con él en Tokio y en otros eventos mundiales, y estoy plane­ando una visita allí con empre­sa­rios. Un vuelo directo Praga-Hanoi de su aero­línea, Bamboo Airlines, debía llegar a Praga por primera vez el año pasado, pero en lugar de pasa­jeros, trajo cortinas. Voy a ir a Vietnam de nuevo; es un mercado muy importante para nosotros.
En Bangkok también inau­guré un semi­nario empre­sa­rial orga­nizado por la Feder­a­ción de Indus­trias Tailan­desas en cola­bo­r­a­ción con la Confe­der­a­ción de Indus­tria y Trans­porte de la Repú­b­lica Checa. Aquí, el apoyo de los polí­ticos checos es mucho más importante que en Europa. Siempre he consi­de­rado que, como primer mini­stro, tengo la tarea de ayudarles. Asia y África son mercados en los que hay espacio para noso­tros. Nuestras marcas legen­da­rias siguen reso­n­ando increí­ble­mente bien en todas partes. Es una pena que hayamos dejado vacantes esos puestos en el pasado. Ahora quiero que volvamos. Así que espe­remos que los empre­sa­rios checos lo hagan bien.
Como puede ver, Singapur y Tailandia me cauti­varon, mien­tras que en un principio viajé a Asia princi­palm­ente por la India.
INDIA. 1.300 MILLONES DE PERSONAS Y 77 MINISTROS
Según algunas estadí­sticas, el primer mini­stro de la India, Narendra Modi, es el quinto polí­tico más pode­roso del mundo. Me invitó perso­nalm­ente a Gandhinagar para asistir a la Cumbre de Inver­sión de Vibrant Gujarat, y eso fue en realidad el impulso para que me detu­viera también en Singapur y Tailandia, y lo combi­nara todo en una misión diplomá­tica súper desa­fi­ante pero también súper grati­fi­cante a través del Sudeste Asiático.
Cuando el Sr. Modi pronunció un discurso en la cumbre, en el que habló de su visión de la India y del creci­mi­ento de la economía india, fue inter­rum­pido por los estru­en­dosos aplausos de los luga­reños. A conti­nu­ación, me senté a comer con él, el presi­dente de Uzbe­kistán y los primeros ministros de Dina­marca y Malta.
Y debo admitir que me impre­sionó. Esta cumbre fue su idea, está trat­ando de invitar a polí­ticos de todo el mundo. Tení­amos ministros de Japón, Francia, Australia, Polonia, Países Bajos, Marruecos y Corea del Sur en la misma fila. En total, polí­ticos de unos 30 países y, por supu­esto, muchos empresarios.
Pero lo más importante fue que tuve la opor­tu­nidad de mantener una reunión a cuatro bandas con el primer mini­stro Modi y luego incluso sentarme a su lado en la cena. Era muy concreto. Él mismo habló de la indus­tria de defensa en la que India está inte­resada. Les ofre­cemos radares pasivos y, por supu­esto, también hablamos de los coches Skoda.
Le preg­unté cómo era dirigir un país con 1.300 millones de habi­tantes y 77 ministros. Tiene un carisma increíble, y aunque sabe muy bien que todavía hay un gran número de personas muy pobres en el país, hay un enorme poten­cial. Noso­tros mismos vimos esa pobreza cuando recor­rimos las ciudades. De todos modos, la India sigue creci­endo. Y me gustaría que los checos estu­vieran allí. Somos pequeños compa­rados con ellos, pero ¿por qué no mostrarles lo que podemos hacer y ganar dinero con ello? Otros países están haci­endo cola para obtener opor­tu­ni­dades aquí.
CUANDO ESTÉS NERVIOSO, DI “GRASA”
Hablé en la Univer­sidad Symbiosis de la India. Lo que realm­ente no espe­raba es que, cuando llegué, me pusieron un gorro tradi­cional en la cabeza, me envol­vieron el cuello con pañuelos y luego el rector invitó a estu­di­antes de 85 países a venir a salu­darme, bandera en mano. Unas cuantas docenas de apre­tones de manos y sonrisas. Me sentí increí­ble­mente conmo­vido. Pensé que ni siquiera sería capaz de empezar mi discurso agra­de­ci­endo la invit­a­ción y la increíble recep­ción. Pero sólo tuve que saludar a los estu­di­antes con un “engrasado”, todo el audi­torio empezó a aplaudir y se puso en marcha.
En esta univer­sidad hay 35.000 estu­di­antes, 3.000 de ellos proce­dentes del extran­jero, princi­palm­ente de Asia.
Es una de las univer­sidades privadas más pres­ti­giosas del país y ha firmado un memo­rando de enten­di­mi­ento con la Univer­sidad Charles, que fue visi­tada reci­en­te­mente por el presi­dente de la India.
He abierto allí un Centro de Estu­dios Euro­peos con ellos. El rector dijo que yo era el primer manda­tario de la Unión Europea que los visi­taba. Antes de eso, admitió que la mayoría de los luga­reños sólo conocen la Repú­b­lica Checa por las pelí­culas de Bolly­wood, así que nos presenté un poco. Nuestras marcas, nuestros cien­tí­ficos, artistas y depor­tistas de éxito. Espero que no les decep­cio­nara que tuviera que irme después de una hora, corrimos al aero­pu­erto y volamos a nuestra última parada en la India.
JAWA Y SELFIES
En Delhi me reuní con el presi­dente Ram Nath Kovind y, al igual que el primer mini­stro indio, le dije que nuestras empresas están dispu­estas a trabajar con la India y que cada vez son más las que invierten allí.
Esta es una de las cosas más import­antes por las que consi­dero un éxito mi viaje a la India y al Sudeste Asiá­tico en general. Hicimos una encuesta entre los cerca de 50 repre­sen­tantes de las empresas que llevamos con noso­tros, y casi todos quedaron contentos tras nuestra misión. Cada uno ha progresado en su negocio de una manera dife­rente. Pero todos apre­ci­aron que no fuéramos de viaje, sino que nos diri­gié­ramos a los polí­ticos locales, hablá­ramos de las empresas checas, de sus productos, o llevá­ramos a los empre­sa­rios con noso­tros para que se presen­taran en una presen­ta­ción conjunta de empre­sa­rios checos y locales.
En todos los lugares a los que fuimos, también asis­timos a reuniones de nuestras asocia­ciones locales de indus­tria y comercio.
Por supu­esto, lo disfruté todo. Estaba en mi elemento. Después de todo, esta es mi profe­sión. Es lo que mejor se me da. Cuando hago nego­cios, cuando ayudo a las marcas checas. Y lo di todo.
La verdad es que había mucho que construir en Asia. Bata todavía resuena increí­ble­mente aquí. Por ejemplo, el primer mini­stro tailandés recordó cómo fue a la escuela con sus zapatos, y en una univer­sidad privada de la India, el vicer­rector dijo que muchos indios pensaban que era una marca india. Porque está en la India desde 1926 y es muy popular allí. La fábrica de Bata en Calcuta se esta­bleció en 1932.
Pero, por supu­esto, conocen a Skoda Auto, con la que he abierto un nuevo centro de desar­rollo en la India. A unos 30 kiló­me­tros de Pune. Planean adaptar los coches que nuestra empresa auto­mo­vilí­stica produ­cirá aquí al mercado local en todos los aspectos. Aquí traba­jarán unos 250 desar­roll­a­dores, entre ellos 25 checos.
También fuimos a la emba­jada checa en Delhi, donde nos ofre­cieron una pequeña recep­ción y una gran presen­ta­ción de nuestro Jawa, que desgra­cia­da­mente ya no se fabrica aquí, pero han reanu­dado la produc­ción en la India y han construido 50.000 unidades ese año. Hay un gran interés en ello.
En la India, la gente se hace fotos todo el tiempo, todo el mundo se hizo selfies conmigo. En la confe­rencia, los estu­di­antes, todo el tiempo. Es una costumbre nacional.
Os diré que fue largo y duro. Incluso la balanza digital de mi baño lo hizo. Cuando lo pisé la mañana sigu­i­ente a mi llegada a la Repú­b­lica Checa, mostraba 1,5 libras menos. Ya lo sabéis. Siete vuelos, cambios de horario, una reunión tras otra, discursos, ruedas de prensa, constantes tras­lados en coche, sobre­vuelos y, sobre todo, pocas horas de sueño. Me levan­taba a las seis de la mañana y me acos­taba entre la una y las tres. Fue entonces cuando no pude dormir una noche y fui al gimnasio del hotel para correr un poco más.
Pero tenía un gran senti­mi­ento sobre todo esto. La recep­ción de nuestra dele­ga­ción fue increíble. En los tres países, en Singapur, Tailandia y la enorme India. Nunca he expe­ri­mentado nada igual.
Pero un día se acabó el viaje.
Un día, el 1 de marzo de 2020.
Así que ahora voy a entrar direc­ta­mente en el año más difícil de mi vida.
EL AÑO MÁS DURO DE MI VIDA
23 de marzo de 2020. Primera oleada de covid. Me voy al Palacio de los Horrores. Este es el lugar que mi equipo eligió para el discurso tele­vi­sado. Tal vez recuerdes que en ese momento llevaba una chaqueta azul oscuro. Estos discursos son para la tele­vi­sión. Se filman dos o tres versiones, se elige una y sale en un minuto. Si terminas de filmar, has termi­nado. Quizá quieras repetir algunas cosas, mejor. Es dema­siado tarde. Así son las cosas.
Pero no quería cambiar ese discurso en parti­cular. Creo que fue el único. Todo estaba allí.
Nos encon­tramos en uno de los perí­odos más difí­ciles de la historia moderna de nuestro país. Juntos. Todos noso­tros. Mañana serán dos semanas de intentar vivir en una situ­ación nueva, muy desa­fi­ante y extra­or­di­naria. Un estado de emergencia.
Cuando recuerdo los momentos cruciales de la historia de nuestro país, siempre los hemos supe­rado con valor, consi­der­a­ción y ayuda mutua. Y lo hemos hecho a pesar de todo el dolor, el sufri­mi­ento y la injus­ticia. ¡Siempre con valor!
El coraje nos ha acom­pa­ñado en tiempos difí­ciles y ha reforzado nuestra autoestima nacional. Nuestro espí­ritu. Valor, consi­der­a­ción y ayuda mutua es lo que veo hoy. Hoy, todos los días y en todas las personas que conozco estos días.
Estoy trat­ando de recordar algunos de los frag­mentos de esa época. Y cómo me sentí.
Imagi­naos. Te enfrentas a una catá­strofe natural a la que nunca te has enfrentado. Y ahora está aquí. No había tiempo para hacer polí­tica. Lite­ralm­ente, no había tiempo. Estáb­amos salvando el país. Y como me cono­céis, me metí de cabeza en ello.
Nos trasla­damos y conver­timos todas las reuniones en mítines de vídeo. Estu­vimos juntos durante días, todo el equipo junto en una gran sala. Fue durante estos días cuando el nuevo Equipo de Control Central Inte­grado comenzó a trabajar en la crucial Cuaren­tena Inte­li­gente. Y empe­zaron a hacernos pruebas a todos cada semana. A veces, algunos compa­ñeros no reci­bían los resul­tados a tiempo, mien­tras que otros sí. Puedes imaginar las situ­aciones. Todos pensaban que eran los únicos posi­tivos. Y por supu­esto, nadie quería eso.
Nos quedamos en Hrzan durante unos meses. Durante un par de semanas, no escribimos en abso­luto los domingos. No estaba suce­di­endo. Y luego nunca más. Empe­zamos a hacer vídeos. Son muy largos. Ya sabéis, siempre soy largo. Debería acor­tarlos. En dos minutos, mi equipo dice. Pero siempre quiero decir lo que quiero decir. Bueno, estarí­amos aquí mucho tiempo si tuviera que decirte en qué tiene mi equipo una opinión diferente.
Corta. Es el 9 de abril de 2020. Justo antes de Semana Santa. Estamos filmando el discurso de nuevo. Esta vez, sobre todo, agra­decí a todos los que me ayudaron. Médicos, enfer­meros, para­méd­icos, bomberos, poli­cías y sold­ados. Pero también vende­dores, carteros, conduc­tores. Los que ayudaron a los sintecho, los volun­ta­rios. Estu­di­antes que traba­jaron en hospi­tales. Y, por supu­esto, a los abogados que se unieron para ayudar al Estado en su crisis.
Y ahora voy a ser rápido y decir las cosas como las recuerdo.
El año 2020.
El 24 de abril. Sebas­tian Kurz reúne a un grupo de los países más exitosos en la lucha contra el coro­na­virus. Los que abren temp­rano, o los que abren temp­rano. Estamos a la altura de Israel, Noruega, Dina­marca, Grecia, Australia y Nueva Zelanda.
El 7 de mayo. Estamos lanz­ando la Cuaren­tena Inte­li­gente. Un sistema inno­vador que nos ayudará durante muchos meses y será abso­lutamente vital para la gestión de la pandemia.
20 de mayo. Después de diez semanas, por fin, fuera. Fuimos al Mercado Mani­fiesto con el mini­stro Karel Havlicek. Estaba tan lleno que ni siquiera nos sentamos. Me tomé dos pintas de tinto.
El 3 de junio. Igor Matovič, entonces primer mini­stro de Eslo­va­quia, llega a Praga. Le muestro a Stra­kovka y en la rueda de prensa anun­ciamos un pequeño regalo. A partir de medi­a­noche, libre circu­la­ción entre las Repú­b­licas Checa y Eslovaca.
El 7 de junio. Nuestro eRouche triunfa en la pres­ti­giosa revista del Insti­tuto Tecnoló­gico de Massa­chu­setts, una de las mejores univer­sidades del mundo.
24 de junio. Recorro el nuevo Museo Slivo­vitz y brindo con Jaromír Jagr.
El Sr. Tomás me envía un vídeo de mi apli­cación Come to Me y me preg­unta si puede llegar una segunda oleada de coronavirus.
Sí, puede, respondo.
Y me detendré aquí para mostrarte algunos de los comen­ta­rios debajo de este video. Me parece una demo­s­tra­ción importante de cómo estáb­amos sinto­niz­ados y cómo pensáb­amos en ese momento.
No creo en la segunda ola. Eso sí, que no sea obli­ga­torio llevar masca­rillas nunca más, que ya estamos hartos.
Es una bufonada paté­tica, una repre­sen­ta­ción teatral.
La comedia podría haber termi­nado ya.
El coro­na­virus no existe.
¡Vete al infierno con toda esta charla sobre una pandemia inexistente!
Todo creado arti­fi­cialm­ente sólo para poder abusar de la gente común.
No asustes a la gente, no lo creo.
Supongo que este es el estado de ánimo en el verano de 2020, para que te hagas una idea.
Y algo pare­cido ocurrió este mes de junio, cuando los tribu­nales empe­zaron a tumbar medidas y a obli­garnos a aflojar.
Y estas personas en los comen­ta­rios no estaban solas.
SABIOS DE LA OPOSICIÓN
Los polí­ticos de la oposi­ción no estaban mucho mejor. A veces tenían una mierda realm­ente horrible, lamen­table, no hay otra forma de decirlo.
Petr Fiala era un verdadero experto en ello. A pesar de que su coali­ción Juntos nunca tuvo un solo epide­mió­logo, hizo decla­ra­ciones como la del 7 de abril: “Apoyo firme­mente que nuestra repú­b­lica vuelva gradualm­ente a la vida normal, encen­di­endo lo que se ha apagado”.
El 18 de mayo, dice sobre las masca­rillas que “es hora de abolir el uso obli­ga­torio de masca­rillas al aire libre”.
Cuando la situ­ación se agrava en agosto, dice que las masca­rillas inco­modan a la gente:
Si la cuaren­tena inte­li­gente que el primer mini­stro prometió en Semana Santa hubiera funcio­nado, si las pruebas masivas hubieran funcio­nado, el Gobierno no tendría ahora que rein­tro­ducir las masca­rillas y hacer la vida de la gente miserable.
Luego, el 19 de agosto, critica la intro­duc­ción gene­ra­lizada de mascarillas:
Hoy las masca­rillas vuelven a intro­du­cirse de forma gene­ra­lizada, incluso en restau­rantes y pelu­que­rías. ¿No le parece que esto tiene sentido? No importa.
Pone la guinda el 27 de septiembre cuando dice que forzar la dimi­sión del Gobierno es una pérdida de tiempo:
Una moción de censura no va a ser apro­bada en este momento, así que no perdamos el tiempo en eso, prefer­iría que hubiera esa reunión de emer­gencia, por ejemplo.
Eso no es todo, sigue pidi­endo que se vote el 10 de octubre:
Para unirnos, para que podamos ayudar, con nuestra actitud respons­able, a controlar la pandemia. Debemos dejar de lado la polí­tica. Hay que dejar de lado las críticas habi­tuales al gobierno. Ya habrá tiempo para eso.
Para luego anun­ciar repen­ti­na­mente en Face­book el 13 de octubre que la SAD convo­cará una moción de censura:
El primer mini­stro ha perdido la capa­cidad de dirigir el gobierno y nuestro país. El gobierno debe pedir a la Cámara de Dipu­tados un voto de confi­anza cuando termine el estado de emer­gencia. Si no lo hace, el ODS está dispu­esto a iniciar una moción de censura contra el gobierno.
Su famosa entre­vista del 21 de agosto, en la que dice que las medidas que planea el Gobierno son “inne­cesa­rias” y que la situ­ación es muy buena, por lo que no hay nece­sidad de la capa y espada.
Está surgiendo algo nuevo que era comple­ta­mente falso en la primera ola del coro­na­virus: las medidas del gobierno parecen ser comple­ta­mente inne­cesa­rias. Los expertos hablan, los epide­mió­logos hablan, y no entienden por qué se está rein­tro­du­ci­endo el uso de masca­rillas de forma generalizada.
No hay ninguna razón para la intro­duc­ción gene­ra­lizada. Esto es lo que dicen muchos expertos. Las cifras son posi­tivas. No se trata del número de personas infec­tadas, se trata del número de personas que tienen un curso grave de la enfer­medad, se trata de la morta­lidad. Todos estos números son cada vez mejores. Y el gobierno sale con una medida general que molesta a todo el mundo. Así que preg­unto: ¿Por qué? ¿A quién sirve? ¿Y qué quiere conse­guir el Gobierno? Desde luego, no para proteger la salud.
Miros­lava Němcová, del ODS, dice el 28 de abril de 2020 que el estado de emer­gencia fue un error.
El segundo [error] lo veo como una restric­ción exce­siva de las libertades civiles.
Sí. Allí cele­braron juntos en una mesa de medio kiló­metro de largo prepa­rada para 2 000 personas, junto con Marketa Peka­rova Adamová de TOP 09, con Jiří Pospíšil y Dominik Feri, que el covid había termi­nado. Al final, Feri desa­pa­reció ante el covid, pero eso no corre­sponde aquí.
No olvi­demos el nombra­mi­ento del dentista Roman Šmucler como miembro del personal central de crisis. Fue nomi­nado por el TOP 09 y elogiado por la señora Peka­rová. Es el opositor más medi­á­tico a las msca­rillas, que lleva mucho tiempo cues­tio­n­ando su función. A partir de su nombra­mi­ento, también se le invita a aparecer en programas en los que expone sus puntos de vista. El TOP 09 le ha dado legi­timidad. Por supu­esto, el Sr. Shmu­cler es dentista, no epide­mió­logo. Todos recor­d­amos sus declaraciones.
El mayor error cometido por el movi­mi­ento STAN fue que nomi­naron a Sonia Peková para un premio estatal, quien dijo que el virus fue creado arti­fi­cialm­ente y prof­etizó que desa­pa­re­cería en Navidad. Se refería a la última Navidad. Bueno, no importa.
No quiero ni imaginar cómo sería aquí si nuestra ilustre oposi­ción tuviera que lidiar con el virus. En cuanto a la gestión. No voy a publicar el segundo esce­n­ario de la catá­strofe en este libro, todo el mundo puede imagi­n­arlo vívidamente.
Yo también he cometido errores.
Cuanto más hagas, más errores puedes cometer.
El hecho de no haber reforzado las medidas después de las vacaciones de 2020 fue el error que más lamento. Los grupos de expertos del Minis­terio de Sanidad no vieron entonces ninguna razón para intro­ducir las masca­rillas. No estaban de acuerdo. No hubo ni una sola voz fuerte para la intro­duc­ción de las masca­rillas, ni una sola voz fuerte para el cierre.
SEGUNDA OLA
El 21 de septiembre, susti­tuyo a Adam Vojtěch por Roman Prymula. Tuve que hacerlo. Adam estaba muy cansado y los desagrad­ables ataques de todos los lados tampoco le ayudaban.
Corte. 27 de septiembre. Estamos filmando otro discurso. Tras el estallido del verano, la dura realidad del virus se ha vuelto a imponer.
Quer­idos conciu­da­danos, después de un bonito verano, empieza el otoño y nos encon­tramos de nuevo en una situ­ación muy difícil. Como siempre, seré honesto y abierto con usted. La epidemia ha vuelto. Desgra­cia­da­mente. Las cifras de infección se disparan.
El 23 de octubre. Un día de locos. El mini­stro de Sanidad y principal experto en pande­mias del país, el profesor Roman Prymula, acude a una reunión. A un restau­rante. El restau­rante Rio’s en Vyšehrad. Tuve que susti­tuirlo. Era una cues­tión de principios.
El 28 de octubre. El arqui­tecto jefe de la Cuaren­tena Inte­li­gente, el coronel Petr Šnaj­dárek, recibe la Medalla al Mérito de Primera Clase de manos del presi­dente. No habría sido posible sin él. Gracias coronel.
El 29 de octubre. El presi­dente nombra a Jan Blatny mini­stro de Sanidad. Pero algo mucho más importante ocurrió un día después.
El 30 de octubre. El subs­idio de 5.000 coronas para los pensio­nistas. Apro­bado. Simple­mente porque estoy pensando en ellos y porque la pandemia les ha afec­tado especialmente.
20 de noviembre. Se aprueba la supre­sión del salario “súper-bruto” para 4,5 millones de traba­ja­dores. Claro, este es el capí­tulo del coro­na­virus, pero no quiero que se olvide. El sueldo de todos los empleados ha subido un 7% gracias a nuestro proyecto de ley.
El 21 de noviembre. Puede que recor­déis esa foto. Mi hijo Frederik y yo estamos comp­rando comida para el Banco de Alimentos. Como todos los años. El día ante­rior, el gobierno les apoyó con 20 millones de coronas.
Navidad.
¿Qué puedo decir? Nuevas muta­ciones del virus. Aumentos masivos. Es el comi­enzo de varios meses de infierno total.
Corta. Es el 27 de diciembre de 2020. 7:00 a.m. Estoy con mi primera dosis de vacuna en el Hospital Militar Central, y mien­tras paso por el lugar de reco­gida, pienso en marzo de 2020. No había nada. No hay centros de reco­gida, ni equipo de gestión central inte­grada. Nada en abso­luto. No hay pruebas, ni kits de reco­gida. Sin masca­rillas. Construimos todo desde cero.
Hay muchos peri­odi­stas, un bosque de cámaras, estoy reci­bi­endo la primera dosis de vacuna en la Repú­b­lica Checa. Para dar ejemplo. Y espero haberlo hecho. Me inspiré en Joe Biden y Benjamin Netan­yahu. Cuando empe­zamos, el 39% de los checos estaban inte­res­ados en la vacu­n­a­ción, pero en marzo, el 69% de las personas estaban conven­cidas de la impor­t­ancia de la vacunación.
Cuando me vacunan, espero media hora antes de que me den el alta, y pienso.
Estamos en diciembre. Se acaba un año infernal.
Un año en el que he traba­jado todos los días y me he cent­rado en salvar vidas.
Cómo salvar la economía.
Cómo salvar nuestro país.
Todo el mundo ha tenido a alguien que ha muerto de coro­na­virus o que ha enfer­mado grave­mente. Sí, fue un momento difícil. Para todos nosotros.
Pero mien­tras prepa­raba mi discurso de Año Nuevo justo antes de terminar el año y leía los nume­rosos correos elec­tró­nicos que me escri­bisteis, me di cuenta, en parte con alivio, de que no eran todas las histo­rias de terror que creía que eran. Muchas personas también me escri­bieron para decirme que habían tenido la opor­tu­nidad de dete­n­erse por fin un momento y hacer un balance de sus vidas, para pasar más tiempo con sus fami­lias y seres quer­idos, pero sobre todo, cada uno consigo mismo.
Bueno, creo que nos mostró a cada uno de noso­tros quiénes somos realm­ente, sacó lo mejor y lo peor de nosotros.
Pero eso es lo que nos da la opor­tu­nidad de enfren­tarnos a esas cosas y seguir adelante.
Mencioné a los héroes sin nombre en ese discurso.
La primera mujer que se sentó en casa con su máquina de coser e hizo su primera masca­rilla. Nunca sabremos su nombre.
La primera persona que tuvo la idea de empezar a orga­nizar las compras para los ancianos de su calle.
La primera persona a la que se le ocurrió cocinar comida para médicos y enfer­meras y entregársela.
La primera persona que pensó en poner espec­tá­culos teatrales en línea.
La primera persona que empezó a hacer algo concreto, por su cuenta. Sin preo­cup­arse por lo que deben hacer los demás.
Estas personas son para mí los héroes de 2020.
También los padres que por fin vieron lo que sus hijos apren­dían en la escuela y cómo era el trabajo de los profesores.
Muchos hombres finalm­ente vieron cómo sus esposas pasan el día. Al menos podrían haberse detenido un momento a pensar en lo que pueden hacer.
Y de repente caí en la cuenta de que, aunque parece que son los peores tiempos, en realidad también signi­fica que son los tiempos de ruptura. Un momento en el que las cosas pueden cambiar, de una forma totalm­ente inédita.
Cosas que parecen molestias en este momento, como el hecho de que los niños no puedan ir a la escuela, pueden inspirarnos.
El tiempo que pasamos juntos puede inspi­rarnos. Pasando los fines de semana en casa con mi familia, desde entonces tenemos almu­erzos fami­liares. Mi esposa era una gran coci­nera. Estu­vimos cerca.
En algún lugar, cami­n­ando con Ella, mucho antes de que apare­ciera la primera vacuna, vi la espe­r­anza. Incluso cuando pensamos que estamos en la mayor de las crisis, ahora mismo está ocur­ri­endo algo que más tarde descu­bri­remos que es terri­ble­mente posi­tivo. Es en esta crisis cuando descu­brimos quiénes somos. Ha sido un año catár­tico. Muchas cosas sali­eron a la superficie.
Ha sido un año en el que nos hemos cent­rado en los problemas más import­antes y nos hemos ocupado de ellos. Todo el mundo inten­taba orientarse.
Y sin embargo, aunque el covid no se vaya este año, hay una gran posi­bi­lidad de que sea un año que traiga cosas buenas, limpiado de todo lo que estáb­amos acos­tumb­rados y hací­amos sin pensar.
Y sin darnos cuenta, estamos viendo cómo se construye un nuevo país.
Hemos construido cosas que, de otro modo, habrían tardado décadas en construirse o nunca se habrían acordado.
¿Digi­ta­li­za­ción? Nunca habrí­amos dado ese salto.
Fue algo invol­un­tario, pero una opor­tu­nidad más para cambiar las cosas, para hacerlas de forma dife­rente a la que estáb­amos acostumbrados.
Los checos mostraron un gran corazón. Y cuando pase un poco de tiempo y ganemos un poco de distancia, nos daremos cuenta de que sí, a costa de grandes pérdidas, tanto humanas como econó­micas, a costa de penas y sufri­mi­entos, hemos desar­rollado nuestras más altas cuali­dades. Cómo si no fuera por el estrés. Cómo si no fuera bajo una tremenda presión. Pero así son las cosas.
Mien­tras escribo estas líneas, veo que hemos dado un salto increíble entre marzo y mayo de este año. Hemos pasado de ser el peor país del mundo en cuanto a nuevas infecciones al 19º.
Pero eso no cambia el hecho de que esta es una opor­tu­nidad para un gran reinicio de nuestro país. Una nueva economía. Basta con mirar a los nuevos líderes de muchas indus­trias, espe­cialm­ente del comercio electrónico.
Empresas checas como Rohlik o Alza. Fascinante.
Sólo unos pocos números.
LÍDERES DEL COMERCIO ELECTRÓNICO CHECO
Alza.cz
Alza.cz creció un 28% en 2020, el más rápido en una década. La factu­ra­ción de la mayor tienda elec­tró­nica checa fue de 37.300 millones de coronas checas el año pasado, lo que supone un aumento de 8.000 millones de coronas en compa­ra­ción con el año anterior.
Abrirá su quinto centro logí­stico en Chrá­š­t’any, cerca de Praga. Tendrá 40.000 metros cuadrados. Hasta ahora, Alza cuenta con un total de 122.000 m².
En 2019, Alza ganó más de mil millones (1.055 millones), y aún más en 2020. En los primeros 6 meses de 2020, debido a la coro­nacrisis de prima­vera, creció más del doble que el año ante­rior. Y en el cuarto trimestre, el creci­mi­ento inte­ra­nual fue de alre­dedor del 30%.
Rohlik.cz
Rohlik.cz creció un 80%. El año pasado aumentó su volumen de negocio hasta los 4.000 millones de coronas. Comenzó con la auto­ma­tiza­ción de alma­cenes. Se acaba de ocupar un centro de distri­bu­ción de una hectárea en Horní Počer­nice. Vendió otro lote de bonos, recau­dando 1.700 millones de coronas checas en dos semanas.
Al mismo tiempo, Rohlik se está expan­di­endo a Hungría, lanz­ando a Viena y plane­ando a Múnich. Gracias a la prepa­ra­ción de Rohlik, las compras online se convir­tieron en una norma de facto de la noche a la mañana, y mien­tras tanto, Tomas Čupr seguía inge­nián­do­selas para ayudar a los restau­rantes cerrados y a otros comerci­antes que se conec­taban a Internet por primera vez. Y las madres solteras, también. Gracias a Nora Frid­rich, pudieron comp­rarle a mitad de precio.
Todas estas histo­rias son noto­rias, pero voy a destacar una que quizás no conozcas. Desde Brno.
Un bar que no existe.
Un éxito total en Brno. En marzo de 2020, todo el negocio de Bar That Doesn’t Exist se derrumbó, pero entonces él y su equipo se pusieron a pensar en ideas para afrontar la crisis. “Las cosas empe­zaron a suceder. No había razón para seguir sentados sobre nuestros culos y compa­de­cernos de noso­tros mismos”, dice este joven, Jan Vlachynský. Un joven bril­lante. Pesar las bebidas, mirar los esca­pa­rates, cocinar los almu­erzos. Crearon un juego de mesa, un libro de cocina de cócteles. Hacían cami­setas y otros productos. Podcasts. La bebida despert­adora, The Miracle Eight, la vende por suscrip­ción y ya tiene 450 clientes habituales.
Y la compen­sa­ción del gobierno ha ayudado. Como la gente del bar es en su mayoría gente de HPP, esta empresa podía permi­tirse mantener a los empleados y pagar el alquiler. Así, los tiempos pandé­micos están convir­tiendo poco a poco al rey de los bares de Brno en un empre­sario cada vez más versátil.
Hay muchas grandes empresas checas, de las que habla­remos en un momento. Y ahora, no os entre­tengo mucho, un poco de economía.
¿Qué sabemos ahora?
REINICIAR TIERRA
La conclu­sión es clara. Hemos empe­zado muchas cosas y queremos seguir haciéndolas.
Tenemos que conso­lidar las finanzas públicas y lograr una importante reduc­ción del déficit. Tenemos que hacer que la economía sea más resis­tente a las crisis, tener sufi­ci­entes reservas de recursos críticos y preparar respu­estas a los esce­n­a­rios de crisis.
Por último, hay que volver a prio­rizar la polí­tica econó­mica hacia los sectores de alto valor añadido, fomen­tando el sector aeroespa­cial, la aero­náu­tica y las nano­tec­no­lo­gías junto con el automóvil.
Tenemos que desar­rollar las capa­cidades de protección de la salud. La viro­logía, la lucha contra las enfer­medades de la civi­li­za­ción, los centros de cáncer, el desar­rollo de la medi­cina y la lucha contra los virus. Solí­amos ser líderes mundiales en el desar­rollo de vacunas.
Hay que seguir digi­ta­liz­ando, hay que poten­ciar el comercio elec­tró­nico y el trabajo en casa.
Tenemos que desar­rollar inver­siones estra­té­gicas, inten­si­ficar la construc­ción de carre­teras y auto­pistas, el ferro­carril de alta velo­cidad. Tenemos que aplicar nuestro Plan Nacional de Inversiones.
Debemos tener un sector ener­gé­tico resis­tente y fiable, desar­rollar la construc­ción de una central nuclear fiable con sufi­ci­ente reserva de energía.
Debemos garan­tizar una mayor auto­su­fi­ci­encia, espe­cialm­ente en materia de alimentos.
Hay escasez de mano de obra, tenemos que reforzar la educación técnica y la formación de los artesanos, las escuelas de apren­di­zaje. Tenemos que garan­tizar una recon­ver­sión masiva de la mano de obra de los sectores que no pueden alcanzar una efici­encia adecuada en una economía post­covid, espe­cialm­ente el turismo. Tenemos que ayudar a los sectores rela­cio­nados con los viajes y el turismo. Tenemos que apoyar la economía y la arte­s­anía locales.
Tenemos que hacer frente a la sequía, el trans­porte de agua y la escasez de agua a corto plazo, e Israel es, por supu­esto, nuestro modelo para ello.
Tenemos que poner en marcha una verdadera reforma de las pensiones, cuya viabi­lidad no ha sido abordada en abso­luto por nuestro socio de coalición.
Y ahora os diré qué más quiero hacer por vosotros.
Leed con aten­ción. Están en juego vidas humanas.

SEGUNDA PARTE
Lo que todavía quiero hacer por nuestro país
SALVAREMOS MILES DE VIDAS
Vuelvo a casa a altas horas de la noche desde Stra­kovka en un BMW del gobierno, leyendo las noti­cias a las que no he podido responder durante el día. Mucha gente escribe. Nece­sita algo. Nece­sitan ayuda. Está en problemas. O asustada.
Creo que cada época tiene una de esas pala­bras. La palabra que provoca el mayor temor en todos.
Creo que en la época de mi tata­ra­buela, esa palabra podría haber sido GUERRA. Hoy en día, la guerra ya no asusta a la gente, pero siempre habrá una palabra que asuste más.
Y me atrevo a decir que hoy esa palabra es CÁNCER.
Algo que nos da tanto miedo que a menudo prefe­rimos no decirlo.
Eso va por mí también. Ni siquiera lo puse en el título. Era dema­siado desviado. Lo odio. Estoy seguro de que no soy el único que baja la voz al decirlo o lo dice de otra manera. Aun así, tengo que decirlo ahora.
Cáncer.
Sí, yo también pensaba que lo tenía. Estaba muy asustado.
TODOS ESTAMOS ASUSTADOS.
Creo que lo único que puedes hacer con un gran miedo es enfren­t­arte a él. Lo hice. El pasado mes de junio apreté los dientes y acudí al Insti­tuto Oncoló­gico Masaryk de Brno durante dos días.
Sospecha de cáncer de próstata. Tengo la edad para ello, trabajo seden­tario, tengo más de 60 años, soy un hombre.
Acabé hacién­dome una biopsia. Me daba miedo, lo evitaba y secre­ta­mente espe­raba que de alguna manera mis valores bajaran para no tener que hacerlo. Estuve un mes deci­di­endo si ir o no. No quería, porque el golpeteo no es agrad­able. Pero el director del Zhlutnik fue infle­xible. Dijo que iría si él fuera yo. Así que fui.
Tuve suerte. La biopsia no confirmó el cáncer.
Esa pequeña euforia que se siente después de cada prueba con final feliz. Pero desa­pa­reció muy rápi­da­mente. Pensé en la gente que no tuvo tanta suerte.
En este país, una persona muere de cáncer cada 20 minutos. Cada día 200 checos contraen cáncer. Dos tercios de las personas se salvan, pero un tercio no.
Mira el miedo a los ojos. Ese es el primer paso para comba­tirlo. Y la verdad es que el cáncer es común. Más de 500.000 checos viven con cáncer o han sido tratados por él en el pasado. Los cánceres más comunes son el de piel y el de colon, el de próstata en el caso de los hombres y el de mama y pulmón en el de las mujeres.
Está claro que la Repú­b­lica Checa cuenta con grandes médicos, por lo que cier­ta­mente no lo hace mal en compa­ra­ción con los países circundantes de Europa Central. Hemos conse­guido reducir la inci­dencia de muchos cánceres, sobre todo gracias a los cribados, programas para encon­trar las primeras fases, por ejemplo, del cáncer de cuello de útero o de colon. El cáncer de mama está aumen­tando, como en todos los países desar­roll­ados, pero como las mujeres, gracias a Dios, se hacen mamo­grafías, estamos consi­gu­i­endo reducir el número de mujeres que mueren por esta enfermedad.
Algunos cánceres son menos graves, gracias a un mejor estilo de vida. El cáncer de estómago ha dismi­nuido y el de pulmón ha bajado en los hombres. ¿Recuerdas cuando hace años gravamos fuer­te­mente los productos del tabaco, redu­ci­endo su dispo­ni­bi­lidad? Fue la decisión correcta.
Pero este es el tipo de éxitos parciales que no son sufi­ci­entes para mí. Los expertos prono­stican que, en todo el país, las tasas de cáncer aumen­tarán en los próximos años. No sólo los típicos de los países econó­mi­ca­mente desar­roll­ados, como el cáncer de mama o de útero, sino también por el enveje­ci­mi­ento de la pobla­ción. En 2035, el cáncer será la primera causa de muerte en la UE. Los trata­mi­entos serán más eficaces, pero también más complejos, más exigentes con las nuevas tecno­lo­gías y, por supu­esto, más caros.
Así que si queremos que nuestros ciuda­danos reciban la misma aten­ción que tienen en Austria o Italia, tendremos que revo­lu­cionar. Llevo varios años traba­jando en ello. Y aquí quiero presen­tár­selo por primera vez. Nuestro Plan Nacional contra el Cáncer checo.
Estoy seguro de que sabes que hemos prepa­rado un gran plan para recon­struir nuestra economía checa después del covid. Vamos a cana­lizar parte de ese dinero hacia nuestro plan nacional. En su desar­rollo han parti­ci­pado los mejores expertos de diversos campos de la medi­cina de toda la Repú­b­lica Checa. Todos ellos tienen una gran trayec­toria en la lucha contra el cáncer. Han demos­t­rado que el cáncer se puede vencer, prevenir y tratar. Juntos hemos desar­rollado una estra­tegia que salvará miles de vidas más cada año y que situará a la Repú­b­lica Checa entre los mejores países de Europa en cuanto a estadísticas.
Y así es como vamos a hacerlo. Si tengo la opor­tu­nidad, por supu­esto. Si quieres que siga en la política.
EL PLAN NACIONAL CONTRA EL CÁNCER
Construi­remos un nuevo Insti­tuto Oncoló­gico Checo en Praga y un nuevo pabellón de preven­ción en el Insti­tuto Oncoló­gico Masaryk de Brno.
Comp­ra­remos nuevos equipos de última gener­a­ción para los actuales centros oncoló­gicos. Este año tenemos previsto realizar compras para los Centros Oncoló­gicos Inte­grales de toda la Repú­b­lica Checa, que ya permiten a los checos acceder a un trata­mi­ento gratuito con medi­ca­mentos anti­can­ce­rí­genos más inno­va­dores que los habi­tuales en la UE.
Mejo­ra­remos la orga­ni­za­ción de los programas de cribado y crea­remos una red de centros de preven­ción en todo el país basada en la expe­ri­encia del Insti­tuto del Cáncer de Masaryk.
Traba­ja­remos para conci­en­ciar a los ciuda­danos, conven­cerlos de que lleven una vida más sana y acos­tum­brarlos a la preven­ción perió­dica. Bajo los auspi­cios del Gobierno de la Repú­b­lica Checa y en cola­bo­r­a­ción con las compa­ñías de seguros médicos y el Minis­terio de Sanidad, lanza­remos una campaña masiva, pero dife­rente de lo que estamos acos­tumb­rados. Inten­ta­remos encon­trar nuevas pala­bras y un nuevo ambi­ente que impre­sione a la gente. Todos hemos leído miles de artí­culos sobre estilos de vida saludables.
En estos momentos, un equipo de expertos está prepa­rando mate­rial que llegará a todos los adultos de la Repú­b­lica Checa. Es algo que nunca se ha hecho antes. No será sólo un folleto como el que está acos­tumb­rado a ver en la sala de espera del médico, por ejemplo sobre el cáncer de pulmón o de piel, sino que abar­cará toda la onco­logía. Encon­trará las reco­men­da­ciones más import­antes para un estilo de vida salu­dable e infor­mación para la preven­ción y la detección precoz de los princi­pales tipos de cáncer. Cada uno encon­trará infor­mación para sí mismo, su sexo y su edad.
Todos sabemos muy bien que el cáncer es el mayor problema sani­tario del futuro y uno de los mayores para la sociedad en su conjunto. Desgra­cia­da­mente, el alto nivel de vida y la longe­vidad de los euro­peos también hacen que una cuarta parte de los cánceres del mundo se produzcan en nuestro conti­nente, aunque sólo viva en él el 10% de la pobla­ción mundial.
Así pues, veamos qué signi­fi­cará nuestro Plan Nacional contra el Cáncer para todos y cada uno de nosotros.
Pido disculpas por ser un poco predi­cador. Confiad en mí. Sé de lo que hablo. He pasado por ello, así que tal vez pueda.
CADA UNO DE NOSOTROS TIENE QUE EMPEZAR POR SÍ MISMO
Yo mismo soy un fumador empe­dernido recup­e­rado. Yo fumaba en la univer­sidad. Fumé 20 cigar­rillos al día cuando hice mi tesis en la univer­sidad. En mis días de trabajo también. Todo el tiempo. Marl­boro rojo. Pero entonces dije basta. Fue exac­ta­mente el 16 de diciembre de 1996, y no he vuelto a encen­derlo. ¿Por qué el 16 de diciembre? Lo decidí ese día. Casualm­ente, también es la fecha de naci­mi­ento de mi madre.
Sé que no es fácil y no me consi­dero un héroe. A mucha gente le ayudan los grupos en los que pueden hacer terapia a largo plazo. Algo se aplica a todos. Algunas personas están bien con parches de nico­tina e inha­la­dores, otras nece­sitan un cambio más radical. Estoy feliz de haberlo hecho por mi cuenta.
Luego vino el sigu­i­ente problema. Después de entrar en la polí­tica empecé a ganar peso de forma brutal, porque perdí todo el tiempo para hacer deporte. Pero me puse manos a la obra, añadí unas cuantas horas a la semana en el gimnasio a pesar de todo el cansancio, dejé de beber tanto café y empecé a comer más sano. Ah, y no voy a mentir. Una vez que llegó el covid, volví a ganar peso. Tengo que empezar de nuevo. En fin, sigamos adel­ante. Ahora toca volver a la palabra abur­rida, así que seguro que muchos se desmayan o se quedan dormidos. Pero es una palabra que salva vidas.
SI…
A un estilo de vida salu­dable hay que añadir la preven­ción. Y tampoco se puede dejar de lado. Eso signi­fica, sobre todo, controles preven­tivos con su médico. No te hagas ilusiones: “Si hubiera ido antes…”
Los programas de cribado para la detección precoz del cáncer de mama, colon y cuello de útero son los más import­antes. Las pruebas son dife­rentes para cada órgano. En el caso de las mamas, las mujeres se someten al cribado a los 45 años, y en el caso del colon, también se reco­mienda el cribado a los 45 años, tanto para hombres como para mujeres, ya sea medi­ante un análisis de sangre en heces o una colono­scopia una vez cada 10 años. En el caso del cáncer de cuello de útero, se trata de revi­siones perió­dicas con un ginecó­logo cada año, a partir de los 15 años o desde el inicio de la vida sexual.
Y es el cribado en el que debe­rí­amos trabajar. De hecho, sólo el 60% de los ciuda­danos de los grupos desti­na­ta­rios de estos programas acuden al cribado del cáncer de mama con la perio­di­cidad prescrita, alre­dedor del 30% al cribado del cáncer color­rectal y cerca del 60% al cribado del cuello de útero. Y sólo el 60% de las niñas se han vacu­nado contra el VPH, que es el agente caus­ante de varios cánceres, a pesar de que la vacuna es gratuita. Lo ideal sería aumentar estas cifras en al menos un 20%. Además, debemos ampliar los programas de preven­ción exis­tentes con otros nuevos, como el cribado del cáncer de pulmón y de próstata.
Ninguno de noso­tros puede decir: “No me conci­erne. No puede pasarme a mí”. Más de la mitad de las muertes por cáncer son evita­bles. Miles de personas mueren en nuestro país preci­samente por el aban­dono de la preven­ción o por el miedo a some­terse a las pruebas de detección que, de otro modo, les habrían salvado. O sobre­viven al final, pero pagando un precio enorme. No quiero depri­mirte más de lo necesario en este capí­tulo. Pero esto es sobre la vida, y quiero que todos se den cuenta de ello. Detrás de cada número de las estadí­sticas sobre el cáncer hay una historia humana. Por eso te voy a enseñar una. Es la historia de una mujer que sobre­vivió, pero que también aprendió por las malas lo lejos que puede llevarte el descuido de la prevención.
SRA. CLARA
Este caso, que me envió un onco­gi­n­ecó­logo checo de primera línea, el profesor David Cibula, me llevó mucho tiempo diger­irlo. Supongo que tú también tendrás que hacerlo. Por eso lo he puesto aquí. No te preo­cupes, sólo mejorará.
“Cada oncó­logo tiene que encon­trar su propia manera de afrontar la pérdida de paci­entes. A pesar de hacer todo lo que la medi­cina puede ofrecer para ellos. Si dejara que las trage­dias que encuentra entraran en él, pronto se conver­tiría en un paci­ente él mismo y no sería útil para sus paci­entes. Pero algunos destinos son tan terri­bles que es impo­sible librarse de ellos.
En nuestro campo, la onco­gi­neco­logía, se trata sobre todo de casos de paci­entes feme­ninas jóvenes, muchas de las cuales tienen hijos menores. Algunos de ellos no tienen pareja ni apoyo fami­liar. Estas mujeres luchan como leonas por cada día de su vida en el que puedan estar con sus hijos. Con nuestra Fund­a­ción Hipó­crates, hemos lanzado reci­en­te­mente un programa para apoyar econó­mi­ca­mente a estas fami­lias. No podemos cambiar su situ­ación econó­mica, pero les ayudamos al menos en el momento de su partida para que puedan pasarla más tran­qui­la­mente con sus hijos. En junio, nos despe­dimos de una joven madre, la señora Klara, que llegó a nuestro cuidado en el verano de 2019. Ella tenía 32 años en ese momento y tenía 2 niños de 7 y 4 años. Vino con su marido, que afor­tu­n­a­da­mente la apoyó durante todo el trata­mi­ento. Clara fue llevada al ginecó­logo con una hemor­ragia después del coito, que se repetía desde hacía dos meses. Esa era su única difi­cultad. Ella misma era consci­ente de que no tenía la conci­encia tran­quila en cuanto a la prevención.
Su ginecó­logo de Bohemia del Sur se había jubi­lado y no había podido encon­trar uno nuevo desde que dio a luz hace 3 años. Cuando empe­zamos a atender a Klara, tenía un cáncer de cuello de útero en fase 3 con afect­a­ción de los ganglios linfá­ticos de la pelvis. Se sometió a un curso desa­fi­ante de radia­ción combi­nada con quimio­ter­apia. Toleró bien el trata­mi­ento debido a su corta edad. El efecto del trata­mi­ento fue bueno y con la distancia, no tenía signos de tumor después de la radio­ter­apia. El hall­azgo favor­able se produjo también seis meses después del trata­mi­ento y nos dio espe­r­anzas de cura­ción. Al cabo de otros 3 meses, Clara desar­rolló una tos acom­pa­ñada de un aumento de la tempe­ra­tura. Las imágenes mostraron la propa­ga­ción de la enfer­medad a los pulmones, los ganglios linfá­ticos del pecho, el páncreas y los huesos. En ese momento, empe­zamos a luchar juntos por meses y semanas de su vida.
Seré breve.
El pasado mes de mayo, hicimos los arreglos necesa­rios con Clara y su marido para poner fin al trata­mi­ento contra el cáncer que su cuerpo ya no podía soportar y 6 semanas después Clara falleció, en casa, entre sus seres quer­idos, con el apoyo de los cuid­ados palia­tivos a domicilio.
NO SUBESTIMAR LOS SÍNTOMAS
Es un principio para todos noso­tros no sube­stimar los síntomas que pueden ser el primer signo de cáncer. Aquí es donde realm­ente hay que tener cuidado, porque no hay uno o dos síntomas típicos. Cada cáncer se mani­fiesta de forma un poco dife­rente. Tenemos que escuchar a nuestro cuerpo. Sangre en la orina o en las heces, sang­rado mens­trual irre­gular, pérdida de peso repen­tina o, tal vez, una apari­ción repen­tina de un dolor que no habí­amos expe­ri­mentado antes. Estas cosas no se pueden obviar, hay que tratarlas inme­dia­ta­mente con un médico.
Tenemos programas espe­ciales para las personas que tienen un riesgo, como una dispo­si­ción congé­nita para el cáncer u otra enfer­medad que aumente el riesgo de cáncer, que es espe­cialm­ente el caso de la diabetes o quizás la infla­mación del hígado. Hay que tener espe­cial cuidado con los fuma­dores, debido al cáncer de pulmón, y con las personas que han reci­bido trata­mi­ento contra el cáncer en el pasado, ya que la radia­ción puede aumentar el riesgo de cáncer en la zona irradiada.
Hasta la fecha, se ha invertido dema­siado poco en preven­ción. Y tenemos que hacer una campaña de conci­en­cia­ción del Plan Nacional contra el Cáncer. Será la primera gran cosa que cambie eso. Se asegurará de que cada persona de este país sepa lo que puede hacer por sí misma, incluso en lo que respecta a los riesgos de su familia. Te daré un ejemplo típico de esto que me han enviado mis colegas.
SRA. KAMILA
La madre de la Sra. Kamila, su hermana y una de sus primas murieron de cáncer de mama. Estos tres cánceres en una familia pueden tener la misma causa en la infor­mación gené­tica. Así que la mujer pide cita a través de su médico de cabe­cera o su ginecó­logo para ver a un gene­tista. La enviará a hacer pruebas gené­ticas para demo­strar su dispo­si­ción innata.
Por ello, Kamila tiene un riesgo de por vida de padecer cáncer de mama de casi el 80% y de ovario del 50%. Es un pronóstico muy malo. Sin embargo, como Kamila tiene ahora 45 años, dos hijos y no tiene planes de tener más, le van a extirpar los ovarios y las trompas de Falopio. El sigu­i­ente paso es extir­parle los pechos y susti­tuirlos por implantes. Con estos proce­di­mi­entos, lo más probable es que salve su vida porque redu­cirá al mínimo el riesgo de ambos tumores. Pero la impor­t­ancia de las pruebas gené­ticas no termina ahí. El gene­tista ofre­cerá la prueba a otros fami­liares de Kamila y también encon­trará una muta­ción en el mismo gen en su hijo Roman, de 23 años. A partir de ahora, Roman se some­terá a revi­siones oncoló­gicas periódicas.
Como él también puede trans­mitir esta dispo­si­ción a sus hijos, él y su mujer se plan­tean utilizar técnicas de repro­duc­ción asis­tida, que permiten examinar los embr­iones antes de intro­du­cirlos en el útero.
Como podéis ver, la preven­ción es muy, muy importante. Me gustaría tener una palabra más bonita para ello, porque se lo merece.
La preven­ción. Bueno, yo lo llamaría una ETS.
ETS
Todo el mundo debe ser consci­ente de que cuanto más avanzada esté la enfer­medad en el momento de la detección, más difícil será el trata­mi­ento y más graves los efectos secunda­rios asociados. El cáncer de mama es el caso más clásico, y también uno de los más comunes. Si la enfer­medad se detecta pronto, cuando el tumor es muy pequeño, basta con una pequeña inter­ven­ción quirúr­gica, que sólo deja una pequeña cica­triz en la mama. Pero si el médico encuentra el tumor en una fase avanzada, el trata­mi­ento a menudo tiene que empezar con quimio­ter­apia, seguida de radio­ter­apia y luego trata­mi­ento hormonal. Y sabemos lo que eso significa.
Tengo que decir que el trata­mi­ento del cáncer ha avanzado increí­ble­mente en las últimas dos décadas. En el pasado, los médicos sólo disponían de métodos muy poco rigu­rosos de radia­ción, que casi siempre provo­caban daños en los tejidos y órganos circundantes, y de unos pocos tipos de quimio­ter­apia, que se utilizaban para todos los tipos de cáncer. La onco­logía actual es muy compleja. Comi­enza con un diagnóstico cuid­adoso, consi­de­r­ando cuál es el mejor curso de acción para un tumor parti­cular en un paci­ente concreto. Sólo entonces se inicia el trata­mi­ento. Se utilizan decenas de proce­di­mi­entos quirúr­gicos, diversas formas de radio­ter­apia y cientos de medi­ca­mentos. Además, los trata­mi­entos se combinan de dife­rentes maneras.
Por ejemplo, hace 20 años, cuando a una joven sin hijos se le diagnosticó un tumor maligno de cuello de útero, no se le dio otra opción que extir­parle el útero, los ovarios y las trompas de Falopio y, proba­ble­mente, irra­di­arla después de la opera­ción. Hoy es muy dife­rente. Dispo­nemos de estu­dios de imagen precisos que detallan el tamaño del tumor y su loca­li­za­ción. Se realiza una cirugía laparo­s­có­pica y se toman los ganglios linfá­ticos seleccio­nados, que son exami­n­ados por un pató­logo sigu­i­endo un proto­colo muy detal­lado. De este modo, se obtiene infor­mación precisa sobre el tumor y su pronóstico, y a muchas mujeres se les ofrece un trata­mi­ento que les permite conservar sus órganos repro­duc­tores y las hormonas ováricas y no perder la posi­bi­lidad de tener hijos.
Como se puede ver, el trata­mi­ento del cáncer es muy complejo, requiere alta tecno­logía y la cola­bo­r­a­ción de muchos espe­cia­listas de distintas espe­cia­li­dades. Por ello, en los países desar­roll­ados se están creando nuevos hospi­tales dedi­cados por completo al trata­mi­ento del cáncer. El paci­ente recibe una dirección, un lugar donde recibe toda la aten­ción. Desde el examen, la opera­ción, la admi­nis­tra­ción de quimio­ter­apia, pasando por todos los servicios de apoyo, como la psico­logía, la reha­bi­lit­a­ción y el seguimiento.
A conti­nu­ación les mostraré la enorme ventaja que supone esto, y por qué queremos construir estos centros oncoló­gicos espe­ciales aquí en la Repú­b­lica Checa como parte de la Lucha Nacional contra el Cáncer, utiliz­ando el ejemplo de dos pacientes.
OTROS CASOS REALES
Y ahora el Sr. Bohumil y el Sr. Jaroslav. Ambos, casualm­ente, sospech­aron al mismo tiempo que veían sangre en las heces. Ambos comp­raron en la farmacia un test de hemor­ragia oculta, se lo hicieron en casa y en ambos casos dio positivo.
El Sr. Bohumil fue enviado por su médico de cabe­cera a un típico hospital checo. Primero fue a la sala de internos, donde le hicieron un examen endo­scó­pico del colon. Al cabo de tres semanas volvió a por los resul­tados, que le fueron entre­gados por una enfer­mera con la reco­men­da­ción de que acudiera a onco­logía. Allí el médico le dijo que tenía cáncer en el colon y le envió al depar­ta­mento de onco­logía radio­terá­pica para que reci­biera radia­ción. Una vez termi­nada la radia­ción, se le envió a hacer un estudio de imagen. Una se realizó en el depar­ta­mento de radio­logía y la otra en el de medi­cina nuclear. Como el tumor se había redu­cido, se le remitió a la sala de cirugía, donde se le sometió a una difícil opera­ción. A conti­nu­ación, acudió a onco­logía, donde se le admi­nistró quimio­ter­apia. Al mismo tiempo, fue remitido al depar­ta­mento de gené­tica para que le hicieran pruebas de riesgo de cáncer hereditario.
Bohumil conoció así varios hospi­tales. Pasó por siete salas, vio a docenas de médicos y enfermeras.
Y ahora el Sr. Jaroslav. Tuvo la suerte de que su médico de cabe­cera le remi­tiera a un hospital espe­cia­lizado en cáncer. Los exámenes diagnósticos o endo­scó­picos, de imagen y gené­ticos se realizaban en una planta. Radia­ción en otro, cirugía en otro y quimio­ter­apia en otro. Cada paso de su trata­mi­ento fue discutido por el mismo equipo, con expertos de todas las disci­plinas. Como estaba siendo tratado en un gran centro donde también hacen inves­ti­ga­ción, los médicos le ofre­cieron parti­cipar en un ensayo clínico que le propor­cionó un nuevo trata­mi­ento bioló­gico de vanguardia que tiene resul­tados prome­te­dores para este tumor, pero que no llegará a la prác­tica habi­tual hasta dentro de 5 años.
Si, Dios no lo quiera, os encon­traseis en la misma situ­ación que estos dos señores, ¿prefer­i­rías ser Bohumil o Jaroslav? Por supu­esto, Jaroslav. Y todo el mundo se merece esta gran aten­ción concen­trada y completa.
Desgra­cia­da­mente, tenemos el único centro que puede propor­cio­narlo. Se trata del Insti­tuto Oncoló­gico Masaryk de Brno, donde trabajan las dos mara­vil­losas enfer­meras Petra y Míša.
Es una gran pena que no tengamos un centro así en la Repú­b­lica Checa. Ni siquiera nuestra capital tiene una. Por eso lo hemos convertido en un punto importante de nuestro Plan Nacional contra el Cáncer. El nuevo Insti­tuto Checo del Cáncer de Praga será nuestro buque insi­gnia. Un esca­pa­rate de vanguardia de la onco­logía y la medi­cina checas.
INSTITUTO CHECO DEL CÁNCER
¿Qué aspecto tendrá? Imagí­nese un edificio de bella arqui­tec­tura moderna, como el Peter MacCallum Cancer Centre de Melbourne (Australia) o el M. D. Anderson Cancer Center de Houston (Texas).
Un complejo moderno y aireado. Mucha luz. Edificio de bajo consumo ener­gé­tico. Espacio verde.
Y dentro de él, un hospital dedi­cado ínte­gra­mente a la onco­logía. No sólo para tratar a paci­entes con cáncer, sino para atender a paci­entes curados e incluso a personas sanas que nece­sitan pruebas espe­cia­lizadas por un hall­azgo sospechoso, que están siendo vigiladas por un mayor riesgo de cáncer o que simple­mente quieren asesoramiento.
En este edificio, en este hospital, todo gira en torno al paciente.
No es un paci­ente que va de un lado a otro reci­bi­endo dife­rentes tipos de trata­mi­ento. Los espe­cia­listas se centran en él. ¿Dónde he visto eso antes?
El paci­ente tiene una dirección a la que viene y se le atiende comple­ta­mente. Le hacen todas las pruebas diagnósticas abajo, le sacan sangre, le mandan a hacer las pruebas de imagen adecuadas como ecografía, TAC, RMN, radio­grafía, mamo­grafía o PET. En la primera planta del quiró­fano de día están dispo­nibles todas las explor­a­ciones endo­scó­picas, estómago, intes­tinos, pulmones, vejiga y órganos ginecoló­gicos. Cuando un examen no es sufi­ci­ente, el paci­ente no vuelve a reservar en un mes, sino que va a la sala de al lado.
TODO EN UN SOLO LUGAR
En un edificio, el paci­ente se somete a todo el trata­mi­ento, por complejo que sea. En el sótano se encuen­tran los irra­dia­dores para la radio­ter­apia, mien­tras que en la segunda planta están los quiró­fanos, donde los equipos de ciru­janos, ginecó­logos, urólogos, ciru­janos vascu­lares y anes­te­sistas operan todo tipo de tumores. La quimio­ter­apia se admi­nistra en la última planta del edificio, con paredes de cristal y la mejor vista de Praga. Para que cada paci­ente pueda tener su intimidad y tener a sus seres quer­idos con él.
Este acuerdo permite que un paci­ente esté acom­pa­ñado por el mismo equipo de médicos y enfer­meras durante todo el trata­mi­ento, que en onco­logía suele durar años, para que puedan consultar juntos los mejores cuid­ados posi­bles para cada paciente.
En la segunda parte del edificio se atiende a las personas que no están sometidas a trata­mi­ento oncoló­gico. Se trata de personas sanas o paci­entes que han termi­nado el trata­mi­ento. Acuden al ambu­la­torio para some­terse a revi­siones perió­dicas y al depar­ta­mento dedi­cado al cribado, es decir, a la búsqueda de estadios temp­ranos de la enfer­medad en personas sanas. También hay una clínica ambu­la­toria para riesgos heredi­ta­rios, a la que acuden las personas con una predis­po­si­ción congé­nita al cáncer. También hay psicó­logos, psiquia­tras, nutri­cio­nistas, sexó­logos y fisio­ter­a­peutas. Todo ello cent­rado en la aten­ción al cáncer. Hay una clínica de salud repro­duc­tiva que atiende a los paci­entes que enferman a una edad temp­rana, una clínica para dejar de fumar, una clínica de cuidado de la piel y una clínica de estilo de vida salu­dable. También hay un centro en el que paci­entes expe­ri­mentados acon­sejan a los que empiezan a luchar contra la enfermedad.
Y no se queda ahí. El edificio, en el que se concen­tran los cuid­ados y los paci­entes de cáncer, incluye también un centro para probar nuevos medi­ca­mentos. En este centro, un equipo de coor­di­na­dores y gestores se encarga de que siempre esté abierto el mayor número posible de ensayos para probar nuevos medi­ca­mentos. Gracias a ellos, el trata­mi­ento en onco­logía, y no sólo en onco­logía, mejora constan­te­mente. Los ensayos debe­rían permitir a todos los paci­entes con un tipo o estadio grave de cáncer acceder a los trata­mi­entos modernos. Trata­mi­entos que tienen resul­tados prome­te­dores y que no entrarán en la prác­tica habi­tual hasta dentro de muchos años.
Una de las plantas del edificio sirve de centro de confe­ren­cias. Se utiliza para consultas de equipos de expertos, eventos educa­tivos nacio­nales e inter­na­cio­nales para médicos y enfer­meras, así como para reuniones de orga­ni­za­ciones de paci­entes y educación de pacientes.
La última parte del edificio perma­nece cerrada a los paci­entes. Alberga labo­ra­to­rios en los que se examina la sangre y el tejido tumoral y áreas en las que se inves­tiga para mejorar conti­nua­mente la aten­ción al cáncer.
Así que este, señoras y señores, es nuestro Plan Nacional contra el Cáncer. Evitaremos hasta la mitad de los 70.000 casos que se producen cada año en el país.
Y quiero terminar este capí­tulo rindi­endo homenaje a un bril­lante empre­sario, Peter Kellner, por quien siento un gran respeto, y cuya empresa SOTIO realiza una increíble inves­ti­ga­ción sobre el cáncer. El PPF ha invertido en él unos diez mil millones de coronas. Creo que los medi­ca­mentos que está desar­rol­lando SOTIO pronto ayudarán a personas de todo el mundo. Su inves­ti­ga­ción está muy avanzada, su medi­ca­mento contra el cáncer Inter­leukin-15 ya está entrando en la fase dos de los ensayos y, por primera vez en la historia de la empresa, tendrán cuatro programas en ensayos clínicos al mismo tiempo. Crucemos los dedos.
CONTIGO
Juegos Inter­na­cio­nales para Mayores en Olomouc. He besado a unos cuarenta pensio­nistas. Y fue genial. El más joven tenía 60 años. Era una cate­goría algo más joven, porque también me encontré con atletas en forma de más de 80 años. Respeto.
Cuando ves eso, realm­ente no tienes excusa para no hacer deporte. Esas personas solían estar en mejor forma que las gener­a­ciones de nietos con la espalda encorvada sobre una tablet.
Nada, todo era mejor en nuestra época, por supu­esto. Y desde luego no es porque seamos jóvenes.
UNA REVOLUCIÓN EN LA SANIDAD CHECA
Pedí a las chicas de la oficina un té de menta. Me gusta mucho. Y me he mudado por un tiempo de mi escri­torio, donde paso dema­siado tiempo, a una silla un poco más cómoda en el salón. Pienso por un momento hacia dónde me gustaría que se moviera nuestro sistema sanitario.
Claro, nuestro sistema de salud es genial, uno de los mejores del mundo. De muy alta calidad, humana y, lo que es más importante, acce­sible a todo el mundo. Gratis. Pero ¿qué querría que fuera si pudiera inven­tarlo sobre la marcha?
Un día. Un día.
Pero entonces me di cuenta de que estaría mucho mejor pensando en la salud en la natu­ra­leza que en un trabajo de oficina. El sábado, cogí a nuestra Ella y fuimos al parque.
Mien­tras cami­naba, mi mente comenzó inme­dia­ta­mente a agitarse con todas las histo­rias que os he escuchado durante todo el tiempo que he estado en la política.
Histo­rias de salas de espera, consultas médicas, hospi­tales, quiró­fanos y farmacias. Histo­rias de enfer­meras, médicos. Los direc­tores gene­rales de los hospi­tales. Paci­entes. Amigos, seres quer­idos. Y a todos los que me habéis escrito. Y mis propias historias.
He estado cami­n­ando con Ella, y me preg­unto, ¿cuál es la sanidad del futuro? ¿Y qué quiero que sea para todos?
Intenta imaginar un día así para tu salud. Una vez al año.
Es ciencia ficción, lo sé. Se lo he ense­ñado a Adam Vojtech y dice que es casi una utopía. Pero también dice que es un hermoso sueño. ¿Y sabes qué? Creo que las grandes visiones siempre parecen utopías al principio. Por ejemplo, Micro­soft solía tener un eslogan: „Un ordenador para cada escri­torio“. Y mira el día de hoy.
Bien, esto es lo que estaba pensando. Lo que sueño cuando resulta que estoy pase­ando a Ella.
Como, un día…
LA SALUD DE LOS SUEÑOS
Verá a un médico en la fecha que usted elija. Cómo­da­mente desde la como­didad de su casa a través de Internet o de una videoll­amada. Lo que usted prefiera. Quien quiera hablar, hablará. Quien quiera hacer clic en la apli­cación móvil, puede hacerlo. Pero lo importante es que tú elijas la fecha. Tú eliges la fecha. No es que te lo asignen a ti. Sólo en un día que funcione para ti. Porque tú, como ciuda­dano, lo estás pagando con tus impuestos.
Estás en el bello entorno de un hospital de primera cate­goría y tienes un día completo de consultas y exámenes conse­cu­tivos con los mejores expertos del país en cada una de las áreas, consulta médica de facto, a tu medida, trata­mi­ento a medida, medi­cación a medida.
Algunos de los expertos están conec­tados en línea, otros están presentes físi­ca­mente y, lo que es más importante, ya están inform­ados. Te conocen, así que no están quemando tu tiempo, que tú como ciuda­dano estás pagando, sólo estu­di­ando tus informes o haci­endo clic en algo en su ordenador. En abso­luto. Te escuchan, tienes toda su atención.
No tienen que tomar notas porque la IA lo hace por ellos. Sólo te escuchan, y puedes sentir que te prestan aten­ción. Ya con un cono­ci­mi­ento detal­lado de sus resultados.
Mien­tras tanto, te cuidan, hay como­didad, un restau­rante con servicio, buena comida, idealm­ente salu­dable. Un café estu­pendo, a menos que tengas problemas de hiper­ten­sión. Y esto está dispo­nible para todos los ciuda­danos de nuestro país.
Puede obtener su plan de trata­mi­ento indi­vi­dual, su estilo de vida y quizás también algunos medi­ca­mentos perso­na­liz­ados. Yo me deten­dría ahí por un momento.
UNA PLÉTORA DE PÍLDORAS
Muchos de noso­tros tenemos padres mayores y sabemos muy bien cuántas pastillas dife­rentes toman. Muchas pastillas. Píldoras diarias y tienen que pensar en tomarlas regularmente. Cinco veces al día. Muchas pastillas. Hace poco, un colega salió corri­endo de una reunión porque recibió una llamada de su madre dicién­dole que su padre, de 90 años, se había tomado acci­den­talm­ente las pastillas de la mañana la noche anterior.
Me preg­un­taba, ¿alguien lleva la cuenta de si tiene algún efecto secundario cuando se toma en esta vía? ¿Y es necesario tomar tantas y de tantos tipos?
Adam Vojtech me responde:
Hemos promo­vido el regi­stro de medi­cación del paci­ente como una exten­sión de la receta elec­tró­nica, en la que ahora se comparten datos entre los médicos y los farma­céuticos sobre los medi­ca­mentos que han sido rece­tados al paci­ente por dife­rentes médicos. De este modo, los médicos pueden evaluar las reac­ciones adversas o advertir sobre posi­bles inter­ac­ciones entre medi­ca­mentos si el paci­ente está tomando más de uno al mismo tiempo. Queremos que el regi­stro de la medi­cación se utilice al máximo y se mejore con inte­li­gencia arti­fi­cial, que evaluará por sí misma los riesgos de un paci­ente concreto basán­dose en los datos de la medicación.
De acuerdo. Ahora nos gustaría adaptar los medi­ca­mentos. Una vez, dos veces al día como máximo, un medi­ca­mento preciso que tiene todo lo que el cuerpo nece­sita. Incluy­endo vitaminas y suple­mentos. Zinc. La vitamina D. Todo ello en cantidades óptimas, ajus­tadas a esa persona en parti­cular, su edad, su histo­rial médico y su estado.
Por supu­esto, ahora no hay sufi­ci­ente capa­cidad para eso, no hay sufi­ci­ente gente. Pero creo que algún día lo habrá. Y Adam Vojtěch de nuevo. Le llamo ahora mismo, porque es el mini­stro que más cosas ha cambiado en el sistema sani­tario checo. Le preg­unto dónde estamos ahora y qué podemos hacer en este momento.
Mien­tras le escucho, pienso que el Minis­terio de Sanidad viene de la palabra salud. Por lo tanto, debe ser ante todo un minis­terio de la salud, no de la enfermedad.
Creo que lo más importante es mante­n­erse sano. Para no enfermar. Claro, ese debería ser el obje­tivo principal del sistema sani­tario checo. Como dicen nuestros médicos, para prevenir enfer­medades. Si tienes un estilo de vida, unos hábitos alimen­ti­cios y de bebida correctos, y no te comportas de forma arries­gada, no tendrás que lidiar con la enfer­medad cuando estés enfermo.
Y eso sólo signi­fica una cosa. Cuida de ti mismo.
Lo sé, esta palabra que voy a escribir es abur­rida. Molesta, tan obligatoria.
PREVENCIÓN
Pero no tenemos una mejor, así que sién­tate y lee esto. Debes hacerlo.
La gente acudirá a las revi­siones preven­tivas perió­dicas. Porque quieren, no porque tienen que hacerlo. Porque los exámenes preven­tivos serán agrad­ables. Quiero que tengan ganas de comprar un café en Star­bucks. Mis colegas a veces lo tienen y lo llevan consigo toda la mañana. Les da placer y una sensa­ción agrad­able durante un par de horas. O como cuando las mujeres van a la pelu­quería. Tenemos que trabajar en ese sentimiento.
Las revi­siones preven­tivas perió­dicas son la base de todo. Imagí­nese, sin embargo, que aunque la gente tiene derecho a ellas por ley, la mayoría, quizá hasta el 70%, no las apro­vecha. En abso­luto. Los adultos debe­rí­amos tomar ejemplo de nuestros hijos, o más bien de sus madres.
¿QUÉ PASA?
A conti­nu­ación, tal vez se cree un buen sistema auto­ma­tizado para invitar a todo el mundo a las revi­siones preven­tivas medi­ante un mensaje de texto, un correo elec­tró­nico o una bonita carta de la compañía de seguros médicos. Campaña. Puntos. Y si una persona completa debi­da­mente los controles preven­tivos prescritos, recibe una boni­fi­cación econó­mica o en especie.
Cuidar de la salud no es sólo tarea del sistema sani­tario, sino de todos, por lo que queremos bene­fi­ciar a todas las personas que cuidan de su salud y siguen las indi­caciones de su médico.
Claro, hemos tenido un año terrible con el covid. Aunque resol­vamos el covid, sigue habi­endo un problema clave en la sociedad checa y en la sanidad checa, y son las enfer­medades crónicas no trans­mi­si­bles, como la diabetes de tipo 2, las enfer­medades cardio­vascu­lares y la obesidad, que afectan hasta al 20% de los adultos y al 30% de los niños. Las cifras han aumentado aún más durante la pandemia del covid.
Es evidente que estas enfer­medades suponen una carga para nuestro sistema sani­tario. El dinero que damos para tratarlos podría desti­narse a una aten­ción sani­taria de mayor calidad para, por ejemplo, niños grave­mente enfermos. Están direc­ta­mente rela­cio­nados con el estilo de vida y la adhe­rencia a un plan de trata­mi­ento para que, si el paci­ente ya tiene la enfer­medad, pueda funcionar con una enfer­medad crónica y evitar las compli­caciones que empe­oran, y a menudo son mortales, que todos cono­cemos pero sobre las que no disfrut­amos leyendo. Por ejemplo, en los diabé­ticos, amput­a­ción de miem­bros, insu­fi­ci­encia renal, ceguera.
DIABETICI
Con la diabetes, me deten­dría un momento. Me siento obli­gado a hacerlo, porque afecta a uno de cada diez checos.
Sí, yo tampoco me lo creía, pero se calcula que más de un millón de personas tienen diabetes en este país actualmente.
La diabetes es una enfer­medad crónica abso­lutamente esen­cial y una enorme carga para el sistema sani­tario. Y, sin embargo, es bastante “simple”. La mayoría de los diabé­ticos tienen diabetes de tipo 2, que se debe princi­palm­ente a las malas elecciones de estilo de vida. Obesidad, falta de ejer­cicio, mala alimen­ta­ción, consumo exce­sivo de alcohol. Las princi­pales razones por las que nos va tan mal con la diabetes.
Pero además, el Minis­terio de Sanidad ya está traba­jando para que los diabé­ticos actuales puedan recibir el último trata­mi­ento de su médico de cabe­cera, y no sólo de un espe­cia­lista. Los modernos anti­bió­ticos orales, por ejemplo.
Las nuevas tecno­lo­gías también están ayudando mucho a los diabé­ticos. Las modernas bombas de insu­lina, los glucó­me­tros, hoy en día incluso conec­tados a los smart­phones. Así, el dispo­si­tivo no sólo recoge datos, sino que puede evaluar automá­ti­ca­mente si algo va mal. Todo esto es bastante normal hoy en día. Gracias a Dios.
SUGERENCIA:
Así que se me ocurre que debe­rí­amos dar a todos los diabé­ticos que lo deseen una pulsera inte­li­gente gratuita que pueda ser controlada a distancia por un médico de cabecera.
MOTIVAR A LA GENTE
Por eso hay que ofrecer, y ahora hablo de la preven­ción de todas las enfer­medades, un incen­tivo, quizá en forma de boni­fi­cación si el asegu­rado cumple. Esta boni­fi­cación se conce­dería al final del año al paci­ente que haya cumplido todo lo prescrito por el médico como parte del plan de trata­mi­ento y no haya empe­o­rado su salud. Se llama programa de gestión de enfer­medades y lo quiero.
CONFIANZA Y ESCUCHA
Antes era bastante común que cada familia tuviera un médico de cabe­cera. Conocía toda la historia de la familia, a menudo a lo largo de varias gener­a­ciones. No sólo conocía los males del cuerpo, sino también el alma de cada uno de sus paci­entes, y así le resul­taba más fácil esta­blecer el trata­mi­ento adecuado, pero sobre todo prevenir las enfer­medades a tiempo. La gente se sentía realm­ente aten­dida y nos gustaría devolver esa sensa­ción. Haci­endo que el médico los escuche.
Hacer que el paci­ente se sienta plena­mente impli­cado y escuchado. Esto genera confi­anza entre el médico y el paci­ente, lo que tiene un efecto muy posi­tivo en la coope­r­a­ción del paci­ente en la instau­ra­ción del trata­mi­ento y en su voluntad de cumplirlo. Por eso es tan importante la digi­ta­li­za­ción de todos los ambu­la­to­rios y la elimi­nación de la buro­cracia. Esto ahorra al médico mucho tiempo, que puede dedicar al paciente.
QUEREMOS MÁS MÉDICOS
Nece­sit­amos más médicos. Mucho más. Y por eso quiero que se les pague un sueldo como el que tienen en Alemania. Y si soy primer mini­stro después de las elecciones, créanme, lo impulsaré. Al igual que presioné para que se aumen­taran sustancialm­ente las pensiones y los sala­rios de los profe­sores. Porque lo prometí.
Fui el primer manda­tario que se inte­resó por el motivo de la escasez de médicos. Me reuní con los direc­tores de las facul­tades de medi­cina y me enteré por ellos de que, aunque los aspi­rantes a estu­diar medi­cina se presentan a las pruebas de acceso, muchos de ellos no entran porque no hay profe­sores. Inme­dia­ta­mente mandé elaborar un plan para las facul­tades de medi­cina y empe­zamos a inyectar 7.000 millones en 11 años. Como resul­tado, las facul­tades pudieron empezar a aumentar su capa­cidad, y en algunos lugares el número de estu­di­antes de medi­cina aumentó un 20% de año en año. Además, apoyamos y aumen­tamos el número de puestos de resi­dencia para los médicos que entran en los hospi­tales después de sus estu­dios. De este modo, apoyamos el aumento del número de médicos en las espe­cia­li­dades en las que hay mayor escasez.
Los sala­rios del sector sani­tario son los que más rápido crecen de todos los segmentos de la economía. En cuanto a los sala­rios medios, los sueldos de los médicos y enfer­meros de nuestro país han alcanzado la media de la UE en la compa­ra­ción inter­na­cional ¡Por fin! Me alegro mucho de ello, los médicos y las enfer­meras debe­rían haber tenido estos sueldos hace mucho tiempo. Y, sin duda, el creci­mi­ento continuará.
Y otra cosa estu­penda. Es cierto que se trata de cifras ante­riores a covid, pero aun así mues­tran el enorme cambio que se ha produ­cido. El análisis del HIS dice que las enfer­meras están dejando de huir. No me refiero a cruzar la fron­tera, sino simple­mente a otros trabajos. Así que la situ­ación empieza a esta­bi­li­z­arse por fin. En la aten­ción hospi­tal­aria de agudos, por ejemplo, las horas de los profe­sio­nales de enfer­mería aumen­taron un 5% inte­ra­nual el año pasado. Además, el número de médicos sigue aumen­tando constan­te­mente. Estas cifras demu­es­tran que lo que impulsamos en 2017 está empe­zando a surtir efecto: hemos adap­tado y simpli­fi­cado la formación tanto de los médicos como de los enfermeros.
Sabemos que, sobre todo ahora en tiempos de covid, el trabajo de los médicos y las enfer­meras es extre­ma­damente exigente, y debemos hacer abso­lutamente todo lo posible para que continúen en el sistema sani­tario checo, incluso propor­ci­onán­doles apoyo psico­so­cial, que se está desar­rol­lando gradualmente.
DATOS SOBRE LA CALIDAD DE LA ATENCIÓN. DÍGANOSLO
La aten­ción no sólo debe ser acce­sible, sino también de alta calidad. Es necesario reco­pilar y analizar los datos sobre la calidad de la aten­ción y publi­carlos para que haya una compa­ra­ción entre los prove­e­dores. Cual­quier compa­ra­ción lleva a la compe­tencia y al afán de ser mejor, y eso bene­fi­ciará al paci­ente. Al mismo tiempo, sin embargo, las asegu­ra­doras sani­ta­rias deben tener en cuenta una mayor calidad a la hora de reem­bolsar la asis­tencia. Mayor reem­bolso para una aten­ción de mayor calidad.
La aten­ción primaria, espe­cialm­ente los médicos de cabe­cera y los dentistas, estará dispo­nible no sólo en los grandes centros sino también en las regiones remotas y fron­te­rizas. Todo ciuda­dano debe tener un médico de cabe­cera, un dentista o un ginecó­logo que conozca bien y que sea acce­sible para él.
Por eso hemos puesto en marcha un programa de apoyo a nuevas consultas de médicos y dentistas en los lugares donde más falta hacen. Hasta ahora hemos conce­dido 76 subven­ciones por valor de 27 millones de coronas checas a médicos de cabe­cera y 38 subven­ciones por valor de 47 millones de coronas checas a dentistas.
La aten­ción primaria, en defi­ni­tiva, debe ser la más acce­sible de todas para que los paci­entes no tengan que ir al hospital inne­cesa­ria­mente con cada problema. Debe concen­trar el mayor número posible de servicios sanitarios.
Y a esto Adam añade:
Como mini­stro, empecé a centrarme en la aten­ción primaria de forma adecuada y concep­tual. Puse en marcha una reforma que refu­erza el papel del profe­sional en la aten­ción al paci­ente. Tendrá más compe­ten­cias, rece­tará una gama más amplia de medi­ca­mentos, tendrá una consulta mejor equi­pada. Él tratará, no sólo escri­birá refe­ren­cias. El médico de cabe­cera se conver­tirá en la primera y más importante persona para el paci­ente, y lo remi­tirá a otros espe­cia­listas en caso de problemas más complejos.
La aten­ción no sólo estará dispo­nible en toda la Repú­b­lica Checa, sino que también estará al mismo nivel. Está claro que la calidad de la aten­ción debe ser la misma para el paci­ente en Praga y en las regiones. Esto debe ir acom­pa­ñado de un reem­bolso por parte de las compa­ñías de seguros, es decir, la equi­pa­ra­ción de los reem­bolsos por la misma aten­ción en los hospi­tales checos. Esto finalm­ente está suce­di­endo. Hemos conse­guido el tan prometido sistema de clasi­fi­cación de los GDR. Si lo ve en la tele­vi­sión, se trata de un grupo rela­cio­nado con el diagnóstico, un sistema de clasi­fi­cación de casos clínicos en apro­xi­ma­damente 500 grupos, y ya se está refle­jando en el reem­bolso este año.
LA SANIDAD EN FORMATO ELECTRÓNICO
A la hora de conver­tirme en “paci­ente”, quiero abso­lutamente toda la infor­mación sobre mi salud y mis opciones, y quiero tomar mis propias decisiones sobre qué trata­mi­ento recibir. Los médicos conser­varán los histo­riales médicos de forma totalm­ente elec­tró­nica. Simple­mente se comparte con los prove­e­dores de aten­ción a medida que el paci­ente avanza por el sistema. Al mismo tiempo, el paci­ente, o la persona que éste designe, puede ver su docu­men­ta­ción en cual­quier momento.
Todos sabemos que no es agrad­able pasar largas horas en las salas de espera.
Debe haber un sistema de pedidos elec­tró­nicos para todos los prove­e­dores de asis­tencia. El paci­ente llega a su cita y deja de esperar. ¿Por qué? Porque es rentable. Ha pedido cita, será atendido a tiempo. Reci­birá previa­mente una noti­fi­cación por mensaje de texto que le avisará de su próxima cita. Otra mejora: la soli­citud de cita irá al telé­fono móvil igual que funciona la receta elec­tró­nica, sólo hay que esca­near el código QR y ya está.
Y, por supu­esto, la biome­tría. Huella dactilar o facial, al igual que los telé­fonos móviles y tabletas de Apple y otras marcas tienen desde hace años. Touch ID o Face ID. Y sin archivar. Nunca más. Todos los datos están ahí, sólo tienes que conectarte. Por último, no tendrá que volver a decir su nombre, dirección y compañía de seguros. ¿Se lo imaginan?
MEDICINA DE LOS SUEÑOS
Y cuando las cosas se ponen realm­ente difí­ciles y el médico consi­dera que la vida del paci­ente está en peligro, tenemos que ser capaces de propor­cionar los últimos y mejores medi­ca­mentos para abso­lutamente todo el mundo. Y ahora no me refiero sólo a nuevos tipos de medi­ca­mentos, sino también a la terapia celular y gené­tica, la inge­niería de tejidos, los medi­ca­mentos para enfer­medades raras, todo ello al alcance de todos. Lo llamamos “medi­cina de los sueños”.
Ya existen tera­pias inno­va­doras y eficaces para enfer­medades antes intra­t­a­bles, y éstas seguirán expan­dién­dose, y nuestro sistema, espe­cialm­ente en lo que respecta al reem­bolso del seguro de salud público, debe estar prepa­rado para ello.
Me alegro de que el VZP haya escuchado la llamada de los paci­entes y vaya a reem­bolsar el nuevo medi­ca­mento Kaftrio para los paci­entes con fibrosis quística. Puede ayudar signi­fi­ca­tiva­mente a las personas que padecen esta rara enfer­medad a aliviar los síntomas y también a prolongar la vida. Yo soy muy parti­dario de esto.
Y por eso hemos redac­tado una enmi­enda a la Ley del Seguro de Salud Pública. Responde princi­palm­ente a un cambio importante en el campo de los medi­ca­mentos de vanguardia, porque nuestros paci­entes deben tener acceso a los trata­mi­entos más avanz­ados y que salvan vidas. Así, por primera vez en la historia, hacemos partí­cipes a los paci­entes de las decisiones sobre el reem­bolso de los medicamentos.
En la actu­alidad, por ejemplo, ya está cubierta la terapia génica para paci­entes que sufren atrofia muscular espinal. Quizá recuerden los casos de los tres niños pequeños. Maxik de Ostrava, Oliver de Sedlnice en la región de Novo­jičín y Adámek de la región de Sokolov. Habrían muerto si no se les hubiera dado el medi­ca­mento Zolgensma. La dosis para un solo paci­ente cuesta más de 50 millones de coronas, porque es el medi­ca­mento más caro del mundo. Hemos conse­guido que las compa­ñías de seguros médicos lo reembolsen.
La terapia génica también se utiliza ahora para tratar el cáncer. Reci­en­te­mente, se utilizó para curar al primer paci­ente del Hospital Univer­si­tario de Brno al que no había ayudado la quimio­ter­apia antes. La terapia génica también podrá utili­z­arse pronto para tratar enfer­medades crónicas como la hemo­filia o la diabetes. Es lite­ralm­ente una revo­lu­ción, gracias a la cual los médicos pueden convertir a cientos de miles de enfermos graves en personas sanas. El fin de los constantes pinchazos en las venas. ¿Y la inge­niería de tejidos? Susti­tuye el tejido humano dañado por tejido arti­fi­cial, como las válvulas cardíacas o las articulaciones.
Ahora, otro tema importante. Auto­su­fi­ci­encia en el sumi­ni­stro de medi­ca­mentos y productos sani­ta­rios. Nunca más debe ocurrir que no tengamos sufi­ci­entes equipos de protección o medi­ca­mentos para nuestros ciuda­danos. ¡Nunca!
¿Y cómo se me ocurrió esa idea? Simple. Un tercio de la produc­ción mundial de medi­ca­mentos procede de China, otro de India y otros países. Esto supone un importante riesgo para la segu­ridad y también provoca escasez en la dispo­ni­bi­lidad de medi­ca­mentos. Lo mismo ocurre con los dispo­si­tivos médicos, como vimos la prima­vera pasada cuando hubo escasez de equipos de protección.
Es una cues­tión de interés y segu­ridad nacional que promo­vamos la máxima auto­su­fi­ci­encia en la produc­ción de medi­ca­mentos y sumi­nistros médicos a nivel europeo, pero también a nivel checo. Debe­rí­amos tener reservas críticas de los medi­ca­mentos más import­antes para que nuestros paci­entes no se vean amen­azados por la escasez de sumi­nistros del extran­jero, y también debe­rí­amos tener nuestra propia produc­ción de medicamentos.
TELEMEDICINA
Sí. Segu­i­mi­ento a distancia de paci­entes crónicos y apli­caciones inte­li­gentes para comu­ni­carse con los médicos. Si padece una enfer­medad crónica, sabe muy bien lo desagrad­able que es no sólo la enfer­medad en sí, sino también los desplaza­mi­entos para ir al médico y la espera para ser atendido. Quiero que esto sea lo más fácil posible para la gente. Y, por supu­esto, para ampli­arla y hacer más uso de ella, tenemos que aprobar nuevas leyes. Si me dais el voto, haré lo que pueda.
Ya existe un Centro Nacional de Tele­me­di­cina en el Hospital Univer­si­tario de Olomouc. Tuvo un gran uso incluso durante la pandemia, cuando los paci­entes de las UCI podían al menos ver a sus seres quer­idos a través de una tablet. Como Vera. Desde su cama podía hablar con su nieta, que estaba emba­ra­zada en Ingla­terra. Y abrimos otro centro de tele­me­di­cina en enero de 2020 en el Hospital Univer­si­tario de Ostrava.
Por supu­esto, esto será espe­cialm­ente apre­ciado por los diabé­ticos, los paci­entes con enfer­medades cardio­vascu­lares, las enfer­medades respi­ra­to­rias y muchos otros. Con la ayuda de dispo­si­tivos médicos inte­li­gentes, podrán medir sus datos fisioló­gicos, como el peso, la presión arte­rial, la glucemia, la oxigen­ación de la sangre o la espi­ro­me­tría, en la como­didad de su hogar. Y enviar esta infor­mación regularmente por Internet a su médico tratante. El médico evalúa los datos y, si todo está bien, el paci­ente se queda en casa y no tiene que ir y venir a los médicos para las revi­siones rutinarias.
Tenemos algunos de los mejores médicos del mundo. Cuando dispongan de otra herra­mi­enta, la inte­li­gencia arti­fi­cial, que les ayude a realizar un diagnóstico aún más preciso y a esta­blecer el trata­mi­ento más adecuado, serán los mejores del mundo. Por supuesto.
Cuando tienes que ir al hospital, la mayoría de las veces no te encuen­tras bien del todo, tal vez tengas miedo. No es nada agrad­able aban­donar la segu­ridad de tu hogar. Al menos lo es para mí. Y así lo entiendo. Quiero asegur­arme de que se sienta lo más cómodo posible en el hospital.
Por eso estamos invir­tiendo masiva­mente en edifi­cios médicos para adap­tarlos a las normas del siglo XXI. Estamos construy­endo instal­a­ciones de calidad para el personal médico y para los paci­entes. Estamos construy­endo una red de 100 modernos servicios de urgen­cias en todo el país, en ciudades regio­nales y de distrito, y estamos apro­vechando al máximo los recursos nacio­nales y euro­peos. Somos los primeros en idear una estra­tegia de admi­siones de emergencia.
Adam se une a mí de nuevo:
En todo el país, hemos dise­ñado la red de ingresos de urgen­cias para que estén lo más cerca y sean lo más fácilm­ente acce­si­bles posible para todos los paci­entes con un problema de salud agudo. Y estamos invir­tiendo en esos ingresos de emer­gencia para que sean de última generación.
Una recep­ción de urgen­cias moderna signi­fica que el hospital dispondrá de un sistema de admi­sión de paci­entes en este centro, y de distri­bu­ción y gestión de paci­entes según el grado y la inten­sidad de sus difi­cul­tades. El paci­ente no estará deam­bu­lando en busca de algo.
La aten­ción a los paci­entes severos funcio­nará en todas las regiones las 24 horas del día. Cada ingreso de emer­gencia incluirá un servicio de urgen­cias médicas. También hay que centra­lizar y vincular los depar­ta­mentos de cirugía y medi­cina interna con los labo­ra­to­rios por medio de conductos de correo para el tras­lado rápido de, por ejemplo, muestras de sangre, con imágenes como imanes y tomo­grafías compu­ta­rizadas, de modo que se apoyen mutua­mente desde el punto de vista orga­niz­a­tivo y el paci­ente no se tras­lade de una parte a otra del hospital.
SALUD MENTAL
Sí. Uno de los temas más import­antes de la actu­alidad. Todo el mundo sabe que sólo cuando se tiene un alma sana y feliz se puede tener un cuerpo sano y enérgico. Por eso la aten­ción a la salud mental debe ser acce­sible para todos, en todas partes.
Incluso en el contexto de la covid, ha habido un aumento de las enfer­medades mentales. Hoy se les llama la diabetes del siglo XXI. Una de cada cuatro personas en la Repú­b­lica Checa tiene un problema grave de salud mental. Por supu­esto, estas personas tienen derecho a una vida plena en la sociedad, no deben ser margi­nadas de ninguna manera. Y el cuidado debe adap­tarse a esto. Tan acce­si­bles como sea posible y se propor­cionan princi­palm­ente a nivel comu­ni­tario. Nuestro obje­tivo es crear una red de 100 centros de salud mental que funcionen bien en la Repú­b­lica Checa y ofrezcan aten­ción sani­taria y social espe­cia­lizada. Esta es la única manera de mantener a las personas con enfer­medades mentales en la vida normal, para que tengan vivi­enda, trabajo y mantengan las rela­ciones con su familia y seres queridos.
CONTIGO
Ahora voy a hacer una excep­ción. Todos cono­céis a esta fantá­stica mujer. La conoce más gente que a Babis. Y eso es mucho decir. Le regalé 90 rosas por su 90 cumple­años. Tuvimos que reunirnos en mi oficina porque los restau­rantes estaban cerrados. Si no, la habría llevado al Paloma. O donde ella quisiera. Y no sólo yo. Cual­quiera de ustedes la habría llevado a cual­quier lugar que pudiera y que pudiera.
Jiřinka Bohdal. Me alegré de pasar la tarde con ella. Y para terminar decirle que hizo el elogio más conmo­vedor que he escuchado en el funeral de Karel Gott. Le agra­decí mucho y la admiré por la forma en que lo manejó. Una cosa es que la letra de una canción sea así, pero me sorp­rendió su forma de expre­sarse. Seguro que lo has sentido a tu manera. Estoy seguro de que debe haber sido extre­ma­damente difícil para Jiřinka en un momento y en un lugar así. Y lo manejó con tanta gracia y elegancia. Admirable.
Jiřinka, gracias por reci­birme de nuevo. Se lo agra­dezco mucho.
LO QUE HEMOS HECHO HASTA AHORA
Ahora me gustaría contarles los cambios que ya hemos realizado en el sistema sani­tario checo.
Primero, las leyes. La clave es, por supu­esto, la receta elec­tró­nica, el primer trago de la digi­ta­li­za­ción del sistema sani­tario checo, y luego el Regi­stro Compar­tido de Medi­ca­mentos del Paci­ente, que ha supu­esto una mayor protección para los paci­entes contra las malas combi­n­aciones y el uso dupli­cado de medi­ca­mentos. El reem­bolso del cannabis medi­cinal por parte de los seguros de salud públicos es de nuevo un gran alivio para los paci­entes que sufren de dolor crónico. La nueva regu­la­ción de los bonos de reem­bolso de los productos sani­ta­rios hace que se cubran muchos más productos sani­ta­rios. El regla­mento europeo de lucha contra la falsi­fi­cación aporta una mayor protección a los paci­entes contra los medi­ca­mentos falsi­fi­cados. Una modi­fi­cación de la ley que regula las elecciones a los orga­nismos del seguro de enfer­medad hace que la compo­si­ción de los consejos de admi­nis­tra­ción y de vigi­lancia sea mucho más trans­pa­rente y consi­dera­ble­mente más justa. La ley de indem­ni­za­ción por daños causados por la vacu­n­a­ción obli­ga­toria signi­fica que el Estado indem­ni­zará a las personas que hayan sufrido daños en su salud o a sus super­vi­vi­entes. La modi­fi­cación de la Ley de Protección de la Salud Pública ha redu­cido la carga admi­nis­tra­tiva y econó­mica de las empresas y ha ampliado la obli­ga­ción de admitir a los niños vacu­n­ados a todos los centros de educación infantil.
Hemos ahor­rado enormes cantidades de dinero gracias a la gestión trans­pa­rente de los hospi­tales públicos. Hemos intro­du­cido la compra conjunta de deter­mi­n­ados medi­ca­mentos y sumi­nistros médicos, normas claras para las adqui­si­ciones y las comi­siones ilegales, una toma de decisiones trans­pa­rente sobre la compra de equipos costosos, la reco­pil­a­ción de datos completos de origen sobre las compras de medi­ca­mentos, la evalu­ación compa­ra­tiva de los hospi­tales y un sistema regular de control de la gestión.
Hemos reforzado el sistema público de seguros de salud con 20.000 millones en 2020 y 50.000 millones en 2021. El apoyo finan­ciero del presu­pu­esto estatal ayudará a cubrir lo que se ha gastado en la lucha contra el coro­na­virus y nos permi­tirá seguir garan­tiz­ando una asis­tencia sani­taria asequible y de calidad.
INVERSIÓN MASIVA
Hemos empe­zado a trabajar en 7 inver­siones estra­té­gicas por valor de 12.000 millones de coronas checas para moder­nizar los hospi­tales públicos que consti­tuyen la columna verte­bral de la asis­tencia sani­taria espe­cia­lizada en la Repú­b­lica Checa.
Hemos empe­zado a abordar de forma siste­má­tica la ayuda a las personas con trastorno del espectro autista, hemos apoyado econó­mi­ca­mente la formación de los profe­sio­nales sani­ta­rios en contacto con estos paci­entes, hemos esta­ble­cido las condi­ciones legis­la­tivas para la intro­duc­ción del Análisis Conduc­tual Apli­cado para ayudar a los niños con autismo y hemos contri­buido a crear pases espe­ciales para faci­li­tarles la vida.
Hemos apoyado finan­cier­a­mente el trabajo del Servicio Polí­nico Checo, esta­bi­liz­ando así todos sus centros de trabajo en el país. Este servicio está vincu­lado a otros países euro­peos y atiende a todas las personas con problemas de polen, inclu­idos los visi­tantes internacionales.
Durante la pandemia de coro­na­virus, creamos y en poco tiempo pusimos en funcio­na­mi­ento un sistema que conec­taba las camas de UCI y ARO de todo el país con el Servicio de Salud de Emer­gencia medi­ante un programa infor­má­tico. Así se evitó el hacin­a­mi­ento en las UCI indi­vi­duales, y las ambu­lan­cias con paci­entes se diri­gieron a donde había camas dispo­nibles. El sistema lo admi­nis­tran los médicos, los coor­di­na­dores regio­nales de cuid­ados de la UCI. Disponer de infor­mación en línea y en tiempo real sobre la ocup­a­ción de camas en toda la Repú­b­lica Checa fue muy importante para gestionar las dife­rentes oleadas de la pandemia. Será una gran ventaja utilizar este sistema incluso cuando la pandemia haya terminado.
Por último, debo mencionar el infame cate­ring del hospital. Ya sabes, el UHO. Salsa marrón universal, té negro y panecillos. Creo que está claro que esto no hace que los paci­entes se sientan mejor. Y así, por primera vez en años, hemos empe­zado a cambiar la forma de comer de los hospi­tales. La comida es más variada y se adapta a las nece­sidades de los paci­entes. Es un proceso lento, pero lo estamos intentando.
Como ven, no son pocas las cosas que estamos haci­endo por la salud de nuestra nación.
Hay muchas cosas en las que hemos sido pioneros en la historia moderna de nuestro país.
Antes de terminar, quiero dar las gracias a todos los que trabajan en nuestro sistema sani­tario. Por mí y por todos los que cuidan. Para mí, para mis seres quer­idos y para todos los ciudadanos.
Mi más profundo respeto a todas las enfer­meras, médicos y paramédicos.
Gracias.
CONTIGO
Una reunión más. Una joven fotó­grafa de repor­tajes, Fanda Majer, vino a verme. Tuvimos una gran charla sobre fotos, me mostró su trabajo. Ahora espera. Creo que lo que más me ha gustado es su foto… de la mani­fes­ta­ción contra mí. Y también una foto del 17 de noviembre de 2018 de Národní třída, donde hizo grandes fotos de mis grandes apoyos la Sra. Anya Geisler y la Sra. Martha Issa. Bueno, no pude evitarlo, es muy bueno.
Me alegro mucho cuando veo el entu­si­asmo de los jóvenes por la causa y los avances como el de Fanda. Luego me paso los días dici­endo a toda la gente de mi edad que los jóvenes son unos vagos. No lo son. Son geniales.
¡Fanda, hazlo bien!
NUEVA YORK Y PARÍS
Manhattan, Nueva York.
Y La Défense, París.
Cada vez que me encuentro en un lugar como este, tiene un fuerte efecto en mí. No sólo el asombro por lo grande, monu­mental y moderno que es todo. Hay algo mucho más profundo.
Es como si pudiera sentir la idea que lo inició todo.
Esa primera idea.
Y la valentía de dar vida a esa idea.
Los conce­jales de Nueva York lo consi­gu­ieron a princi­pios del siglo XX. Pensaron que todas las calles de Manhattan serían perfec­ta­mente rect­an­gu­lares, excepto, por supu­esto, la famosa Broadway. Nueva York sería una ciudad cortada a la medida. ¡Y salu­dable! Todas las casas que se levanten aquí en el futuro seguirán líneas prede­ter­mi­nadas y formarán bloques ordenados. En el centro estará Central Park. Esa fue otra idea radical que llegó cuarenta años después. Construir un parque gigante en el corazón de la ciudad, lo sufi­ci­en­te­mente grande como para pasear todo el día, con su propio lago, castillo, fuente y restau­rantes con terrazas.
Estas dos ideas, y el valor de llevarlas a cabo, dieron forma al espí­ritu de Nueva York. Para siempre. La convir­tieron en una de las ciudades más filmadas y visi­tadas del mundo. Un icono. Antes de la pandemia, Nueva York atraía a 14 millones de turistas al año.
Otra idea. La Défense. Creció en las afueras de París. Un flamante distrito de nego­cios para 180.000 personas, con 72 gigan­tescos edifi­cios de cristal, 19 rascacielos y un centro comercial con 220 tiendas, 48 restau­rantes y 24 cines. Cono­cerá su símbolo, el Gran Arco del arqui­tecto Johan Otto von Spre­ckelsen, que puede verse a kiló­me­tros de distancia. Cada año, 8 millones de turistas vienen a verlo y a todo el barrio. No sólo están inte­res­ados en París tal y como lo han visto en las pelí­culas román­ticas, sino que también quieren expe­ri­mentar algo nuevo, fresco y revolucionario.
NO SEAMOS MODESTOS
Y yo preg­unto, ¿por qué debe­rí­amos pensar con más modestia que los fran­ceses o los estadounidenses?
Noso­tros, la nación de Jan Antonin Bata, que construyó sus fábricas y barrios enteros en todos los conti­nentes y, por ejemplo, construyó tres en Francia… ¿Y qué pasa con la familia Havel? Fundaron las fábricas de cine AB en Barrandov, construyeron un barrio resi­den­cial y el área social Barrandov Terrace. Construyeron el Palacio Lucerna, uno de los primeros edifi­cios de hormigón armado de Praga. Todos eran edifi­cios revo­lu­cio­na­rios, modernos y atrevidos.
Debemos encon­trar el valor para hacer algo nuevo, bello, funcional, que sea admi­rado por la gente de todo el mundo en la actu­alidad. En el espí­ritu de Nueva York y París.
Ya tenemos el pinto­resco y román­tico centro de la capital. De hecho, es la ciudad histó­rica más bonita del mundo, y no la cambiaría por mil parises. Pero debe­rí­amos añadir algo más. A poca distancia del metro, con atrac­ciones que no caben en el centro de 100 pisos de Praga.
Así que aquí tienes una idea. Y para acom­pa­ñarlo, te ofrezco mi valor personal para dar vida a esta idea.
Primero donde.
¿Sois gente de Praga? Tal vez viva cerca de este lugar, tal vez sólo haya pasado por delante, tal vez nunca haya oído hablar de él. Entonces te lo descri­biré. Hay un campo. Y en ese campo hay una caja de cristal. Es una salida del metro.
¿Por qué el metro va al campo? Es donde el exal­calde Pavel Bém quería construir el estadio olím­pico. Los de Praga se han dado cuenta. Sí. Letňany.
En lugar de que el alcalde lleve el metro a barrios densa­mente poblados en los que la gente espera la línea D como si fuera una miser­i­cordia, en Letňany puedes subir las esca­leras y ponerte a escardar patatas. Eso es todo lo que se puede hacer allí.
No tiene sentido. Inútil. Pero hace tres años tuve una idea de cómo cambiar todo eso. Este lugar tiene el poten­cial para algo enorme. No sólo me hice una idea de lo que sería, sino que no sería yo si no calcu­lara cuánto costaría y cuál sería el retorno de la inver­sión para el contri­buy­ente checo. Pero las cuentas vendrán en un momento.
Ahora la idea. Por ahora lo he llamado el Barrio del Gobierno.
BARRIO DEL GOBIERNO
Algo que ya tienen en Oslo, Berlín o Copen­hague. ¿Qué signi­fica eso? Edifi­cios super­mo­dernos y efici­entes. Arqui­tec­tura inno­va­dora. Una parte nueva de la ciudad que sirve a todo el país, pero que también atrae a los turistas y con ellos a capi­tales de todo el mundo.
Los noruegos lo llaman Regje­ringskvar­talet. En su ciudad, Oslo, están reno­vando un barrio guber­na­mental ya exis­tente, dañado por un ataque terro­rista en el pasado, y amplián­dolo con nuevos y modernos edifi­cios de oficinas en más de 150.000 metros cuadrados. Catorce de los quince minis­te­rios tendrán personal traba­jando en este complejo.
El barrio guber­na­mental de Berlín también es hermoso y magní­fico. El edificio de la Cancil­lería, la cúpula de cristal del Parla­mento, la increí­ble­mente aireada y magní­fica Paul-Löbe-Haus y la Marie-Elisa­beth-Lüders-Haus junto al río Spree. Estos son los edifi­cios guber­na­men­tales y las mayores atrac­ciones turí­sticas que la gente hace cola para ver y fotografiar.
Letňany es el único lugar de Praga donde tenemos la opor­tu­nidad de construir algo similar. Un distrito comple­ta­mente nuevo que estará pensado desde cero y dise­ñado hasta el último detalle.
LETŇANY
Como en Oslo, Berlín o Copen­hague, algunos minis­te­rios se concen­tra­rían en el barrio guber­na­mental. Proba­ble­mente no todos. En nuestro caso habría princi­palm­ente insti­tu­ciones estatales de alqui­leres ahora sobr­e­va­lo­rados o dispersos por toda Praga. La gente ya no tendría que correr por toda la ciudad en busca de oficinas indi­vi­duales, inten­tando aparcar en el centro. El nuevo distrito guber­na­mental está justo en el metro, pero también cerca de la auto­pista D8 y de la carre­tera de circun­val­a­ción de la ciudad para los que van en coche. Será un lugar tanto para vivir como para trabajar, por lo que, junto a los edifi­cios de oficinas, construi­remos mil nuevos apar­ta­mentos, guar­de­rías, escuelas, restau­rantes, parques y apar­ca­mi­entos. Donde hoy sólo hay tepes y mande­linas, se empe­zará a vivir de verdad.
No es sólo mi sueño. He invi­tado a Praga a expertos de toda Europa y he orga­nizado una confe­rencia para mostrar a los polí­ticos y peri­odi­stas que complejos simi­lares llevan mucho tiempo funcio­n­ando en otros lugares del mundo. Expertos de Noruega, Dina­marca, Alemania, Lituania y Estonia acudieron al Palacio de Liech­ten­stein y hablaron de sus expe­ri­en­cias en la plani­fi­cación, construc­ción y finan­cia­ción de estos barrios.
También expli­caron las razones de su decisión de trasladar a los funcio­na­rios a un solo lugar. Los noruegos hablaron de un barrio para 14 minis­te­rios en Oslo, y los alemanes hablaron de cómo están trasla­dando gradualm­ente a los funcio­na­rios a un barrio guber­na­mental en Berlín, donde se encuen­tran la Cancil­lería Federal, el Consejo Federal y los Minis­te­rios Federales, todo en un mismo lugar. Los daneses han construido un nuevo barrio en Copen­hague. Es más funcional, más efici­ente y, en general, más moderno que si se hubieran quedado en los edifi­cios anti­guos. Los lituanos están plane­ando su complejo admi­nis­tra­tivo. Se moverán 8 minis­te­rios en él. Los esto­nios han construido una Casa Minis­te­rial en Tallin para 5 ministerios.
Todos ellos nos han confirmado que tener un complejo moderno y de bajo consumo ener­gé­tico es una solu­ción sensata. No sólo ahor­rará dinero, sino que mejo­rará la acce­si­bi­lidad de los ciuda­danos y hará más efici­ente el trabajo de los funcio­na­rios. También aportará muchas siner­gias que siempre son difí­ciles de encon­trar en nuestra admi­nis­tra­ción pública.
Los funcio­na­rios se sentarán en edifi­cios ener­gé­ti­ca­mente efici­entes, en espa­cios abiertos, donde podrán ampliar, reducir y reor­ga­nizar modularmente sus puestos de trabajo para adap­tarlos a sus nece­sidades, y donde habrá mucho espacio para despa­chos y salas de reuniones. Por supu­esto, habrá apar­ca­mi­ento tanto para los empleados como para las personas que vengan a hacer sus gestiones. Una persona normal entrará sin más, sin tener que pasar por un desagrad­able portero en un edificio de varios cientos de años, donde es más probable que te miren con malos ojos por ser una especie de intruso. Y realm­ente te sientes como un extraño ahí dentro. Y tú lo pagas todo. Se sentirán cómodos en los nuevos edifi­cios, estarán encan­tados de quedarse en ellos y tomar un buen café.
CENTRO DE LA CIUDAD DE PRAGA PARA LOS CIUDADANOS DE PRAGA
¿Y sabes por qué queremos construir un barrio guber­na­mental fuera del centro de la ciudad? Praga es un hito histó­rico de incal­cul­able valor, y cual­quiera con algo de gusto sabe que las oficinas guber­na­men­tales no tienen nada que hacer en los centros histó­ricos de las ciudades. Los modernos complejos con fachada de cristal perte­necen al exte­rior del centro. Al igual que en París con La Défense.
En cambio, lo que perte­nece al centro histó­rico son los edifi­cios histó­ricos que ahora albergan minis­te­rios. Los edifi­cios perma­n­e­cerán, por supu­esto, pero sin los funcio­na­rios. Verán, en esos hermosos y anti­guos pala­cios, es fácil que los funcio­na­rios empiecen a sentirse como reyes, como gober­nantes, como alguien que está por encima de noso­tros, los ciuda­danos, los votantes. Y sin embargo son tus empleados, les pagas. En el nuevo „Barrio del Gobierno“, los funcio­na­rios estarán juntos. Trabajar juntos. Con los demás y contigo. Como debe ser.
¿Y los pala­cios? Gale­rías, estu­dios para jóvenes artistas, tiendas, apar­ta­mentos. Por ejemplo, el Minis­terio de Desar­rollo Regional, que ahora está situado justo en la Plaza de la Ciudad Vieja. No se puede aparcar allí. No entiendo por qué los funcio­na­rios que se ocupan de las soli­ci­tudes de nuevas guar­de­rías y aceras tienen que estar al lado de la tienda Cartier de la calle Paří­žská. Les construi­remos un lugar de trabajo más adecuado y plane­amos abrir el palacio que ahora ocupan al público en general como museo o galería.
Otros edifi­cios, en los que tendrí­amos que invertir mucho dinero para reno­varlos, podrían venderse, con lo que al menos algunos de ellos volverían a su finalidad original. Para el aloja­mi­ento. Ayuda­remos a Praga a resolver la crítica escasez de viviendas.
¿A CUÁNTO ASCIENDE?
Y eso me lleva al dinero. Al principio, te prometí un retorno de mi proyecto. Así que hagamos primero un pequeño cálculo. Verás que el dinero para un nuevo y gigan­tesco distrito guber­na­mental será devu­elto a nuestro estado en 5 años.
Parece una locura, ¿verdad? Es el tipo de rendi­mi­ento con el que soñaría Warren Buffett, el inversor más famoso del mundo. Pero mi plan es muy real y está al alcance de la mano. Nos ahor­raría a todos los contri­buy­entes una enorme cantidad de dinero.
Cuenta conmigo. La construc­ción de un nuevo distrito guber­na­mental costará apro­xi­ma­damente 10.000 millones de dólares a los precios actuales. Supo­nemos que obtendremos 7.500 millones con la venta de los edifi­cios. Eso deja 2.500 millones por recaudar. ¿Dónde? En ahorro de alqui­leres, costes de explot­a­ción e inver­siones inne­cesa­rias en edifi­cios de alto consumo energético.
Imagi­nemos que esos hermosos pala­cios del centro, pero que consumen mucha energía, donde se sientan nuestros funcio­na­rios, no son sufi­ci­entes para su capa­cidad, por lo que el Estado tiene que alquilar más oficinas a parti­cu­lares. Sólo en Praga, nuestro Estado gasta alre­dedor de 500 millones al año en esto. Sólo con trasladar a 10.000 de los 38.000 funcio­na­rios que se sientan en Praga a un nuevo barrio guber­na­mental, ahor­ra­rí­amos estos 500 millones al año.
Así, en cinco años, ahor­ra­rí­amos 2.500 millones en alqui­leres, funcio­na­mi­ento e inver­sión en estos edifi­cios. Más 7.500 millones por la venta de los edifi­cios. 10.000 millones en total. Nos devol­vieron el dinero. ¡En cinco años! Puede que el coste de las obras aumente, pero también lo hacen los precios de venta de los inmuebles.
Y ni siquiera he contado los gastos adicio­nales de los que nos libra­rí­amos al mudarnos a Letňany.
Según las esti­maciones, los edifi­cios histó­ricos en los que se encuen­tran nuestros funcio­na­rios absor­berán 13.000 millones de coronas checas en gastos de funcio­na­mi­ento y manten­imi­ento durante los próximos diez años, y se nece­si­tarán otros 7.000 millones de coronas para reno­va­ciones. En términos de costes, simple­mente no pueden competir con los actuales edifi­cios ener­gé­ti­ca­mente efici­entes que hubié­ramos construido con las tecno­lo­gías más modernas.
Cuando publi­camos este libro, Praga ya había dado el visto bueno a mi propu­esta de susti­tu­ción. Para un campo en Letňany, los terrenos del castillo de Veles­lavín. La ciudad estaba muy inte­resada en ella, y se subastó por un precio inicial de 382 millones. El Estado, en cola­bo­r­a­ción con Praga, puede mejorar por fin la vida de los praguenses.
Se trata de un proyecto que faci­li­tará el acceso de los ciuda­danos, las empresas, las insti­tu­ciones y los alcaldes a las oficinas y mejo­rará las condi­ciones de trabajo de los funcio­na­rios. Todos ahor­ra­remos dinero.
Al mismo tiempo, es una opor­tu­nidad única para crear una arqui­tec­tura nueva, de calidad y fresca, de impor­t­ancia mundial. El primero desde la revo­lu­ción. Como ven, quiero que Praga no sólo funcione, sino que ofrezca una cultura de primer orden, que dé lugar a tenden­cias que atraigan la aten­ción de todo el mundo.
QUIÉN ES UN BURÓCRATA, QUIÉN ES UN POLÍTICO Y QUIÉN ES UN PIRATA
¿Sabes la dife­rencia entre un funcio­nario y un polí­tico? Un buen funcio­nario mantiene el funcio­na­mi­ento del Estado, es conci­en­zudo, hace su trabajo según las inst­ruc­ciones. Un buen polí­tico añade visión a todo esto. Sale con su piel en el juego para construir algo nuevo, por lo que tiene que ser no sólo conci­en­zudo sino también vali­ente, y permí­t­anme usar esa palabra, original. Tiene que tener algo en él que no copie de los demás, sino que quiera proponer en su propio nombre.
Sus propias ideas y su propia energía. Eso es lo que nece­sitas, ya seas concejal, alcalde, gober­nador, dipu­tado, mini­stro o primer ministro.
Los que tienen el deseo y el valor de mejorar y construir algo merecen liderar su pueblo, ciudad, región o estado. Los que sólo quieren mantener tendrán que ser grandes detrás del most­rador. Los polí­ticos tradi­cio­nales suelen confundir estos papeles.
Sé algo sobre la construc­ción. He sacado de la nada una empresa de 35.000 empleados, he salvado de la quiebra a muchas marcas checas tradi­cio­nales y las he convertido en empresas modernas para el siglo XXI. No puedes hacer algo así si lo único que te importa es el dinero. Tienes que estar contento de haber mejo­rado algo, de haber construido algo. Y también hay que tener imagi­n­ación, porque estás traba­jando en algo que va a ser útil dentro de unos años.
Todos podemos ver la voluntad, la imagi­n­ación y el valor de los polí­ticos que se han turnado aquí un cuarto de siglo después de la revo­lu­ción. Es decir, no la vemos. Tenemos castillos, pala­cios y cate­drales desde la Edad Media. Teatros y cetrería de la época del Imperio Austrohún­garo y de la Primera Repú­b­lica. Centros cultu­rales, pala­cios de congresos, estadios y presas construidos por los comu­nistas. ¿Y qué cosas nuevas y grandes se han construido desde 1989? ¿La Casa del Baile en Praga? ¿Qué más?
Los polí­ticos se olvi­daron de construir. Algunos de ellos han pasado toda su edad produc­tiva en el parla­mento y ni siquiera “la caseta del perro” quedó atrás. Es posible que hayas oído esa frase por mi parte cuando estoy muy enfadado con un “legis­lador”. ¿Y los jóvenes que llegan al parla­mento? No han conse­guido construir nada a su edad. Está claro y no les culpo.
Es que algunos tienen el deseo contrario. Demo­li­ción. Para destruir. Danit. Para compartir. Compartir coche, compartir piso, compartir nuestro país.
Ya sabes a qué lado me refiero concretamente.
CONTIGO
Prefiero a la gente que realm­ente puede hacer algo. Acabo de recordar que he hecho venir al gobierno a repre­sen­tantes de 26 gremios. Deshol­li­na­dores, canteros, fonta­n­eros, carpin­teros, herreros, canteros, floristas, panaderos, pasteleros, toda la gente de la que no podrí­amos presc­indir, pero al mismo tiempo a veces es un problema infernal encon­trarlos porque cada vez hay menos artesanos.
Fue un gran debate, estu­vimos de acuerdo en que hay que rein­tro­ducir los talleres y las parcelas en las escuelas prima­rias. La arte­s­anía es terri­ble­mente importante. Esto es aún más cierto hoy en día, cuando una de cada dos personas tiene un título univer­si­tario, pero pocas pueden ganarse la vida con sus manos. Respeto a los acadé­micos, por supu­esto, pero hay algunas escuelas en las que obtener un título de maes­tría no requiere tanto trabajo y concen­tra­ción como aprender a ser un buen artesano.
En 13 años, el interés por oficios como el de tapi­cero, ebanista o fabri­cante de muebles ha descendido un 80%. Hay que volver a pres­ti­giar el oficio, no sólo medi­ante la formación prác­tica en las escuelas prima­rias, sino también intro­du­ci­endo clases magis­trales para que los clientes sepan que están cont­rat­ando a un verdadero experto.
¡Un maestro!
Y ya que nos gustan tanto los títulos, ¿no valdría la pena que el Maestro tuviera un título que poner delante de su nombre? Creo que es una obviedad.
LO MÁS IMPORTANTE ES EL PLAN.
El año pasado cele­bramos el centen­ario de la fund­a­ción de la Primera Repú­b­lica. Y todavía lo recor­d­amos. Todavía lo admi­ramos. Fue uno de los países más avanz­ados del mundo gracias al trabajo de nuestros ante­pa­sados. Nuevos ferro­car­riles, nuevas carre­teras, nuevos aero­pu­ertos, nuestros aviones checos despe­garon. Fábricas de fama mundial. T. G. Masaryk, Jan Antonín Bata o Antonín Švehla. Nuestro país fue diri­gido por perso­nali­dades que tenían una visión clara de cómo construir un Estado.
Incluso como empre­sario, vi que el gobierno que estaba en el poder en ese momento no tenía ningún plan para nuestro país. Tampoco lo hizo ningún gobierno ante­rior. Ni siquiera los propios ministros sabían qué nece­si­taba el pueblo y qué debía construirse. Sólo se ocup­aron de su única legislatura.
Y entonces tuve una idea. El Plan Nacional de Inver­siones. Nació en mi cabeza cuando empecé a recorrer todas las regiones, ciudades y pueblos hace 9 años. Tuve un momento. Así es como lo llamo cuando me viene una idea a la cabeza. Y escribí sobre el plan en un libro que quizás hayas leído en su momento, Lo que sueño. Desde entonces, hemos ganado unas elecciones y me he convertido en primer mini­stro. Pero nunca he dejado de recorrer el país y he seguido descu­bri­endo lo que la gente nece­sita. Hemos apilado 20.000 proyectos en el Plan Nacional de Inver­siones que costarán 8.000 billones de coronas y, si todo va bien, se construirán en los próximos 30 años.
Nunca ha habido nada pare­cido. Este plan va más allá de cual­quier mandato. Y trasci­ende mi propia vida.
Todos los proyectos de todos los cond­ados están en él. Es el catá­logo que seguimos. En cuanto un proyecto está listo, ponemos dinero en él y está en construc­ción. Ningún mini­stro o primer mini­stro podrá poner excusas por ser nuevo en el cargo. Los proyectos están clara­mente defi­nidos y sólo se trata de conti­nu­arlos. Como dije el otro día en la tele­vi­sión, si yo fuera Harry Potter y tuviera una varita mágica conver­tiría esos proyectos en realidad ahora mismo. Nos conver­ti­rí­amos inst­an­tá­nea­mente en otra Suiza. Pero no soy un mago, así que voy por el camino que he seguido desde que era un niño. El trabajo coti­diano. Como dijo Masaryk.
Publi­camos el Plan Nacional de Inver­siones y lo entre­gamos a todos los ciuda­danos para que lo lean el 16 de diciembre de 2019, dos años después de que ganá­ramos las elecciones. Fue un trabajo brutal. E incluye, por ejemplo, estos proyectos que ahora están en marcha. Y muchos otros que aún no han visto la luz.
EL ORGULLO DE LA MEDICINA MUNDIAL
Primero, vamos a Krč. Está el IKEM, el Insti­tuto de Medi­cina Clínica y Expe­ri­mental. Una leyenda. Nuestro orgullo y no sólo nacional. Es el tercer centro de tras­plantes de Europa. Salva vidas de personas que nece­sitan nuevos cora­zones, pulmones, riñones, hígados, páncreas. Hace dos años pusimos en marcha una de las mayores inver­siones en sanidad de la última década. Dos pabel­lones comple­ta­mente nuevos, incluido un centro súper-espe­cia­lizado con los equipos más modernos, con un coste total de 1.050 millones de coronas checas. 603,7 millones de coronas del Minis­terio de Sanidad.
Ya era hora de ir a por ello. Cada vez hay más casos en el IKEM. En 2018 se tras­plan­t­aron aquí 333 órganos, y un año después, más de 500. Al mismo tiempo, atienden a casi 5.000 paci­entes de tras­plante. La gente viene aquí de todo el país. Es necesario aumentar la capa­cidad para los paci­entes que nece­sitan trata­mi­ento espe­cia­lizado para enfer­medades cardio­vascu­lares, trastornos meta­bó­licos o simple­mente tras­plante de órganos.
La construc­ción de los nuevos pabel­lones ya ha comenzado. Hemos puesto la primera piedra y debería estar listo en 2023. Habrá una nueva recep­ción de urgen­cias compar­tida, un depar­ta­mento de ORA, unidades de cuid­ados inten­sivos de cardio­logía, meta­bo­lismo y angio­logía. También se ampliará la farmacia para paci­entes internos, las instal­a­ciones técnicas del hospital, se crearán 56 nuevas camas, 7 nuevas plantas en una parte y 4 en la otra con casi 15.000 metros cuadrados de nuevo espacio. Estoy dese­ando que llegue. No sólo para los paci­entes, sino también para el personal que dispondrá de mejores condi­ciones y un entorno más moderno.
EL AMBICIOSO CAMPUS ALBERTO V
Tenemos los mayores proyectos sani­ta­rios. ¿Y la ciencia y la educación? También en eso tenemos grandes ambiciones. Nuestra Univer­sidad Caro­lina es un símbolo nacional y quiero llevarla al sigu­i­ente nivel. ¿Cómo? La respu­esta es el Campus Alberto V y sus dos instal­a­ciones de inves­ti­ga­ción de vanguardia, el Biocentro y el Glob­centre. Los he discutido en detalle con el rector Tomas Zima.
El Biocentro. Más de 15.000 metros cuadrados para labo­ra­to­rios con 810 empleados y 405 estu­di­antes. Un centro de inves­ti­ga­ción biomé­dica de vanguardia para probar fármacos y agentes contra enfer­medades infecciosas, meta­bó­licas y cance­rí­genas. Inmu­nidad, gené­tica, genó­mica y bioin­for­má­tica, síntesis química, inves­ti­ga­ción de mate­riales y nano­tec­no­logía, inves­ti­ga­ción espec­tral y estruc­tural de mate­riales. Estos son los campos que van a subir brutalm­ente en el siglo XXI y vamos a tener unas instal­a­ciones de cate­goría mundial donde los expertos de todos estos campos se reunirán, inves­ti­garán y compar­tirán experiencias.
Glob­centre. Aquí se inves­ti­garán los procesos que tienen lugar no en el cuerpo, sino en la sociedad en su conjunto. Un centro para el estudio del cambio global. ¿De qué se trata? Por ejemplo, el cambio climá­tico y los procesos atmos­fé­ricos, la diná­mica de los procesos natu­rales y los cambios en el paisaje, las mani­fes­ta­ciones socio-geográ­ficas y demo­grá­ficas del cambio global, la epide­mio­logía social, la geodiná­mica, la geoquí­mica, la biogeo­quí­mica, la toxi­co­logía, los ecosis­temas, la biodi­ver­sidad y las inva­siones bioló­gicas, y la geoin­for­má­tica. Y como se trata de procesos extre­ma­damente complejos, en los que todo está conec­tado con todo, los cien­tí­ficos de una amplia gama de campos tienen que trabajar juntos para inves­ti­garlos. Espe­cialm­ente geógrafos, geólogos, biólogos y matemáticos.
Se trata de un momento abso­lutamente extra­or­di­nario en la larga e ilustre historia de la Univer­sidad Caro­lina, una opor­tu­nidad única. El Biocentro y el Glob­centre se conver­tirán en el hogar de los mejores cien­tí­ficos no sólo de la Repú­b­lica Checa, sino de todo el mundo. Se trata de tres grandes facul­tades. La Facultad de Cien­cias, la Facultad de Mate­má­ticas y Física y la 1ª Escuela de Medi­cina. Será el primer gran edificio de la Univer­sidad Caro­lina en el centro de Praga en cien años.
Todos cono­cemos Alberto V como el lugar donde el 15 de noviembre de 1939 comenzó el cortejo fúnebre por el estu­di­ante Jan Opletal, asesi­nado por los nazis, y donde el 17 de noviembre de 1989 comenzó la mani­fes­ta­ción estu­di­antil contra los comu­nistas. Pero Alberto V es también uno de los mayores campus de la Univer­sidad Caro­lina, donde estu­dian, inves­tigan, hacen deporte y viven varios miles de estu­di­antes y personal acadé­mico de la universidad.
Es un proyecto increí­ble­mente generoso y no sé si viviré para verlo en todo su esple­ndor. Pero me parece bien. Lo estamos construy­endo para nuestros hijos y nietos, y para las muchas gener­a­ciones de estu­di­antes y acadé­micos que vendrán después de ellos.
CONTIGO
Y un recuerdo más.
Estáb­amos en Israel para una gran cere­monia en el aniver­s­ario de la libe­r­a­ción de Ausch­witz en el memo­rial de Yad Vashem, donde se reunieron distin­guidos estadistas de todo el mundo. Tuve el honor de conocer a mujeres checas que sobre­vi­vieron al Holo­causto. La Sra. Eva Morris, la Sra. Eva Gross­mann y la Sra. Chava Linden, que nació en secreto en Terezín, donde estaba prohi­bido dar a luz.
La señora Eva Gross­mann contó cómo sobre­vivió a la guerra de pequeña, escon­dién­dose de los nazis durante tres años en el jardín de su abuelo en la calle Dvořák, en una pocilga, en una casa de jardín y en otros lugares. Te da escalo­fríos. Te das cuenta de lo que vale la vida. Se podía ver en las tres señoras lo mucho que disfrutan de la vida. Fue fascinante.
ESTAMOS SALVANDO EL PATRIMONIO CULTURAL
KARLSTEIN
7 de marzo de 2020. Estoy solo en la Capilla de la Santa Cruz en la Gran Torre de Karlš­tejn. En silencio. Me parece que puedo oír hablar al propio Carlos IV. Puedes hacerlo en Karlš­tejn. Para mí fue la primera y última vez y nunca lo olvidaré.
Recorro todo el castillo y me sorprendo. Este es quizás el lugar más fuerte de mi vida en el que me siento orgulloso de vivir en nuestro país. La Repú­b­lica Checa. Carlos IV fue sin duda el checo más grande, lo seguirá siendo y nunca será supe­rado. Y de noso­tros depende preservar y proteger su legado y su patri­monio. Y fue ese día cuando comenzó la recon­struc­ción de Karlštejn.
Carlos IV – Sin él, no tendrí­amos el Castillo de Praga, la Cate­dral de San Vito, el Puente de Carlos, toda la Ciudad Nueva de Praga con 1500 casas, decenas de igle­sias y monas­te­rios, ni tendrí­amos la Univer­sidad Caro­lina. El Muro del Hambre, que puso a la gente a trabajar. Nuestra identidad y orgullo nacio­nales siguen apoyán­dose en todo lo que él construyó. Cada vez que un estadista viene a visi­tarnos, y no importa si es de un país vecino o de Corea del Sur, lo llevo a la ventana de la villa de Kramář y le muestro lo hermosa que es nuestra cultura checa y el patri­monio que nos construyeron nuestros ante­pa­sados. Todos ellos se han quedado con la boca abierta. Ameri­canos, indios, coreanos. Todos ellos.
Y son las instal­a­ciones turí­sticas de Karlš­tejn, este emble­má­tico monu­mento nacional, las que hemos reno­vado con un coste de más de 150 millones de coronas. Voy a contaros lo que está listo para la gente en el castillo ahora. Un nuevo y moderno centro de visi­tantes. Una nueva expo­si­ción dedi­cada a los orígenes del castillo y a las restau­ra­ciones pasadas, así como una expo­si­ción sobre la historia de la viti­cul­tura en Karlš­tejn. Bajo el patio, en el local recién descu­bierto, se ha colo­cado otra expo­si­ción dedi­cada a los elementos de piedra. En el parque, se restaur­aron los jardines de utilidad y se construyeron nuevas instal­a­ciones sani­ta­rias. También se restauró el sótano del Palacio Impe­rial, donde se creó una sala multi­fun­cional con instal­a­ciones y una expo­si­ción perma­nente de elementos de carpin­tería. También se restaur­aron las instal­a­ciones técnicas y parte de los servicios públicos del castillo. Estoy muy contento de que hayamos podido contri­buir a este gran evento.
MUSEO NACIONAL
Es 17 de noviembre de 2018 y me encuentro como una de las primeras personas en el recién estre­nado Museo Nacional, que hemos reno­vado con un coste de 1.800 millones de coronas checas y que ahora inau­gur­amos. Uno de los aspectos más desta­cados de la cele­bra­ción de los 100 años de Checoslo­va­quia. Recorrí todo el edificio, mirando hacia la Plaza de Wenceslao. Conmigo, el presi­dente Miloš Zeman y todos los primeros ministros y presi­dentes de la V4. Di un discurso a la nación que fue visto por un millón de personas en la tele­vi­sión. Durante el discurso, levanté la vista un momento, miré la cúpula del Panteón y me asaltó un senti­mi­ento de humildad increí­ble­mente fuerte. Sólo he expe­ri­mentado una sensa­ción así unas pocas veces en mi vida y al mismo tiempo me sentí orgulloso de haber sido uno de los que ayudaron a restaurar este magní­fico edificio.
Sé que esto no es un libro de historia, pero quiero darles una pequeña idea de por qué nuestro Museo Nacional merecía tanto cuidado y por qué deci­dimos invertir en él los 1.800 millones de coronas checas.
Ya en 1818, un grupo de nobles ilus­t­rados redactó una proclama para crear un museo, pero no fue hasta finales del siglo XIX cuando se construyó este singular palacio en el extremo supe­rior de la plaza de Wenceslao, que es también uno de los edifi­cios más grandes e import­antes de Praga. Ahora imagine que durante 120 años nuestro Museo Nacional no ha sido repa­rado de manera signi­fi­ca­tiva. Y ha visto dos ataques mili­tares. En 1945 por los nazis y en 1968 por los inva­sores rusos. Tras mucho retraso, la recon­struc­ción no comenzó hasta abril de 2015.
No fue nada divertido. El edificio estaba muy dete­rio­rado, por lo que hubo que llevar a cabo una importante recon­struc­ción. Hubo que restaurar los 495 vent­anales y las 233 puertas, tender 1.300 kiló­me­tros de cables nuevos y construir 6 nuevos ascen­sores de pasa­jeros y 6 de mercan­cías. Se añadieron modernos sistemas tecnoló­gicos, se techaron ambas salas y se conectó el edificio histó­rico medi­ante un pasillo subter­ráneo de conexión con el adyacente Nuevo Edificio del Museo Nacional. Gracias a la recon­struc­ción, la zona de expo­si­ción se ha ampliado en casi un tercio.
Pues bien, como se trata de un monu­mento cultural nacional de incal­cul­able valor, los restau­ra­dores, carpin­teros, esca­yo­listas y muchos otros profe­sio­nales y artistas hicieron todo lo posible para que el museo tuviera el mismo aspecto que cuando se inau­guró en 1891. Demo­straron que son verdaderos maestros.
El mayor cambio en la vista es, por supu­esto, la fachada, que ahora es mucho más lumi­nosa, el acris­tal­a­mi­ento pintado original del techo sobre la esca­lera principal, que fue destruido y durante muchos años se susti­tuyó por cris­tales lisos y plexi­glás, los detalles del panteón y las astas de las banderas junto a la fuente del museo han reapa­re­cido. Por supu­esto, los trabajos de restau­ra­ción se llevaron a cabo bajo la atenta super­vi­sión de expertos del Insti­tuto del Patri­monio Nacional.
La factura final de la recon­struc­ción asci­ende exac­ta­mente a 1.795.334.935 CZK. Y valió la pena. Se llevará de su visita al museo una expe­ri­encia edifi­cante para toda la vida. El hecho de que el edificio esté exac­ta­mente en el mismo estado que cuando lo inau­gur­aron nuestros ante­pa­sados te trans­portará con su atmós­fera a una época en la que las mentes más bril­lantes y los mayores talentos de esta nación luch­aron por nuestra identidad e invir­tieron todo ese esfu­erzo en un lugar abso­lutamente único del que los checos podemos estar siempre orgullosos. Las 30.000 personas que han acudido al reno­vado Museo Nacional para ver la expo­si­ción de los Reyes del Sol en menos de dos meses pueden dar fe de ello.
Puedes verla hasta el 30 de septiembre de 2021, nuestros egip­tó­logos han conse­guido prorrogarla.
LA NUEVA ETAPA DEL TEATRO NACIONAL
Cuando visité el Nuevo Esce­n­ario del Teatro Nacional en marzo de 2018, su director Jan Burian me presentó sus planes para una espec­ta­cular reno­va­ción. Cuando esté termi­nado veremos las repre­sen­ta­ciones en un flamante teatro con un nuevo audi­torio y esce­n­ario con una acústica perfecta y tecno­logía moderna. Además de la restau­ra­ción de alta calidad de los edifi­cios cata­logados, habrá modernas tecno­lo­gías teatrales que permi­tirán realizar inte­res­antes produc­ciones contem­porá­neas con la parti­ci­pa­ción de desta­cados artistas checos e internacionales.
Se creará un teatro prác­ti­ca­mente nuevo en el que se conser­vará la arqui­tec­tura original.
Además, se añadirá una sala de teatro contem­poráneo. Habrá espacio para el teatro, la ópera y espacio para proyectos expe­ri­men­tales. La construc­ción de la nueva sala de ballet y sus instal­a­ciones en el complejo Anenské ya ha comenzado. El edificio de opera­ciones adyacente, antes cono­cido como Themos, alber­gará un nuevo estudio íntimo a escala 1:1 y un espacio de ensayo que se ajus­tará al tamaño del esce­n­ario del histó­rico edificio del Teatro Nacional, así como un nuevo espacio para la educación de niños, jóvenes y ancianos.
También se reno­vará la piazzetta del Teatro Nacional, la plaza Václav Havel, que forma la cubierta del apar­ca­mi­ento subter­ráneo. Se desman­telará su pavi­mento de piedra, se reti­rará la estruc­tura de hormigón que hay debajo y se construirá una nueva. A conti­nu­ación, se volverá a colocar el pavi­mento original encima. De este modo la piazzetta tendrá un uso más amplio para los eventos públicos regu­lares al aire libre.
Cuando el director me presentó todo esto, le dije en su momento que deseaba hacer lo mismo, sólo que me preg­un­taba por qué no lo habí­amos tratado hace tiempo. Y tengo planes aún más grandes. Me gustaría construir un nuevo teatro en el campo verde, como la famosa Ópera de Sydney. Pero una cosa a la vez. El próximo año comenzará la reno­va­ción del Nuevo Esce­n­ario. Y en 2024 estará termi­nada. Una inver­sión de 700 millones de coronas. Ah, y una cosa más, el Minis­terio de Cultura ha iniciado reci­en­te­mente el proceso de decla­ra­ción de la Nueva Etapa como monu­mento. Como podéis adivinar, estoy a favor.
ÓPERA DEL ESTADO
Volver a lo que ya está hecho. En enero de 2020, inau­gur­amos la recién reno­vada Ópera del Estado. Fue en el día exacto en que se cumplieron 132 años de su aper­tura, entonces todavía un nuevo teatro alemán. Me acom­pa­ñaron a la ópera mi esposa Monika y mi hija Vivien. Recuerdo que tuvimos un día muy ocupado. A medi­odía almorz­amos con el presi­dente y su familia en Lány, y luego nos reunimos con nuestros colegas polí­ticos, amigos, pero sobre todo con el primer mini­stro húngaro, Viktor Orbán, en el hermoso edificio neor­renacen­tista de la Ópera. Tenía muchas ganas de que llegara el concierto inau­gural, pero sobre todo de ver la ópera en su nuevo esplendor.
Sé que me estoy repi­ti­endo, pero ya estoy impre­sio­nado de nuevo por lo hábil que es nuestra gente. La reforma ha dotado a la ópera de nueva tecno­logía escé­nica y modernas salas de ensayo. Se han reno­vado las salas de ballet, orquesta y coro, así como las instal­a­ciones de los intérpretes. Se añadieron nuevas sillas y ahora hay 1016 en el audi­torio. Cada asiento tiene un sistema de subti­tu­lado. Los miem­bros del público pueden utilizar una pant­alla táctil para seleccionar el discurso que nece­sitan, ver las anot­a­ciones de la actu­ación y el programa.
También es sorpren­dente la nueva plata­forma gira­toria, para la que los construc­tores tuvieron que cavar un agujero de seis metros y medio de profun­didad en la roca, justo debajo del edificio. No sólo puede girar, sino también elevarse sobre el terreno del esce­n­ario e incli­narse parcialmente.
La cortina también es nueva. El director artí­stico de la sección de produc­ción del Teatro Nacional, Martin Černý, y su equipo llevan dos años hacién­dola. Es una copia del telón original del pintor del siglo XIX Eduard Veith, que se perdió en 1945.
Además del antiguo edificio de 1888 se renovó por completo el edificio opera­tivo adyacente, incluidas las instal­a­ciones técnicas, los espa­cios subter­rá­neos y la zona circundante. Toda la recon­struc­ción acabó costando 1.300 millones de coronas checas y duró casi tres años. Estoy muy contento de que hayamos conse­guido recon­struir uno de los teatros de ópera más bellos de Europa.
VIADUCTO NEGRELLI
El viaducto de Negrelli en Praga es un gran éxito. Es único. Es el segundo puente más antiguo que se conserva sobre el río Moldava, después del Puente de Carlos, y conecta la estación de Masaryk, que atra­viesa la isla de Štva­nice, con Bubny. Me da bastante envidia la gente que podrá montar en él a partir de junio de 2020. Desde el tren se puede ver toda la ciudad, pasando por encima del río y justo al lado de las casas histó­ricas del centro. Llevamos tres años preparán­dolo. Nadie lo tocó durante 170 años antes que nosotros.
Cuando nos pusimos manos a la obra había que recon­struir 100 bóvedas de ladrillo, arenisca y granito, 19 de las cuales tuvieron que ser comple­ta­mente desmon­tadas y vueltas a montar. Nuestro obje­tivo no era sólo reparar el puente, sino también moder­ni­z­arlo para que los trenes puedan circular a 60 kiló­me­tros por hora en lugar de los 40 actuales, siendo más silen­ciosos, lo que agra­de­cerán todos los que viven a lo largo del viaducto.
En mayo de 2020, pude dar un paseo por el viaducto en un vagón de tren y fue una gran expe­ri­encia. Es una joya cultural y técnica. Fue construido entre 1845 y 1849 por 3.000 traba­ja­dores checos, alemanes e italianos, y con sus 1.120 metros de longitud no tiene rival en Europa desde hace más de medio siglo. Hasta 1910 era el puente más largo de Europa y hoy es el puente ferro­vi­ario más largo de Europa Central.
Su recon­struc­ción fue abso­lutamente crucial. Millones de personas al año viajarán mucho más cómo­da­mente, y por fin nuestro país tendrá una conexión ferro­vi­aria entre su mayor aero­pu­erto inter­na­cional y el centro de la capital.
PRAGA-BUBNY
Ahora que he mencio­nado la estación de Bubny, no puedo olvidar el Monu­mento al Silencio. Conme­mora a nuestros compa­triotas judíos que fueron enviados a la muerte desde este mismo lugar durante la guerra. Había decenas de miles de ellos. En 2015 se inau­guró aquí una estatua de la Puerta sin Retorno, obra del gran escultor Ales Vesely. Seguro que lo conoces al menos por las fotos. Las pistas que llevan al cielo. Una repre­sen­ta­ción artí­stica extra­or­di­na­ria­mente pode­rosa de la tragedia. La visión de esta obra hace que uno se estre­mezca, sienta tris­teza y pesar. Y así es como debe ser. Debemos recordar lo que pasó. Por eso nuestro gobierno apoya finan­cier­a­mente la educación sobre el Holo­causto y la lucha contra el anti­se­mi­tismo. También cola­bo­ramos con el memo­rial de Yad Vashem en Jeru­salén. Hemos apro­bado una subven­ción de 100 millones durante 5 años al Fondo de Dota­ción para las Víctimas del Holo­causto, creado por la Feder­a­ción de Comu­ni­dades Judías.
Pero volvamos a los tambores. En una ocasión Pavel Štingl, cineasta, docu­men­ta­lista y director de la sociedad de utilidad pública Memo­rial de la Shoá de Praga, se puso en contacto conmigo para pedirme que apoyara el proyecto Memo­rial del Silencio. Ambos estu­vimos de acuerdo en que había que construir en Bubny un espacio moderno con una expo­si­ción y un centro cultural, donde la gente se reuniera y se educara. Hoy ya estamos traba­jando en un plan arqui­tec­tó­nico y en un esce­n­ario para una expo­si­ción perma­nente del futuro monu­mento. Al mismo tiempo, se está desar­rol­lando un plan de expo­si­ciones y eventos para el público y un concepto de educación. Siempre apoyaré estos proyectos.
INVALIDOVNA
Este singular monu­mento barroco situado en las afueras del barrio praguense de Karlín ha estado durante mucho tiempo en mal estado. Sin embargo, sólo hay dos edifi­cios de este tipo en todo el mundo. Aquí y en París. Inva­l­i­dovna tiene un ambi­ente increíble en su inte­rior, que también es utilizado por los cinea­stas. Incluso Orlando Bloom, de Piratas del Caribe, filmó aquí. Pero está en un estado terrible y las inund­a­ciones de 2002 han pasado factura.
Para salvar la Inva­l­i­dovna primero la trans­fe­rimos a la propiedad del Insti­tuto del Patri­monio Nacional. Antes de iniciar los prepa­ra­tivos para la recon­struc­ción y cerr­arla defi­ni­tiv­a­mente la abrimos al público durante un tiempo. Ahora estamos traba­jando en ello. Es el mayor evento cultural finan­ciado por el Estado. Con un coste de 1.950 millones de coronas checas, el Inva­l­i­dovna no sólo se reno­vará por completo, sino que se construirán alas de varios pisos comple­ta­mente nuevas. La arqui­tec­tura barroca original se comple­men­tará con paneles de vidrio aire­ados que añadirán un nuevo encanto al entorno.
Cuando la reno­va­ción esté termi­nada en 2027 dispond­remos de nuevas salas de conciertos, nuevos espa­cios de expo­si­ción, confe­ren­cias y educación. Por fin tendremos una nueva atrac­ción que atraerá no sólo a los luga­reños, sino también a turistas de todo el mundo, incluso fuera del centro de Praga. Será hermoso.
LAGOS DE CISARIA
Ahora pasemos de Praga. Nuestro país está lleno de monu­mentos que merecen la misma aten­ción que los de Praga. Te voy a hablar de uno de ellos.
Por un lado, un orgullo arqui­tec­tó­nico de nuestro país y el edificio mejor conser­vado de su tipo en Europa, pero al mismo tiempo comple­ta­mente descuidado por los polí­ticos y en dese­spe­rada deca­dencia. Esta era la situ­ación de los Baños Impe­riales antes de entrar en polí­tica. Hacía más de 20 años que se hablaba de reno­varlo y nadie había hecho nada. Supongo que pensaron que no era necesario, ya que, a pesar de su estado ruinoso, los visi­taban 20.000 personas al año. Y así dejaron que sigu­ieran dete­riorán­dose, sin darse cuenta de que esta perla cultural escon­dida en la región de Karlovy Vary podría atraer a muchos visi­tantes de todo el mundo. Si alguien le prestara atención.
Imagi­naos el tiempo que se tardó en poner las cosas en marcha. La región de Karlovy Vary se hizo con la propiedad del edificio en 2007 y éste siguió dete­riorán­dose. Desde entonces, siete ministros de cultura la han visi­tado y han prometido hacer algo al respecto. En 2013, el Minis­terio de Haci­enda rechazó la peti­ción de la región de 400 millones para la recon­struc­ción. Tras asumir el cargo de mini­stro de Finanzas, visité este monu­mento único en enero de 2015 y quedé encan­tado con él. Ese mismo año, liberé 100 millones para la recon­struc­ción. Pero no pasó nada durante mucho tiempo, y solo con la llegada de nuestra gober­na­dora Jana Mrač­ková Vild­umetz en noviembre de 2016 y la alcal­desa Andrea Ferklová las cosas empe­zaron a despegar.
En pocos meses fue posible cumplir todas las condi­ciones de los conser­va­cio­nistas y asegurar la finan­cia­ción. Reunieron 828 millones, 400 del Estado, 328 de la región y 100 de la ciudad, y comenzó la recon­struc­ción. La famosa sala Zander se utili­zará para cere­mo­nias, y los conciertos y expo­si­ciones se cele­brarán en otra sala multi­fun­cional. Los anti­guos baños volverán a tener su función original, es decir, fines terapéuticos.
Asistí perso­nalm­ente a la inau­gu­ra­ción de la recon­struc­ción. En total serán 3 años y abri­remos los Baños Impe­riales en junio de 2023. Si no hubiera sido por nuestro movi­mi­ento y espe­cialm­ente por la señora Jana Mrač­ková Vild­umet­zová, nunca habría ocurrido.
No entiendo que nadie lo haya hecho antes que noso­tros. Pero me alegro de que muchas gener­a­ciones se bene­fi­cien de nuestro trabajo y de que los Baños Impe­riales aporten bene­fi­cios no sólo a la ciudad y la región, sino a todo nuestro país. Espero que gracias a los Baños Impe­riales, Karlovy Vary sea incluida en la lista de ciudades balnea­rias prote­gidas por la UNESCO.
La restau­ra­ción del patri­monio cultural ha sido siempre una de las prio­ridades de mi gobierno. Nuestra cultura es el esca­pa­rate de la Repú­b­lica Checa y, como todo el mundo sabe, la primera impre­sión cuenta mucho. Por eso nos hemos cent­rado en la recon­struc­ción de nuestros monu­mentos. Incluso como mini­stro de Finanzas, nunca he olvidado los monu­mentos de las afueras de Praga. En Terezín estamos recon­struy­endo la Casa Wieser, y en Brno estamos recon­struy­endo el Centro Cultural Janáček. Hemos iniciado la recon­struc­ción de los castillos estatales de Telč y Uherčice. Y, por supu­esto, el hotel que todos conocen notoriamente.
HOTEL THERMAL
Por supu­esto. Thermal. Otro icono de Karlovy Vary y de nuestro país. Está indiso­lub­le­mente ligada al Festival Inter­na­cional de Cine, que cada año atrae la aten­ción del mundo entero hacia nuestro país. Y al igual que los Baños Impe­riales y muchos otros monu­mentos clave, el Hotel Thermal tenía una historia encan­tada que logramos resolver.
Una fecha de entrada. El 25 de junio de 2021, abrimos el reno­vado Hotel Thermal a los huéspedes. Mucha gente, no sólo de la región de Carlsbad, hace tiempo que dejó de creer que los polí­ticos serían capaces de resolver esto. Bueno, lo hicimos. Pero lo primero es lo primero.
El Thermal perte­nece histó­ri­ca­mente al Minis­terio de Haci­enda. Fui el primer mini­stro de Finanzas que empezó a ocup­arse siste­má­ti­ca­mente de ello. Doy crédito a Alena Schiller por haber conse­guido llevar lo que empecé hasta el final. Hemos invertido 580 millones de coronas checas en la moder­ni­za­ción del Hotel Thermal.
La gente se preg­unta por qué el Estado es dueño del Hotel Thermal en primer lugar. ¿Por qué no lo vendimos? Bueno, porque la priva­tiza­ción fracasó. Es una historia muy extraña del gobierno de la SAD, pero inten­taré expli­carla. El hotel debería haberse vendido en 1991. El mejor postor en ese momento era un empre­sario del Líbano. Imagí­nense, sin embargo, que tenía la propiedad del hotel inscrita en el regi­stro de la propiedad, pero nunca pagó el hotel e intentó venderlo a otra empresa. El segundo lici­tador inter­vino y se produjo una ronda de pleitos sobre quién era realm­ente el propie­tario del hotel. Las disputas se prolon­garon durante 26 años. No fue hasta 2017 cuando el Tribunal Supremo confirmó en una sentencia firme que el Thermal perte­nece al Estado.
Conectamos el hotel con la agencia Czech­Tou­rism, los centros checos y las emba­jadas en el extran­jero y empe­zamos a diri­girnos al prome­tedor mercado chino. También añadimos huéspedes de habla alemana, pero también clientes checos, aumen­tamos el número de eventos de congresos y conse­guimos aumentar los ingresos por el alquiler de los locales. Ayudamos al hotel, princi­palm­ente, ampli­ando su capital social en 300 millones en 2016.
Hemos mejo­rado las habit­a­ciones, la fachada y la piscina. Hemos invertido 110 millones especí­fi­ca­mente en la piscina y otros 30 millones serán invertidos por el inqui­lino que la ha alqui­lado durante 15 años. Pagará al hotel un millón al mes en concepto de alquiler y también parti­ci­pará en los gastos de explot­a­ción. Es un gran resul­tado si tenemos en cuenta que en 2015 tuvimos que cerrar la piscina por motivos de segu­ridad. No querí­amos poner en riesgo la salud de la gente. Además, la piscina estaba perdi­endo 7 millones de dólares al año. Se lo ofre­cimos a la ciudad, pero no lo quisieron.
Lo abri­remos en agosto. Es la única piscina exte­rior del país con agua de manantial.
En cuanto al aspecto de las habit­a­ciones, lo abor­d­amos con respeto a la historia, por lo que consultamos a las auto­ridades de conser­va­ción. Sabemos que el Thermal es un legado único de esa época, y para los luga­reños, y todos los que acuden al festival de cine cada año, es un asunto de corazón. Pero, por otro lado, tení­amos que seguir adel­ante con ello, para completar la moder­ni­za­ción y, al mismo tiempo, no poner en peligro el tráfico durante el festival de cine por ello. Y por cierto. Fuimos el primer gobierno de la historia en emitir una reso­lu­ción en la que desi­gnamos el Festival Inter­na­cional de Cine de Karlovy Vary como un evento cultural de excep­cional impor­t­ancia, que apoyaremos.
PETRKOV
Es el 23 de julio de 2020. Vengo a Petrkov. Confieso que es la primera vez que vengo. El eminente poeta y dise­ñador gráfico checo Bohuslav Reynek nació aquí, vivió y trabajó aquí toda su vida, con su esposa, la poeta y traduc­tora fran­cesa Suzanne Renaud, y sus hijos Daniel y Jiří Reynek.
Salgo del coche, miro el edificio de una sola planta llamado “el chateau” y me preg­unto qué tiene de espe­cial esta casa que se ha convertido casi en un lugar de pere­gri­n­ación. Más de dos mil personas, entre artistas, escri­tores, direc­tores de insti­tu­ciones cultu­rales, maes­tros, traba­ja­dores y profe­sores univer­si­ta­rios, firmaron en pocos días la peti­ción “Salvemos a Petrkov”. Muchas otras personas me escri­bieron sobre el tema, oigo hablar de él prác­ti­ca­mente a cada momento.
Pero entonces atra­vieso la casa desde el patio hasta el jardín y empiezo a compren­derlo. El aire huele a lluvia y a madru­gada y me siento como si estu­viera en un mundo comple­ta­mente diferente.
Un mundo de impre­sio­nantes grabados del Sr. Reynek y los poemas de su esposa Suzanne. “Está lleno de plantas raras porque es un micro­clima espe­cial. Y así se encuen­tran algunas plantas en el Medi­ter­ráneo y luego en nuestro jardín. Tanto mi abuelo como mi abuela se dedi­caban mucho al huerto, haci­endo que les envi­aran semillas desde Francia o tray­endo ellos mismos los plan­tones”, me cuenta Vero­nika, la nieta de Reynek.
Me encuentro frente a un pequeño cenador de madera blanca escon­dido en el borde del jardín semisal­vaje. “Todavía están las literas de madera donde mis hijos Daník y Jiří se acos­taban y su padre Reynek les leía los cuentos de Erben. O él mismo se sentaba allí, para tener un poco de paz y tran­qui­lidad, y traducir”. Empiezo a comprender cada vez más.
Subo las anchas esca­leras de madera hasta el primer piso. En la cocina, donde todos los días a primera hora de la tarde se reunía toda la familia con los amigos para hablar, la nieta Vero­nika Reyn­ková dice: „Dejamos la estufa, donde a Bohuslav Reynek le gustaba rayar los platos, tal y como estaba en los años sesenta. Y aquí, en la pared, está la cruz que mi abuelo trajo de su primer viaje a Bretaña cuando era joven. Aquí la incrustó en la pared y ha perman­ecido aquí toda su vida”.
Entramos en la hermosa “sala azul”, pasando por la prensa original para impre­siones. “Mi padre Daniel también le ayudó con las más grandes. Y en la habit­a­ción de al lado es donde mi abuela se refu­giaba y escribía hermosos poemas en su vejez, mirando desde allí las lámparas y el jardín“, dice Veronika.
Luego seguimos subi­endo las irre­gu­lares esca­leras de madera hasta el “reino miste­rioso”, el ático. ¡Este será un espacio mara­vil­loso! Aquí es donde estarán esos talleres y estu­dios para estu­di­antes de los que hablaba, pienso en mi cabeza y quizás en voz alta.
Y cuando vuelvo a salir al patio lleno de gatos que parecen haber saltado de los grabados y poemas del Sr. Reynek y huelo el membrillo que está madu­rando, todo se aclara. Las pere­gri­n­aciones a este lugar mágico deben conti­nuar. ¡Petrkov se salvará!
La compra del terreno del castillo de Petrkov ha sido apro­bada por nuestro gobierno para el 21 de diciembre de 2021, que será exac­ta­mente el solsticio de invierno. El castillo será confiado al Memo­rial de la Lite­ra­tura Nacional y se esta­ble­cerá aquí un centro checo-francés. El dinero también se desti­nará a otras opera­ciones, repa­ra­ciones y la creación del personal necesario para la puesta en marcha del centro. Aquí se reunirá la próxima gener­a­ción de artistas, escri­tores, traduc­tores y editores de libros. Estoy muy contento de que hayamos dado al castillo un lugar firme en la vida cultural checa.
Mi principal agra­de­ci­mi­ento es para Lucie Tučková, escri­tora y experta en la poeta fran­cesa Suzanne Renaude y su vida con Bohuslav Reynek. Es increíble. Admiro su energía, su empuje. Sin ella, el Minis­terio de Cultura habría tardado mucho más.
LA CÁRCEL DE UHERSKÉ HRADIŠTĚ
Ahora quiero escri­birles sobre un lugar que es todo menos poético. En 2016, vine por primera vez a la antigua prisión de Uherské Hradiště. En ningún otro lugar la prisión donde los regí­menes tota­li­ta­rios liquidaban a sus oposi­tores es tan autén­tica como aquí. Pasillos cutres y oscuros, celdas pequeñas, débil luz del día que entra por estrechas ventanas con barrotes. Y paneles impro­vi­sados con las horri­bles histo­rias de los presos. Fue una expe­ri­encia ater­ra­dora y tenía la piel de gallina por todo el cuerpo.
Todos los gobiernos que nos han prece­dido se han llenado la boca de anti­co­mu­nismo y, sin embargo, han dejado que este recuerdo de los horrores de los regí­menes tota­li­ta­rios se marchite por completo en 30 años. Ni siquiera la ciudad de Uherské Hradiště hizo nada con ella, a pesar de que fue su propie­taria durante varios años. Sólo gracias a mí se salvó este monu­mento cultural único. Inicié el tras­paso de la prisión a la Oficina de Repre­sen­ta­ción del Estado en Asuntos de Propiedad y por fin pudimos iniciar los prepa­ra­tivos para la recon­struc­ción. Ese mismo año, conse­guimos un estudio sobre el futuro uso de la antigua prisión y la ubicación de las distintas insti­tu­ciones estatales en la ciudad.
En cola­bo­r­a­ción con el Museo de Moravia, estamos construy­endo aquí un digno Museo del Tota­li­ta­rismo como recuerdo de la infame historia de la prisión. También tenemos previsto albergar el tribunal de distrito, la fiscalía y el servicio de libertad condi­cional y mediación.
En 2019, el Minis­terio de Haci­enda aprobó un plan de inver­siones para la recon­struc­ción del recinto peni­ten­ciario. Un total de 436 millones de coronas. Los trabajos de rescate están en marcha y se desar­rollan según lo previsto. Hemos reti­rado los escom­bros y, por primera vez en la historia, el edificio ha sido comple­ta­mente inspeccio­nado estruc­tu­ralm­ente. A conti­nu­ación, se reali­zará un estudio de inge­niería estruc­tural y estruc­tural-histó­rico y un estudio arqueoló­gico. Termi­na­remos la recon­struc­ción en 2028. Estamos haci­endo todo lo posible para acelerar las obras al máximo, pero tenemos que respetar toda la norma­tiva. Después de todo, es un importante monu­mento cultural.
Quería demo­strar a todos esos odiosos que siguen dici­endo que soy un esteta, cosa que nunca he sido, que mis prede­ce­sores nunca construyeron aquí ningún museo del totalitarismo.
Así que me encargué de ello.
MEMORIA DE BAŤ
Luego están los momentos de nuestro pasado que recor­d­amos con orgullo. Y es con uno de esos record­a­to­rios que quiero terminar este capí­tulo. Es un asunto de mi corazón.
El monu­mento a Tomáš Bat’a se encuentra en Zlín. Cuando lo visité en 2015, estaba en un estado comple­ta­mente ruinoso. Como el Sr. Tomáš Bat’a es un icono empre­sa­rial para mí, le prometí ayuda en el acto y llamé direc­ta­mente al entonces mini­stro de Cultura, Daniel Herman, para que buscara dinero para la repa­ra­ción del monu­mento en el presu­pu­esto del Minis­terio de Haci­enda, cosa que ocurrió.
Ese año enviamos 32 millones de coronas.
Y cuando estuve hace poco en Zlín sentí una gran alegría. El monu­mento repa­rado se ve hermoso. El pabellón de cristal, una joya de la arqui­tec­tura, tiene un aspecto limpio y monu­mental. Tal y como era en 1933 cuando Tomáš Bat’a la inau­guró. En su inte­rior cuelga una maqueta del F‑13 Junkers en el que Bata murió trágicamente.
Tomáš Bat’a es un gran modelo para mí. Era vali­ente e increí­ble­mente capaz. Debería ser un modelo a seguir para todos los empre­sa­rios. Y también los polí­ticos debe­rían aprender de su genero­sidad y capa­cidad de plani­fi­cación a largo plazo.
Salí del homenaje con una bolsa impresa con sus frases, que son las que siguen:
QUERER – ¡QUERER!
¡HOY, NO MAÑANA!
¡EL QUE CONFÍA EN SÍ MISMO PUEDE VIVIR!
¡SÉ EL PRIMERO!
¡INCLUSO LO MEJOR PUEDE SER MEJORADO!
¡EL TRABAJO HACE AL HOMBRE!
¡GUARDA TUS PALABRAS!
Ya sabes que me metí en polí­tica para dejar algo. Para mostrar la acción, no sólo el discurso. Lo cual no se me da muy bien, de todos modos. Pero me alegro de ayudar a salvar los monu­mentos y lugares más import­antes de la historia checa.
CONTIGO
Francia. Bata­ville, o pueblo de Bata, que se encuentra en la ciudad de Moussey. Este lugar tiene una historia realm­ente increíble. En 1931, Tomas Bata compró un terreno aquí y construyó un complejo de edifi­cios de fábrica y aloja­mi­ento para los traba­ja­dores. Eligió el lugar desde un avión. Donde se unen el canal y el ferro­carril. En esa época empleaba hasta 5.000 personas. Ahora es un monu­mento arqui­tec­tó­nico, pero imagina que parte de él sigue funcio­n­ando hoy en día. He mirado en la fábrica donde hacen los zapatos para los mari­neros suecos, por ejemplo. Eso tiene que ser algo que dure.
Fue abso­lutamente increíble ver la obra de nuestro gran visio­nario checo. Allí conocí a dos alcaldes locales que traba­jaron para Bata durante 31 años. Es increíble que esta gente nunca haya estado en la Repú­b­lica Checa. Así que los llevé al Memo­rial de Tomáš Bat’a en Zlín, que yo inicié y recaudé el dinero. Son grandes fans de Bata y merecen verlo, incluso el Zlín contemporáneo.
Sr. Bata, no sé cómo lo ha hecho, pero junto a Carlos IV y Tomáš Garrigue Masaryk, es usted el mejor checo para mí.
NUEVAS COSAS Y CÓMO LAS HAREMOS
Las personas que trabajan conmigo coin­ciden en que digo pocas pala­bras con tanto senti­mi­ento como la palabra empresa.
¡FIRME!
He empe­zado, comp­rado, salvado y diri­gido muchas en mi vida. He vendido muy pocas.
Las empresas obti­enen resul­tados porque, perdón, se encogen de hombros, las empresas se dirigen COMO UN NEGOCIO.
¿Qué signi­fica eso?
Cont­ratas a gente.
Cambias a la gente.
Recom­pensas a la gente.
Sencil­la­mente, gestionas a las personas. Con total libertad y responsabilidad.
Puedes cont­ratar a cual­quiera del mercado si te lo puedes permitir. Siempre que esté disponible.
Puede decirle que construya un equipo y tome a quien nece­site del mercado.
E informar de los resultados.
En la coro­nacrisis, me encontré con una enorme cantidad de personas con talento que ayudaban a nuestro país. Pavel Rehak, Pavel Dolezal, Petr Simecek, Pavel Zima, Tomas Vondracek, Patrick Zandl, Jiri Kus, Tomas Havryluk, Ondrej Tomas, Vojta Roček, Petr Bartos, Česko.digital, todo el Covid19cz.
Mucha gente buena, grandes gestores, inno­va­dores, gente con ideas.
Ah, sí. Pero es un poco dife­rente en la admi­nis­tra­ción estatal. El Estado no es una empresa. No se puede cont­ratar a gente del mercado. Puedes acordar un salario, unas primas. Y empezar de inme­diato. Hay que competir. Hay tablas de cuánto puedes ganar. Pero tal vez la persona del mercado no quiere competir, no lo nece­sita. Así que el Estado nece­sita a esas personas, pero por defi­ni­ción no puede involucrarlas.
Si lo miro desde el otro lado, ¿cómo podría cont­ratar a una persona de alto nivel en condi­ciones de mercado? Bueno, digamos que una empresa con una parti­ci­pa­ción estatal donde no caería en la recolección, hojas de cálculo y tal.
Así que pensé en una empresa que produ­jera empresas. Empresas estatales.
Ahora, cuidado. Todas las empresas bajo una misma marca, que será nuestra marca nacional. Por supu­esto, cont­ra­ta­remos a las mejores agen­cias de publi­cidad de nuestro mercado para que hagan el marke­ting y las campañas de los productos y servicios que estas empresas crearán. Y también crearán marcas checas y mundiales para estos productos.
CÓMO CONTRATAR UNA AGENCIA
Hasta ahora ha sido increí­ble­mente largo y las agen­cias a menudo ni siquiera pasaban por las lici­ta­ciones. Ya tenían bastante trabajo que hacer y el exigente proceso de competir por cada cont­rato indi­vi­dual era agotador. ¿La solu­ción? Seleccio­namos unos cuantos a la vez, un grupo entero, se llama “pool”, y los cont­ra­tamos por un periodo de tiempo más largo. Luego, para cada cont­rato, el Estado ya acuerda con las agen­cias cuáles son las que mejor se adaptan a ese encargo, unas cuantas dan propu­estas y noso­tros elegimos.
Las empresas checas se merecen las mejores agen­cias checas. Y si el Estado gasta 2.000 millones de coronas checas al año en cientos y miles de marcas e identidades dife­rentes, sin que se vea ningún orgullo por nuestro país ni nada más signi­fi­ca­tivo, ahora serán marcas fuertes, y también ayuda­remos a la indus­tria publi­ci­taria, a la que daremos confi­anza y haremos del Estado un cliente fiable y prestigioso.
CÓMO HACER QUE NUESTRO PAÍS SE MUEVA DESPUÉS DEL COVID
Como saben, no somos un país rico en mine­rales. Nunca lo hemos sido. Somos un país indus­trial y, como escribí en mi primer libro, creo que nuestra nación tiene un gran talento para hacer las cosas bien y sorprender.
En la Primera Repú­b­lica, solía ser una de las cosas que movían a Europa. En los años 20 éramos más ricos que los austriacos, los italianos o los holan­deses. Más produc­tivo que los alemanes. Estáb­amos entre los diez países más ricos del mundo. Tuvimos un creci­mi­ento econó­mico de dos dígitos, mayor que el de China en la actualidad.
Bata, Skoda, ČKD, Tatra, Koh-i-noor, Jawa, Czech Arma­ments, eran marcas mundiales ya entonces. Nos quedamos con un increíble patri­monio arqui­tec­tó­nico, una cultura musical de primer orden y un virtuo­sismo técnico. Ni siquiera cincuenta años de supre­sión de la libertad y la crea­ti­vidad lograron que el legado de Bat’a no se impu­siera en las personas, en las habi­li­dades que nos han sido dadas gené­ti­ca­mente. Ingenio, crea­ti­vidad y habi­lidad extra­or­di­naria. Y la tenacidad checa. La fuerza para levan­t­arse una y otra vez.
¿Y sabes qué? Quiero que seamos el segundo Israel. Quiero que seamos líderes en tecno­logía. Creo abso­lutamente que la tecno­logía es lo que pueden hacer los checos. Lo que los hace únicos.
HAY UN PLAN
Cuando se invierte en cinco empresas no tiene que pasar nada. Pero hay un umbral crítico, y tenemos que cruz­arlo. Cuando se invierte en 200 empresas tecnoló­gicas, las ideas, algunas de ellas despegan. Y pagará los costes de todos los demás. Y aunque solía decir que el Estado no debería estar en los nego­cios, si miras los grandes resul­tados de OKD, por ejemplo, que está en números negros después de que pusié­ramos la dirección allí, lo bien que está funcio­n­ando Czech­In­vest, que estoy seguro que cono­céis, creo que podemos ser una potencia tecnoló­gica como lo es Israel.
Creo que nos pare­cemos en algunos aspectos y por eso estoy allí tan a menudo. Como la pobla­ción. Israel tiene una pobla­ción de 9 millones de habi­tantes, según las últimas cifras. Sin embargo, son uno de los líderes mundiales en tecno­logía. Han hecho cosas increíbles.
Así que me preg­unto cuáles son las indus­trias clave que van a cambiar el mundo:
1. inte­li­gencia artificial
2. genética
3. Impre­sión de compo­nentes en 3D
4. solar y eólica
5. auto­ma­tiza­ción de la fabri­cación, robots
6. criptomonedas
Y ahora quiero mostrarles algunos proyectos globales innovadores.
PROYECTOS QUE CAMBIAN EL MUNDO
Ya cono­céis a SpaceX. Los cohetes de Elon Musk, uno de los hombres más ricos del mundo, que pueden llevar a un hombre al espacio y además pueden ater­rizar inta­ctos y enteros en el lugar exacto que ellos elijan. Seguro que algunas de las pruebas fall­aron, pero por eso son pruebas. Ver ater­rizar un cohete en un lugar que antes siempre termi­naba en la atmós­fera y luego en el océano, y que cuesta millones de dólares, es algo que no se puede borrar de la mente. Este fabri­cante privado de cohetes espa­ciales se fundó para reducir el coste de la colo­ni­za­ción de Marte. Un pionero tecnoló­gico en la indus­tria espa­cial. Entonces, ¿qué es lo sigu­i­ente para Musk? Sí, tiene más empresas.
Tesla
El fabri­cante de coches eléctricos que está cambi­ando las reglas de la indus­tria auto­mo­vilí­stica y venci­endo a todos los escép­ticos. 2020 fue su primer año rentable, con 721 millones de dólares en ventas.
Neuralink
Depre­sión. Una de las enfer­medades mentales más frecuentes en el mundo occi­dental. La ansiedad. Musk intenta vincular el cerebro con tecno­logía externa para tratar enfer­medades. Su empresa, Neura­link, está desar­rol­lando una tecno­logía que debería poder mejorar el estado de los paci­entes con Alzheimer, demencia, trastornos de la médula espinal, pérdida de memoria y audi­ción, depre­sión e insomnio.
Hyperloop
Un proyecto de trans­porte conjunto entre Tesla y SpaceX. Cápsulas que viajan en un túnel de vacío a 1.200 km/h. La infra­e­s­t­ruc­tura y los túneles están siendo construidos por otra de las empresas de Musk, The Boring Company, pero el concepto puede ser adop­tado por otras empresas debido a la natu­ra­leza abierta del diseño.
OpenAI
Un labo­ra­torio de inves­ti­ga­ción de inte­li­gencia arti­fi­cial. Recibió una inver­sión de mil millones de dólares de Micro­soft en 2019. Bási­ca­mente, quiere desar­rollar la IA para el mayor número posible de personas para que la propia IA no se descon­trole y acabe con la humanidad.
Starlink
Ha puesto en órbita una cons­tel­a­ción de saté­lites Star­link que propor­cionan acceso a Internet. Hasta ahora hay más de mil de ellos en el espacio, el plan es de 42.000. ¿Y por qué? Conectar a todos los habi­tantes de la Tierra a Internet. Gratis.
Y todos estos son proyectos de Elon Musk.
TerraPower
El proyecto de Bill Gates está desar­rol­lando reac­tores nucleares que pueden utilizar el combus­tible gastado de forma muy efici­ente. Esto, por supu­esto, es lo que producen todas las centrales nucleares. Así, los reac­tores de Terra­Power se alimentan de forma muy sencilla de sus propios resi­duos nucleares. No hay nece­sidad de enri­quecer el uranio.
Amazon
La mega­firma de Jeff Bezos. Además de vender productos o prestar servicios en la nube, Amazon se está aven­tu­rando en la inte­li­gencia arti­fi­cial. Su super­mer­cado Amazon GO funciona haci­endo que el cliente escanee un código al entrar en la tienda, deje lo que nece­sita en su carrito y simple­mente salga. Las cámaras y un sistema de IA iden­ti­fican los productos seleccio­nados y el sistema deduce automá­ti­ca­mente el importe correcto de la factura.
Alphabet
Alphabet incluye a Google, pero también a Deep­Mind o Waymo. Deep­Mind se dedica a la inves­ti­ga­ción de la inte­li­gencia arti­fi­cial. Son más cono­cidos por sus programas, que les bastaron unos días de apren­di­zaje jugando con ellos mismos para vencer poste­riormente a los campeones del mundo de ajedrez y del juego del go. Waymo, por su parte, está desar­rol­lando vehí­culos autó­nomos y es la primera empresa del mundo en operar un servicio de taxi sin conductor. Opera en Phoenix (Arizona), que tiene los coches comple­ta­mente trazados.
Kite Pharma
Filial de Gilead Sciences, desar­rolla productos de inmu­noterapia contra el cáncer, centrán­dose princi­palm­ente en la terapia de células T autó­logas por inge­niería gené­tica. En pocas pala­bras, toma las células T que se utilizan para luchar contra las infecciones y les enseña a combatir el cáncer.
Regeneron
La empresa de biotec­no­logía es más cono­cida por su trata­mi­ento de las enfer­medades oculares. Hace hincapié en el uso de la infor­mación gené­tica para el desar­rollo de medi­ca­mentos. Al igual que otros, parti­cipa en la creación de células T para combatir el cáncer.
Eso es lo que están inven­tando en el mundo.
¿Y aquí?
EMPRESAS CHECAS DE PRIMERA CLASE
Ahora quiero llevaros a un recor­rido por grandes empresas checas. Empresas checas de cate­goría mundial. Empresas que admiro. Empresas que son el futuro de este país. Como saben, no tenemos grandes recursos mine­rales, no tenemos petróleo y somos un país indus­trial. Si vamos a movernos hacia algún lado, quizás un poco hacia Israel, que es una potencia tecnoló­gica, esta gente va a ser importante. Proba­ble­mente conozcas sus nombres si sigues Forbes o CzechCrunch.
Tengo mucho respeto, como antiguo empre­sario, por esta gente. Son el futuro de nuestro país. Estoy orgulloso de ellos. Y voso­tros también debe­ríais estarlo.
Últi­ma­mente ha apare­cido un anuncio de Vasky en Face­book, quizás en todos noso­tros. Titular de Forbes. Todo el mundo habla de esta nueva empresa de calzado. Václav Staněk la fundó a los 17 años con 30.000 coronas ahor­radas y, como sus zapatos se fabrican a mano en Zlín, todo el mundo le llama Joven Bata. Tiene 22 años y ya cuenta con tiendas en Praga, Brno, Zlín y Ostrava y no da abasto con la demanda de sus zapatos.
Josef Průša, inge­niero e inversor, ha creado una revo­lu­ción mundial en la impre­sión 3D. Su empresa Prusa Reseach desar­rolla algunas de las impre­s­oras 3D más popu­lares del mundo. “Ha demo­cra­tizado la tecno­logía para que cual­quiera pueda utili­z­arla”, escribió de él la principal univer­sidad de inge­niería del mundo en su MIT Tech­no­logy Review. En cuatro años, esta empresa ha crecido un 17.118% y se ha convertido oficialm­ente en la empresa tecnoló­gica de más rápido creci­mi­ento de Europa Central. Por si fuera poco, este año recibió el pres­ti­gioso título de Empre­sario del Año de EY.
Es probable que ya haya cono­cido Shoptet sin saberlo. Más de 27.000 tiendas funcionan ya con este inge­nioso sistema de comercio elec­tró­nico de Praga, la mitad de ellas en la Repú­b­lica Checa. El año pasado, 36.000 millones de coronas pasaron por sus manos proce­dentes de 3,5 millones de clientes. Pues bien, tras dominar el mercado checo, la empresa, diri­gida por Samuel Huba, se dirige ahora a Hungría y, en el futuro, a Alemania y Austria.
Simon Vostry y su mujer, Květa, han conse­guido algo increíble. Llevan 20 años juntos, tienen 2 hijos y juntos han produ­cido y vendido un proyecto increíble a los Estados Unidos por mil millones de coronas. Tran­scribe las llamadas de los centros de llamadas, las analiza y elabora informes y estadí­sticas. Esto permite a las empresas mejorar su comu­ni­cación con los clientes de forma mucho más eficaz. Su empresa Ytica se hizo notar e inme­dia­ta­mente se lanzó a la ameri­cana Twilio, que trabaja para Uber o Walmart.
Brno, Praga, Los Ángeles, San Fran­cisco y Nueva York. La empresa checa STRV tiene oficinas en todas partes. Desar­rolla apli­caciones y solu­ciones móviles para star­tups estado­un­idenses. Saludos a sus habi­l­i­dosos fund­adores David Semerad, Lubo Smid, Martin Št’áva y Pavel Zeifart.
Liftago. Ya escribí sobre ello en mi ante­rior libro. Desde entonces, han lanzado un negocio de envío de paquetes, y sólo el año pasado se dispar­aron un 6.000%. Enormes feli­ci­ta­ciones. Ondřej Krátký es una gran figura del comercio elec­tró­nico checo. Consi­gu­ieron sobre­vivir y entregar paquetes bajo el covid, adap­taron el servicio. Los inver­sores que están ayudando a Liftag a crecer son de la Repú­b­lica Checa.
¿Quiere comprar un billete y saber que obtiene la mejor oferta posible? Entonces ve a Kiwi.com de Oliver Dlouhy. Esta empresa, origi­na­ria­mente con sede en Brno, ya emplea a desar­roll­a­dores de todo el mundo y es capaz de plani­ficar su viaje y comprar billetes y pases de 750 compa­ñías aéreas, trabajen o no entre sí, gracias a un algo­ritmo espe­cial. Personas de todo el mundo acuden a Kiwi, con sede en Brno, porque las lleva a lugares que antes pensaban que no podían permi­tirse. No es de extrañar que Kiwi se situara el año pasado entre las cinco empresas tecnoló­gicas de más rápido creci­mi­ento de toda la región de Europa, Oriente Medio y África. Entregué perso­nalm­ente a Oliver Long el premio al empre­sario del año 2019.
Los checos también se han hecho un hueco en el mundo de las traduc­ciones automá­ticas medi­ante inte­li­gencia arti­fi­cial. El más famoso se llama Memsource, de David Čaněk. Lleva diez años traba­jando en él y celebra el éxito con él desde Tokio hasta Silicon Valley. Reci­en­te­mente, el famoso fondo estado­un­idense Carlyle Group le compró una parti­ci­pa­ción mayo­ri­taria. A su vez, Memsource compró la empresa alemana Phrase por cientos de millones, creando uno de los mayores actores mundiales de la traduc­ción. Según los expertos, su valor es de 1.300 millones de coronas checas.
Tres estu­di­antes checos de docto­rado de la Univer­sidad Técnica Checa, Tomáš Gogár, Petr Baudiš y Tomáš Tunys, también han utilizado el estudio de la inte­li­gencia arti­fi­cial para los nego­cios. Fundaron la empresa Rossum AI, que enseña a los ordena­dores a leer docu­mentos complejos, ahor­rando millones de horas de trabajo humano. Han atraído a inver­sores de todo el mundo, como el ex vice­pre­si­dente de Twitter Elad Gli y algunos de los primeros empleados e inver­sores de Google, Michael Stop­pelman y Vijay Pand­urangan. Hace dos años, consi­gu­ieron más de ₹80 millones de euros de inver­sión. Dejan en suspenso sus estu­dios universitarios…
Traiga cual­quier cosa, en cual­quier lugar, en el mismo día. Michal Menšík empezó a ofre­cerlo con su servicio DoDo y ya cuenta con 500 millones en ventas y más de 1.200 mensa­jeros en 4 países. No sólo reparte comida y almu­erzos, sino que también hace pedidos a tiendas elec­tró­nicas. Zoot, Tesco, Basket, Mall, Datart, KFC, Pizza Hut, son sólo algunos de sus clientes. Admirable.
Me alegro de cada éxito de los empren­de­dores checos y aún más cuando veo que los que ya lo han conse­guido ayudan a los que empiezan. Por ejemplo, Josef Průša, del que escribí al principio. Él y su socio Ondrej Průša (no, no son hermanos) invir­tieron reci­en­te­mente 10 millones en una prome­te­dora startup de Olomouc, iniciada por un joven increí­ble­mente audaz y diná­mico, Tomáš Zapletal. Apasio­nado de los viajes, decidió poner en marcha un diario online para todos los aven­tur­eros llamado Worldee y ahora, gracias a la nueva inver­sión, tiene la opor­tu­nidad de conver­tirse en la mayor red social del mundo para viajeros.
Muchos de nuestros empren­de­dores ya brillan cuando son adolescentes. Como Lukas Stibor, que aún no tenía 20 años cuando los medios de comu­ni­cación empe­zaron a fijarse en él. Su Cleevio ha creado apli­caciones móviles para Star­bucks, Coca-Cola y Nokia, y su Spendee está cali­fi­cada como una de las mejores apli­caciones finan­cieras de la App Store estado­un­idense. Ya cuenta con más de 2 millones de usua­rios regis­trados de más de 170 países.
Hablando de finan­cia­ción, no puedo olvidar a Fund­lift, diri­gida por su director general, Radek Musil, que pone en contacto a inver­sores y a jóvenes proyectos ambiciosos. Esto da a nuestros jóvenes empren­de­dores acceso al capital que puede convertir sus sueños e ideas revo­lu­cio­na­rias en una causa de éxito mundial. Ya son 64 los proyectos que han conse­guido 400 millones de coronas checas de esta manera.
Ondřej Kania. Sí. También tengo que mencio­narlo aquí, aunque sea la figura central del capí­tulo de educación de mi libro. A los 17 años se escapó a estu­diar a Estados Unidos por su cuenta, consi­guió una beca y empezó a ofrecer sus cono­ci­mi­entos a otros jóvenes checos. A los 22 años ya era un respe­tado empre­sario. A los 25 años rechazó una oferta para ser mini­stro de Educación. En cambio, está cambi­ando la educación checa desde abajo. Compró una escuela de gram­á­tica privada en Praga y fundó cuatro sucur­sales de la Academia Ameri­cana en Praga, Brno y Bratis­lava. Este año ha abierto otra en Zagreb (Croacia).
Otro joven prodigio es Jan Bednar. A los 23 años fundó Ship­Monk, una empresa de logí­stica en Florida. La convirtió en una de las empresas emer­gentes de más rápido creci­mi­ento en Florida y ganó varios concursos nacio­nales de Estados Unidos por el mejor plan de negocio. Hace dos años vendió parte de la empresa por más de 6.000 millones de coronas.
La tenacidad viene de la mano de las agallas. Cuando el empre­sario praguense Alex Ilyash tenía 25 años, contaba con un próspero negocio, Davinci TS, que orga­nizaba reservas de grupos y conec­taba a las agen­cias de viajes con los hoteles. Tenía un fuerte inversor detrás, una factu­ra­ción de cien millones de dólares, y estaba a punto de enfren­tarse al mundo. Pero entonces llegó el coro­na­virus y los viajes se detu­vieron por completo. Pero Alex no se dio por vencido y puso el capital que le quedaba en el desar­rollo de la apli­cación Choice. Es una genia­lidad. Entras en un hotel o restau­rante y haces una foto a un código QR que hay en la mesa. Y aparece en tu telé­fono con un bonito menú y fotos. Ahora, mien­tras escribo esto, 10.000 empresas de 20 países ya se han apun­tado a la apli­cación de Alex.
Enho­r­abuena también a Jiří Třečák y Oskar Kořistek. Su empresa de Ostrava, Super­nova, fue la primera de la Repú­b­lica Checa en entrar en el pres­ti­gioso acele­rador Y Combi­nator de San Fran­cisco. Allí también se fundaron en su día Airbnb, Stripe, Dropbox y Reddit. Super­nova acelera y simpli­fica funda­men­talm­ente la creación de apli­caciones móviles. Miles de clientes de todo el mundo ya utilizan el servicio.
Nuestro trío de mate­má­ticos David Klečka, Radim Dudek y Jiří Psota también ha triun­fado en el mercado mundial. Empe­zaron a inves­tigar sobre el precio de las entradas y luego trasla­daron su expe­ri­encia a su propio negocio cuando fundaron la startup Yiel­digo. Utiliza la inte­li­gencia arti­fi­cial para ayudar a los vende­dores a fijar los precios correc­ta­mente. Han conse­guido 54 millones de coronas de los inver­sores y están a punto de conquistar toda Europa y Rusia.
Pero no todos los grandes proyectos tecnoló­gicos tienen que ver con el negocio. Por ejemplo, la apli­cación móvil Ambu­lance te ayuda a conectar con un para­médico, te enseña sobre primeros auxi­lios y te ayuda a encon­trar tu ubicación cuando estás en una emer­gencia. Fue inventado por Filip Maliňák y hoy en día lo utilizan el Servicio de Rescate Médico, el Servicio de Rescate de Montaña y el Servicio de Rescate Acuá­tico. 1,3 millones de personas lo tienen en sus telé­fonos móviles. Salva vidas.
Bueno, todos cono­cemos a Aukro. El mayor mercado en línea de la Repú­b­lica Checa donde se puede subastar y vender y comprar a precios fijos. Empe­zaron en agosto de 2003 y al cabo de un año tenían 7 mil usua­rios. En 10 años, ya cuenta con unos 3 millones de clientes que han gastado 24.000 millones de coronas. Ahora crecen a un 60% interanual.
Y por supu­esto Beat Saber. El juego de realidad virtual más popular del mundo fue creado por tres chicos de Praga. Jaroslav Beck, Ján Ilavský y Vladimír Hrinčár. Face­book les compró el juego por un precio que manti­enen en secreto, pero los expertos lo calculan entre 50 y 100 millones de dólares.
Maldita sea, ¿no somos una super­po­tencia del juego?
Resulta que sí.
SOMOS LA SUPERPOTENCIA MUNDIAL DEL JUEGO
Sí, así es. La realidad virtual, uno de los mayores fenó­menos de los últimos años, tiene un claro líder en los juegos. El juego checo Beat Saber. Te pones unas gafas de realidad virtual y utilizas un sable láser para cortar cajas vola­doras al ritmo de la música. Por eso, el fund­ador de Face­book, Mark Zucker­berg, compartió un vídeo de él mismo disfru­tando del juego, añadi­endo el pie de foto de que su hija Max no cree que esto sea parte de su trabajo.
Cual­quiera que no viva en el siglo pasado se ha dado cuenta de que la indus­tria del juego es simple­mente una indus­tria. Gana mucho dinero y contri­buye a la riqueza de todo el país. No se trata sólo de unos cuantos “jugadores” raros sentados en un cuarto oscuro. Es un mega negocio. Se juegan torneos millo­na­rios y los estadios se llenan de aficio­nados que ven a sus ídolos en acción.
Y nuestra Repú­b­lica Checa es una super­po­tencia del juego. Los juegos de ordenador son posi­ble­mente nuestra mayor export­a­ción cultural. Al fin y al cabo, ¿quién no conoce las leyendas de Viet­cong y Mafia, joyas de los juegos checos? Somos líderes mundiales en el desar­rollo de juegos, con productos globales que se crean y crecen a un ritmo meteórico.
Los ingresos del mercado checo de los juegos en 2020 se estimaron inicialm­ente en 5.000 millones de coronas checas, pero gracias al coro­na­virus, que compren­si­ble­mente ha ayudado a la indus­tria de los juegos, las cifras finales serán proba­ble­mente mucho más altas.
A nivel mundial, los ingresos se sitúan en torno a los 4 billones de coronas checas e incluso las mayores empresas del planeta han perci­bido la opor­tu­nidad. Por ejemplo, Amazon compró la plata­forma de strea­ming Twitch, y Face­book está trat­ando de competir con ella con su propio sitio de Gaming. YouTube está haci­endo lo mismo.
En la Repú­b­lica Checa hay más de un centenar de estu­dios de juegos y quiero presen­tarle al menos algunos de ellos. Todos ellos son grandes logros en la escena mundial de los que debemos estar orgullosos.
La empresa checa de juegos más exitosa, Bohemia Inter­ac­tive, ha llamado la aten­ción de la china Tencent. El mayor vendedor de video­juegos del planeta ha comp­rado una parti­ci­pa­ción mino­ri­taria en la checa “Bohemka”, cuyo valor se estima en miles de millones. La empresa con sede en Mníšek pod Brdy, más cono­cida por sus juegos Arma y DayZ, tuvo unos ingresos de más de 1.600 millones de coronas checas el año pasado, y es gracias a la inver­sión de Tencent que el estudio, fundado en 1999 por dos hermanos espa­ñoles, quiere competir por la aten­ción y el tiempo de los jugadores en China.
La crea­ti­vidad de los juegos checos también incluye obras hermosas y mundia­lm­ente cono­cidas, como el arte de Machi­na­rium, Samo­rost y Bota­ni­cula. Machi­na­rium ha vendido más de 4 millones de copias y el estudio lleva más de 15 años reco­giendo premio tras premio en los festi­vales de juegos inde­pen­dientes. Detrás de los juegos de aven­tura clicker dibu­jados a mano están Jakub Dvorský y su estudio inde­pen­diente de Brno, Amanita Design.
Y en los últimos años, el panorama de los juegos se ha visto sacu­dido por el gran éxito de Kingdom Come: Libe­r­a­ción. El juego está ambi­entado en la Edad Media en las tierras checas y te encuen­tras en el papel de Henry, el hijo de un herrero. Los propios jugadores contri­buyeron al desar­rollo del juego a través de una campaña de crowd­fun­ding. Daniel Vávra, fund­ador de Warhorse Studios y creador de Mafia, recaudó 10 millones de coronas checas en las primeras 36 horas de la campaña, por lo que ense­guida quedó claro que había un gran interés por el juego. Finalm­ente, se recau­daron 36 millones de coronas de los jugadores para el desar­rollo, y el juego ha vendido más de 3 millones de copias hasta la fecha. Y este éxito ha atraído la aten­ción del gigante sueco del juego, Embracer Group Holding, que compró el estudio checo en 2019 por 1.100 millones.
Pero nuestros hábiles desar­roll­a­dores también prosperan en los juegos para móviles. El estudio Geewa de Miloš Endrle, formado por 60 personas, trabaja en Libeň. Fue comp­rada por la gran empresa estado­un­idense AppLovin, que salió a bolsa en el Nasdaq este año, por unos 350 millones de coronas checas. Geewa crea princi­palm­ente juegos casuales a los que se puede jugar direc­ta­mente en Face­book, pero también juegos inde­pen­dientes para móviles. Quizá conozcas su Smashing Four, al que jugaban más de 200.000 jugadores al día y que hacía ganar al equipo de Praga más de un millón de dólares al mes. Sólo las ventas anuales de ese estudio asci­enden a cientos de millones de dólares.
Y sigamos con el móvil. Nuestro estudio Madfinger Games, con sede en Brno, no tiene rival entre los shoo­ters para móviles. Los expe­ri­mentados desar­roll­a­dores que han traba­jado en clásicos checos como Mafia, Viet­cong o Hidden & Dange­rous llevan más de una década apun­tando al mercado móvil. Y están llevando a los dispo­si­tivos pequeños unos gráficos de los que incluso las consolas se aver­gon­za­rían. El equipo detrás de la serie Dead Trigger de Mark Rabas, por ejemplo, y ahora están cosechando éxitos con la última adición a la serie Shadowgun. Con cientos de miles de opiniones tanto en la App Store como en Google Play, están entre los mejores del mundo. Y el gigante chino detrás del popular TikTok también lo sabe. Byte­Dance ha invertido este año 130 millones de coronas checas en la empresa de Brno.
El juego checo más jugado es Euro Truck Simu­lator. El juego, en el que te sientas al volante de un camión y repartes mercan­cías por toda Europa, sigue siendo jugado por cientos de miles de personas en todo el mundo cada día, y su segunda parte ya ha sido comp­rada por más de 9 millones de jugadores. SCS Soft­ware, el estudio de Pavel Šebor, Martin Český y Petr Šebor, se fundó en 1997 y hoy emplea a unas 200 personas, y sus camiones enca­bezan las listas de los juegos más jugados del mundo. Mien­tras escribo esto, hay exac­ta­mente 42.718 jugadores en las auto­pistas virtuales de Europa desde el taller checo.
Ahí lo tienes. El mundo del juego y la Repú­b­lica Checa y nuestros hábiles desar­roll­a­dores, cuyas obras entre­ti­enen a los jugadores en ordena­dores, consolas y telé­fonos móviles de todo el mundo. Me parece que habría que hablar más de esto, y como ya he escrito, debe­rí­amos estar debi­da­mente orgullosos de la indus­tria checa del juego. Y apoyarlo.
UN FONDO PARA EL JUEGO
Los fondos de arranque que apoyan proyectos prome­te­dores no son nada rompe­dores. Pero creo que debe­rí­amos tener un fondo estatal espe­cial cent­rado sólo en los juegos. Las razones ya deben estar claras para todos. Quiero que haya tantos desar­roll­a­dores de juegos globales como sea posible.
¿Cómo va a funcionar eso? Simple. Un fondo creado por el Estado, cuyo consejo de admi­nis­tra­ción cuenta con grandes nombres del mundo del juego y de las star­tups, que inver­tirá en proyectos de juegos prome­te­dores. El consejo de admi­nis­tra­ción del fondo también evalúa a los soli­ci­tantes, aprueba sus soli­ci­tudes y selecciona los mejores.
El fondo propor­cio­nará a los candi­datos seleccio­nados instal­a­ciones, oficinas, orien­ta­ción y ases­or­ami­ento del Consejo del fondo. Y, por supu­esto, el dinero. A conti­nu­ación, el Consejo y otros cola­bo­ra­dores del fondo enseñan a los jóvenes imagi­na­tivos cómo hacerlo mejor, cómo dirigir un negocio, y les trans­miten sus cono­ci­mi­entos sobre cómo tener éxito. Simple­mente hará todo lo posible para que el juego sea un éxito y se convierta en un éxito mundial.
El Estado tiene una parti­ci­pa­ción en los proyectos. Por su inver­sión y por propor­cionar varios meses de techo para el proyecto. Un fondo similar en Estonia, por ejemplo, recibió una cuota del 9% por su ayuda.
El fondo estatal de juegos actúa como acele­rador, tomando bajo su ala a candi­datos cuid­ado­sa­mente evaluados, dándoles el empujón, lanz­ando su juego al mundo y, si tiene éxito, recau­dando el dinero de la poste­rior salida, es decir, la venta a un gran inversor.
Como he escrito antes, los juegos son una indus­tria soberana y gigan­tesca, y el Estado debería enten­derlo en la década de 2020 y apoyar a sus talentosos desar­roll­a­dores de juegos igual que apoya a otras empresas.
Porque los progra­ma­dores, dise­ña­dores y artistas checos se lo merecen. Y los millones de jugadores de todo el planeta que disfrutan de su trabajo cada día darán fe de ello.
Y ahora volvemos a la tierra.
El Estado envió un mensaje al buzón de voz de un ciuda­dano. ¿Qué creéis que será?
CÓMO SE SIENTE AL HABLAR CON EL ESTADO
Un colega brutalm­ente enfadado irrumpió en mi despacho, puso un ordenador en mi mesa delante de mí y me enseñó lo que había conse­guido de la Agencia Tribu­taria. Un aviso de impu­esto sobre la propiedad.
Todo lo que decía era “¡Paga!”
Y me pregunta:
“¿Hablas en serio? ¿Me pides dinero y ni siquiera escribes ‘Hola’? Todo el arreglo es como en 1995. Terrible. Entonces se supone que a esta gente le gustas. ¿No puedes acer­carte a ellos normalm­ente, como para dar las gracias? ¿En qué año estamos?”
Lo miré, bueno, realm­ente parecía algo del juzgado.
Como si hubiera hecho algo.
Le vendría bien una redac­ción más bonita. Un tono más agrad­able. El Estado no está aquí sólo para el Estado, el Estado está aquí para la gente. Y claro, podemos hablar de si debemos o no pagar impu­estos sobre la propiedad, pero si los pagamos, el Estado podría ser un poco más humano.
Y no sólo en los impu­estos sobre la propiedad.
UX. Expe­ri­encia del usuario. Una enorme disci­plina utilizada a diario por todos los que diseñan todas las inter­faces de usuario de los sistemas de infor­mación y navega­ción, todas las emisiones, los sitios web, los salpi­ca­deros de los coches, los arqui­tectos de los edifi­cios, los inter­ruptores, los telé­fonos móviles, los elec­tro­domé­sticos, las lava­doras, simple­mente cual­quiera que de alguna manera diseñe algo que vaya a ser mane­jado por un humano.
Idealm­ente de forma intuitiva.
La UX adecuada es cuando un humano sabe de inme­diato cómo controlar las cosas. Sin pensarlo.
Estamos en 2021 y las apli­caciones móviles que utiliz­amos a diario funcionan con UX, las apli­caciones móviles actua­lizan constan­te­mente sus inter­faces y funcio­nali­dades, el 90% de las personas ya tienen un smart­phone, todo es fácil de usar. WhatsApp se actua­liza constan­te­mente, al igual que Messenger, con el que todos los compa­ñeros pasan el rato constan­te­mente. Así que me preg­unto con qué frecuencia actua­liza el Estado sus controles para las personas.
Y cómo me habla el Estado. ¿Está bien escrito? No se trata sólo de las posi­ciones de los mandos, sino también de las palabras.
Textos compren­si­bles. Y en general, el civismo. Ser amable. Mensajes amables y compren­si­bles de inmediato.
Las pala­bras tienen un gran poder. Cuando se dejan atrás las pala­bras, se puede profesar el amor de una manera que la persona recordará toda la vida. Las pala­bras pueden explicar cosas complejas de forma sencilla. Las pala­bras pueden ser amables.
Así que pienso para mis aden­tros que haría falta una función de TEXTO ESTATAL para enviar mensajes de texto a todos los conta­ctos de los ciuda­danos estatales, porque el Estado es incapaz de saludar siquiera.
TEXTO ESTATAL
¿Cuándo nos reunimos con el Estado? Cada vez que salgas de tu casa. Ya está en el buzón. De camino al trabajo. En cada parada de autobús. En cada edificio. En las calles, en las carre­teras. En toda la corre­spon­dencia. Cada oficina, cada ventana. En el hospital. En el Portal del Ciuda­dano. Al soli­citar un docu­mento de identidad o una licencia de conducir, un permiso de construc­ción. Al presentar la decla­ra­ción de la renta. Cuando tengas un bebé. Cuando cambias de resi­dencia. En las campañas en las que el Estado dice que es una buena idea vacunarse.
Lo nece­sit­amos, porque ¿cómo se supone que se siente la gente cuando el Estado se limita a decir: “Paga”?
Al fin y al cabo, el Estado está ahí para la gente: un servicio a los ciuda­danos que hace que la vida ordi­naria funcione. Que venga el autobús. Que puedan despla­zarse por la auto­pista. Que el depen­diente de Tesco los registre. El hospital, los bomberos, la policía. Que habrá electri­cidad. El Estado es un servicio para el pueblo y debe comport­arse como tal.
Entonces, ¿cómo sonaría esa estú­pida factura del impu­esto sobre la propiedad?
Lo intentaré.
En primer lugar, no es necesario envi­arlo como un docu­mento, sino como un mensaje en su banca móvil. Como cuando soli­citas un préstamo. Sólo tienes que pulsar. No tenemos que enviar un aviso a la bandeja de entrada de la gente.
Pero quizás alguien lo quiera, sí, como yo, soy de la vieja escuela. Quiero tenerlo en papel, impri­mirlo, archi­varlo y saber que lo tengo. Así no tendrás que ir a buscarlo a los correos elec­tró­nicos o a los repo­si­to­rios y nubes de algún lugar.
Entonces, ¿cómo lo escri­biría? No sé, ¿qué tal…?
Esti­mado señor,
su propiedad ha sido valo­rada fiscalm­ente este año en 2.400 CZK. Le pedimos que lo pague en un plazo de 14 días. Ya sea a través de este código QR, o simple­mente confir­mando el aviso que le enviamos a su banca online. También puede confi­gur­arlo con un solo clic para que el impu­esto sobre bienes inmue­bles se deduzca automá­ti­ca­mente de su cuenta cada año.
Gracias y le agra­de­cemos que contri­buya con sus impu­estos a, entre otras cosas…
Y me gustaría añadir aquí algunas cosas que son import­antes y un buen ejemplo de lo que tiene sentido apoyar. Yo diría, en primer lugar, que las madres solteras, la onco­logía checa, nuestros médicos, enfer­meras, doctores, para­méd­icos, soldados.
Y sería estu­pendo que una persona pudiera elegir a qué se destina una parte de sus impu­estos, que tiene que entregar al Estado. Ya sea para apoyar la inves­ti­ga­ción espa­cial, las madres solteras, los deportes o cual­quiera de las cosas útiles que este Estado hace por la gente.
Así es como sería en mi mundo. Unas pala­bras. Bonita forma de diri­girse a una persona. Para hacerles sentir algo. No hacer daño. No agravar.
Hay equipos dedi­cados a todas las apli­caciones móviles del mundo, y el Estado no tiene una sola persona que envíe mensajes de texto. Y gasta más de dos mil millones al año en comu­ni­caciones, más que Alza.cz. Sin embargo, no se ve por ninguna parte, está frag­mentado, cada uno utiliza un logo­tipo dife­rente. Sólo los minis­te­rios, las regiones, las ciudades y las insti­tu­ciones consti­tu­cio­nales tienen logo­tipos, tipos de letra y diseños de docu­mentos diferentes.
Todo esto nos espera. Y, afor­tu­n­a­da­mente, nos estamos digi­ta­liz­ando como ningún gobierno antes.
Mirad.
DIGITALIZACIÓN
En mi ante­rior empresa, tení­amos un jefe de infor­má­tica que se encar­gaba de asegur­arse de que todas nuestras empresas tuvieran ordena­dores modernos, los últimos sistemas, que todo estu­viera conec­tado y funcio­nara como debía. Sólo para asegur­arse de que los ordena­dores ayudaran a la empresa lo máximo posible y que los empleados fueran lo más efici­entes posible. Y también vigi­lamos de cerca cuánto cuestan los ordena­dores y el soft­ware que se ejecuta en ellos, y si se puede comprar más barato. Por supu­esto, comp­ramos todo a granel para toda la empresa para que sea aún más barato.
En 2014, dejé la empresa y me convertí en mini­stro de Haci­enda. Y allí, en el centro de Praga, vi con mis propios ojos lo que hasta entonces sólo había oído por histo­rias. Los funcio­na­rios machacan una y otra vez los mismos datos en teclados de baque­lita gris porque no tienen bases de datos vinculadas.
Esperar con las manos en el regazo o ir a hacer café “mien­tras se carga”. Pant­alla azul o verde con cajas cuadradas y letras que aparecen. No hay touchpad, ni ratón, pero sí un millón de atajos de teclado.
“¿Cómo llego al menú principal?”
“Pulsa Ctrl+Mayús+F8”.
El infierno.
Un vistazo y sabrás que estos programas fueron creados al principio de la carrera de Bill Gates. No, no es divertido. El primer Windows se lanzó en 1985. Me enteré en 2014 de que mis empleados trabajan en MS-DOS y que el cont­rato que hicieron sus entonces supe­riores en 1992 no se puede rescatar.
Un cont­rato no cancelable.
Imagí­nate. El sistema de recau­da­ción y admi­nis­tra­ción de impu­estos funcio­naba con un sistema opera­tivo de los años 80, por lo que ya estaba obso­leto cuando el Estado lo cont­rató en 1992.
El Estado pagó enormes cantidades de dinero por todos noso­tros. Pero no creas que eso lo convierte en el dueño del sistema. No, en abso­luto. La licencia se quedaba con el fabri­cante del programa y el Estado tenía que pagarla cada año. Un súper negocio para una multi­n­acional, un flujo continuo de dinero de los bols­illos de los contri­buy­entes. Nadie tuvo el valor de cambiarlo. Era un caso jurídico tan complejo que me ocupé de él durante todo el tiempo que fui mini­stro de Economía, y sólo Alena Schiller lo terminó.
Se podría pensar que el Estado hacía estos tratos tan inefi­ci­entes y sobr­e­va­lo­rados porque los funcio­na­rios de princi­pios de los 90 no tenían expe­ri­encia en el funcio­na­mi­ento de las TI. Pero no era una inge­nuidad. Fue por diseño. Indi­vi­duos y empresas robaron decenas de miles de millones de nuestro dinero en TI. No contaban con nadie que los contro­lara. Tampoco podrían.
Basta con ver estos tres proyectos.
MEGATUNELY
IZIP, o la historia clínica elec­tró­nica de la época del SAD. Nunca lo lanzaron, pero gastaron 1.800 millones de coronas en él.
Regi­stro central de edifi­cios admi­nis­tra­tivos. De nuevo, un proyecto del ODS y del mini­stro de Finanzas Miroslav Kalousek. Se trataba de una simple hoja de cálculo Excel para la que se gastaron 4.000 millones de coronas checas.
Y en tercer lugar, sKarta, un proyecto de TOP 09. Cuesta 2.500 millones de coronas.
Estamos en 8.300 millones, que los gobiernos ante­riores sacaron de los bols­illos de todos noso­tros, para una chatarra que no sirve para nada.
En la mayoría de los proyectos infor­má­ticos que finalm­ente se pusieron en marcha, se repitió el mismo esce­n­ario. El Estado o la ciudad pagan mucho dinero por el desar­rollo del soft­ware y luego cada año se llevan más dinero por la licencia, y encima los cont­ratos están redac­tados de tal manera que no se pueden rescatar o hay enormes sanciones.
Desgra­cia­da­mente, todavía hoy estamos lidi­ando con los daños que caus­aron. Y los polí­ticos que hicieron los tratos en su día siguen campando a sus anchas o incluso nos critican abier­ta­mente cuando consi­deran que la digi­ta­li­za­ción de la admi­nis­tra­ción pública va dema­siado lenta.
No es así. La digi­ta­li­za­ción de la admi­nis­tra­ción pública no va nada lenta. Pero es brutalm­ente difícil, y tenemos que dar millones de pequeños pasos en el proceso, cada uno de ellos compli­cado por el sistema corrupto esta­ble­cido por los polí­ticos que nos preceden. Y no me he dado cuenta de nada de lo que han hecho los Piratas en el tiempo que llevan en polí­tica. Se les llena la boca de mierda, pero lo único que han conse­guido en Praga es cerrar el terra­plén de Smetana, comprar una máquina de café por 100.000 coronas checas y no utilizar nada del dinero de la inver­sión que les dejamos. De todos modos, sigamos adelante.
En primer lugar, una pequeña muestra de lo que los llamados “partidos demo­crá­ticos” han conse­guido fasti­diar en el pasado. Justo después verás una compa­ra­ción de lo que hicimos. Lo que hemos conse­guido moder­nizar, conectar, poner en línea, ofrecer a la gente en el móvil y en el ordenador en pocos años, y sin embargo lo hacemos en casa, o en la empresa, por lo que nos ahor­ramos miles de millones de dólares para todos.
No voy a enumerar todos los proyectos que hemos realizado para simpli­ficar la comu­ni­cación entre el ciuda­dano, el comercio o las empresas y el Estado. Este libro es dema­siado corto para eso.
Sin embargo, hay que recordar una cosa. Implantar nuevos sistemas para el siglo XXI, vincu­lando auto­ridades y minis­te­rios, no es fácil. Incluso si tienes un gran y sofi­sti­cado programa, no puedes ejecu­tarlo sin más. Primero hay que cambiar las leyes que lo amparan. Este trabajo no es visible, a pesar de que hemos estado traba­jando en la nueva legis­la­ción desde el principio y la hemos impulsado en la Cámara. Gracias a ello, ya hemos sacado adel­ante la Ley de Servicios Digi­tales, la Ley de Identidad Bancaria y la digi­ta­li­za­ción de los proce­di­mi­entos de construc­ción, por ejemplo, y tenemos más de 150 leyes más en segunda lectura.
Para asegur­arnos de que la digi­ta­li­za­ción avanza lo más rápi­da­mente posible, hemos reser­vado 1.400 millones adicio­nales para la digi­ta­li­za­ción este año. La digi­ta­li­za­ción es clave en nuestro Plan Nacional de Recup­er­a­ción del Coro­na­virus. Hay más de 60 proyectos para ciuda­danos y empresas y para la admi­nis­tra­ción pública y los sistemas de justicia.
IDENTIDAD DIGITAL
Se trata de garan­tizar que todos los ciuda­danos tengan una identidad digital. Esto no ha suce­dido en los 10 años trans­cur­ridos desde que los polí­ticos empe­zaron a prometer a los ciuda­danos un gobierno digital. Hemos conse­guido llegar a una solu­ción en cola­bo­r­a­ción con los bancos, con los que hemos estado nego­ci­ando dura­mente durante 2 años. Cual­quier persona que disponga de banca elec­tró­nica puede conec­tarse a la caja de datos y al Portal del Ciuda­dano de la misma manera y utilizar los servicios en línea del Estado. A finales de enero, lo habí­amos hecho posible para 1,5 millones de personas, y a medida que los bancos se conecten gradualm­ente, hasta 5,5 millones de clientes tendrán en sus manos esta sencilla solución.
A medida que hemos ido avan­z­ando en la digi­ta­li­za­ción, también hemos podido intro­ducir un sistema de tarifa única. Ahora mismo funciona princi­palm­ente para las personas que viajan en tren, pero se irá exten­di­endo a otros medios de trans­porte, inde­pen­dien­te­mente de la empresa que preste los servicios de transporte.
La digi­ta­li­za­ción también nos permite controlar mucho mejor cómo se gasta el dinero de los contri­buy­entes. Hemos intro­du­cido un sistema elec­tró­nico para la cont­rat­a­ción pública sub-limitada. Hemos puesto toda la infor­mación y los formu­la­rios en un solo lugar para las empresas en formato digital. Incluso todas las soli­ci­tudes de ayuda estatal son digitales.
Pronto podrás sacarte el carné de conducir y matri­cular tu coche por Internet. Y hablando de trans­porte, quizá recuerden todos esos casos sobre el sistema de peaje, que finalm­ente pusimos en orden.
DIGITALIZACIÓN BAJO EL CORONAVIRUS
La gran­deza de nuestros expertos en digi­ta­li­za­ción se puso de mani­fiesto durante la crisis del coro­na­virus. Están diri­gidos por Vladimir Dzurilla, Comisario de Tecno­lo­gías de la Infor­mación y Digi­ta­li­za­ción de nuestro gobierno, pero los expertos del ejército también han demos­t­rado ser excelentes.
Todos han oído hablar de la Cuaren­tena Inte­li­gente, pero nadie puede imaginar el trabajo y la cantidad de proyectos que la componen.
No podría haber ocur­rido sin el sistema Daktela. Es la centra­lita virtual donde los puestos de salud llaman a los conta­ctos posi­tivos y de riesgo. Hemos formado a más de 3.500 opera­dores con él. Hasta ahora, nuestro récord es de 1.970 opera­dores llamando a 13.000 posi­tivos y un total de 40.000 personas en un solo día.
La cuaren­tena inte­li­gente también se basa en la reco­pil­a­ción y el análisis de datos. Hemos vincu­lado y empe­zado a evaluar la capa­cidad de todos los labo­ra­to­rios y puntos de muestreo. En el Mapa de Situ­ación compa­ramos y evalu­amos cada día la situ­ación en nuestro país y en el mundo, la infor­mación sobre las pruebas realizadas, los casos posi­tivos, las muertes, las cura­ciones. Con todo detalle, hasta el nivel de los distritos. Hemos desar­rollado un eRouche que te avisa de forma anónima a través del blue­tooth de tu telé­fono móvil cuando te encuen­tras con una persona que ha dado positivo.
Auto­in­forme. Hemos simpli­fi­cado el trabajo de los funcio­na­rios de salud pública intro­du­ci­endo la posi­bi­lidad de que cual­quier persona que dé posi­tivo en la prueba del covirus rellene un formu­lario en línea. Hemos creado un Sistema Central de Reservas, el principal punto de reserva tanto para las pruebas de PCR como para las de antí­geno. Ahora utiliz­amos un sistema similar para reservar las vacunas.
Todo esto no estaría ocur­ri­endo si no fuera por Vlad Dzurilla.
Muchas gracias, Vlado, ¡eres genial!
CONTIGO
Muchas gracias a la señora Sobí­š­ková de Jáchymov por llamar mi aten­ción sobre el artí­culo de la revista sobre un joven llamado Albín Augustín Balát, que creció en orfa­natos de Ostrava y Staňkov de Domaž­lice, pero también en una familia de acogida de Ostrov nad Ohří.
Cuando lo conocí, tenía 21 años. Decidió ir a Hungría para realizar un volun­ta­riado europeo y ayudar a las fami­lias y los niños de la zona, e incluso fue nomi­nado a los Premios al Volun­ta­riado 2019 por la Repú­b­lica Checa en Bruselas. Y es genial. Tuve que invi­tarle a un café.
Albin tiene muchí­sima energía y me mostraba con entu­si­asmo los vídeos de su canal de YouTube. Vimos muchos de ellos. ¡Respeto! Dijo que sus amigos no creen que haya estado aquí. Estuvo aquí. Una reunión oficial en la Oficina del Gobierno de la Repú­b­lica Checa. Con todos los honores. Fue un honor.
IDEAS DE CONDUCCIÓN INTELIGENTE
Cuando estuve allí para el hacka­thon de viñetas, charlé con los desar­roll­a­dores y después Vlad Dzurilla me explicó cómo se desar­rolla el soft­ware hoy en día.
Quiero decir, explicar. No es que lo entienda súper bien, pero me inte­resó mucho algo llamado el Mani­fiesto del Desar­rollo Ágil. Desar­rollo de soft­ware muy rápido. Un método genial.
Es tan sencillo que hasta yo lo he entendido, y pienso, ¿y si el Estado funcio­nara así? Como servicio al ciudadano.
Mirad:
Nuestra máxima prio­ridad es satis­facer al cliente medi­ante la entrega de soft­ware valioso de forma temp­rana y continua.
Acogemos con bene­plá­cito los cambios en los requi­sitos, incluso en las etapas poste­riores de desarrollo.
Los procesos ágiles apoyan el cambio para aumentar la compe­ti­ti­vidad de los clientes.
Entre­gamos el soft­ware en funcio­na­mi­ento en inter­valos de semanas a meses, con prefe­rencia por perí­odos más cortos.
Los respons­ables de negocio y de desar­rollo deben trabajar juntos a diario durante todo el proyecto.
Construimos proyectos en torno a personas motivadas.
Creamos un entorno para ellos, apoyamos sus nece­sidades y confiamos en que harán un buen trabajo.
Así que me preg­unto si esto no es algo muy inspi­rador para el desar­rollo y la gestión de cosas más pequeñas en el estado. Gestión de proyectos.
Antes de que exis­tiera el desar­rollo ágil, el soft­ware se desar­rol­laba de forma que se espe­ci­fi­caba exac­ta­mente cómo debía ser el resul­tado. Pero todo el proceso lleva su tiempo y la vida continúa. Desar­rollar algo que ya nadie quiere porque los requi­sitos de los tiempos han cambiado no es una buena idea. Esta nueva meto­do­logía es capaz de responder con flexi­bi­lidad a los cambios de requi­sitos durante el desarrollo.
Y uno de los funda­mentos del desar­rollo ágil es probar de forma itera­tiva, se llama “probar en iter­aciones”. Volver al mismo lugar y averi­guar el estado actual y las reac­ciones basadas en lo que ya sabemos.
La coro­nacrisis también nos ha demos­t­rado que somos capaces de gestionar algunos proyectos de forma increí­ble­mente rápida a través de herra­mi­entas en línea y en la nube. Tal vez podamos tomar prestados métodos del desar­rollo de soft­ware que podamos utilizar para que el estado sea más rápido.
¿Por qué no puede haber hacka­thons sobre leyes?
Un empleado no tendrá plazos de seis meses para una cosa grande, sino “sprints” semanales para una cosa pequeña. El Estado podría avanzar muy rápi­da­mente hacia el ciuda­dano y hacia la simpli­fi­cación de toda la “interfaz de usuario” hacia el usuario o ciudadano.
Y, por supu­esto, el hacka­thon que viví entonces fue increíble. Se me ocurre que me gustaría hacer hacka­thons guber­na­men­tales donde se generen muchas ideas en tiempo récord, por ejemplo, para simpli­ficar procesos en los miles de sistemas infor­má­ticos del Estado. Para el ciuda­dano. Para todos y cada uno de noso­tros. Ya sabes, cuando tienes, digamos, cincuenta personas super­in­te­li­gentes, analistas, desar­roll­a­dores, expertos en inter­faces de usuario, gestores de proyectos que se dedican totalm­ente a un proyecto durante dos días, tiene que aparecer en algún sitio.
Y otra idea que se me ocurrió. Junto con el desar­rollo, también podemos probar dife­rentes leyes en proyectos piloto. Un condado, distrito o ciudad en el que podamos probar una nueva reforma con la apro­ba­ción de los resi­dentes, y con una boni­fi­cación para ellos, antes de que se aplique en todo el estado en el proceso legis­la­tivo. Sólo hace falta una ciudad para hacerlo. Y, por supu­esto, sería estu­pendo invo­lu­crar a las regiones olvidadas.
Una última cosa que me llamó la aten­ción. En los Países Bajos, el Estado compra a través de concursos públicos. Cual­quiera puede unirse y seguir. ¿Aquí? A veces tengo la sensa­ción de que el Estado no es capaz de comprar de forma muy efici­ente. Antes de que llegá­ramos y pusié­ramos en vigor el regi­stro de cont­ratos, había una corrup­ción gene­ra­lizada en casi todos los cont­ratos públicos. El regi­stro de cont­ratos ha redu­cido sustancialm­ente la corrup­ción. Hace siete años que no leemos en los medios de comu­ni­cación sobre los grandes túneles.
Pero ha ocur­rido algo más. A veces tengo la impre­sión de que las compras estatales van acom­pa­ñadas de un miedo gene­ra­lizado entre los funcio­na­rios a cometer un error. El estado se ha ralen­tizado y estancado.
Si se comp­rara públi­ca­mente por Internet, como se ha gestio­nado toda la coro­nacrisis, nadie lo cuestionaría.
Los equipos multi­di­sci­pli­nares pueden comprar.
El SAO puede ser el garante de las compras y poner un sello en el cont­rato ahora, no compro­barlo DESPUÉS.
Claro, son sólo ideas, pero imaginad que para marcar la dife­rencia, alguien tiene que tener la idea primero.
Supongo que esperáb­amos algo de eso de los nuevos partidos polí­ticos, pero no obtu­vimos mucho.
¡Tengo que hacerlo de nuevo! Clásico.

TERCERA PARTE
Estad orgullosos. Y escuchad cómo podemos ayudar a nuestro país
Comi­enza la parte más importante de este libro. Ahora quiero decirles por qué deben estar orgullosos de nuestro país. Y por qué quiero seguir siendo su primer mini­stro. Por qué quiero seguir traba­jando para la Repú­b­lica Checa. Por qué quiero seguir levan­tán­dome a las 5:30 y traba­jando todos los días, inclu­idos el sábado y el domingo.
LA CONSTITUCIÓN Y LO QUE PIENSO DE ELLA
Lo primero es lo primero. La Consti­tu­ción. La ley funda­mental de este país. Se creó muy rápi­da­mente después de la Revo­lu­ción y luego se modi­ficó funda­men­talm­ente al añadirse la elección presi­den­cial directa. Y me atrevo a decir que, más que los abogados consti­tu­cio­na­listas omni­pre­sentes en los medios de comu­ni­cación, Miloš Zeman ha popu­la­rizado nuestra Consti­tu­ción en los últimos años. Sí, lo ha hecho. Hizo que la gente la leyera cuando la inter­pretó. Y la inter­pretó a su manera.
Muy a su manera.
Como todos los presi­dentes de nuestro país desde 1989.
Pero no quiero intentar aquí un estudio de ciencia polí­tica. Tenemos muchos poli­tó­logos para eso, y creo que sabemos lo que pasa cuando un poli­tó­logo dirige un partido polí­tico. Tenemos muchos teóricos. Soy prac­ti­cante y sé algo sobre el funcio­na­mi­ento de la Consti­tu­ción a lo largo de los años en la polí­tica. Y en este libro quiero decir lo que pienso sobre nuestra Consti­tu­ción. Y creo que todos los polí­ticos que se presentan para obtener su voto debe­rían hacerlo. Seamos claros.
Sólo unas cuantas refle­xiones. No os retendré mucho tiempo. ¿Cuál debería ser nuestra Consti­tu­ción? ¿Qué debería ser nuestro país?
Lo diré de forma sencilla. Quiero un estado que no sea compli­cado y que funcione.
Pero nuestro estado es complejo. Cuantas más insti­tu­ciones y repre­sen­tantes electos del pueblo tengamos, más lenta se vuelve nuestra repú­b­lica, más cara, y hay una enorme variedad de inte­reses que a menudo van en contra. No se puede gestionar con eficacia. No se puede coor­dinar. No se puede acordar rápi­da­mente. No es posible operar aquí de forma estable. Hay elecciones casi todos los años. Hay otro el año que viene. Y luego una y otra vez. Sólo en 2027 los votantes podrán tomarse un año de descanso. Y esta enorme cantidad de cargos polí­ticos no es más que un caos, con todo tipo de polí­ticos que acumulan cargos bajo su mando y se llevan enormes cantidades de dinero por ello.
Muchos dipu­tados se sientan al mismo tiempo en el parla­mento, los consejos regio­nales y los consejos muni­ci­pales. ¿Les parece normal? Una persona que quiera hacer bien su trabajo, a tiempo completo, no puede sentarse en tres o más sillas. Quien hace esto es simple­mente un recau­dador de funciones y no le importa si hace su trabajo bien y para el pueblo.
Este año hay elecciones, por supuesto.
Se habla mucho de que el sistema elec­toral es injusto. Yo también lo creo, pero de forma muy dife­rente a lo que dicen los pequeños partidos de la oposi­ción. Creo que es comple­ta­mente dife­rente a lo que ha dicta­mi­nado el Tribunal Consti­tu­cional, y dife­rente a lo que los partidos del parla­mento han acordado para llevar a cabo estas próximas elecciones.
Soy radical en esto, así que seré breve.
Creo que el ganador de las elecciones debe gobernar, asumir toda la responsa­bi­lidad del gobierno y su programa, y después de 4 años los votantes deben decidir si el gobierno ha tenido éxito y debe conti­nuar, o si ha fraca­sado y debe dejar paso a otro.
No me gusta el sistema actual que obliga a los partidos a gobernar en coali­ción. Me parece ineficaz y, lo que es peor, falso. Es un fraude al pueblo. Y la esta­bi­lidad de los gobiernos checos desde 1993, cuando se esta­bleció la Repú­b­lica Checa inde­pen­diente, es desgra­cia­da­mente desastrosa.
Sólo tres gobiernos han comple­tado correc­ta­mente sus mandatos. Sí, sólo tres gobiernos de la Repú­b­lica Checa no cayeron y gober­naron hasta las elecciones. Ya sea regular o temp­rano. Echemos un vistazo a esto.
El primer gobierno de Václav Klaus 2 de julio de 1992 – 4 de julio de 1996
Gobierno de Miloš Zeman 22 de julio de 1998 – 15 de julio de 2002
Y el gobierno de Bohuslav Sobotka 29 de enero de 2014 – 13 de diciembre de 2017
Y ahora podemos decir que fue el segundo de Babiš.
El único gobierno que no fue de coali­ción fue el segundo. El gobierno de Miloš Zeman. El único gobierno mono­color de la historia de nuestro país. Gobernó hasta las elecciones ordi­na­rias. No me perdo­naré aquí decir que, aunque mi primer gabi­nete mono­color en minoría gobernó sin apoyo durante 208 días, fue un gobierno con un golpe de suerte. Siempre estáb­amos en línea, podí­amos coor­di­narnos rápi­da­mente y hacer las cosas de inme­diato. No es en abso­luto compa­rable a un gobierno de coali­ción, en el que te pasas dos años resol­vi­endo un problema, aunque podría resol­verse en dos días,
Como pueden ver, este sistema propor­cional nuestro impide abso­lutamente la esta­bi­lidad de los gobiernos. En total, ha habido 15 gobiernos, incluido el actual, que formo y que dirijo.
Como he dicho, sólo tres gobiernos han durado hasta el final de la legislatura.
¿Y qué pasa con el resto, te preg­un­tarás? Bueno, por favor, pongamos esto en orden.
El segundo gobierno de Václav Klaus, del 4 de julio de 1996 al 2 de enero de 1998. Escán­dalos finan­cieros de la SAD.
El gobierno buro­crá­tico de tran­si­ción de Josef Tosovsky, 2 de enero de 1998 – 22 de julio de 1998.
Gobierno de Vladimír Špidla, 15 de julio de 2002 – 4 de agosto de 2004. Este gobierno fue nueva­mente desman­telado por el fracaso del ČSSD en las elecciones euro­peas. Špidla dimitió tras las elecciones. Dos años. Un ejemplo típico de cómo el sistema propor­cional no nos ayuda.
El gobierno de Stanislav Gross, 4 de agosto de 2004 – 25 de abril de 2005. Menos de un año. Stanislav Gross no pudo explicar de dónde salió su piso en Barrandov y su mujer pidió prestados 6 millones para una casa a un operador de burdeles. Terrible. Loco.
Gobierno de Jiří Paroubek, 25 de abril de 2005 – 16 de agosto de 2006. Después de Gross, el primer mini­stro Paroubek asumió el cargo hasta las elecciones de 2006.
Primer gobierno de Mirek Topolánek, 4 de septiembre de 2006 – 11 de octubre de 2006. El primer intento de formar un gobierno no logró obtener la confi­anza. Tuvo que conse­guir tráns­fugas para desha­cerse del estancamiento.
Y aquí es donde comenzó.
Segundo gobierno de Mirek Topolánek, 9 de enero de 2007 – 26 de marzo de 2009. El primer y hasta ahora único gobierno en la historia de la Repú­b­lica Checa que fue derro­cado por un voto de censura en el parla­mento. Un ejemplo clásico de sistema proporcional.
El gobierno clerical de Jan Fischer, 8 de mayo de 2009 – 13 de julio de 2010. Hasta las elecciones de 2010.
Gobierno de Petr Nečas, 13 de julio de 2010 – 10 de julio de 2013. También la coali­ción. Sí, el caso Nagy.
Gobierno oficial de Jiří Rusnok, 10 de julio de 2013 – 29 de enero de 2014.
Así es como funciona en nuestro país. No muy bien. Los partidos van a las urnas, todos tienen un programa, el votante elige el que le gusta en función de los candi­datos, el trabajo realizado y el programa.
Pero nuestro sistema no permite que el ganador de unas elecciones gobierne solo. Tienen que encon­trar un socio de coali­ción, normalm­ente dos. A conti­nu­ación, convierten los programas en un maglajz, que llaman decla­ra­ción de programa. Esto signi­fica que el votante nunca obtiene lo que eligió en la urna. Nunca consi­guen el programa que han votado. Está fuera de discusión.
Los partidos gober­nantes pueden entonces excusarse, y a menudo lo hacen, preci­samente con la coali­ción si no cumplen alguna promesa que hicieron durante la campaña electoral.
Entonces no puede sorprender que la gente esté cansada de la polí­tica, no confíe en los polí­ticos y se sienta decep­cio­nada después de cada elección.
El sistema actual está formado por gobiernos débiles e inesta­bles. Crea una terrible sensa­ción de inesta­bi­lidad en la gente, una depre­sión de que nada vale la pena, y nos hemos acos­tumb­rado a que los gobiernos caigan.
Por eso estoy a favor de un sistema mayoritario.
Yo digo que lo hagamos bien. ¿Mi idea favo­rita? Cambiemos el sistema elec­toral del parla­mento para que el partido ganador pueda realm­ente gobernar y mostrarse. Todo en su cami­seta y su nombre. Cuatro años para aparecer. Hagamos como en el Reino Unido.
Intro­duz­camos 200 circun­scrip­ciones unino­mi­nales y ganaría el que más votos tuviera. Números sencillos, sin recál­culo de escaños. El votante sabe quién ha sido elegido en su circun­scrip­ción y si está haci­endo todo lo posible por cumplir lo que prometió. Aper­tura y control total de los políticos.
Un acuerdo de este tipo signi­fi­caría también que sólo podría gobernar un partido. La dimen­sión regional también sería importante. Tampoco serían necesa­rias las coali­ciones y tal vez verí­amos por fin algunas perso­nali­dades en el parla­mento, en lugar de los viejos hombres de partido meri­to­crá­ticos que ganan sus puestos en las papel­etas en la tras­tienda de los congresos y ni siquiera tienen que acudir al pueblo.
Se trata de una enmi­enda a la Consti­tu­ción que ayudaría mucho a la Repú­b­lica Checa. Que cada uno demu­estre lo mucho que les gusta a los votantes de su circunscripción.
Y proba­ble­mente sepáis que este año el Tribunal Consti­tu­cional lanzó una horquilla a nuestro sistema elec­toral, que dio más escaños al ganador de las elecciones para que tuviera la opor­tu­nidad de formar un gobierno estable. Durante más de 20 años a nadie le importó, pero este año sí. Sin embargo, el propio Tribunal Consti­tu­cional ya ha dicho en alguna ocasión que el sistema exis­tente se ajus­taba a la Consti­tu­ción. Pero este año lo cambió haci­endo que la repre­sen­ta­ción propor­cional fuera aún más fuerte. Así que imagí­nense lo estables que serán proba­ble­mente los gobiernos después de este cambio. En lugar de seguir el camino de Gran Bretaña, el Tribunal Consti­tu­cional nos ha enviado en dirección a Italia, donde los gobiernos casi nunca terminan sus mandatos.
Sí. Sigamos adelante.
SENTIDO COMÚN
Los alimentos y el agua son los bienes más preciados del mundo. Quien tiene tierra fértil y agua abundante tiene futuro.
El suelo.
Es donde todo crece.
No habría economía, ni cultura, ni servicios, ni educación si la agri­cul­tura no hubiera funcio­nado al principio de todo. Es donde se crean los primeros valores que bene­fi­cian a los demás.
Lo aprendí de pequeño, ayudando a mi abuela y a mi abuelo en el patio y el jardín. Tenían dos caballos, una vaca, un cerdo, patos, gansos y conejos. Luego los nacio­na­li­zaron, perdieron el caballo y la vaca, y mi abuelo, que era herrero, se fue a trabajar a JZD. Pero se quedaron con un jardín, en el que trabajé mucho. También ayudé al abuelo con las abejas.
Ahora pongo miel casera en mi capu­chino. Ninguno de mis colegas lo entiende, pero a mí me gusta. Estoy leyendo una historia fami­liar que escribió mi madre. Recuerdo haber obser­vado a la gallina hasta que el huevo se le cayó a la paja, luego lo cogí rápi­da­mente y corrí hacia mi abuela en la cocina. Y cómo lloré cuando el conejo se hundió. Pero me hizo ver cómo se hace realm­ente la comida. Lo difícil que es ganár­selo y lo que tienes que hacer, y lo que tienes que aprender antes de poder llevar comida a la mesa. Y entonces toda la familia, todo el pueblo, todo el país vive de su trabajo. A veces siento, y pido disculpas si estoy siendo dema­siado duro, que algunos de los jóvenes de hoy ya no ven nada de esto y no quieren verlo. Sólo quieren oír que lo que han pedido en una cafe­tería con paredes de cristal en el centro de la ciudad es ecoló­gico y de corral. Eso es lo único que les importa.
Pero en el suelo está la verdad más profunda. Cuanto menos contacto tiene una nación con la tierra, más rápido desa­pa­rece el sentido común. ¿Qué es el sentido común? Bueno, una conci­encia de cómo funciona el mundo. No es lo que me gustaría y lo que me gustaría. Pero cómo es en realidad. Ser agri­cultor es ser un testigo inin­ter­rum­pido del funcio­na­mi­ento del mundo. Lo que tengo que hacer, lo que tengo que evitar, lo que tengo que vigilar.
Cuando me dedi­caba a la agri­cul­tura, solía levant­arme antes del aman­ecer y conducir para revisar mis establos y asegur­arme de que nuestras vacas tenían las pezuñas cortadas y el estiércol reti­rado. En medias botas. Y ay de ellos si no lo estaban. Fue entonces cuando saqué al guar­dián del establo de la cama. Y hubo un grito.
Han pasado muchos años desde entonces. Recuerdo haber estado de pie, como primer mini­stro, a primera hora de la mañana en un campo cerca de Trotina, en la región de Trutnov. Estaba inspeccio­n­ando la construc­ción de la auto­pista D11, que pasará por aquí en dirección a Hradec y hasta Polonia. La gente corría a mi alre­dedor con cajas de plátanos. Eran arqueó­logos que, durante la prepa­ra­ción de la auto­pista, habían encon­t­rado monu­mentos subter­rá­neos de los primeros agri­cul­tores de nuestro terri­torio. Encon­traron tantos arte­factos aban­don­ados que llen­aron 2.000 de estas cajas con ellos. Tenían 7.000 años. Sí, hubo y sigue habi­endo agri­cul­tores al principio de toda civilización.
Algunos de nuestros jóvenes de hoy viven en tal prospe­ridad y como­didad que no tienen que enfren­tarse a nada real. Muchos de ellos se han aislado del mundo real, sólo se desen­vu­e­lven en las redes sociales y en los cafés y quieren ese famoso “equi­li­brio entre la vida laboral y la personal”. Pero no te esfu­erces dema­siado. Utilizan infor­mación de segunda mano, no han vivido nada de eso. Así que tienen su propia idea del mundo, pero no saben cómo funciona realm­ente, cuáles son sus exigen­cias, cuáles son sus leyes. Piensan, por ejemplo, que salva­remos el mundo dejando de conducir coches y montando en su lugar pati­netes eléctricos fabri­cados en China. O que deja­remos de comer carne y en su lugar come­remos tofu de Brasil con cuscús de Italia. Entonces empe­zarán a discutir entre ellos sobre quién puede proponer la “solu­ción” más radical, hasta que se llegue al hecho de que los humanos debe­rí­amos dejar de repro­du­cirnos por completo y dejar este mundo a los osos polares.
Yo también era joven, pero no recuerdo haber sido tan conde­scen­diente y agre­sivo con los mayores o con la gente que no quería compla­cerme inme­dia­ta­mente en todo.
GRETA
Muchos jóvenes admi­raban a la famosa Greta. En Greta Thun­berg, una niña sueca de entonces 16 años que se hizo famosa por gritar a los estadistas del mundo. Acusa a la gener­a­ción ante­rior de arruinar su futuro, mien­tras que todo lo que come, viste, viaja y se comu­nica con sus amigos fue inventado, cultivado y produ­cido por la misma gener­a­ción con la que se ha resentido.
Lo siento como una enorme injus­ticia y lo vivo como primer mini­stro de nuestro país. En este capí­tulo, descri­biré lo que estamos haci­endo por nuestros agri­cul­tores, por la lucha contra el cambio climá­tico, por la super­vi­vencia de nuestra nación en general. Se trata de solu­ciones lógicas basadas en el sentido común, no en el marke­ting de peluche que promueven los acti­vistas en las plazas y el lobby del clima en Bruselas. Por ejemplo, los que se mani­fes­taron frente a la Oficina del Gabi­nete cuando tuvimos una confe­rencia de prensa con los ministros sobre el clima. Los mani­fes­t­antes, que no llegaban a los veinte años, nos gritaban por encima de la valla que no hací­amos nada. Así que les invité a entrar, a la Academia Straka.
ACTIVISTAS
Realm­ente quería saber por qué estaban en huelga y qué creían que estáb­amos haci­endo mal. Y me sorp­rendió igual de sincer­a­mente su estilo de actu­ación. En realidad no me tomo mi edad como un mérito, no me pongo por encima de los más jóvenes y me gusta tener una conver­sa­ción franca, pero esto fue dema­siado incluso para mí. La última vez que vi una conde­scen­dencia y agre­si­vidad simi­lares fue en la ONU, cuando vi el discurso de Greta Thun­berg en una cinta.
Hemos pedido la opinión del mini­stro de Medio Ambi­ente y del mini­stro de Comercio e Indus­tria. Si hay que construir nucleares, si hay que cerrar centrales de carbón, pero nos dijeron que ellos mismos no lo sabían y que había que hablar más con los cien­tí­ficos del clima. Sí. Pero eso es lo que hacemos regularmente. Y los clima­tó­logos forman parte de nuestra Coali­ción Nacional contra la Sequía, de la que hablaré más adelante.
Los acti­vistas conti­nu­aron dicién­donos que invir­tié­ramos más en ener­gías renova­bles. Proba­ble­mente nunca leen el periódico ni ven las noti­cias. Si no, sabrían lo que pasó con las centrales solares, ese mega­túnel de la época de Topolánek, que vale un billón, por el que pagamos cada año 40.000 millones de coronas checas para favorecer las centrales solares.
Proba­ble­mente tampoco han mirado nunca un mapa de cómo es la Repú­b­lica Checa. Habrían sabido que las centrales hidro­eléctricas de este país no tienen un gran futuro debido a la sequía, por desgracia. ¿Y los parques eólicos? ¿Construir nuestro hermoso paisaje con columnas de molinos de viento gigantes? No creo que a nadie le guste eso. Además, como sabemos, no tenemos el mar, donde los aero­ge­ne­ra­dores son sober­ana­mente más eficaces. Pero eso no signi­fica que no nos centremos en las ener­gías renova­bles; seguimos apoyando los paneles solares, pero sobre todo en los tejados de las casas o los super­mer­cados y las naves indus­triales. Desde luego, tienen más sentido allí que en los campos y prados.
Cuando presen­tamos todos estos argu­mentos lógicos a los acti­vistas, no vi a ninguno de ellos ni siquiera asentir con la cabeza o reac­cionar con sensatez. Igual que entraron con alta­nería, se fueron con alta­nería. Entre las puertas, uno más de ellos inter­vino: “Aver­í­güenlo ustedes mismos”. Por supu­esto. Y adiós.
¿A dónde nos lleva esto?
Febrero de 2021 y las noti­cias dicen:
En Suecia falta una central nuclear clau­surada. Dejar de gastar, insta a los ciudadanos
Suecia se enfrenta a un grave problema. Tras el cierre de la primera unidad de la central nuclear Ring­hals 1 a finales del año pasado y una fuerte helada al comi­enzo del nuevo, el país nórdico no tiene sufi­ci­ente electri­cidad. Por ello, la tele­vi­sión estatal sueca SVT pide a los resi­dentes que dejen de gastar. Algunas fábricas han dejado de producir, pero no es suficiente.
El viento no es sufi­ci­ente. Suecia tiene difi­cul­tades para encon­trar electri­cidad. La oposi­ción pide que se vuelva a la energía nuclear
La líder de los democris­tianos suecos, Ebba Busch, ha entrado en el debate sobre cómo resolver la crisis ener­gé­tica del país exigiendo dos nuevos reac­tores nucleares. La estra­tegia ener­gé­tica sueca empuja al país hacia las ener­gías renova­bles, entre las que no se encuentra la nuclear. En diciembre se cerró otro reactor y el país nórdico sufre escasez de electricidad.
Proba­ble­mente podéis ver por voso­tros mismos cómo les va en la patria de Greta. En fin.
Así que ahora les contaré cómo estamos afrontando el cambio climá­tico, la sequía y la agri­cul­tura sostenible. Lo hacemos con lógica y sentido común. Naturalmente.
Y pasadlo. Siempre es bueno explicar a la gente lo importante que es el medio ambi­ente, educarla, y así llevarla a asumir la responsa­bi­lidad de cuidar mejor su entorno por inicia­tiva propia, porque tiene sentido común. Y los checos tienen eso.
Al fin y al cabo, la Repú­b­lica Checa es la séptima mejor del mundo en desar­rollo sostenible. Esta es la cifra oficial que recordé no sólo a nuestros acti­vistas, sino a todo el mundo en la Asam­blea General de la ONU en septiembre de 2019.
Los checos no nece­sit­amos que nos digan nada, y si algo tiene sentido para noso­tros, lo asumimos con gusto, pero siempre queremos decidir por noso­tros mismos. No dejes que nadie inter­fiera con nosotros.
PLANTAMOS ÁRBOLES
Acabo de compro­me­terme en la ONU a plantar 10 millones de árboles para 2025.
Un árbol es el mejor acon­di­cio­nador de aire de la natu­ra­leza, incluso tiene el poder de refri­ger­a­ción de 10 acon­di­cio­na­dores de aire fabri­cados por el hombre, crea oxígeno para 10 personas en un día y absorbe tanto dióxido de carbono en su vida como el que liber­aría un coche al aire si diera tres vueltas a la Tierra. También hume­dece su entorno. Es un orga­nismo sorprendente.
Así que plantar árboles no es popu­lismo, como afirman algunos peri­odi­stas, sino que es vital. Además, como dice un proverbio, quien planta un árbol difí­cilm­ente puede esperar descansar a su sombra durante su vida. Plantar árboles es lo contrario del populismo.
El Minis­terio de Medio Ambi­ente, la Fund­a­ción Part­nership, la Unión de Ciudades y Muni­ci­pios y muchas otras personas están cola­bo­rando de forma signi­fi­ca­tiva en el plan de plantar 10 millones de árboles nuevos. Desde 2017, hemos plan­tado más de 665 millones de plan­tones en los bosques y un millón de árboles fuera de ellos.
Iría aún más rápido si todos los estu­di­antes que vienen a mani­festarse por el clima los viernes en lugar de ir a la escuela se unieran a noso­tros. Este proyecto debe unir a todas las gener­a­ciones, a toda la nación. Todo el mundo puede parti­cipar, pero sería estu­pendo que parti­ci­para el mayor número posible de niños y jóvenes. Tenemos 420.000 estu­di­antes de secundaria y 290.000 univer­si­ta­rios. Todos pueden cavar en la tierra y plantar un árbol en la escuela.
Hay 364.000 niños en jardines de infancia y otros 941.000 en escuelas prima­rias. Si tenéis niños, sabéis que les entu­si­asma trabajar con tierra y una pala. Que cada uno plante su propio retoño. Es pequeño, mide 15 centí­me­tros, seguro que los niños lo disfru­t­arán. Es su futuro y están en la edad en que debe­rían aprender a amar la naturaleza.
También hablé de esto con los direc­tores de jardines de infancia que vinieron a Praga para hablar de los sala­rios en la educación y de la modi­fi­cación de la Ley de Educación. Al final de la reunión les preg­unté si los niños apre­ci­a­rían mi plan de darles palas y plantar pequeños árboles. Les ha gustado bastante y tenemos que resolver la logí­stica. Por supu­esto, si estamos en el próximo gobierno.
Acabamos de anun­ciar 250 millones en subven­ciones para que las escuelas empiecen a plantar jardines natu­rales. Después de eso, hemos libe­rado otros 100 millones, que puede soli­citar abso­lutamente cual­quier persona que decida plantar árboles. Muni­ci­pios, parti­cu­lares, escuelas e incluso la Asocia­ción de Viti­cul­tores de Moravia. Estamos inyec­tando cientos de millones más en la siembra de todo lo que podemos. Céspedes, jardines. En todo el país.
Yo, por ejemplo, tengo mis años de estu­di­ante rela­cio­nados con constantes trabajos a tiempo parcial. Todos mis compa­ñeros se ganaban la vida traba­jando cuando estaban en la univer­sidad. Y gracias a la plan­ta­ción de árboles, he vuelto a trabajar a tiempo parcial incluso como primer mini­stro. Planté mi primer árbol en la villa de Kramář. Por supu­esto, mis colegas y yo elegimos nuestro árbol nacional, el tilo. Y planté otros tres tilos en Horní Jiřetín durante un viaje con los ministros Richard Brabec y Karel Havlíček. Parti­ci­pamos en la plan­ta­ción de 150 perales, cerezos y ciruelos en la avenida de la fruta cerca de Vyskera, que conme­mora los 150 años del naci­mi­ento de Mahatma Gandhi. Allí lanz­amos la pala no sólo yo y Richard Brabec, sino también la emba­ja­dora de la India, la señora Narinder Chauhan.
Y no muy lejos de donde vivo, en Průho­nice, planté tres árboles. Un roble de matorral, un roble de verano y un roble ibérico. Fue en nuestro famoso Jardín Dendroló­gico, que es abso­lutamente increíble. Tiene más de 80 hectá­reas, con miles de espe­cies de árboles. Siempre hay algo que florece desde la prima­vera hasta el otoño. Y es aquí donde los expertos del Land­s­cape and Orna­mental Horti­cul­ture Rese­arch Insti­tute comprueban qué árboles y arbustos resis­tentes a la sequía son los mejores para la plan­ta­ción urbana.
Lo han bautizado como el Camino de la Sequía y eso me lleva a otro gran problema.
SECO
La sequía. Donde­quiera que he ido a plantar árboles siempre hemos tenido que ocup­arnos del riego. Los árboles nece­sitan agua, por supu­esto, al igual que las personas, pero también son la mejor manera de mantener el agua en el paisaje. Por ejemplo, cuando restauramos y ampli­amos un canal de agua en Lodě­nice, cerca de Nenačo­vice, también lo plan­tamos todo con 10.000 árboles y arbustos. En sólo 5 años, desde que nos hicimos cargo del Minis­terio de Medio Ambi­ente, hemos realizado 1.000 proyectos de este tipo en todo el país y hemos gastado en ellos 3.500 millones de coronas checas.
Nuestros ante­pa­sados han dese­cado un millón de hectá­reas de hume­dales y estan­ques en los últimos 100 años, han construido miles de kiló­me­tros de recup­er­a­ción de tierras para apro­vecharlas, han hormi­go­nado los cauces de los ríos para que el agua fluya más rápido. La longitud total de la red fluvial se ha redu­cido en un 30%, la super­ficie de las llanuras de inund­a­ción y los hume­dales se ha redu­cido en un insano 80%, la super­ficie de los estan­ques se ha redu­cido en un 70% desde el siglo XVII y se han arado 270.000 hectá­reas de pastizales. Se ha hecho todo lo posible por desviar el agua para poder cultivar mejor la tierra. Pero hoy, debido a la sequía, tenemos que hacer exac­ta­mente lo contrario. Lo sabemos desde hace muchos años.
Todos los gobiernos que nos han prece­dido han igno­rado por completo el hecho de que nuestra tierra se está secando. Algunos ministros de Medio Ambi­ente incluso se han auto­deno­mi­nado verdes, sin importarles que el campo que les rodea sea cada vez menos verde y más árido. Ha llegado a tal extremo que algunos muni­ci­pios han perdido por completo el agua potable.
En 2017 ganamos las elecciones y en la decla­ra­ción del programa de gobierno se esta­bleció como prio­ridad retener el agua en el paisaje y proteger el suelo contra la erosión. Como primer mini­stro, declaré que el agua es un asunto de máximo interés público y presenté un plan para invertir 30.000 millones de coronas checas en los próximos 10 años para combatir la sequía. También me ocupé de que la Auto­ridad Nacional de Reserva de Masas tuviera sufi­ci­entes camiones cisterna para el agua potable, porque nadie en nuestro país debe quedar al margen de la sequía.
Un año después, formamos la Coali­ción Nacional de Lucha contra la Sequía. En él parti­cipan no sólo polí­ticos, sino también cien­tí­ficos y profe­sores de renombre, repre­sen­tantes de la Asocia­ción de Ciudades y Muni­ci­pios, la Asocia­ción de la Indus­tria de Abas­te­ci­mi­ento de Agua y Alcan­t­a­ril­lado, la Cámara de Asuntos Agra­rios, la Cuenca del Moldava, la Confe­der­a­ción de la Indus­tria, el Fondo Estatal de Medio Ambi­ente, el Servicio Geoló­gico Checo, el Insti­tuto de Inves­ti­ga­ción de la Gestión del Agua y el Insti­tuto Hidro­me­teo­roló­gico Checo.
Fuimos el primer gobierno que se enfrentó a la verdad. La que ningún polí­tico había querido ver antes. La Repú­b­lica Checa es el techo de Europa y toda el agua fluye fuera de noso­tros, ningún gran río del que podamos tomar agua de nuestros vecinos fluye hacia noso­tros, sólo depen­demos de lo que llueve o nieva en nuestro país. Así que nos pusimos a restaurar miles de estan­ques, charcas y hume­dales, a revi­ta­lizar los ríos y arroyos para que el agua no se escurra tan rápido y se empape en el suelo, donde está mejor prote­gida, como en una hucha. Cada día se vacía un estanque en la Repú­b­lica Checa.
He visto cómo funciona perso­nalm­ente, por ejemplo en Past­visko, en el sur de Moravia, donde hemos invertido 10 millones en un canal de agua y un humedal que actúan como aire acon­di­cio­nado natural para la zona en general y, gracias a nuestra subven­ción, hay 8 000 metros cúbicos más de agua en ellos que antes.
También he estado en Rakovník, en el centro de Bohemia, que es uno de los lugares más secos de nuestro país. Aquí, con un coste de 3.500 millones de euros, se están construy­endo los embalses de Šanov, Senomaty y, sobre todo, Kryry, que alma­cen­arán agua del río Blšanka, así como una toma de agua del río Ohře. El agua se utili­zará princi­palm­ente para el riego de los agri­cul­tores y la indus­tria local, y para mejorar los niveles de agua de los ríos y arroyos locales para que no se sequen comple­ta­mente y conserven la vida.
LA JUNTA
Hemos puesto en marcha el Proyecto Lluvia para todos los afec­tados por la sequía. Ya hemos apoyado 127 proyectos en muni­ci­pios y ciudades con 500 millones. En Přís­no­tice, por ejemplo, han construido un sistema que extrae el agua de los tejados y las aceras a un depó­sito subter­ráneo y la utiliza para regar un parque y zonas verdes. El exceso de agua va a parar al estanque muni­cipal. En Bratčice, han convertido un antiguo depó­sito de bomberos en un estanque natural en el que recogen el agua de lluvia de las casas de los alre­de­dores y las zonas adyacentes. Pero también se apoyan proyectos que ayudan a retener el agua en el campo. En Šardice, por ejemplo, han creado varios bios­wales y elementos paisa­jí­sticos para dividir grandes campos agrí­colas, desvi­ando el agua de los campos a un humedal, prote­giendo así el suelo de la erosión y refre­scando el paisaje circundante. Hemos apoyado más de 1.700 proyectos simi­lares y distri­buido entre ellos 7.000 millones de coronas checas.
También son popu­lares las subven­ciones a las fuentes de agua potable para los muni­ci­pios. Ahora está en marcha otra ronda por 1.100 millones de coronas checas para cavar pozos muni­ci­pales más profundos o traer agua potable de otros lugares. De este modo, se incre­men­tarán los recursos hídricos para al menos 460.000 personas más.
No sólo los ayun­ta­mi­entos, sino cual­quiera de ustedes puede soli­citar hasta 55.000 coronas checas para la reco­gida de aguas pluviales para el riego de su casa o casa de campo, o hasta 105 000 coronas checas si está plane­ando un sistema más complejo de reco­gida de aguas pluviales o de reci­c­laje de aguas resi­duales. Ya hay más de 7.000 personas que lo han hecho y el interés sigue siendo alto.
AGUA
Estamos invir­tiendo la mayor parte de nuestro dinero en la conexión de los sistemas de sumi­ni­stro de agua y en la construc­ción de tomas para llevar agua potable a la gente. Enviamos 500 millones de coronas a los muni­ci­pios para esto. Otros 2.000 millones se destinan a la construc­ción de plantas de trata­mi­ento para que nuestras aguas super­fi­ciales y subter­rá­neas sean más limpias y para evitar que las aguas resi­duales proce­dentes de fosas sépticas con fugas, por ejemplo, entren en ellas.
El mayor proyecto de este tipo, por valor de casi 700 millones de coronas checas, se está llevando a cabo en los distritos de Náchod y Hradec Králové, donde estamos construy­endo sistemas de abas­te­ci­mi­ento de agua que permi­tirán sumi­nis­trar agua a 600 000 personas en caso de avería en la región de Hradec Králové. En total, inver­ti­remos 1.800 millones en sistemas de agua y alcan­t­a­ril­lado en Náchod y Hradec Králové entre 2020 y 2024. Además, estamos recon­struy­endo las obras hidráu­licas de Kladno y Mělník. En la región de Chrudim, también estamos recon­struy­endo las tube­rías de alimen­ta­ción de las que dependen 300.000 personas.
En Jivno, hemos resu­elto el problema de la escasez de agua que han tenido durante muchos años. Solo en agosto de 2018, tuvimos que entre­garles 156 metros cúbicos de agua potable en camiones cisterna. Al mismo tiempo, les dimos una subven­ción para perfor­a­ciones hidro­geoló­gicas, modi­fi­cando una perfor­a­ción para bombear agua y conec­tán­dola a un depó­sito de agua. Jivno ya no tiene que preo­cup­arse por el agua y también se ha resu­elto el problema de Vyhlídky, que está al lado.
AGUA EN EL PAÍS
Inten­tamos mantener el agua en el paisaje no sólo para recargar las aguas subter­rá­neas, sino también para proteger el suelo de la erosión y de las inund­a­ciones. Porque no sólo la sequía extrema sino también los aguaceros extremos son una mani­fes­ta­ción del cambio climá­tico. Sólo en la zona de Nenaco­vice, sobre la que ya he escrito antes, la revi­ta­li­za­ción del arroyo ha creado varios estan­ques y el cauce suavizado drena menos la tierra que lo rodea. Esto es un gran bene­ficio en tiempos de sequía. Al mismo tiempo, un cauce tan acci­dentado signi­fica que el agua fluye más lenta­mente durante las crecidas y se derrama más fácilm­ente en la llanura de inund­a­ción circundante. Por lo tanto, no tendrá tanto impacto en las comu­ni­dades más bajas.
Lo mismo ocurre en el arroyo Cehnický, donde hemos restau­rado una cuenca de reten­ción. Los habi­tantes de Cehnice y sus alre­de­dores tienen ahora agua en abundancia, disponen de una nueva super­zona de baño y, en pala­bras de la alcal­desa, Helena Sosnová, ya nadie tiene que preo­cup­arse por los cien años de agua. Vi la misma historia en Heřman, Bohemia del Sur, donde ayudamos a la revi­ta­li­za­ción del río Stara Blanice.
BÍLINA
Y ahora un mega­proyecto. Imaginad que conectamos todos los lagos que se están creando en el norte de Bohemia, donde antes había minas de carbón. De momento, ya se han construido las increí­bles presas hidro­eléctricas de Milada y Most, y se crearán más lagos a medida que se detenga la explot­a­ción minera. CSA, Bílina, Tuši­mice y en algún momento también Vršany. Queremos conec­tarlos para que el río Bílina fluya por todos ellos. Por supu­esto, se trata de un plan para 20 o 30 años, para que nuestros descen­dientes puedan disfru­tarlo. Pero crearía un sistema único de gestión del agua que nos ayudaría nota­ble­mente en la lucha contra la sequía y con los recursos de agua potable.
Y lo más importante Toda la obra se comple­men­taría con pequeñas y grandes centrales hidro­eléctricas. Calcu­l­amos que su potencia equi­val­dría a la de dos reac­tores nucleares. Además, algunas de las obras hidráu­licas podrían ser utilizadas por la gente para rela­jarse. Simple­mente queremos devolver la vida al paisaje y propor­cionar energía limpia. El volumen de toda la presa sería mucho mayor que el de la más grande hasta ahora, la de Orlik. Presen­tamos este plan a los alcaldes de Ústí nad Labem y quedaron encantados.
Como primer mini­stro trato de formarme constan­te­mente. Me baso en los cono­ci­mi­entos de los mejores expertos checos y miramos al extran­jero para ver el éxito que tienen en otros lugares del planeta en la lucha contra el cambio climá­tico. A conti­nu­ación, tratamos de aplicar estos cono­ci­mi­entos aquí. Hemos orga­nizado dos grandes eventos inter­na­cio­nales sobre el clima. Los que acudieron a ellos nos confirmaron que estamos haci­endo correc­ta­mente todas las medidas que he escrito.
GRANJEROS
Hemos conse­guido nego­ciar el manten­imi­ento del presu­pu­esto de la Polí­tica Agrí­cola Común de la Unión Europea. Si no hubié­ramos sido obsti­n­ados e insis­tentes, el pago anual por hectárea a los agri­cul­tores checos habría caído muy por debajo del nivel de 2020.
En el marco de esta polí­tica agrí­cola europea, hemos conse­guido esta­blecer un compromiso razon­able entre la protección del medio ambi­ente y la produc­ción de alimentos de calidad, de modo que a los agri­cul­tores checos les salga a cuenta. Simple­mente utiliz­amos el sentido común y no permi­timos que nuestros agri­cul­tores se arrui­naran por culpa de unas normas medi­o­am­bi­en­tales poco realistas. Por supu­esto, seguimos mejo­rando la protección de la natu­ra­leza, pero no a costa de los que nos alimentan a todos.
Hemos aumentado las ayudas a la inver­sión para las pequeñas y medi­anas empresas. Por primera vez, hemos intro­du­cido dota­ciones para pequeños agri­cul­tores de hasta 150 hectá­reas para apoyar la inver­sión, donde casi el 100% de las soli­ci­tudes han tenido éxito. Hemos conse­guido agotar todo el presu­pu­esto de apoyo a la inver­sión en el periodo 2013–2020. Si han seguido este tema, sabrán que los gobiernos ante­riores han tenido que devolver a menudo el dinero europeo. Simple­mente no pudieron hacer llegar el dinero a sus destinatarios.
Los gobiernos ante­riores ni siquiera pudieron proteger a nuestros agri­cul­tores en el ferozmente compe­ti­tivo mercado europeo. Hemos aumentado sus subven­ciones nacio­nales y, por tanto, hemos redu­cido su desven­taja con respecto a otros países euro­peos. Antes de noso­tros, los gobiernos no daban más de 1.000 millones de coronas checas. Damos a los agri­cul­tores 4.000 millones.
Al mismo tiempo, nuestras subven­ciones han aumentado la calidad de los productos agrí­colas, lo que reper­cute direc­ta­mente en la salud de nuestra pobla­ción y en la mejora del medio ambi­ente. Puedo ilus­trar esto con la cría de cerdos, donde el uso de medi­ca­mentos, espe­cialm­ente de anti­bió­ticos, ha bajado de 3 a 0,5 coronas checas por kilo. Con estas subven­ciones, también hemos salvado a muchos agri­cul­tores que habrían tenido que reducir la produc­ción debido a la fuerte caída de los precios de ciertos productos básicos.
Fondo Agrí­cola y Fore­stal. Antes de que llegá­ramos al gobierno, también era brutalm­ente pobre, y por eso hemos aumentado el presu­pu­esto aquí de forma sustancial. Se ha dispa­rado de 500 a 2.000 millones, lo que ha bene­fi­ciado a las pequeñas y medi­anas empresas, que han podido pedir préstamos para operar, invertir y comprar terrenos. Al mismo tiempo, a los pequeños agri­cul­tores también se les ha perdo­nado parte del capital.
Hemos rein­tro­du­cido el gasóleo verde, como han hecho otros países de la Unión Europea. Además, el nuevo sistema anima a los agri­cul­tores a aumentar la produc­ción ganadera o la repre­sen­ta­ción de productos agrí­colas que requieren mucha mano de obra. En conse­cuencia, el empleo en la agri­cul­tura está creci­endo. También hemos redu­cido la buro­cracia para los agri­cul­tores intro­du­ci­endo tasas de consumo sencillas por hectárea o por unidad de ganado.
Nunca hemos dejado a nuestros agri­cul­tores en problemas sin apoyo. Hemos puesto en marcha tres oleadas de subven­ciones de emer­gencia para cubrir los daños causados a los agri­cul­tores por la excep­cional sequía. Gracias a este apoyo, las explot­a­ciones afec­tadas han conse­guido no sólo sobre­vivir, sino también mantener sus puestos de trabajo.
Por último, intro­du­jimos una protección eficaz contra la erosión del suelo aumen­tando la super­ficie de tierras agrí­colas prote­gidas en la Repú­b­lica Checa del 10% al 25%. En estas tierras, los agri­cul­tores deben aplicar una moderna protección contra la erosión a los cultivos en riesgo. También hemos aumentado la protección de las tierras agrí­colas de calidad para evitar que se retiren del fondo de tierras agrícolas.
Prote­gemos la natu­ra­leza regu­lando el mercado de los plagui­cidas y esta­ble­ci­endo clara­mente las normas de uso de los mismos. Hemos mejo­rado el cuidado del ganado. Por último, después de muchos años, algunos medi­ca­mentos pueden ser admi­nis­trados direc­ta­mente por el ganadero, de modo que los animales enfermos reciben una ayuda más barata y, sobre todo, más rápida.
Gracias a nuestras medidas de actu­ación, somos el único país de la Unión Europea que ha conse­guido desha­cerse comple­ta­mente de la peste porcina africana.
Lo que creo que es abso­lutamente lo más importante: somos un gobierno que por fin ha apoyado el consumo de alimentos checos de calidad. Lo estamos promo­vi­endo, lo estamos prote­giendo del importante poder de mercado de las cadenas de super­mer­cados y hemos redu­cido la doble calidad. En conse­cuencia, el interés por los alimentos produ­cidos en este país ha aumentado considerablemente.
Hay momentos en los que te das cuenta un poco más de por qué estás haci­endo todo esto. Por qué inten­tamos apoyar tanto a nuestros agri­cul­tores. Uno de esos momentos lo viví en la expo­si­ción Země živi­telka de České Budě­jo­vice. Es un evento legen­dario en el que se exhiben nuestros agri­cul­tores y produc­tores de alimentos checos. Patés locales, mante­quilla, pasteles, embut­idos. Todo lo que me gusta también. Recuerdo la 46ª edición, en la que el presi­dente Miloš Zeman también pronunció un discurso. Hizo un llama­mi­ento a todos los ciuda­danos para que compren alimentos a los agri­cul­tores y ganaderos nacio­nales. Son de alta calidad y tienen un origen rastreable.
Nunca dejaré de luchar por ellos. Quiero que tengan equipos modernos para que puedan competir en el mercado europeo y mundial. Porque nuestro obje­tivo es la auto­su­fi­ci­encia. Al menos en los alimentos más básicos. Para que nuestra gente siempre tenga sufi­ci­ente, incluso si algo va mal en el mercado mundial y los precios empiezan a subir y la calidad baja. Nos queda mucho por hacer, no sólo en la produc­ción ganadera, sino también en la de frutas, verduras y patatas.
La auto­su­fi­ci­encia también signi­fica que siempre habrá puestos de trabajo en el campo. No sólo en los campos y establos, sino en toda la cadena de prove­e­dores y clientes.
ABEJAS
Sé perfec­ta­mente que las abejas pueden vivir sin noso­tros, pero noso­tros no podemos vivir sin ellas. No porque nos falte miel, cera, propóleo o jalea real, sino porque las abejas simple­mente poli­nizan las plantas.
Afor­tu­n­a­da­mente, somos una super­po­tencia apícola. En la Repú­b­lica Checa hay unas 650.000 colo­nias inver­nadas, y ayudamos a nuestros produc­tores con subven­ciones para que tengan un mejor acceso al mercado. Porque tenemos que valorar a los apicultores.
Los agri­cul­tores checos están acos­tumb­rados a tener en cuenta a las abejas desde hace décadas. Así que las muertes masivas debidas a la fumi­ga­ción química son mínimas. La presi­denta de la Asocia­ción de Apicul­tores de la Repú­b­lica Checa, Jarmila Machová, me contó que tiene sus abejas en la región de Beroun, cerca de los campos de colza. Recibe noti­fi­caciones de los agri­cul­tores sobre las fumi­ga­ciones previstas a través de mensajes de texto y nunca ha notado ningún problema con sus abejas. Y dijo que lo que más le gusta es la miel de remolacha.
Así que una vez más. Perso­nalm­ente, les agra­dezco a todos los apicul­tores su trabajo dili­gente e increí­ble­mente bene­fi­cioso para nuestro país.
¡VIVAN LOS JARDINEROS!
Los nece­sit­amos. Más de lo que podemos imaginar. ¿Qué sería de noso­tros sin ellos?
Son la razón por la que aprobamos la ley de jardi­nería este año. Llevan luchando por ello desde 2001. Cuatro veces han estado cerca, cuatro veces han fraca­sado. Los polí­ticos hicieron falsas promesas y noso­tros las hicimos realidad. Por último, nuestros jardi­neros obten­drán reco­no­ci­mi­ento y derechos por su trabajo, como ocurre en Austria.
La jardi­nería no es sólo el cultivo de flores, frutas y verduras, es un servicio público. Los jardi­neros mejoran el suelo, ayudan a retener el agua en el paisaje, hacen que la natu­ra­leza sea más diversa, ayudan a hacer frente al cambio climá­tico y educan a las gener­a­ciones más jóvenes a amar la naturaleza.
Así que finalm­ente tienen su propia ley. Y una muy buena.
Reco­nocer la jardi­nería orga­nizada como bene­ficio público ayudará a preservar estas acti­vidades para el futuro, espe­cialm­ente para el trabajo con niños y jóvenes, los programas de apren­di­zaje perma­nente, el ases­or­ami­ento profe­sional y las expo­si­ciones. Cuidar el medio ambi­ente, enri­quecer el suelo y luchar para salvar de la dest­ruc­ción los últimos restos de los asen­ta­mi­entos de jardi­nería urbana.
La defi­ni­ción de términos como jardi­nería o asen­ta­mi­ento de jardines aporta, tras años de ausencia en las normas legales, una ayuda para la conser­va­ción, pero sobre todo para el esta­ble­ci­mi­ento de nuevos asen­ta­mi­entos de jardines.
Ofrece a los muni­ci­pios la posi­bi­lidad de desi­gnar zonas para acti­vidades de jardi­nería en el marco de la orde­nación del terri­torio y de ceder terrenos adecuados a las asocia­ciones de jardi­neros para su uso.
Los muni­ci­pios y las auto­ridades públicas apoyan el desar­rollo de acti­vidades de jardi­nería dentro de sus compe­ten­cias, contri­buy­endo así a ampliar el acceso a la jardi­nería de una pobla­ción más amplia.
Así. Y con el recuerdo de la adju­di­cación concluyo este capí­tulo. Es un recuerdo rico en color, olor y sabor. El jardín de mis abuelos, en el que trabajé un poco y esperé a junio para tumbarme en la hierba y disfrutar de las fresas.
AIRE LIMPIO
Para estar sanos, no sólo nece­sit­amos hacer deporte, sino también aire limpio. No soy un faná­tico del medio ambi­ente como para querer cortar la indus­tria checa o quitarle a la gente los coches que no cumplen las últimas normas medi­o­am­bi­en­tales. No, no somos el Partido Verde, no, defen­demos a las personas. Sabemos que la mejor manera es ayudar a la gente. Y lo mejor de todo, darles algo para que todos podamos trabajar juntos en la calidad del aire. ¿Qué sería eso? Bueno, calderas modernas y ecológicas.
Perte­n­ezco a una gener­a­ción que recuerda el carbón que se intro­ducía en las calderas por toneladas cada invierno. Abso­lutamente nadie pensó en la ecología. Las cenizas, el polvo y las partí­culas cance­rí­genas del aire se daban por supu­estas. La tecno­logía ha avanzado enor­me­mente en ese tiempo. Ahora hay calderas que son cientos de veces más efici­entes y limpias. E incluso se fabrican aquí mismo, en la Repú­b­lica Checa. Por ejemplo en Ostrava-Radva­nice, donde visité perso­nalm­ente la empresa Kotle Kamna. Cuando les compras una caldera, te ayudan con una subven­ción estatal. Con la subven­ción intro­du­cida por nuestro gobierno.
KOTLE
Y aquí llego a la revo­lu­ción que iniciamos en 2014, en cuanto nos pusimos al frente del Minis­terio de Medio Ambi­ente. Una revo­lu­ción que ha limpiado el aire de forma demo­strable, espe­cialm­ente en las zonas más afec­tadas por las cenizas en el aire.
Juntamos el dinero del Estado, ganamos más de la Unión Europea y ofre­cimos a la gente este gran trato. ¿Tiene una caldera vieja en casa? ¿Tienes que dar vueltas todo el tiempo para manten­erte cali­ente en invierno? ¿Te despiertas por la noche y peleas para no congel­arte por la mañana? ¿Hueles en las narices de todos tus vecinos? Pues mire, pida una caldera efici­ente y cien veces más ecoló­gica y le paga­remos la mayor parte. Cada hogar tiene la opor­tu­nidad de ahorrar hasta 127.500 coronas. Mucha gente no podía creer esa cantidad cuando la anun­ciamos. Nunca ha habido nada parecido.
Y el frenesí se desató. En la región de Moravia-Silesia, la gente diseccio­naba las subven­ciones en Internet en un minuto. En todo el país tuvimos que anun­ciar rápi­da­mente otra ola y luego otra. Hasta ahora hemos ayudado a susti­tuir 95.000 calderas, para lo que hemos aportado 10.500 millones de coronas checas y estamos pagando otros 1.500 millones. Habrá otras 15.000 calderas nuevas.
Cuando iniciamos la Revo­lu­ción de las Calderas en 2014, nos fijamos el obje­tivo de susti­tuir 100.000 calderas. Ya sabemos que serán aún más.
Como veis, incluso el aire limpio puede expre­sarse en números. Los habi­tantes de Ostrava, por ejemplo, pueden decír­selo. Durante muchos años, esta metró­poli del norte se llamó Ostrava Negra. Ya no. La calidad del aire es comple­ta­mente dife­rente a la de hace 20 años. Tenemos nuevas calderas ecoló­gicas, nuevos auto­buses de gas natural y hemos firmado un acuerdo con la Fundi­ción Třinec para reducir las emisiones de polvo y seguir pagando las estancias de convale­cencia de los niños de la zona.
Estas histo­rias conforman la historia de toda una nación. Quería recor­d­arlas porque la gente olvida rápidamente.
SUGERENCIA:
Los checos son gente de perros. En casa hemos tenido perros y gatos toda la vida. Ahora tenemos tres perros. Giggi, el caniche toy, Tang, el pastor alemán, y Ella, el golden retriever. Antes de eso tuvimos otro pastor alemán Max y un Sharpe belga miniatura.
Así que me preg­unto, ¿qué pasa con el chip de los perros para los pensio­nistas de forma gratuita? Y también podrí­amos renun­ciar a la cuota de los perros. Muchos ancianos se sienten solos y el perro es su única compañía. Se lo merecen. Sé que algunos muni­ci­pios ya lo hacen y debe­rían hacerlo todos.
CONTIGO
La expe­ri­encia de toda una vida. Milan Kundera, uno de los escri­tores más famosos del mundo, cuyas 17 novelas han sido tradu­cidas a 44 idiomas, nos invitó a Monika y a mí a visitar su apar­ta­mento de París. Está lleno de cosas inte­res­antes. Lo que más me inte­resaba era una lámpara con la inscrip­ción Je m’en fous, o sea que me importa un bledo. Luego invit­amos a los Kundera a comer en su restau­rante favo­rito. La cocina fue excel­ente, disfrut­amos y pasamos tres horas juntos. Fue un gran honor. La Sra. Kundera, una señora increí­ble­mente enérgica, estaba a cargo. Les invité a reunirse con noso­tros en la Repú­b­lica Checa, donde no habían estado durante 22 años, y creo que se merecían la ciuda­d­anía checa que Milan Kundera perdió tras su emigra­ción. Estoy orgulloso de haber podido ayudarle en esto y agra­dezco mucho al entonces emba­jador en Francia, el Sr. Petr Drulák, por haberlo orga­nizado todo.
Sr. Kundera, gracias por todo y también por el hecho de que su último libro, La cele­bra­ción de la insi­gni­fi­cancia, haya sido publi­cado en checo y en una gran traducción.
UN ESTADO EN EL QUE SE PUEDE CONFIAR
La mayoría de la gente de este país sólo me ha cono­cido como jefe de una gran empresa y entre los cinco primeros de la lista de multi­mil­lo­na­rios checos (una lista bastante cutre, por cierto), así que proba­ble­mente les resulte difícil imagin­arme echando arena en una hormi­go­nera a los 28 años con un pañuelo en la cabeza. Pero recuerdo muy bien el año en que era joven y construía una casa adosada para mi familia en Bratislava.
Y también recuerdo cómo el Estado nos apoyó cuando éramos una familia joven. Conse­guimos un préstamo favor­able para recién casados para amue­blar nuestro apar­ta­mento y nos perdo­naron una parte porque tení­amos dos niños pequeños. Fue entonces cuando expe­ri­menté lo importante que es el sistema social. Nos ayudó mucho en esos difí­ciles comienzos.
Veinte años después estoy sentado en la oficina de una empresa abri­endo cartas de madres solteras. Todos los días recibo una soli­citud de la empresa, acom­pa­ñada de una triste historia. Sobre cómo su pareja la había dejado, era un vago y no enviaba ni un céntimo para el bebé. Cómo no pueden permi­tirse mate­rial escolar. Cómo no pueden ni siquiera pagar la comida. Al principio, me encar­gaba de escribir el importe en cada sobre y entre­gár­selo al contable. Poco a poco dejé de hacerlo, así que decidí crear una fund­a­ción para ello. Esta Fund­a­ción Agro­fert ya ha distri­buido más de 60 millones de coronas a las fami­lias mono­pa­ren­tales. Y en total, 538 millones desde su fund­a­ción, y sigue.
Pero ninguna fund­a­ción del mundo puede cubrir al Estado todo el tiempo. En nuestro país hay 10 millones de personas que se encuen­tran en dife­rentes situ­aciones en distintas etapas de su vida. Algunas las podemos plani­ficar y preparar, pero otras se nos presentan de forma totalm­ente inespe­rada. Ansiedad, depre­sión, pensa­mi­entos oscuros cuando tocamos fondo.
Y es cuando una persona se encuentra sin trabajo, en una situ­ación exis­ten­cial difícil y sin ingresos, o se ve afec­tada por un acci­dente o una tragedia fami­liar que le impo­si­bi­lita o reduce nota­ble­mente la posi­bi­lidad de volver a trabajar, cuando se pone de mani­fiesto si el sistema estatal de biene­star está bien montado y cumple su función protectora.
PRUEBA DE FUEGO
El terrible año 2020 nos ha traído un montón de nuevas preo­cup­a­ciones que no podí­amos imaginar hasta entonces, pero yo diría que también nos ha traído un montón de nuevos cono­ci­mi­entos que nunca habrí­amos obtenido sin este horror global. Ha demos­t­rado la rapidez con la que los pequeños fallos del sistema pueden alcanzar propor­ciones enormes. Al igual que cuando el cansancio y la enfer­medad abruman a una persona, sus puntos más débiles se ponen de manifiesto.
Durante la pandemia, nos volcamos en el apoyo a todos. Empleados, comerci­antes, padres atra­pados en casa con sus hijos. Decenas de miles de millones a la vez. Ha ido totalm­ente más allá de la polí­tica social. Se trataba de salvar a toda la sociedad.
Fue la crisis del coro­na­virus la que mostró con toda su fuerza lo terri­ble­mente vulnerables que son los padres que cuidan solos de sus hijos. A menudo viven al borde de la pobreza, y cual­quier carencia o dismi­nu­ción de ingresos hace que a veces tengan que elegir entre pagar el alquiler o comprar comida para sus hijos.
Como Pavlina. Traba­jaba como peón, pero la empresa quebró en 2019. Encontró un trabajo en el most­rador de correos. Durante la primera oleada de la pandemia tuvo que estar de baja por enfer­medad porque es una madre soltera que está criando a su hijo de 12 años. E imaginad que el director de la oficina de correos le envió un aviso durante su baja por enfer­medad, un día antes de que expi­rara su periodo de prueba.
Pavlina no se rindió. Encontró un trabajo en un restau­rante, pero tuvo que cerrar en la segunda oleada. Así que se ha quedado sin trabajo otra vez. No hay ahorros para pagar el alquiler, por supu­esto. Acabó en un refugio con su hijo. Nuestra fund­a­ción le envió dinero para pagar su fianza y su primer alquiler en un apar­ta­mento normal.
Y ayudó a muchos otros, como Nadya, una madre soltera que cuida de dos hijos, a terminar su título de educación mínima, y gracias a ello Nadya encontró un trabajo como profe­sora de inglés en una escuela primaria. O María, que incluso cuida como madre soltera y abuela a un niño que su proble­má­tica hija no pudo criar. A su vez, la fund­a­ción pagó varios alqui­leres y el equi­pa­mi­ento de su hijo. También ha ayudado a los hombres solteros, como Antonín, que pasó por un infierno cuando su mujer murió de cáncer un mes después de dar a luz, con un subs­idio para los gastos básicos de la vida durante el primer año.
Y no sólo las madres solteras, sino también Zdeněk tras un grave infarto, Filip con distrofia muscular, Romana con autismo grave o Jan tras un acci­dente de coche. Todas estas histo­rias de vida fueron aún más difí­ciles porque tuvieron lugar durante la pandemia de coronavirus.
VIVIR SIN MIEDO
Pero este capí­tulo no trata de la pandemia ni de la fund­a­ción; trata del sistema del estado de biene­star que se supone que funciona tanto si hay crisis como si el país prospera. No importa. Es un sistema que sirve a las personas desde el primer hasta el último día de su vida. Es terri­ble­mente difícil montarlo bien, pero cuando lo haces, es fácil de contar. La gente no tiene miedo. Porque confían en que, aunque algo vaya mal o les ocurra algo, a pesar de sus esfu­erzos, el Estado les ayudará. También saben exac­ta­mente qué ayuda pueden esperar y en qué situación.
Creo que debe­rí­amos apoyar mucho más a quienes cuidan siste­má­ti­ca­mente de sus hijos y los educan para que sean personas activas y traba­ja­doras, que sean un activo para nuestra economía y para otras personas. Esto se puede ver, por ejemplo, en el hecho de que los envían no sólo al jardín de infancia, sino también a clubes, idiomas y deportes. Se merecen más exen­ciones fiscales por todo esto. También queremos animar a los empre­sa­rios a que ofrezcan trabajo flexible, escuelas de empresa y guar­de­rías para sus empleados.
Vivi­endas muni­ci­pales, corpo­ra­tivas y coope­ra­tivas. Nunca hay sufi­ci­entes. No se trata de una vivi­enda social, pero debemos hacer todo lo posible para que las fami­lias jóvenes tengan su propia vivi­enda digna y asequible. Y para los más vulnerables debemos tener una vivi­enda social que les permita vivir con dignidad. Ningún niño debería crecer en un asilo o en un albergue.
Cuando se produce la desagrad­able circun­stancia de que una persona pierde su empleo, es cuando se pone de mani­fiesto por qué ha estado pagando a la segu­ridad social todo el tiempo que ha estado traba­jando. El Estado le ayuda durante el periodo de incert­id­umbre. Nadie que sea honesto y traba­jador puede tener problemas exis­ten­ciales. Puede recurrir a las ayudas sociales del Estado y, si es necesario, a las presta­ciones por difi­cul­tades mate­riales. Para muchas personas, esta red de segu­ridad les da tiempo para hacer un curso de reci­c­laje, por ejemplo, para adquirir una nueva cuali­fi­cación, y esto les abre nuevas opor­tu­ni­dades en el mercado laboral. Esto es bene­fi­cioso para toda la economía, porque podemos apoyar las profe­siones más necesarias.
LA BOLSA DE TRABAJO ES DE LA PALABRA TRABAJO
He escrito „podemos“ porque, desgra­cia­da­mente, el Estado aún no lo hace.
Miles de millones de coronas fluyen en vano en lo que se llama Polí­tica Activa de Empleo. Los funcio­na­rios del Minis­terio de Trabajo y Asuntos Sociales deciden cómo utilizar este dinero sin tener una idea real de lo que nece­sita nuestra economía. Por eso llevo mucho tiempo dici­endo que toda esta polí­tica de reci­c­laje de los parados debería pasar al Minis­terio de Indus­tria y Comercio. Al fin y al cabo, se comu­nican direc­ta­mente con las empresas y tienen infor­mación de primera mano. Qué profe­siones son las más escasas, en qué regiones y con qué empresas. El reci­c­laje de los empleados debe ser realizado por las empresas y éstas deben compro­me­terse durante un deter­mi­nado periodo de tiempo a no despedir sin más a estos empleados.
Todos ellos están llenos de cómo una persona que ha perdido su trabajo nece­sita ser rein­cor­po­rada a la fuerza laboral lo antes posible, de lo contrario perderá sus hábitos y se conver­tirá en no emple­able. Ahora he descrito cómo poner en prác­tica esta sabiduría.
Nada cambiará mien­tras la gente siga depen­di­endo del trabajo.
El sistema de biene­star debe esta­ble­cerse de manera que pague por una persona sana que trabaje en todo momento.
Tengo otro caso de mi fund­a­ción que no me entra en la cabeza. La Sra. Jana cría sola a su hija disca­pa­ci­tada y quería trabajar a tiempo parcial. Pero la traba­ja­dora social la convenció de que no lo hiciera porque el trabajo extra le redu­ciría automá­ti­ca­mente las presta­ciones sociales. Imagí­nate. Si se pusiera a trabajar, tendría menos dinero para ella y su hija disca­pa­ci­tada que si sigu­iera reci­bi­endo presta­ciones. La solu­ción es obvia. Dar a las madres solteras, y a todas las personas en general que están calcu­lando si deben recibir presta­ciones o trabajar, una rebaja fiscal tal que el trabajo gane clara­mente. Las madres solteras que tienen lo justo para pagar el alquiler y la comida lógi­ca­mente no debe­rían pagar ningún impuesto.
Centré­monos en ayudar a los más pobres. Una persona nece­si­tada nece­sita un traba­jador social que conozca su situ­ación parti­cular, que sea capaz de trabajar con ella a largo plazo y que establezca el sistema de biene­star para ayudarla a recuperarse.
El sistema actual es bastante inútil. La Oficina de Trabajo paga las presta­ciones, pero no trabaja con el soli­ci­tante para cambiar su situ­ación de ninguna manera, por lo que no mueve a las personas nece­si­tadas a ningún sitio. En este estú­pido sistema, los que pueden “caminar” en el pago de bene­fi­cios tienen la ventaja. A la inversa, las personas que merecen ayuda, pero están inde­fensas ante los funcio­na­rios, suelen caer en la red y no reciben presta­ciones. De nuevo, tengo una historia de la fund­a­ción que me parece abso­lutamente increíble. El marido de la Sra. Blanka murió y, como madre soltera nece­si­tada, recibió ayuda de la fund­a­ción. ¿Y qué ha hecho la oficina del paro? Le cort­aron las ayudas sociales durante los tres meses sigu­i­entes, lo que la sumió en una pobreza aún mayor. Quiero gritar de rabia.
Desde las últimas elecciones, hemos defendido que en lugar de un funcio­nario comple­ta­mente anónimo en la oficina de trabajo, estos casos debe­rían ser tratados por funcio­na­rios muni­ci­pales. También estamos impul­sando una reforma completa del servicio de evalu­ación médica. Sigue siendo un lío, y hace tiempo que entre­gamos al mini­stro de Trabajo y Asuntos Sociales una propu­esta completa de reforma, que incluye inst­ruc­ciones paso a paso sobre cómo conseguirla.
Todos sabemos que hay sectores enteros de la pobla­ción y zonas enteras que están condenadas a la pobreza y la exclu­sión. Es un círculo vicioso del que sólo hay una salida. Trabajar con niños que crecen en un entorno tan disfun­cional y poco esti­mu­lante y que, sin ayuda, van camino de acabar reci­bi­endo presta­ciones como sus padres. Este es el trabajo de los traba­ja­dores sociales de la comu­nidad y de las orga­ni­za­ciones sin ánimo de lucro que ofrecen clubes, propor­cionan almu­erzos esco­lares y eventos con otros niños. Pero hace falta un sistema claro y eficaz para garan­tizar su sostenibilidad.
ANIMAMOS A LOS QUE NO SE RINDEN
Todos sabemos que peor que perder el trabajo es perder la salud. Todos vimos esto durante la coro­nacrisis. Cuando está claro que una persona va a estar de baja durante un tiempo realm­ente largo, o que su capa­cidad de trabajo se va a ver sustancialm­ente redu­cida, nece­sita poder tramitar rápi­da­mente una pensión de inva­lidez y cual­quier otra posible presta­ción que compense al menos un poco la pérdida de ingresos. No como ahora, que a veces se tarda más de medio año en tramitar una pensión de invalidez.
Además, el sistema de pago de la presta­ción es comple­ta­mente imper­sonal, divi­di­endo a las personas con disca­pa­cidad en cuatro grupos según tablas y sin tener en cuenta en abso­luto la situ­ación indi­vi­dual de cada soli­ci­tante. Esto tiene que cambiar. Esto es, por supu­esto, un asunto del Minis­terio de Trabajo y Asuntos Sociales, que llevamos años pidi­endo que cambie. El gobierno de coali­ción… bueno, ya sabéis. Por lo menos, aumen­tamos el subs­idio para los disca­pa­ci­tados graves, inde­pen­dien­te­mente de su edad. Por ello, se destina mucho más dinero a la aten­ción de personas con disca­pa­cidades de nivel 3 y 4.
No nos olvi­damos de los casos más tristes. Niños con enfer­medades termi­nales. Para sus padres, que se enteran del triste diagnóstico por el médico, hemos promo­vido un proyecto piloto del Centro de Orien­ta­ción VZP. Los padres reciben ayuda psicoló­gica experta en el hospital para guiarles en el shock inicial y ponerles en contacto con los servicios sociales. También conse­guimos poner en marcha un proyecto, después de varios años, en el que la compañía de seguros reem­bolsó una parte importante de la neuror­re­ha­bi­lit­a­ción inten­siva para niños con pará­lisis cere­bral. Antes tenían que reunir decenas de miles de coronas para este trata­mi­ento, que se realiza, por ejemplo, en el balneario de Klim­ko­vice. Sin duda segui­remos traba­jando en ello, porque está claro que los niños con disca­pa­cidades cere­brales simple­mente nece­sitan una reha­bi­lit­a­ción intensiva.
A lo largo de mi vida he cono­cido a muchas personas increí­ble­mente orientadas a la acción que no se dejaron abrumar por el hecho de acabar en una silla de ruedas. Al igual que he cono­cido a muchos octo­gena­rios e incluso nona­gena­rios llenos de acción. Todos ellos se distin­gu­ieron por querer seguir traba­jando, siendo activos y creando valor. Son la prueba de que las lesiones, la enfer­medad o la vejez no son motivo de renuncia. Y es preci­samente esta ética de “no rendirse nunca” la que debe promover el Estado. Hacer todo lo posible para que las personas se mantengan activas y sigan aport­ando valor a sí mismas y a los demás.
Espe­cialm­ente a los jóvenes con disca­pa­cidades hay que ofre­cerles todo el apoyo posible para que sean inde­pen­dientes. Muchos de ellos podrían volver a la vida normal y al mercado laboral abierto, no sólo al prote­gido. Para ello, sin embargo, nece­sit­amos sufi­ci­entes asis­tentes en la educación y el poste­rior empleo. El problema actual es la alta rota­ción de los asis­tentes perso­nales. Podemos evitarlo propor­cio­n­ando una remu­n­e­ra­ción econó­mica sufi­ci­ente, simple­mente aumen­tando el pres­tigio general de su profesión.
De nuevo, las boni­fi­caciones fiscales debe­rían funcionar también en este caso, para apoyar a los traba­ja­dores. Propond­remos una gran ventaja fiscal y quizás incluso una condo­n­a­ción de las cotiza­ciones para quienes no consi­deren que su disca­pa­cidad es una “cuali­fi­cación” para el mercado laboral prote­gido. Y esta presta­ción debe ir direc­ta­mente a ellos, no a sus empleadores.
NO TENER MIEDO A ENVEJECER
Un sistema de biene­star fuerte también está formado por las propias personas. Tenemos que hacer más para conven­cerles de que se anti­cipen y se preparen para el futuro cuando son jóvenes, sanos y activos. Todos debe­rí­amos tener una puerta trasera. Lo menos que podemos hacer es pagar un seguro adecuado. Hoy en día, no sólo podemos asegur­arnos contra las lesiones perma­nentes, sino que también debe­rí­amos intro­ducir un seguro de asis­tencia a largo plazo.
No tener miedo es también no tener miedo a envejecer. Te escribo esto como un hombre de casi 67 años. La vejez puede ser una gran etapa de la vida. Cual­quiera que haya traba­jado hone­s­ta­mente durante años, mien­tras ahorra para la jubil­a­ción, debería tener muchas como­didades en el otoño de la vida, la opor­tu­nidad de dedi­carse a sus aficiones, de disfrutar de las cosas para las que no tuvo tiempo a causa del trabajo y de mantener a la familia. Y para eso nece­sitas una pensión decente.
Un jubi­lado libre, feliz y activo es también un gran activo para el Estado, aunque ya no trabaje. Por ejemplo, haci­endo de volun­tario con niños y jóvenes en un club extra­es­colar o ayudando a los jóvenes con sus nietos. Los cuida, los disfruta, los lleva de viaje. Son momentos inol­vida­bles, pero también se reflejan en la economía del país. La ayuda de los abuelos es a menudo lo que permite a los padres volver al trabajo.
Apoya­remos clara­mente a quienes quieran seguir traba­jando a pesar de su edad de jubil­a­ción. No como ahora, que los años adicio­nales de trabajo sólo suponen un aumento mínimo de la pensión. Es una terrible injus­ticia. Los que han perman­ecido más tiempo en el trabajo han aportado al Estado decenas de miles al año en cotiza­ciones e impuestos.
No queremos que los ancianos se preo­cupen por “dónde acabarán” y sientan que son una “carga” para alguien. La mejor solu­ción siempre ha sido, es y será que la persona sea aten­dida por su propia familia. Cuando los miem­bros de la familia deciden hacer esto y quizás dejar sus propios trabajos por un tiempo, también debe tener sentido econó­mico para ellos. Estas personas nece­sitan ser motivadas y apoyadas. Hace años que se habla de los cuid­adores “infor­males”, pero no hemos visto un gran cambio.
Cuando la edad ha avanzado hasta el punto de que las personas no pueden presc­indir de la ayuda externa, es cuando el sistema social vuelve a entrar en juego. El Estado debe garan­tizar que haya sufi­ci­ente capa­cidad en los servicios de aten­ción y asis­tencia para que podamos perma­n­ecer en un entorno fami­liar en la vejez, prefe­ri­ble­mente hasta nuestro último día. Y si por alguna razón esto no es posible, para que los ancianos no tengan que esperar durante meses para ver qué tipo de vivi­enda queda dispo­nible para ellos, y esperar secre­ta­mente que sus hijos contri­buyan a algo más bonito. Por eso también estamos invir­tiendo masiva­mente en modernas resi­den­cias de ancianos y centros de cuid­ados paliativos.
No os preo­cu­péis por lo que pueda pasar. Eso es lo más importante.
CÓMO
Ya hemos intro­du­cido un gran impu­esto plano para los autó­nomos que facturan hasta un millón al año. Sanidad, segu­ridad social e impu­esto sobre la renta en un solo pago. Así que pienso que si lo hacemos posible para todo el mundo, inclu­idos los comerci­antes indi­vi­duales con un volumen de nego­cios de más de un millón, los contri­buy­entes del IVA. Paga­rían en un solo lugar y todos los pagos juntos. Simple.
INSOLVENCIA, EJECUCIONES HIPOTECARIAS Y CONSUMIDORES
Cuando una persona es realm­ente pobre, signi­fica que no tiene a quién pedirle prestado. No puede pedir prestado a sus padres, amigos o cono­cidos. Sencil­la­mente, no tiene a quién acudir. Nadie que lo mantenga a flote. Tener la cartera vacía en una situ­ación así es un estrés terrible. A menudo haces algo estú­pido. Tal vez pida prestado al primer cabro­nazo que se encuentre porque, como sabemos, los bancos nunca prestan a la gente que está en bancarrota.
Y la escoria está encan­tada de prestar.
Por qué no, si no hace mucho podía pedir él mismo un millón en el banco al 3% y luego prestarlo por miles a gente con problemas al 30%. Estos usureros se escon­dieron bajo la etiqueta de “empresas no banca­rias” y los polí­ticos se mantu­vieron al margen viendo cómo inundaban nuestro país.
Así fue durante años, pero luego llegamos noso­tros. Y dejamos una cosa clara. ¿Quieres prestar dinero a otras personas? De acuerdo, pero sólo si está auto­rizado por el Banco Nacional Checo. Y no lo conse­guirás a menos que puedas demo­strar que eres sólido, digno de confi­anza, bien capi­ta­lizado y con sede en la Repú­b­lica Checa. Y a menos que tenga un límite claro de sanciones y preste de forma respons­able. Esto ocurrió el 1 de diciembre de 2016.
Ese fue el día en que 60.000 empresas de préstamos quebraron. Sí, has leído bien, había 60.000 orga­ni­za­ciones en este país cazando a los pobres con problemas día y noche. Préstamos no banca­rios. A menudo se rela­ciona inme­dia­ta­mente con los agentes judi­ciales. ¿Cuántas de esas empresas no banca­rias crees que eran realm­ente sólidas? ¿O las que al menos inten­taron soli­citar una licencia al Banco Nacional Checo?
¡108, amigos míos!
Así es como empe­zamos a limpiar nuestro país de sinvergüenzas.
ESPERANZA EN LUGAR DE UNA TRAMPA
Cuando un préstamo supera a otro no puede acabar bien. Uno cae en una trampa de deudas y luego el agente judi­cial llama a la puerta, y ya está.
La única manera de volver a una vida normal después de eso es endeu­darse. Insol­vencia. Claro, la gente está más o menos a su aire, pero por otro lado en este país nuestras leyes aguje­readas han permitido años de Klon­dike total para un montón de cabro­nazos y usureros. De los que no tienen reparo en ir a por los más vulnerables, como los ancianos. Como los niños. Y el Estado se mantuvo en silencio durante años.
Esta historia le ocurrió a decenas de miles de personas. Su comi­enzo es tan banal y su final tan dese­spe­rado que duele.
Anika, 15 años. Tenía prisa. Se subió a un tranvía. Sin billete. Y por supu­esto, la ley de la conve­ni­encia, el inspector. Le pusieron una multa, pero le daba dema­siada vergüenza decirlo en casa. Clásico. Nadie le escribió al respecto, no recibió una noti­fi­cación para pagar, no se ocupó de ello. Lo dejó atrás. Luego volvió a pasar, pero nada. Luego, a los 18 años, se fue a Ingla­terra con un trabajo a tiempo parcial para aprender bien el idioma y ganar algo de dinero. Puso su salario en efec­tivo en una cuenta bancaria. Cuando quiso retirar el dinero, se sorp­rendió. El agente judi­cial se lo llevó todo por las dos multas impa­gadas que había olvidado hace tiempo. Una multa de quini­entos dólares se convirtió de repente en una deuda de 30.000. Este fue el comi­enzo de la vida adulta de Ana.
Como escribí, había decenas de miles de histo­rias como ésta. Y no son sólo los estu­di­antes. Los algu­aciles también venían a por los ancianos o los disca­pa­ci­tados. Antes de que llegá­ramos, la gente perdía habi­tu­alm­ente sus casas por sumas insi­gni­fi­cantes que podían superar varias veces la deuda real a causa de los diversos gastos e inte­reses de los agentes judiciales.
Afor­tu­n­a­da­mente, muchas cosas han cambiado en los 8 años que llevamos realiz­ando ejecu­ciones hipo­te­ca­rias e insol­ven­cias. A pesar de los esfu­erzos de varios grupos de presión. Hemos aportado huma­nidad a la conce­sión de préstamos y al cobro de deudas, siempre hemos tratado de evitar los extremos totales, hemos proce­dido con paci­encia y de forma siste­má­tica. Deci­dimos que querí­amos ayudar a los deudores respons­ables y honestos, pero tampoco querí­amos perju­dicar a los acree­dores serios. Al fin y al cabo, puede que alguien tenga una deuda contigo también, y tú quieres tus derechos. Llevamos cuatro años traba­jando en esto con Patrick Nacher, que les presen­taré en un momento.
Pero ahora volvamos a la trampa de la deuda. Cuando caes en ella tienes dos opciones.
Uno. Quiebra personal y bancar­rota, o insolvencia.
Dos. Inter­min­ables ejecu­ciones hipo­te­ca­rias que te empujan a una vida gris. En el que al deudor le va mal, pero ni el prest­amista ni el Estado se bene­fi­cian. El deudor tiene que trabajar en negro para no tener que pagar la deuda, pero por ello no tiene protección legal, es vulnerable, puede ser fácilm­ente chan­ta­jeado. Y puede olvi­darse de cual­quier pensión. El acreedor pierde cual­quier posi­bi­lidad de ver al menos parte de su dinero. Y el Estado, al que los habi­tantes de la zona gris no pagan impu­estos, sale perdiendo.
VOLVER A LA VIDA
En cuanto a las ejecu­ciones hipo­te­ca­rias, por fin hemos puesto fin a la prác­tica demen­cial de que alguien subaste tu piso por una deuda de unos pocos miles de coronas. Hoy en día, ya no puede ocurrir que una deuda infe­rior a 100.000 euros haga que el agente judi­cial te quite el techo. Por cierto, los agentes judi­ciales nunca debieron ser privatizados.
También intro­du­jimos la insti­tu­ción de la cuenta prote­gida, que protege el mínimo inco­brable del agente judi­cial. Apli­camos una mayor protección para el cónyuge del deudor y ampli­amos la lista de artí­culos exclu­idos de la ejecu­ción hipo­te­caria. Y también hemos resu­elto múlti­ples ejecu­ciones hipo­te­ca­rias contra el mismo deudor por el mismo agente judi­cial. Los albaceas verán redu­cidos sus costes de reem­bolso en estos casos. Además, hemos redu­cido la remu­n­e­ra­ción por ejecutar ejecu­ciones hipo­te­ca­rias. Simple­mente nos preo­cupaba la equidad, que también signi­fica lo razonable.
IR A
Esta prima­vera, se nos ocur­rieron más mejoras. Propu­simos suprimir las ejecu­ciones hipo­te­ca­rias inútiles, es decir, por importes de capital de hasta 1.500 coronas checas, como las deudas con los opera­dores de tele­fonía móvil, condu­ci­endo por debajo de la mesa, donde no se ha recup­e­rado nada durante tres años. Ahora el acreedor recibe el 30% del capital, es decir, un máximo de 450 coronas checas, y el agente judi­cial recibe sus hono­ra­rios. Y eso es todo.
También hemos huma­nizado las ejecu­ciones hipo­te­ca­rias móviles para proteger a las personas espe­cialm­ente vulnerables, sobre todo a los ancianos o a las personas con disca­pa­cidad, cuando se puede suponer que no tienen cosas que puedan ser mone­tizadas. Hasta ahora, los algu­aciles han abusado psicoló­gi­ca­mente de la gente clavando sus perte­nen­cias, aunque todo el mundo sabía que sólo obten­drían un par de cientos como máximo por una tetera. También hemos propu­esto que se graben las llamadas entre la oficina del agente judi­cial y el deudor. Que jueguen con las cartas abiertas.
Y fuimos decisivos en la apro­ba­ción de una moción que permite a los deudores acceder a su expe­diente de ejecu­ción hipo­te­caria por Internet.
Gracias a una enmi­enda a la Ley de Crédito al Consumo, abolimos las inhu­manas cláu­sulas de arbi­traje que algunas ejecu­ciones hipo­te­ca­rias utilizaban para pujar por las casas pequeñas. Y como había tantos casos de este tipo, avisamos a los tribu­nales para que iden­ti­fi­caran y detu­vieran automá­ti­ca­mente las ejecu­ciones hipo­te­ca­rias realizadas con cláu­sulas de arbi­traje no válidas. El Depar­ta­mento de Justicia encontró más de 130.000.
Las 60.000 empresas turbias sobre las que escribí al principio construyeron su negocio sobre las cláu­sulas de arbi­traje. Hemos ordenado su prohi­bición abso­luta. Así que esas empresas quebraron.
PROTEGEMOS A TODOS LOS CONSUMIDORES
Este capí­tulo no puede refer­irse única­mente a quienes recurren a los préstamos. Hemos luchado por todos los consum­i­dores desde el principio. Y ya hemos hecho bastante. Sólo os daré los titulares.
La modi­fi­cación de la Ley de Protección de los Consum­i­dores intro­dujo la reso­lu­ción extra­ju­di­cial de liti­gios de consumo en los servicios finan­cieros, las comu­ni­caciones elec­tró­nicas o el sector ener­gé­tico. Hemos apro­bado una norma para impedir que los esta­fa­dores de revistas, como los llamamos, saquen dinero a los clientes por medi­ca­mentos ficti­cios, y también hemos modi­fi­cado la Ley de Comu­ni­caciones Elec­tró­nicas, que ha suprimido las multas por rescisión anti­ci­pada de cont­ratos y ha hecho mucho más fácil y rápido el cambio a otro operador de tele­fonía móvil. Lo que antes llevaba un mes se ha redu­cido a dos días. Sin preg­untas, sin sanciones. ¿Su operador no le gusta o le ha mole­stado algo? Dos días después, estás con otro, sin problemas.
Y aquí es donde realm­ente tengo que mencionar a Patrik Nacher.
Proba­ble­mente lo conozcas. Patrik es muy expre­sivo y a menudo va a contra­cor­ri­ente. Creo que debe­rían seguirlo en las redes. Espe­cialm­ente en Twitter. A veces reci­bi­réis mucha presión, pero vale la pena. Es realm­ente original. Único en su género. Y no tiene miedo. Ya lo veréis. Ningún dipu­tado ha hecho más por las personas en situ­ación de ejecu­ción hipo­te­caria que Patrick.
PATRIK NACHER
Patrick ha conse­guido defender e impulsar algunos cambios import­antes para los ciuda­danos en el parla­mento. Se dedica espe­cialm­ente a la protección de los consum­i­dores. Estuvo en el aumento de las rentas vita­li­cias por acci­dentes de trabajo, estuvo en el fin de las estafas en las revistas, estuvo en la modi­fi­cación de la Ley de Comu­ni­caciones Elec­tró­nicas. Ha visto apro­bada la posi­ción del consum­idor frente a los cambi­stas, intro­du­ci­endo la posi­bi­lidad de anular los cambios, y también empo­de­r­ando a los clientes frente a los agentes inmo­bi­lia­rios. También ha faci­litado la reti­rada de los restos que ensu­cian las calles, espe­cialm­ente en las grandes ciudades.
Ahora está abord­ando las estafas ener­gé­ticas en virtud de una enmi­enda a la Ley de Energía. Y a largo plazo, ha estado traba­jando en áreas abso­lutamente cruciales para toda nuestra sociedad, que están inter­conec­tadas y que les he descrito hace un momento. Ejecu­ciones hipo­te­ca­rias e insol­vencia. Aquí es donde Patrick ha presen­tado las enmi­endas clave de las que les hablé.
En el ámbito de la protección de los consum­i­dores, está traba­jando en nuestra prio­ridad, la nueva insti­tu­ción de las acciones colec­tivas, que hace mucha falta en nuestro país y que desgra­cia­da­mente no hemos conse­guido aprobar esta legis­la­tura. O sobre el refu­erzo signi­fi­ca­tivo de las compe­ten­cias y la ampli­a­ción de los ámbitos temá­ticos de los orga­nismos no judi­ciales a los que se dirigen los consum­i­dores con sus recla­maciones. Estos orga­nismos son el árbitro finan­ciero, la Oficina de Regu­la­ción de la Energía y la Oficina Checa de Telecomunicaciones.
CONTIGO
Y una reunión más para este libro. Este año, el 4 de marzo, murió el padre Fran­tišek Lízna. Firmante de la Carta 77, capellán de la prisión de Mírovo, encar­ce­lado él mismo en Bory. Durante muchos años se ocupó de los sintecho y de los gitanos. Un hombre con una historia de vida increíble. Aunque cada uno de noso­tros provenía de un entorno dife­rente, siempre tení­amos algo que decirnos y siempre apre­ciaré sus inspi­ra­doras ideas. Y nunca olvi­daré su genero­sidad, amabi­lidad y gran humor.
Me alegro de haber podido visi­tarlo. Él y su asis­tente de siempre, Jose­phine. Le agra­decí todo lo que hizo por Francis a lo largo de su vida. Entonces el padre me tomó suave­mente del brazo y anunció a todos que íbamos juntos a su habit­a­ción. Desde nuestro encuentro personal a puerta cerrada, tuve la sensa­ción de que nos cono­cí­amos desde hacía mucho tiempo. Quizá también porque llevaba varios años rezando por mí. Me ungió con el aceite de San Charbel del Líbano. Me mostró una dimen­sión de la vida que no conocía ni reco­nocía tan bien. Su genero­sidad, su amabi­lidad y, sobre todo, su mara­vil­loso humor, me resul­taban muy cercanos. Firmó mi libro con una dedi­ca­toria. Prometió responder a las preg­untas que le había plan­teado y que me preo­cup­aban la próxima vez. Pero no lo logramos.
Padre Francis, gracias. Me acordaré de ti.
LO QUE SIGNIFICA SER CHECO
20 de mayo de 2021, 9:30 p.m. Estoy leyendo este libro por segunda vez conse­cu­tiva. Tenía un poco de oporto. Miro por las ventanas abiertas el jardín de la Academia Straka. Lo han cortado, huele bien. Ahora estoy solo en la casa. Es sólo mi segu­ridad y Eliska de la secretaría. Todos se han ido a casa. Está tran­quilo. Es de noche. Ya nadie me manda mensajes de texto por WhatsApp. Sólo el segu­i­mi­ento de los medios de comu­ni­cación. Son docenas de mensajes todos los días, durante todo el día. ¿Quién quiere leerlo todo el tiempo? Quiero pensar un rato. Mandaré un mensaje a casa y les diré que no me esperen esta noche y que se vayan a la cama. Quiero terminar este libro ahora.
Un libro sobre cuatro años al frente de la Repú­b­lica Checa.
Cuatro años al frente del país que amo. Un país que me ha dado todo lo que tengo.
Al frente de un país con el que primero logramos los mejores resul­tados econó­micos de la historia, mejores que Italia, España y Portugal, y luego vivimos juntos la mayor crisis de la historia moderna del país. Juntos.
Y luego inocu­l­amos. Confío en que, cuando tenga este libro en sus manos, se haya vacunado.
Yo creo que sí. He aprendido a confiar. Siempre supe que había algo por encima de noso­tros. Yo lo llamo el Universo.
Soy checo. Y yo soy un checo orgulloso. Al igual que mi mujer y mis hijos.
También sabéis que soy honesto y que cuando quiero decir algo lo digo y punto. Sabéis que cuando cambio de opinión, y lo haces cuando recibes noti­cias cambi­antes del mundo, tengo que cambiar tu opinión.
Sabéis que puedo ser duro. Sí, así es. Eso es lo que me ense­ñaron los nego­cios y creo que por eso soy capaz de tomar decisiones difíciles.
Para la Repú­b­lica Checa. Para los checos, moravos y silesianos.
¿Y qué piensan de eso?
Según una encuesta realizada en 2019 por el Centro de Inves­ti­ga­ción de la Opinión Pública del Insti­tuto de Socio­logía de la Academia de Cien­cias de la Repú­b­lica Checa, la satis­fac­ción de los ciuda­danos con la polí­tica fue la más alta desde noviembre de 1989.
Para entonces, Babiš llevaba cuatro años en el gobierno y un segundo año como primer mini­stro. Tal vez sea eso.
Quiero decir que es apro­piado estar orgulloso.
Orgullo.
No ha sido algo que hayamos tenido mucho en los últimos 30 años en la Repú­b­lica Checa. Estar orgulloso de su país. Miramos mucho al extran­jero, sobre todo a Occi­dente. Tenía sentido. Durante los 40 años de comu­nismo, nos quedamos realm­ente atrás en muchos ámbitos, espe­cialm­ente en el económico.
Pero han pasado más de 30 años.
No podemos seguir poniendo excusas al régimen ante­rior. Somos una demo­cracia estable, estamos en la OTAN y en la Unión Europea. Ahora debemos finalm­ente tomar nuestras vidas en nuestras manos. Intenté hacerlo. Y mucha gente conmigo.
Tenemos mucho de lo que estar orgullosos. Y nadie va a hacerlo por nosotros.
Creamos en noso­tros mismos.
Como dijo Masaryk, “el patrio­tismo es el amor a la propia nación, no el odio a las demás”.
Y tenía razón.
En Estados Unidos están obse­sio­nados con las banderas.
Los alemanes se enor­gul­lecen de su orden y precisión.
Los britá­nicos no aban­donan su prover­bial flema, pase lo que pase.
Los fran­ceses, en cambio, son consci­entes de que tienen la cultura más rica del mundo.
Los finlan­deses son el pueblo más pací­fico del mundo. Y lo demuestran.
Los suizos presumen de sus trenes, auto­pistas y túneles de última generación.
Los italianos apre­cian su cocina y las marcas de lujo mundia­lm­ente conocidas.
Y los espa­ñoles nunca dejan de lado su sagrado derecho a la siesta.
¿A alguien le parece extraño? No. Es lo que hay que hacer y es comple­ta­mente apropiado.
Y por eso debemos estar orgullosos.
Quizá a veces no podamos. Quizá los checos, moravos y sile­sianos tengamos un pequeño bloqueo. Un bloqueo para el orgullo. Tal vez a veces tengamos miedo de decir que estamos orgullosos de algo. Pero creo que es más humildad. ¿O nos da vergüenza estar orgullosos? Tal vez un poco.
Así que no tengamos miedo. No nos aver­gon­cemos. Estemos orgullosos de nuestro país. Tenemos algo de lo que estar orgullosos.
Y ayudemos a nuestro país.
¿Cuál es la mejor manera de ayudarlo?
Perma­nez­camos juntos.
Perte­nencia. La empatía. Compren­sión. El amor.
En lugar de la envidia y el odio.
Claro, cuando odiamos a alguien, puede que nos sintamos aliviados por un momento, pero en realidad nos estamos fren­ando. Y contagia el mal humor.
Así que vamos a cambiar eso.
¿Por qué tienen tanto éxito los alemanes y los austriacos? Toda la economía se basa en las pequeñas y medi­anas empresas. En productos de calidad e inno­va­ción. Ese es el camino a seguir.
Sobre todo se trata de ingenio y habi­lidad. El arte de inventar cosas nuevas es inherente a nosotros.
Y eso es exac­ta­mente lo que tenemos que hacer. Combinar la acti­vidad y el espí­ritu empre­sa­rial. Imagino que miles de pequeñas empresas fami­liares. Esa es la base salu­dable a la que queremos volver.
¡Y vamos a volver! Por ejemplo, la previ­sión actual de la Comi­sión Europea dice que nuestra economía checa crecerá un 3,4% este año, e incluso un 4,4% en 2022.
El Minis­terio de Haci­enda también tiene una gran conclu­sión. Basán­dose en las previ­siones de 16 insti­tu­ciones expertas, ha consta­tado que nuestra economía debería crecer un 3% este año e incluso acelerarse hasta el 3,9% el próximo.
¿Y otros hechos?
Sólo en el primer trimestre de 2021 se regis­traron en la Repú­b­lica Checa un 7% más de nuevas empresas que el año pasado. Estamos empe­zando a hacer más nego­cios. La indus­tria checa creció un 14,9% inte­ra­nual en marzo, impulsada por los fabri­cantes de automó­viles, cuya produc­ción aumentó un 47% interanual.
¡Vamos!
ELOGIOS PARA LA NACIÓN CHECA
Sabemos muy bien que los checos tienen sentido común. No dejamos que nadie nos diga nada. Tuvimos un siglo XX difícil. Dos dicta­duras tota­li­ta­rias, dos inva­siones y décadas de falta de libertad. Por eso los checos somos muy sensi­bles a la libertad. Por eso debemos defen­derla. Y de todos los lados. Nadie ha tocado la tecla para que tengan miedo de decir lo que piensan. Que algunas tenden­cias y opiniones de moda vengan de Occi­dente no signi­fica que las adop­temos a toda costa.
Lo principal es y siempre ha sido la libertad y la independencia.
He estado en toda la Repú­b­lica. Lo sé, creo, tan bien como cual­quiera. Y en todas partes he visto gente empren­de­dora y abierta que ama su hogar. Eso es algo único. Admiro la soli­da­ridad y la fran­queza, porque los checos, los moravos y los sile­sianos dicen las cosas sin tapujos. Tal y como son. A veces parece que estamos discu­ti­endo, pero sólo estamos inter­cam­bi­ando opiniones.
Hay cosas que todos los habi­tantes de las tierras checas tienen en común.
Se quejan poco, trabajan mucho y sólo quieren un poco de reco­no­ci­mi­ento porque toda nuestra repú­b­lica se basa en su trabajo.
Son inte­li­gentes y no se dejan engañar.
He cono­cido a muchos de ellos en nuestros viajes. Cuántas grandes personas que hacen que nuestro país funcione y que hacen posible que estemos a la vanguardia.
Gracias a todos los que dirigen empresas y tienen responsa­bi­lidad sobre las personas a las que envían sus cheques cada mes.
Gracias a todos nuestros jubi­lados que construyeron nuestro país y a los que queremos cuidar.
Gracias a todos los que van a trabajar cada día.
Hay millones de ellos y escribo esto para ellos. Para todos y cada uno de ellos.
Se levantan por la mañana para llevar a sus hijos a la escuela y luego conducen unos tran­quilos 65 kiló­me­tros hasta un trabajo que realizan fielmente y al que nunca faltan.
Cuando están enfermos, prefieren tomarse unas vacaciones.
Después del trabajo van a comprar, quieren comida de buena calidad. Local, pero a buen precio.
Entonces recoge a los niños y llévalos al club.
Luego a casa, a trabajar en la casa que están pagando la hipoteca.
Y por la noche, una en el pub local.
Cada uno de ellos tiene sus propias opiniones y creen­cias. No quiere tener hijos de uno de los 58 géneros o los que sean, y no va a abordar el racismo en Estados Unidos, o alguna cosa sin sentido que no es importante para la Repú­b­lica Checa. Encen­derá la tele­vi­sión por la noche y los comen­ta­ristas de Praga le dirán que no piensa en abso­luto en el progreso.
Así que apagan las tonte­rías y se van a dormir.
Así pueden levan­t­arse a las 4:00 del día sigu­i­ente e ir a trabajar.
Porque ellos son los que hacen la comida.
Son los que trabajan en las fábricas.
Dirigen las centrales eléctricas.
Trabajan en los campos.
Trabajan en hospitales.
Son los que dirigen el transporte.
Son los que enseñan a nuestros hijos en las escuelas.
Son los que entregan paquetes, cartas y mercancías.
Ellos son los que tienen paci­encia con noso­tros en los most­ra­dores de correos.
Son los que arre­glan nuestras lava­doras, hacen el cableado de la casa, ponen el yeso y hacen las bandas.
Son los que ayudan a los más nece­si­tados en los servicios sociales y las resi­den­cias de ancianos.
Son los que arre­glan nuestros coches.
Ellos son los que arre­glan nuestras carre­teras, puentes y aceras.
Ellos son los que cuidan nuestros bosques, estan­ques y parques nacionales.
Y estas son las personas que merecen un reco­no­ci­mi­ento y yo lucharé por ellas.
Para toda la gente normal.
A veces siento que a ningún polí­tico le importan, excepto a mí, pero son las personas sobre las que se basa nuestra sociedad, economía y cultura.
Y son las personas sobre las que se sustenta nuestra democracia.
Estas son las personas por las que me presento. Estas son las personas para las que vivo y trabajo. Para ellos, en primer lugar.
Y voy a hacer mucho más por ellos de lo que he escrito aquí.
En septiembre, presen­ta­remos nuestro programa para las elecciones. Estoy a punto de cumplir 67 años. Y quiero darle una opor­tu­nidad más. No para mí. Pero para voso­tros. Me atrevo a decir que tengo tanta expe­ri­encia en la gestión de un país y en la polí­tica inter­na­cional como cual­quiera de este país.
Así que escribí este libro sobre ello. Es tu última opor­tu­nidad para votar por mí. Me presento por última vez. Última opor­tu­nidad para votar por Babis.
El que tú conoces. El que sigue traba­jando. El que quiere darlo todo.
El que promueve los inte­reses checos en todas partes.
Hasta las lágrimas.
¡GRACIAS, GRACIAS!
26 de junio de 2021. Acabo de terminar este libro. Muchas gracias a todos los que me han ayudado. Muchas personas traba­jaron en él, alguien dijo una idea, alguien añadió números, hechos, análisis, hizo la corrección de pruebas y una miríada de otras cosas. Mucha gente propor­cionó un amplio mate­rial de refe­rencia, del que acabé utiliz­ando unas pocas frases, o nada en abso­luto. Podría haber tenido una opinión dife­rente. Eso ocurre a menudo. Les doy las gracias a todos. Todos traba­jaron gratis y en su tiempo libre, a pesar de tener trabajos exigentes.
Hay más de 700 números en este libro y entramos en imprenta el 4 de julio de 2021, por lo que está claro que algunos de los números pueden haber cambiado. Después de todo, ha pasado un tiempo. Pero trata­remos de actua­lizar la versión elec­tró­nica del libro, que puede descargar. Espe­remos que haya tiempo para ello en esta ajet­reada campaña. Y no dejes de descargar el audio­libro y escuch­arlo a la vuelta de las vacaciones.
Y si tienes una idea, un comen­tario, o si simple­mente quieres dejarme unas líneas, aquí tienes una dirección de correo elec­tró­nico espe­cialm­ente habi­litada para ello:
babis@​sdilejteneztozakazou.​cz
Y creo que muchos de ustedes saben que leo los correos elec­tró­nicos, aunque no siempre consiga responderlos.
Por supu­esto, es mejor tener un libro impreso. Es bonito y a todo el mundo le gustan los libros. Pero es aún mejor regalar el libro a alguien. Así que por favor, no queda mucho tiempo, y si has leído hasta aquí, proba­ble­mente te haya gustado. Eso espero. Y aunque no lo hayas hecho, pásalo. No está en mi mano imprimir 8 millones de libros y poner uno en cada una de sus manos.
Te voy a pedir que lo hagas.
Dáselo a todo el mundo. Mamá. La abuela o el abuelo. Papá. Hijos o nietos. Un amigo, un cono­cido, un compa­ñero de trabajo, un vecino. O a cual­quiera que te encuen­tres cuando salgas a la calle. Todo el mundo debería saber esto.
Te lo ruego.
¡Compár­telo antes de que se prohíba!
Andrej Babiš
FOTOS
Seré el primero en la Repú­b­lica Checa en ser inocu­lado. Estoy predi­cando con el ejemplo.
Conmigo, una vete­rana de guerra, la señora Emilie Řepíková.
En la Casa Blanca. Melanie y Monika hablaron como si se cono­cieran desde hace años. Y lo hicieron muy bien.
La reunión con Donald Trump fue inespe­radamente larga. Es agrad­able, muy dife­rente del cuerpo de prensa.
La recep­ción del presi­dente de EE.UU. en la reunión anual de la ONU.
Mi regalo personal para el presi­dente de los Estados Unidos. ES 75 República.
Almu­erzo de Año Nuevo. 2018. Comimos caldo de carne, solo­millo y un helado.
Con el presi­dente. Me encuentro con él a menudo y me gusta hacerlo. Le gusta la política.
Angela Merkel. Es simpá­tica, estudió aquí y habla un poco de checo, le gusta el schnitzel y el gris Ruland de Moravia.
Sala Europa, Bruselas. Aquí se habló de las cuotas.
Estamos empe­zando la restau­ra­ción de Karl­s­tejn. Carlos IV fue el mayor checo para mí.
Reab­rimos la Ópera del Estado tras su reno­va­ción. ¡Manos de oro checas! ¡Arte­s­anía!
23. 3. 2020. Estamos filmando mi extra­or­di­nario discurso. La primera vez sobre el coro­na­virus. Un momento muy difícil.
Reab­rimos el Museo Nacional tras las reformas. Uno de los aspectos más desta­cados de los 100 años de Checoslo­va­quia. Me siento orgulloso y emocionado.
Con Monika y Vivien en la Estatua de la Libertad.
29. 7. 2017. Me voy a casar con Monika. ¡Por fin!
Cele­bramos nuestro primer aniversario.
De camino a Finlandia. Me alegro cuando Monika viene conmigo.
El nombra­mi­ento del empe­rador Naru­hito de Japón. Por segunda vez en mi vida en un esmo­quin. Realm­ente no nos deshicimos.
¡Vivien se ha graduado! Estoy muy contento.
Nuestro Frederik y yo comp­ramos para los bancos de alimentos dos veces al año.
Darja se va a casar.
13 de septiembre de 2019. Nuestra familia completa. Entonces no tení­amos a Gigi.
Un regalo de las chicas de la secretaría. Todos los años me eligen un jersey.
Con el equipo de secretaría en la boda de Darja.
Slivo­vice en Lysá nad Labem. ¡Y la otra pierna!
Largos en la tierra del sostén de la familia. ¡Volveré a engordar!
Con Bill Gates, fund­ador de Microsoft.
Con Tim Cook, jefe de Apple.
Mi amigo Viktor Orbán.
Babiš, Orbán, Heger, Mora­wi­ecki. ¡El V4 está en marcha!
Con el ex primer mini­stro japonés Shinzo Abe.
Con la presi­denta de Singapur, Halimah Yacob.
Con el vice­primer mini­stro de Omán, Sayyid Asa’ad bin Tariq bin Taimur al-Sayed.
La señora Rose fue mi vecina de Průho­nice durante años. Cien rosas para su centenario.
10 Downing Street. Con la ex primera ministra britá­nica Theresa May.
Con el primer mini­stro britá­nico Boris Johnson.
En Praga para tomar una cerveza con el presi­dente francés Emma­nuel Macron.
Bruselas, sobre las cuatro de la mañana, una reunión infor­ma­tiva para los medios de comunicación.
Con nuestra Ella.
Y con nuestro Tang.
Con el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas checas, Ales Opatou.
Con nuestros sold­ados frente al Centro Nacional de Vacu­n­a­ción en el universo O2. Un gran proyecto que orga­nicé gracias a Radek Mounajjed.
En la pelu­quería de la Oficina del Gobierno. Corta el pelo por 200 coronas. Tengo exac­ta­mente diez minutos, luego corro a mi próxima cita.
Cesta en la escuela primaria de Rudna.
Foto de los huérfanos cris­tianos en Siria. Me conmovió.
Con un grupo de fans en Čapák.
Estamos filmando. Hola, chicos. Llueve y hace frío.
Estoy filmando Hey People y viendo Gigi. Quiero decir, ella me está mirando.
¡18 albón­digas! Seis de albari­coque, seis de ciruela y seis de fresa. No pude resistirme.
Estoy inten­tando dormir en el avión desde Bruselas. Después de cuatro noches sin dormir. Nos llevamos a casa 972.000 millones.
Apoyo a nuestro sector de los balnearios.
¡Vamos!
Con George cuando tenía 90 años. ¡Feliz cumpleaños!
La legen­daria víbora. Cuando era más joven ayudaba en las obras de construc­ción, mezc­lando hormigón y mortero.
ANDREJ BABIŠ
Gerente. Primer mini­stro de la Repú­b­lica Checa. El mini­stro de finanzas más exitoso de la historia del país. Nació en Checoslo­va­quia en 1954. A lo largo de su vida ha conse­guido varios éxitos sin prece­dentes. Construyó desde cero una de las mayores empresas checas, que hoy emplea a 34.000 personas en 18 países de 4 conti­nentes. Tras su salida de la dirección de la empresa, consi­guió ganar siete elecciones conse­cu­tivas en la Repú­b­lica Checa como fund­ador del movi­mi­ento ANO. Durante su mandato, la Repú­b­lica Checa se convirtió en uno de los países con mejores resul­tados econó­micos de Europa. Tiene cuatro hijos, Vivien, Frederik, Andrej y Adriana, y tres perros, Ella, Tango y Gigi.
Vive en Průho­nice. Garan­tizará sala­rios más altos, impu­estos más bajos y pensiones altas para todos los checos. Y sobre todo, una Repú­b­lica Checa segura. Pero sólo si vota al movi­mi­ento en el parla­mento este octubre.
¡ENVÍALO!
Número uno
Praga 2021
Encargado y prepa­rado por ANO 2011
Pedir o descargar
Libro elec­tró­nico o audiolibro:
www.sdilejteneztozakazou.cz
www.facebook.com/AndrejBabis
ISBN 978–80-11–00010‑3 (EPUB)
ISBN 978–80-11–00027‑1 (MOBI)

Kommentieren Sie den Artikel

Bitte geben Sie Ihren Kommentar ein!
Bitte geben Sie hier Ihren Namen ein